Leucemia, transplante de medula.

Leucemia, transplante de medula.

Antes que nada, quiero explicar que el post lo hago porque tengo un amigo que tuvo leucemia y se curo con la quimioterapia, tengo una conocida que tambien tiene y esta bajo tratamiento y siempre dije que iba a donar sangre y entre una u otra cosa no fui, ahora por los tatuajes tengo que esperar 3 meses mas, pero quiero ir, en fin, aca abajo va el post.

sangre
LEUCEMIA



¿Qué es la leucemia?.
La leucemia es el cáncer de la sangre y se desarrolla en la médula ósea. La médula ósea es el tejido esponjoso que se encuentra en el centro de los huesos grandes del cuerpo y que produce las tres principales células de la sangre: Glóbulos blancos (que combaten las infecciones), glóbulos rojos (que transportan oxígeno) y plaquetas (que detienen las hemorragias y permiten que la sangre coagule). Por razones que se desconocen, la médula ósea de un niño con leucemia produce glóbulos blancos que no maduran correctamente, pero que continúan reproduciéndose. Las células sanas y normales se reproducen sólo cuando hay espacio suficiente para ellas. El cuerpo puede regular la producción de células enviando señales que indican cuándo ésta debe detenerse. En el caso de la leucemia, estas células no responden a dichas señales y se reproducen, independientemente del espacio disponible.
Estas células anormales se reproducen muy rápidamente y no funcionan como glóbulos blancos sanos, cuya tarea es combatir las infecciones. Cuando los glóbulos blancos inmaduros, llamados blastos, comienzan a desplazar a las células sanas de la médula ósea, el niño experimenta los síntomas de la leucemia (infecciones, anemia, sangrado).

cancer

¿A quiénes afecta la leucemia?
La leucemia es el tipo de cáncer más común en la infancia. En los Estados Unidos, afecta a aproximadamente 3000 niños anualmente, cifra que representa alrededor del 30 por ciento de los cánceres infantiles.
La leucemia puede manifestarse a cualquier edad, aunque es más frecuente en los niños entre 2 y 6 años de edad. Esta enfermedad se presenta con una frecuencia ligeramente mayor en los varones que en las mujeres y es más común en niños caucásicos que en niños africano-americanos o de otras razas.

leucemia

Diagnóstico y tratamiento

Las leucemias se clasifican en crónicas (se dan mayoritariamente en los adultos) y agudas, que son el cáncer más frecuente en los niños. A la vez, las leucemias agudas se clasifican en linfoblásticas y mieloblásticas, según de qué glóbulo blanco derivan.
Estadísticamente, entre los 3 y los 4 años es la edad pico de la leucemia linfoblástica aguda. En cambio, en la adolescencia predomina la leucemia mieloblástica. O sea, según la edad varían los subtipos de leucemia que se presentan y cada uno de ellos requieren distintos tratamientos.
La leucemia tiene síntomas clínicos característicos: dolores de huesos, anemia, infecciones y hemorragias. A través de un hemograma (análisis de los elementos de la sangre), se detecta la presencia de glóbulos blancos atípicos que se llaman blastos. La aparición y medición de blastos en la sangre diagnostica que se produjo una leucemia.
Ante este resultado, el médico indica una punción de médula ósea, que es líquida y se aspira como en una extracción de sangre. Sobre esa muestra se hacen estudios citogenéticos de biología molecular, marcación y observación microscópica. Estos permiten determinar el tipo de leucemia. Y de esta caracterización, el especialista, un hematooncólogo, deduce el pronóstico, las posibilidades de curación y el tipo de tratamiento.
Como la leucemia es un tipo de cáncer que afecta a todo el organismo a la vez, el tratamiento más efectivo es la quimioterapia que tiene distinto grado de intensidad y duración según la variedad de leucemia. Insume entre uno y dos años.
Básicamente, con la quimioterapia se logra eliminar a las células malignas, pero los químicos también destruyen a las células normales. Es tarea del especialista, entonces, medir los tiempos y la recuperación de la médula ósea normal para permitir el juego de cuándo y en qué dosis administrar quimioterapia.

donacion

El transplante como cura

Para poder defenderse, el cuerpo tiene soldados que a toda hora lo recorren y están alertas para entrar en acción en cuanto aparece alguna señal de peligro. Estos soldados, los glóbulos blancos, están en la sangre y tienen una vida muy corta. Apenas algunas horas y es por eso, que el organismo necesita fabricarlos en forma permanente para mantenerse en óptimas condiciones. Dentro de ese ejército que es el sistema inmunológico, la médula ósea es el órgano encargado de generar a los soldados y ponerlos a trabajar. Pero, a veces es invadida y el sistema colapsa.
La médula ósea activa se localiza en el interior de algunos huesos (en los adultos, gran parte del interior óseo está ocupado por grasa) y tiene la misión de producir las células de la sangre. Cuando está invadida por células atípicas que ocupan el espacio y crecen sin regulación en forma ilimitada, no puede funcionar normalmente. Y a este tipo de cáncer se lo llama leucemia. Es decir que, la leucemia o cáncer de la sangre se produce porque en la médula ósea hay otras células que invaden y no permiten que fabrique glóbulos blancos.
En algunos casos, cuando la leucemia es de peor pronóstico o vuelve a producirse después de haber sido combatida mediante quimioterapia, el tratamiento que se propone en la actualidad para tratar de salvar la vida de la persona es el transplante de médula ósea.
O sea que el transplante se utiliza en segunda instancia o en las leucemias que por su caracterización requieren un tratamiento de mayor intensidad.

transplante

El transplante como segunda opción

La segunda opción como tratamiento es el transplante que a su vez implica otras complicaciones y se realiza según distintas técnicas. El transplante "alogeneico" consiste en administrar los precursores de la sangre que están en la médula ósea de una persona a otra. Y hay otro tipo de transplante que se llama autólogo o autotransplante.
El transplante alogeneico de médula ósea es el que se utiliza con mayores perspectiva probadas de actuar contra la leucemia. Para realizarlo se necesita un dador compatible que se establece con un estudio donde se determina la conformación genética y la posibilidad de que el órgano nuevo sobreviva y tolere al huésped. Porque como los glóbulos blancos forman parte del sistema inmune, si reconocen como completamente extraño al transplantado crean una reacción tal que puede llegar a matar al paciente. Esto se llama reacción de injerto contra huésped. Es decir, la médula ósea del donante reacciona contra el organismo del receptor.
Pero, justamente la condición inmunitaria es lo que se aprovecha como efecto terapéutico para obtener otra respuesta llamada de injerto contra leucemia. Es decir que esa reacción de la médula nueva, sana, debe ser tal que combata a las células cancerosas pero sin perjudicar al huésped. ¿Cómo se logra esto?
La acción antileucémica del transplante tiene dos fases. La primera es poder administrar un pico de quimioterapia que sería letal si no lo sucediera el transplante.
Se puede utilizar esa dosis letal porque es sucedida por el reemplazo de la médula ósea, que quedó vacía, con células nuevas que vienen de afuera y no estuvieron en contacto con la quimioterapia.
Este régimen, barre, crea el espacio que pueda ser ocupado por la nueva médula. O sea que, por un lado, la quimioterapia tiene un efecto antileucémico directo. Y al sucederle el transplante, la médula del dador actúa sobre el cáncer por no reconocer como propia las células de la leucemia, y lo ataca inmunológicamente.
El equilibrio del tratamiento es controlar esa reacción de injerto contra huésped para que tenga su efecto antileucémico pero que no termine aniquilando a la persona. Es una de las complicaciones que se controla con medicación.
El autotransplante es más sencillo. El paciente tiene que haber respondido a la enfermedad con el tratamiento de quimioterapia y encontrarse en remisión (sin leucemia aparente). Entonces se le extrae médula ósea, se guarda criopreservada (en frío); se le aplica el tratamiento condicionante con quimioterapia, y se le devuelve la médula ósea guardada para repoblar la cavidad vacía. Aquí no hay mecanismo inmunitario de injerto contra leucemia porque las células son propias, de manera que no hay reconocimiento en contra que pueda actuar.

medula

¿Cómo se hace?

El material para el transplante se obtiene haciendo punciones directamente sobre la médula ósea. Al donante se lo duerme con anestesia general porque las punciones son dolorosas. En el mismo momento, se le administra al receptor que está despierto y lo recibe como una transfusión de sangre. Si no se realiza en el mismo día, se criopreserva. El volumen de la extracción está en proporción con el cuerpo. Cuando el donante es un niño, el volumen en relación al peso corporal es menor porque tiene mucho más células precursoras de la médula ósea que un adulto.
Estas punciones las realizan hematólogos o médicos clínicos especializados. En un transplante lo más delicado es el cuidado clínico posterior del paciente que está en una situación de inmunidad muy comprometida hasta que recupera su médula ósea. Y permanece internado entre uno y dos meses. Está en un lugar especial, aislado, con flujo laminar, es decir, en un ambiente estéril. Una vez que recupera su médula ósea, se le da el alta pero bajo controles y medicación porque la inmunidad no está al 100%. Deberá mantener un tratamiento crónico para tratar la enfermedad de injerto contra huésped.
En términos generales, el transplante crea esta otra enfermedad pero permite salvar la vida de la persona. En el caso de un niño, las secuelas son a corto, mediano y largo plazo. Trastornos de crecimiento, hormonales, cardíacos, pulmonares, hepáticos y renales son algunas de las complicaciones que puede llegar a enfrentar. Además de quedar latente la aparición de segundas enfermedades malignas (aparición de tumores sólidos u otras leucemias). En todos los casos, quedan estériles. Mientras que otros problemas son de resorte psicológico y cognitivos como problemas de aprendizaje o de inserción social (laboral o escolar según la edad). Todo esto requiere cuidados médicos en forma permanente.

Leucemia, transplante de medula.

Aca abajo un video que salio ayer en TE LE FE, en el programa de Julian Weich "Todo es posible", en el que Messi apoya a la donación:



sangre

Eso fue todo, espero que les guste!.
Comentar no cuesta nada.!

Maxewe!

3 comentarios - Leucemia, transplante de medula.

@darkemers +1
interesante info, seria bueno ver imagenes.
@Barbol_mza
Muy interesante y bien resumido. Tengo a un familiar que lo internaron ayer en el Hospital Austral en pilar para realizarle un autotransplante de médula ósea.

Necesita 60 dadores de sangre. Estaría bueno que nos copemos con la donación, posta que no cuesta nada y podemos ayudar a mucha gente, solo que no nos damos cuenta hasta que la necesitamos para un ser querido, como es mi caso que se trata de mi novia de 23 años.
@Barbol_mza
Les paso los requisitos por si alguien se copa....

Un familiar mío de 23 años está internado en Pilar-Bs As y necesita 60 dadores de sangre de cualquier tipo para un TRANSPLANTE DE MÉDULA ÓSEA... Les pido que compartan, sobretodo con los parientes/conocidos que tengan en Bs As. Si alguien puede donar que me hable por privado y le doy los datos del paciente.
Muchas gracias y difundan!!!!

HORARIOS PARA DONAR SANGRE: lun a vie de 8:30 a 11:30 hs

LUGAR: Subsuelo, servicio de Hemoterapia - Hospital Austral (Av Juan Domingo Perón 1500) - Pilar - Buenos Aires.

CONSULTAS: lun a vie de 8:30 a 16:00 hs al teléfono 02322482015 o al mail sisa@cas.austral.edu.ar

PÁGINA WEB: www.hospitalaustral.edu.ar

REQUISITOS:
1) Tener entre 18 y 65 años.
2) Concurrir con DNI.
3) Pesar más de 50 Kg.
4) Desayunar antes de donar.
5) No haber tomado aspirinas.
6) No haber sido intervenido quirurgicamente, recibido acupuntura, tatuaje o piercing en el último año."