Algunos temas de salud no suelen comentarse, ni siquiera con el médico, porque nos dan pudor. Justamente viene a ser el caso de las hemorroides. Por eso es importante saber que existen formas de curar las hemorroides de forma casera, que puede aliviar rápidamente las molestias.


Hemorroides Tratamiento Casero


Antes de conocer el tratamiento sería conveniente saber que son las hemorroides y por que se dan.


Para empezar diremos que las hemorroides son venas hinchadas, inflamadas alrededor del ano o la parte inferior del recto. El recto es la porción final del intestino grueso y su función es evacuar la materia fecal a través del ano. Las hemorroides son "almohadillas" de tejido llenas de vasos sanguíneos que se encuentran en el punto de unión del recto con el ano. Pueden encontrarse dentro del ano o debajo de la piel que rodea el ano.


Según su ubicación, las hemorroides se pueden clasificar de la siguiente forma:

* Hemorroides internas: involucran las venas dentro del recto. Las hemorroides internas usualmente no duelen pero pueden sangrar sin ocasionar dolor.

* Hemorroides prolapsadas: son hemorroides internas que pueden estirarse hacia abajo hasta asomar fuera del ano. Este tipo de hemorroide puede volver hacia dentro del recto.

* Hemorroides externas: ocurren en las venas afuera del ano. Pueden dar picazón, doler y algunas veces pueden rajarse y sangrar. El dolor severo puede ocurrir si en las venas inflamadas de las hemorroides se forman coágulos de sangre. En este caso de habla de hemorroides trombosadas.

Los primeros síntomas son dolor, prurito (picazón) y la aparición de un sangrado rectal escaso, con sangre en el papel higiénico o en el inodoro, y molestias después de tener una evacuación intestinal. A veces, si se produce sangrado, se puede apreciar una anemia (bajo recuento de glóbulos rojos en la sangre), y sobre todo lo más característico es la propia palpación de las hemorroides como un abultamiento en el borde del ano.


Entre las causas conocidas más comunes por las cuales las hemorroides se hinchan o inflaman se puede mencionar:

- un aumento en la presión abdominal como, por ejemplo, cuando se hace fuerza para evacuar el intestino,

- el embarazo y el parto,

- el envejecimiento,

- el estreñimiento crónico o la diarrea.


Además, hay factores que pueden favorecer su aparición. Las personas cuyos padres tuvieron hemorroides pueden tener mayor probabilidad de tenerlas. A las mujeres embarazadas con frecuencia les dan hemorroides por el esfuerzo de cargar un bebé y de dar a luz. Tener exceso de peso, estar parado mucho tiempo, levantar demasiado peso, ya sea en el trabajo o en el deporte también puede hacer que las hemorroides empeoren. Por último, ciertos hábitos alimentarios también están involucrados en la formación de hemorroides.


La mayoría de hemorroides dolorosas dejan de doler por cuenta propia en una a dos semanas. Sin embargo, si le siguen molestando consulte a su médico. Es necesario asegurarse que la sangre no sea causada por un cuadro más serio, como un cáncer colorrectal o anal. Para el diagnóstico de las hemorroides deben presentarse síntomas característicos, de sangre y secreciones al defecar, con una inspección anal externa o examen rectoscópico que confirme la presencia de dilataciones en el recto.


Como el sangrado rectal es el síntoma más común de las hemorroides internas, y aparece también en diversos tumores del colon y del recto, se recomienda realizar una rectosigmoidoscopía. Este es un examen interno de la parte inferior del intestino grueso (colon) y el recto, empleando un instrumento llamado sigmoidoscopio, que permite descartar otras enfermedades. También se deben realizar análisis para comprobar la posible presencia de anemia, ya que podría ser una complicación secundaria importante.



El tratamiento casero

Normalmente las hemorroides mejoran solas, pero existen consejos para aliviar el dolor, la hinchazón y la picazón. Entre ellos:

* Mantener limpia la zona anal. No es necesario limpiar con jabón ya que puede agravar el problema,

* Baños de asiento con agua tibia durante 10 a 20 minutos varias veces por día.

* Usar papel higiénico blanco sin perfume, toallitas húmedas desechables o toallitas medicadas en lugar de papel higiénico.

* Secar el área suavemente después del baño porque la humedad causa irritación.

* Aplicar compresas frías durante 10 minutos hasta cuatro veces al día.

* Evitar rascar las hemorroides.

* Aplicar pomadas de tratamiento especialmente desarrolladas para eliminar las hemorroides, hemorragias o fisuras anales de manera rápida y eficaz.



Espero les haya servido la información. Saludos!!