1. Gracias a la masturbación exploramos nuestro cuerpo y descubrimos las sensaciones, gestos y caricias que más nos excitan; ya que somos quienes mejor conocemos nuestras necesidades sexuales y cómo satisfacerlas

2. La masturbación es un verdadero alivio: físico y emocional. Libera las tensiones generadas por las impulsiones sexuales y ayuda a dormir.¡Adiós a los somníferos!

3. Nos vuelve más lúcidos, al enseñarnos a separar el amor del sexo: tener un orgasmo no significa estar enamorado.

4. Si se encuentra solo, quizá se le dé por comer chocolate, pero si se masturba regularmente, al menos no se tirará de los pelos, y correrá menos riesgo de acostarse con cualquiera.
5. La ocasión de concentrarse en su propio placer, sin preocuparse de su pareja.

6. La masturbación combate ciertos disfuncionamientos sexuales: la anorgasmia en la mujer, y la eyaculación precoz en el hombre. Tras un período de abstinencia, es mejor que el hombre se masturbe al menos una hora antes del coito, lo que le ayudará a retardar la eyaculación.

7. Cuanto más se masturbe, más orgasmos podrá tener, con o sin pareja. Las mujeres que tienen la costumbre de masturbarse hasta el orgasmo tienen más probabilidades de gozar más tarde con sus compañeros.

8. Es bueno para la salud: el orgasmo aumenta la circulación sanguínea, combate el estrés, y da lustre a la piel. Para las mujeres, fortaleza y, al mismo tiempo, relaja los músculos utilizados durante el coito.

9. El informe Kinsey lo ha demostrado: las personas que empiezan pronto a masturbarse tienen una vida sexual más activa y durante más tiempo.

10. ¡No hay nada malo en darse el gustazo!

10 razones para masturbarse