El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

No a las plantillas antes de los 3 años

Hasta los 2 años todos los niños tienen pie plano. A partir de esa edad se debe consultar al especialista para valorar el problema. Las plantillas deben ser adecuadas a cada chico en particular.


No a las plantillas antes de los 3 años


¿Cómo me doy cuenta de que mi hijo tiene algún problema en sus pies? ¿En qué casos necesita plantillas ortopédicas? ¿A partir de qué edad puede comenzar a utilizarlas? Muchas mamás empiezan a hacerse estas preguntas apenas sus hijos empiezan a caminar y ellas advierten que pisan mal o que sus movimientos son irregulares.
Lo primero que deben saber es que, hasta los dos años, todos los niños tendrán pie plano. “Esto se debe a la falta de desarrollo muscular y la presencia normal de grasa en la zona del arco plantar”, precisó Juan Sánchez Pulgar, titular de la cátedra de Traumatología de la Universidad Católica de Córdoba, y especialista en pie.
Pero a partir de los tres años se debe poner atención, ya que muchos niños seguirán teniendo el pie plano, y es allí cuando se debe hacer una consulta con un especialista, indicó Julia Camusso, especialista en ortopedia y traumatología e integrante del equipo médico del Instituto Traumatológico de Córdoba. “Esta patología es una de las causas más frecuentes 
de consulta en ortopedia infantil”, dijo.
¿Sí o no? Como es bien sabido, el pie plano ocurre cuando el arco colapsa y ocasiona que toda, o casi toda, la planta del pie tome contacto con el piso. Y es la causa por la que muchos niños deben utilizar plantillas ortopédicas. En menor medida, los motivos pueden ser otros, como el pie cavo (lo contrario al pie plano) u otras deformidades.
“Las plantillas más recomendadas son las que surgen de estudios computados, del tipo de pisada y características del paciente, como edad, sexo, peso, requerimientos deportivos, entre otros. No hay que utilizar nunca plantillas estándar, ya que no sólo no sirven, sino que son, en muchos casos, contraproducentes. El material debe ser indeformable y se deben cambiar periódicamente”, señaló Camusso.
Comodidad, lo esencial. Algunos profesionales prefieren que sus pacientes utilicen plantillas blandas, mientras que otros optan por las rígidas. Pero de cualquier manera el efecto es el mismo: recomponer los puntos de apoyo de un pie normal.
“También previenen que las rodillas tengan un valgo (es decir que se inclinen hacia adentro) y evitan molestias, como calambres o dolores al caminar”, indicó el kinesiólogo Jonathan Dimitri.
“Hasta que termina el crecimiento, las plantillas ortopédicas son un método correctivo del funcionamiento del pie, pero de ninguna manera modifican su anatomía o solucionan patologías. Luego, deben amoldarse al pie del paciente, y pasan de correctivas a plantillas de descanso”, explicó Sánchez Pulgar, y agregó que, como todas deformidades comienzan en el talón, es muy importante que las zapatillas o zapatos escolares tengan contrafuerte duro.
Además, Camusso agregó que no cualquier plantilla sirve para cualquier niño.
“Es indispensable que su confección sea individual para cada paciente y cada pie”, dijo.
Otro punto a tener en cuenta es que, desde que un niño comienza a utilizar plantillas, las debe colocar en todos los calzados que utilice, sean los zapatos del colegio o las zapatillas para las clases de educación física y para las horas que pasa haciendo algún deporte en el club.
“Al llegar el verano, se puede dejar al niño caminar descalzo, ya que de esta forma favorece el fortalecimiento muscular del pie, que es uno de los pilares fundamentales en la prevención y tratamiento del pie plano”, recomendó Camusso.
Lo más nuevo. Desde hace unos meses se instaló en Córdoba Sporthesis, una empresa que cuenta con un novedoso sistema para estudiar el pie y realizar las plantillas más adecuadas para cada paciente.
“El estudio se realiza de manera estática y dinámica. El paciente se para sobre una plataforma (de 40 cm por 60 cm) que, a través de ocho mil sensores, mide los puntos de mayor presión, el centro de gravedad del pie y qué tan hacia fuera o hacia adentro pisa”, explicó Dimitri, kinesiólogo a cargo del estudio.
“Luego, se le pide al paciente que pase caminando sobre la plataforma, y que también lo haga corriendo. Esto permitirá conocer cómo trabaja el pie en movimiento y dónde están ubicados los puntos de apoyo”, agregó. A partir de esto, y en forma conjunta con la opinión de un traumatólogo, se realizarán las plantillas adecuadas
Este sistema permite diseñar plantillas para niños con alta precisión, ya que la plataforma brinda la posibilidad de hacer el estudio a personas con menos de 40 kilos, algo difícil de lograr con otros aparatos.
Todo sobre el pie plano
Síntomas. El pie plano en general no causa dolor. Pero a veces hay molestias en el pie, el tobillo o la parte inferior de la pierna, sobre todo en los niños. Esto debe ser evaluado por un médico.
Tratamiento. Puede ser profiláctico (se indica la práctica de deportes y el uso de un calzado flexible), quirúrgico y conservador (se indica rehabilitación, calzado y plantillas).
Rehabilitación. Se indican ejercicios de fortalecimiento de la musculatura, como caminar descalzos en terrenos irregulares, caminar en puntillas y talones, levantar objetos del suelo con los dedos de los pies.
Calzado. Se recomienda que tenga contrafuerte rígido para evitar la desviación típica del talón en el pie plano. No es recomendable utilizar botas.
Plantillas. Reproducen la anatomía normal, fundamentalmente por la elevación de la bóveda plantar.

0 comentarios - No a las plantillas antes de los 3 años