Tratamiento para las anginas


La Faringoamigdalitis, más comúnmente llamada anginas, es la inflamación de la faringe y de las amígdalas (garganta). En general, es una enfermedad infecciosa, por lo tanto puede estar acompañada de fiebre, que a veces es alta, y aumento del tamaño de los ganglios del cuello, de uno o de ambos lados. El dolor al tragar es el síntoma más común y no es raro que aparezcan náuseas, vómitos y hasta dolor abdominal. Al mirar la garganta puede estar colorada, con placas, ampollas o aftas; los ganglios suelen estar aumentados de tamaño y doler cuando se los toca.

SÍNTOMAS

Los síntomas más comunes afectan al dolor y a signos sistemáticos tales como:

-Cansancio
-Dolor de garganta
-Dolor de anginas
-Dolor al tragar
-Fiebre entre 38 y 40º C
-Inflamación de garganta
-Dolor de cabeza
-Mucosidad nasal
-Tos
-Enrojecimiento ocular
-Ganglios en el cuello
-Náuseas y vómitos en algunos casos
-Dolor abdominal


tratamiento


COMPLICACIONES

-Obstrucción de las vías respiratorias
-Deshidratación por la dificultad de ingerir líquidos
-Insuficiencia renal
-Absceso en diferentes partes de la garganta
-Faringitis bacteriana
-Glomerulonefritis posestreptocócica
-Fiebre reumática y trastornos cardiovasculares

CONSULTAR AL MÉDICO SI...

-El dolor de garganta se prolonga durante más de 48 horas
-Aparecen nuevos síntomas
-Empeoran los síntomas
-Se tienen otros síntomas junto al dolor de garganta

TIPOS DE ANGINAS

Las anginas, como anteriormente hemos dicho, son tejidos linfáticos o linfoides que podemos encontrar en la bucofaringe y nasofaringe (al final de la boca). Se conforman por las amígdalas palatinas (anginas), las amígdalas nasofaríngeas (adenoides) y las amígdalas linguales.

El sistema linfático se ocupa de la puesta en contacto con gérmenes que se introducen en nuestro cuerpo, y en respuesta a este suceso ponen en funcionamiento un proceso por el cual se crean células especiales, como medida de defensa para acabar con los gérmenes que provocan enfermedades. Pero a veces, estos ganglios linfáticos no responden como deberían hacer, y son la causa de que enfermemos.

La crecida por inflamación de éstas, es decir, cuando se encuentran hipertróficas debido a infecciones, bacterias o virus es cuando tendremos que empezar a preocuparnos por ellas. Se presentan de distintas maneras y es a la hora del reconocimiento viendo su aspecto, cuando sabremos diferenciar la tipologia de las anginas:

-Anginas eritematosas o angina pultacea. Su origen suele ser vírico, aunque a veces puede ser bacteriano. Cuando el origen es bacteriano, la bacteria que lo causa suele ser un estreptococo beta hemolítico grupo A en niños, y en adultos pueden ser también del grupo B, C o G. En este caso la faringe presentará un enrojecimiento difuso con la posibilidad de presentar secreciones blancas. Los síntomas más comunes serán el dolor local, sobretodo en la ingesta y signos sistemáticos como la fiebre, el malestar y dolor de cabeza. En algunos casos, esta angina puede transformarse en una enfermedad mucho más grave, como la fiebre reumática, que sensibiliza las articulaciones y las válvulas del corazón.

-Anginas pseudomembranosas. Caracterizadas por una capa gris, espesa y adherente. Causada por mononucleosis infecciosa o difteria. En este caso será preciso realizar un análisis de sangre con sus pruebas pertinentes para diagnosticar la mononucleosis. En el caso de que los resultados sean negativos, se tratará de difteria, que requerirá hospitalización y un tratamiento muy específico.

-Anginas ulcerosas. También llamadas Angina de Vincent. En este caso, presenta igualmente las anginas inflamadas, estarán las anginas rojas, de manera difusa sobre la mucosa, pero aparece una úlcera sobre la amígdala.


Anginas


¿Cómo evitar el contagio?

Aquí os presentamos una serie de sugerencias que os pueden ayudar a evitar la transmisión de esta enfermedad, ya sea para evitar cogerla o para evitar contagiarla:

-Mantenerse a distancia de personas que padezcan amigdalitis o dolores de garganta.
-No compartir utensilios tales como vasos, cubiertos, cepillos de dientes, etc con personas que padezcan la enfermedad.
-Lavarnos las manos con mucha frecuencia.
-Cubrirnos la boca al toser y estornudar.

Cabe citar también la posibilidad de que algunas personas, en especial niños pequeños, sean portadores de la bacteria Streptococcus sin ser consciente de ello, ya que no presentan los síntomas, y puedan actuar como portadores de la enfermedad, pudiendo transmitir la infección a otras personas.

TRATAMIENTO

TRATAMIENTO

Medicamentos para las anginas

Si las anginas son causadas de manera bacteriana, el tratamiento médico a seguir estará basado en antibióticos para lograr acabar con la infección. Pudiendo ser tomado por vía oral o mediante una inyección. El tratamiento durará aproximadamente unos 10 días. Nunca se debe abandonar el tratamiento antes de tiempo, ya que aunque no se sientan molestias, la infección no acaba de curarse.

Será muy importante guardar reposo. Al igual que la toma de líquidos tanto tibios, templados o fríos, ya que nos puede aliviar. Hacer gárgaras de agua tibia con sal y tomar pastillas de chupar que lleven benzocaína pueden aliviar el dolor.

Medicamentos como paracetamol o ibuprofeno nos ayudarán a mejorar el dolor y la fiebre. Estos no necesitan receta médica. No se debe administrar ácido acetilsalicílico a los niños, puede producir efectos asociados al síndrome de Reye.

En el caso de que las anginas con placas se muestren repetidas veces en el paciente, pueden precisar una intervención quirúrgica para extirpar las amígdalas.

TRATAMIENTO NATURAL

-Yogur deshidratado. Envolver el yogur en un trapo y escurrirlo. Se aplica la pasta resultante en el cuello durante 20 minutos. Esta acción se repetirá cada tres horas.

-Agua caliente con limón y miel. Tomar durante todo el día esta mezcla. También podría hacerse con té.

-Pasta de umeboshi. Debe tomarse muy poquito, una dosis como la punta de una cucharilla de café. Se dejará la pasta un rato en la boca sin tragar. Repetir durante tres o cuatro veces al día.

-Gárgaras de limón y bicarbonato. Se deben mezclar bien el zumo de dos o tres limones, una cucharada de bicarbonato y un poco de agua, cuando el bicarbonato se haya diluido ya se pueden hacer las gárgaras.

-Gárgaras de jugo de aloe vera con agua y miel. Mezclando bien los ingredientes, se realizan las gáraras, acabando por tragar una pequeña cantidad de la mezcla para que el aloe penetre en la garganta, debido a su efecto antiséptico.

-Jengibre. Morder o chupar un trozo de sus raíces puede ayudar a suavizar las anginas, aunque su sabor no sea agradable. También se puede rayar un poco de la raíz para hacer una infusión con un par de cucharadas miel.

-Infusión de menta y anís estrellado. En un litro de agua añadir unas hojas de menta y 4 o 5 estrellas de anís. Hervir 15 minutos y dejarlo reposar durante 5 minutos. Después de colarlo, consumir unas tres veces al día. Pudiendo ser mezclado con un poco de miel.

-Fitoterapia (hierbas). Aloe, regaliz, aliso, anís, verbena, canela, clavo de olor, agrimonia, abedul, palmera datilera, consuelda, equinácea, frambueso, grosellero negro, lavanda, espliego, lino, menta, hamamelis, papapa, árnica, eucalipto, malva, encina, malvavisco, nogal saúco, sello de oro, tila, violeta o zarzamora. Realizar infusiones o gárgaras con estas hierbas puede aliviarnos tanto el dolor, el hinchazón de las amígdalas y disminuir la irritación de garganta.