Secretos para lograr la blancura dental

Tener los dientes más blancos es una preocupación estética que puede llegar a interesarle a cualquier persona. No es bonito andar luciendo dientes amarillos o con manchas. Y por suerte se puede lograr tener la dentadura más blanca recurriendo a trucos sencillos y naturales.

Cómo tener dientes más blancos


Tener la dentadura blanca y reluciente puede ser algo más sencillo de lo que tú crees. si aplicas habitualmente algunos trucos caseros para este fin, verás como tus dientes comienzan a verse de otra forma, mucho más atrayentes y relucientes. Fíjate estos consejos.

Es muy bueno para lograr una dentadura más blanca el hecho de cepillarse habitualmente los dientes con bicarbonato de sodio. Lo ideal es hacerlo una vez por semana, ya que el abuso puede afectar el fluor de tu dentadura.

El limón es otro de los excelentes blanqueadores naturales para tus dientes, haciendo que el esmalte gane más lustre y además, tu dentadura esté más desinfectada. Simplemente debes cortar un buen gajo de limón y frotar tus dientes, e incluso cepillando un poco para que tome más efecto.

Después, como siempre, puedes contar con plantas que podrán ayudarte con este fin. El tomillo, la salvia o la mirra, entre otros, tienen acción antiséptica, desinfectante y, además, blanqueadora. Por eso mismo, no estará de más que tengas hojas frescas a mano para emplearlas.

AHORA LES DEJO RECETAS CASERAS PARA BLANQUEAR TUS DIENTES!!!

Blanqueador natural de dientes

Receta casera para blanquear dientes

Tener los dientes blancos es el anhelo de cualquier persona, que sufre la tendencia a tener sus dientes amarillentos. Muchos no pueden recurrir a los tratamientos blanqueadores odontológicos, a veces por temas económicos y otras por la fragilidad de las piezas dentales. Pero sí puedes intentar este remedio casero para tener los dientes blancos.

recetas

Los dientes son una de las partes del rostro que más expuesta está, hacia las personas con las que tratamos a diario. Es lo más natural del mundo, ya que cada vez que hablamos tenemos que abrir nuestra boca y, por ende, enseñar nuestros dientes. Por eso mismo, no es lo más agradable tener que verlos amarillentos. Así es como te proponemos una interesante receta para tratar este problema.