Aquí les dejo una de las variables que estoy utilizando para la realización de mi tesis para la Licenciatura en Psicología en la que llevo trabajando varios meses, el tema es "Relación entre resiliencia, estrés e insatisfacción sexual". Posteriormente haré nuevos post con las demás variables o temas.
Espero sus comentarios y considero interesante este trabajo ya que es una recopilación de una gran cantidad de autores lo que la hace mas completa ya que vienen de distintas fuentes.


6.2. Estrés
Mi tesis sobre el Estrés


El estudio del estrés ha despertado interés desde hace ya varias décadas. En los años 30´s Hans Seyle, se dio a la tarea de hacer mención por primera vez, del término del “estrés biológico”, que era el conjunto de alteraciones orgánicas, descubriendo esto por medio de sus experimentos del ejercicio físico extenuante con ratas de laboratorio, realizados en la Escuela de Medicina de la Universidad McGill. Posterior a estos estudios y la definición de Seyle, quien es considerado por algunos como el padre del estrés dado que dedicó más de 36 años investigando este fenómeno, comenzaron a surgir diferentes tipos de estrés, novedosas formas de tratarlo, así como características desconocidas (Navarrete, 2002).
El estrés es un término que se suele escuchar a diario, tanto en el ámbito científico como en la vida cotidiana. El acelerado ritmo de vida dentro de algunos países, ha desencadenado este fenómeno, que afecta a personas de prácticamente todas las edades. Aunque lo anterior suene un tanto descabellado, en realidad no carece de sentido ya que desde niños hacemos frente al estrés, al no contar con recursos suficientes ante las exigencias que nos hace el ambiente.

6.2.1. Concepto
estrés

Existe una gran cantidad de definiciones, algunas novedosas, otras que se conservan a lo largo de los años, lo que sí está claro es que el tema apasiona a una gran variedad de autores, lo que da una amplia gama de información.
El estrés es algo que no podemos evitar, está siempre presente en nuestras vidas. Se puede plantear de la siguiente manera, la vida está en constante cambio, el cambio provoca estrés. No necesariamente un cambio negativo como la muerte de algún familiar, o despido de un empleo es sinónimo de estrés, se debe considerar también la contraparte, un evento positivo, por ejemplo un ascenso en el trabajo, trae consigo estrés ya que es un nivel superior y conlleva nuevas responsabilidades, lo que lleva a que haya distorsiones en el proceso de homeostasis (Navarrete, 2002).
El Diccionario de la Lengua Española (2001) define estrés como “la tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”. Pero en realidad la primera persona que utilizó dicho término fue Seyle en 1932 (citado por Navarrete, 2002) al definir la respuesta al estrés para aludir a una respuesta no específica del organismo a cualquier requerimiento, y estresor o situación estresante, que se refiere al estímulo o situación que desencadena una respuesta al estrés. Y tres años después, en 1935 introduce el concepto de estrés como el conjunto de reacciones fisiológicas no especificas del organismo a diferentes factores de riesgo en el ambiente de naturaleza física o química. Navarrete (2002) nos menciona que el estrés es un estímulo que agrede emocional o físicamente, esto sin importar si el peligro presente es real o se percibe como si lo fuera. Suele desencadenar tensión, ansiedad y diversas reacciones en nuestro organismo. Es la respuesta fisiológica, psicológica y de comportamiento de una persona, quien busca adaptación y reajuste a presiones que pueden ser externas como internas. De las aportaciones que mas se pueden encontrar en la literatura acerca de este concepto es la de Lazarus y Folkman (1984, citado por Navarrete, 2002) que nos plantean que la respuesta del estrés es el resultado de la interacción entre las características de una persona y las demandas que el medio exige, es decir, que depende tanto de las demandas de la situación como de los propios recursos del individuo para hacer frente a él. A este tipo de teorías donde se relacionan estas dos partes, se les denominó teorías interaccionistas.

6.2.2. Tipos de estrés
tipos


Dentro de la literatura se puede encontrar que algunos actores difieren al categorizar los tipos del estrés. Vásquez (2010) clasifica el estrés basándose en tres criterios. Por su origen son el emocional, psicológico o físico; por su presentación pueden ser agudo, agudo episódico o crónico; y por consecuencia, menciona el eutrés, distrés, sobre-strés.
Con respecto a éste último criterio, tenemos que la respuesta de estrés de una persona ante un cambio depende del balance que tiene entre que tan amenazante o el reto que demanda o demandaría una situación nueva, así como los recursos o que posee o poseería dicho individuo para enfrentarla (Vásquez, 2010).

6.2.2.1. Eustrés
concepto

El eustrés es el que se le llama estrés positivo, esto porque no provoca alteraciones de tipo fisiológico, a nivel psicológico el individuo cuenta con la capacidad de hacer frente a las situaciones, incluso tiene sensaciones placenteras con ello. Este tipo de estrés aumenta la vitalidad, salud y energía para un buen desarrollo en todos los ámbitos de su vida (Navarrete, 2002).

6.2.2.2. Distrés
agudo

El distrés es el estés negativo o desagradable. Éste ocasiona que una persona desarrolle una presión o realice un esfuerzo muy superior al necesario de acuerdo a la carga que cae sobre el individuo. Este tipo de estrés va acompañado de una alteración fisiológica, se presenta una aceleración de las funciones, hiperactividad, acortamiento muscular y aparecimiento de otros síntomas que aceleran el deterioro normal del organismo. Otro dato que se encuentra es que un exceso e estrés positivo puede ser causa de distrés. Se ha sabido de casos en donde se ha sufrido un ataque cardiaco como consecuencia de impresiones agradables (Navarrete, 2002). En reducidas palabras se puede decir que el distrés se presenta cuando el estrés deja de tener una función adaptativa (Vásquez, 2010).

6.2.2.3. Sobre-estrés
eustr��s

Cuando la carga de estresores que se están haciendo presente sobre el individuo es exagerado se le llama, sobre-estrés (Vásquez, 2010).


Navarrete (2002) nos habla sobre el segundo criterio para la clasificación del estrés por presentación que menciona Vásquez (2010) y añade uno más.
6.2.2.4. Estrés agudo.
distr��s

Este tipo es el que se presenta más comúnmente dentro de la comunidad, y proviene de las exigencias y presiones del pasado inmediato y que anticipa dichas exigencias y presiones del próximo futuro. Puede aparecer en cualquier momento de la vida de todo el mundo, lo alentador es que tiene una buena respuesta al tratamiento, el cual se emplea fácilmente.
Los síntomas que se pueden apreciar dentro del estrés agudo son: desequilibrio emocional, es decir que se puede presentar una combinación de ira con irritabilidad, ansiedad y depresión los que el autor llama las tres emociones del estrés. Problemas musculares, entre los que destacan el dolor de cabeza tensional, el dolor en espalda, en la mandíbula y tensiones musculares que producen contracturas y lesiones en tendones y ligamento. Problemas digestivos con molestias en el estomago o el intestino, como la acidez, flatulencia, diarrea, estreñimiento y síndrome de intestino irritable. Por último, las manifestaciones generales transitorias, por ejemplo la elevación de la presión arterial, taquicardia, sudoración de las palmas de las manos, palpitaciones cardiacas, mareos, migrañas, manos o pies fríos, dificultad para respirar y dolor del tórax.

6.2.2.5. Estrés agudo episódico.
epis��dico
Este tipo es observado con frecuencia en personas que sufren de estrés agudo regularmente, y parecen estar siempre inmersas en crisis y caos. Siempre van corriendo, pero llegan tarde. Pareciera que carecen de capacidad de tener orden en sus vidas y enfrentarse a las exigencias y presiones que ellos mismos se atribuyen, y que reclaman atención. Se describen a si mismos como que tienen mucha energía nerviosa, se caracterizan por actuar bruscamente y en ocasiones su irritabilidad se convierte en hostilidad. Sus relaciones interpersonales pierden fuerza cuando los demás reaccionan con hostilidad real y en el área laboral, su lugar de trabajo se convierte en una zona altamente estresante.

6.2.2.6. Estrés crónico.
Mi tesis sobre el Estrés
Aparece cuando una persona es expuesta frecuentemente a un agente estresor, por lo que los síntomas de estrés aparecen cada vez que la situación se presenta y mientras el individuo no haga frente a su exigencia de recursos, el estrés no desaparecerá. Visto dese un punto de vista mas social, Pearlin (1989 citado por Sandín, 2003) habla de el estrés crónico es ocasionado por problemas en los roles sociales. Por lo que hace mención diferentes tipos e estresores crónicos, como son la sobrecarga de roles, conflictos interpersonales en conjuntos de roles, conflictos entre roles, por cautividad de rol y por ultimo el estrés por reestructuración de rol. Navarrete (2002) añade, desde otra perspectiva otras cuatro situaciones que pudieran dar origen a estrés crónico como un ambiente laboral inadecuado, la sobrecarga de trabajo, alteración de ritmos biológicos, y responsabilidades y decisiones muy importantes.
Si persisten el individuo los agentes estresantes durante meses o incluso por años, produce enfermedades permanentes, de mayor importancia y más graves. En un comienzo, el estrés desencadena alteraciones inicialmente fisiológicas, pero su persistencia crónica ocasiona serias alteraciones de carácter psicológico y en ocasiones falla de órganos blanco vitales. Existe una gran cantidad de alteraciones, algunas de ellas son: dispepsia, gastritis, ansiedad, accidentes, frustración, insomnio, colitis nerviosa, migraña, depresión, agresividad, disfunción familiar, neurosis de angustia, trastornos sexuales, disfunción laboral, hipertensión arterial, infarto al miocardio, adicciones, trombosis cerebral, conductas antisociales, psicosis severas entre otras.

6.2.2.7. Estrés de la vida diaria
estrés
En ocasión, se suele confundir o resulta diferenciar el estrés diario con el crónico, debe quedar claro que se trata de dos formas de estrés diferentes. El diario, al igual que en el crónico, implica la existencia de sucesos concretos, con un inicio y final que pueden delimitarse con cierta precisión, y suelen tener una duración relativamente breve. El aspecto central que diferencia el estrés crónico del diario es el fenómeno de la continuidad. Los estresores crónicos suelen poseer un curso continuo, resultando improbable que pueda conceptualizarse en términos de suceso. Éste último no tienen un final claro y se presenta de manera gradual, es de larga duración y continuo, y al final es problemático y frecuentemente impredecible. En cambio el estrés diario, es la acumulación de vivencias negativas que podrían considerarse como de poca importancia, y el impacto de éstas vivencias sobre la salud física y mental podría depender de factores como que se presenten con bastante frecuencia más o menos crónica, o de la excesiva frecuencia de contrariedades durante un periodo de crisis personal, o la presencia de pocas contrariedades pero muy reiterativas (Sandín, 2001).


7. Referencias Bibliográficas
(Es toda la que llevo utilizada para mi tesis, para todos los temas, no solo el estrés.)
tipos

Arías, F. (1989). Una investigación sobre la escala de satisfacción marital. Revista Latinoamericana de Psicología, 21(3), 423-436.
Arías, F. (2003). La escala de satisfacción marital: análisis de su confiabilidad y validez en una muestra de supervisores mexicanos. Revista interamericana de psicología, 37(1), 67-92.
Becoña, E. (2005 de 2006). Resiliencia: definición, características y utilidad del concepto. Revista de Psicopatología Clínica, 11(3), 125-146.
Brooks, R., & Goldstein, S. (2004). El poder de la resiliencia. Barcelona: Paidós.
Carrobles, J., Gámez-Guadix, M., & Almendros, C. (2011). Funcionamiento sexual, satisfacción sexual y bienestar psicológico y subjetivo en una muestra de mujeres españolas. Anales de Psicología, 27(1), 27-34.
Fiorentino, M. T. (Marzo de 2008). La construcción de la resiliencia en el mejoramiento de la calidad de vida y la salud. Suma psicológica, 15(1), 95-113.
González, N., Valdez , J., & Zavala, Y. (2008). Resiliencia en adolescentes mexicano. Enseñanza e Investigación en Psicología, 13(1), 41-52.
Herrera, A. (2003). Sexualidad en la vejez ¿Mito o realidad? Revista chilena de obstetricia y ginecología, 68(2), 150-162.
Kalawski , J., & Ana Haz. (2003). Y... ¿Dónde está la resiliencia? Una reflexión conceptual. Revista Interamericana de Psicología, 37(2), 365-372.
Kotliarenc, M., Cáceres, I., & Fontecilla, M. (Julio de 2007). Estado el Arte en Resiliencia. Organización Panamericana de la Salud. Organización Mundial de la Salud.
Manciaux , M. (2005). La resiliencia: resistir y rehacerse. Barcelona: Gedisa.
Mejía, R. (2003). Resiliencia: ilusión o realidad? CES Medicina, 17(1), 57-62.
Miguel, L., Valdés, S., & Pérez, J. (Mar-Abr de 1999). Climaterio, familia y sexualidad. Revista Cubana de Medicina General Integral, 15(2).
Miranda, P., & Ávila, R. (Julio-diciembre de 2008). Estimación de la magnitud de la satisfacción marital en función de los años de matrimonio. Revista Intercontinental de Psicología y Educación, 10(2), 57-77.
Moral, J. (2011). Frecuencia de relaciones sexuales en parejas casadas. Época II, 17(33), 45-76.
Muñoz, M. d. (1978). Satisfacción e insatisfacción matrimonial: influencia de los factores de balance marital y de autorealización. Revista Latinoamericana de Psicología, 10(3), 337-350.
Navarrete, R. (2002). El estrés. Peru.
Ortiz, M., Gómez, J., & Apodaca, P. (2002). Apego y satisfacción afectivo-sexual en la pareja. Psicothema, 14(2), 469-475.
Polanco, L. (2000). Influencia de los anticonceptivos hormonales sobre la satisfacción sexual. Archivos Hispanoamericanos de Sexología, 6(1), 43-62.
Rodríguez, O. (enero-junio de 2010). Relación entre satisfacción sexual, ansiedad y prácticas sexuales. Pensamiento Psicológico, 7(14), 41-52.
Salgado, A. (2005). Métodos e instrumentos para medir la resiliencia: una alternativa peruana. Liberatib. Revista de psicología (11), 41-48.
Sandín, B. (enero de 2003). El estrés: un análisis basado en el papel de los factores sociales. International Journal of Clinical and Health Psychology, 3(1), 141-157.
Santos, P., Sierra, J., García, M., Martínez, A., Sánchez, A., & Tapia, M. (Junio de 2009). Índice de Satisfacción Sexual (OSS): un estudio sobre su fiabilidad y validez. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 9(2), 259-273.
Santos-Inglesias, P., & Sierra, J. (2010). El papel de la asertividad sexual en la sexualidad humana: una revision sistemática. International Journal of Clinical and Health Psychology, 10(3), 553-577.
Valdés, M., Sápien, J., & Córdoba, D. (Octubre de 2004). Significados de satisfacción sexual en hombres y mujeres de la zona metropolitana. Psicología y Ciencia Social, 6(1), 34-48.
Valdés, T., Benavente, M., & Gysling, J. (1999). El poder en la pareja, la sexualidad y la reproducción. Chile: Flasco.
Vásquez, G. (Enero-Marzo de 2010). Estrés, vulnerabilidad y resiliencia: Enfoque clínico. Revista Médica Vozandes, 21, 35-41.
Vélez, P. (2007). La resiliencia: nuevo abordaje del trauma. Ciencia y cuidado, 4(4), 58-62.