¡Las Nuevas Formas de Drogarse! ¡Entra e Informate!

¡Las Nuevas Formas de Drogarse!

drogas

zombie

formas

A pesar de los programas de prevención tan difundidos y de los innumerables análisis que se hacen a diario sobre la problemática de los drogadictos y sus afectaciones de salud y sociales, cada día surgen nuevas prácticas para drogarse con el objetivo de brindar nuevas sensaciones y provocar acciones extremas.
nuevas

‘Flashblood’: compartir sangre con heroína

de


La alerta de lo que científicos han denominado “la tormenta perfecta del sida” fue encendida en 2005 por Sheryl A. McCurdy, profesora de Salud Pública en la Universidad de Texas en Houston, al escribir una breve carta a “The British Medical Journal”, la cual fue publicada poco después en la revista especializada “Addiction”.

McCurdy reportó una práctica denominada “Flashblood” o “Flushblood”, que consiste en que adictos a la heroína, en su desesperación, se inyectan deliberadamente la sangre de otro usuario, con el propósito de compartir los efectos de la droga o para atenuar los dolores de la abstinencia. En la carta mencionada, la investigadora señalaba que la aceptación de esa modalidad ya estaba presente en las ciudades africanas Dar es Salam, Tanzania, isla de Zanzíbar, y en Mombasa, en Kenia.

“Pasta”, “Dama blanca”, “Nieve”, “Lenguazo”, “Smack”, “Skag”, el muy conocido “Junk” o “Alquitrán negro mexicano”, son algunos de los nombres que recibe el derivado de la morfina en los diferentes circuitos de los mercados negros del mundo. En su etapa de adicción, la heroína se asocia con graves malestares físicos y psicológicos. De hecho, en noviembre de 1997 los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), tras reunirse en el Panel de Consenso sobre el Tratamiento Médico Eficaz de la Adicción a la Heroína, concluyeron que las adicciones a los opiáceos son enfermedades del cerebro y trastornos médicos.

Los trastornos denominados de corto plazo aparecen casi desde la primera dosis. Después de “checar”, o inyectarse, el usuario entra en un estado de euforia, con un cálido enrojecimiento de la piel, además de sequedad bucal y pesadez en las extremidades. A continuación, el consumidor alcanza un estado que alterna la vigilia y el sopor, esto, debido a que la depresión en el sistema nervioso central afecta las facultades mentales.

Los efectos a largo plazo son mucho más severos. El adicto tiene muchas posibilidades de sufrir oclusión de venas, infección del endocardio y de las válvulas del corazón, abscesos, celulitis, y enfermedades del hígado. Puede incluso presentar complicaciones pulmonares que incluyen varios tipos de neumonía, por los efectos depresores que la heroína causa en la respiración.

Cuando la heroína se adultera, los aditivos tienen la característica de no disolverse con facilidad, provocando obstrucción en los vasos sanguíneos que van a los pulmones, al hígado, a los riñones o al cerebro. Esto puede causar infección, muerte de pequeños grupos de células en esos órganos vitales y, a la postre, muerte del usuario.

En la fase de consumo más grave y el abuso, la salud del usuario enfrenta los riesgos de una sobredosis letal, además de aborto espontáneo. Además, el adicto que se inyecta este opiáceo tiene enormes posibilidades de contraer enfermedades infecciosas, entre otras, VIH-sida y hepatitis. No es de extrañar entonces que la Red de Alerta sobre el Abuso de Drogas (DAWN, por sus siglas en inglés) incluyera en 2002 a la heroína en las cuatro drogas mencionadas con más frecuencia en casos de muerte.

En lo que corresponde a África, donde se reportaron los primeros casos de “Flashblood”, la transmisión de sida se da sobre todo a través de relaciones heterosexuales, aunque también las estadísticas confirman que el consumo de heroína aumenta en algunas ciudades, por lo que expertos advierten que compartir sangre con heroína puede derivar en una gran corriente de infecciones de VIH.

Para la doctora mexicana Nora D. Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, con sede en Estados Unidos, “inyectarte con sangre fresca es una práctica demencial, pues es la forma más eficaz de contraer el VIH. A pesar de que es un grupo relativamente pequeño, es un vector para el VIH, ya que se apoya en el trabajo sexual”.

Por sí solo el problema del sida en África es ya complejo. En la mayoría de los países del este de ese continente —como Tanzania y Kenia— de 3 a 8% de los adultos están infectados, una cifra alta pero menor a la que se presenta en el sur, donde se registra una infección de 15 a 25% en la población adulta. Si el espectro se reduce sólo a las personas que se inyectan heroína, las cifras son, por decir lo menos, sobrecogedoras. En Tanzania, señala la especialista McCurdy, 42% de los adictos está infectado de sida; de ellos, 64% corresponde a mujeres usuarias. Para ensombrecer más el panorama, la mayoría de estas mujeres son sexoservidoras, por lo que la enfermedad se desplaza con gran rapidez.

En lo que es parte de una generalidad universal, las prostitutas de Tanzania sólo cuentan con su cuerpo para el sostén de ellas y de su familia, cuando la tienen. Y si el factor VIH existe por sí solo con el sexoservicio, aumenta con el intercambio de jeringas entre las que son adictas. Para las prostitutas viejas o enfermas las cosas se complican al no generar dinero para la manutención de ellas y de su adicción. Es en este contexto donde surge un fenómeno como el “Flashblood”, al que generalmente acceden como un favor prestado por alguna de sus compañeras de oficio para combatir la abstinencia.

Al introducir la aguja en la vena, el usuario “checa” que la sangre se mezcle con el medicamento. Esta acción, la de reinyectarse, la repite en tres o cuatro ocasiones, con lo que se asegura que todo el contenido de la jeringa fluya por su cuerpo. Así, cuando el usuario se presta a donar un “Flashblood”, primero completará el ritual detallado líneas arriba. Antes de entrar en sopor vuelve a clavar la aguja de la jeringa, extraerá una pequeña cantidad de su sangre ya con heroína —una cantidad similar a lo que cabe en una cucharita de té— y la compartirá con el otro usuario.

El diferencial entre los casi cinco litros de sangre que tenemos los humanos y la incursión de heroína diluida en la sangre, en una cantidad similar a la de una cucharadita de té, hace dudar a los especialistas que un adicto alcance a sentir los efectos del opiáceo incluso ni para paliar su abstinencia. Para la profesora McCurdy, es una cantidad demasiado pequeña, y señala que de acuerdo con las conversaciones que ha sostenido con otros investigadores, todo se puede tratar simplemente de un efecto placebo.

Miami

ACCESO ECONÓMICO

2012


Al comenzar el 2000, el consumo de heroína era una práctica casi desconocida en la mayor parte de África. Pero en la década reciente, puertos como Dar es Salaam y Mombasa, y ciudades como Nairobi y Johannesburgo se convirtieron en rutas de trasiego de narcotraficantes. De ahí, la venta de drogas a las poblaciones locales fue sólo un paso natural. A mayor consumo, mayor venta y, por ende, los precios bajaron. “La heroína marrón, que se calienta e inhala, ha dado paso a la que se disuelve en agua, la blanca, que se puede inyectar. Los precios han caído hasta 90 por ciento”, abunda Donald G. McNeil Jr., en su artículo “Desperate Addicts Inject Others’ Blood”, publicado el 12 de julio de 2010 en The New York Times.

En Zanzíbar, Tanzania, el Flashblood es una práctica que ejercen sobre todo los hombres. De acuerdo con The African Journal of Drug and Alcohol Studies, 9.1 por ciento de los usuarios de heroína que utilizan la inyección como método de consumo también acuden al Flashblood. Los especialistas coinciden en apuntar que la tendencia a compartir sangre con heroína es casi desconocida para el público, aunque también existen reportes de que se extiende a otras regiones. Por ejemplo, en África Oriental hay informes de que ha surgido un nuevo negocio, el de los adictos que de plano, sin amistad de por medio, venden su sangre con heroína a quien tenga el dinero para pagarla. De esa forma el Flashblood gana terreno paulatinamente y se va extendiendo a otros países, como Pakistán.

sales


¿Y EN MÉXICO?


marinas


En el caso de nuestro país, si bien el consumo de heroína forma parte de las preocupaciones sanitarias, aún no se ubica entre los primeros lugares de preferencia social. Las autoridades consultadas en el Consejo Nacional contra las Adicciones dijeron desconocer la práctica del “Flashblood” y de reportes que indiquen su presencia en México. Por supuesto, las circunstancias sociales, económicas y del consumo asociado a los dos anteriores rubros, son totalmente diferentes en nuestro territorio.

De 1988 a 2008 se han realizado cinco encuestas nacionales sobre adicciones. La más reciente se realizó entre 2007 y 2008, bajo la coordinación de la Secretaría de Salud, a través de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud y del Consejo Nacional contra las Adicciones, además del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz y el Instituto Nacional de Salud Pública.

La Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) 2008 es una radiografía que contiene datos ilustrativos del comportamiento de las drogas y de sus usuarios en la totalidad del país. Por ejemplo, de acuerdo con el documento, “La mariguana es la droga de preferencia en la población. Su incidencia acumulada alcanza 4.2%, seguida en orden por la cocaína con 2.4% (una cuarta parte de los usuarios de cocaína consume crack). En tercer lugar se sitúan los inhalables (0.7%), seguidos muy de cerca por las metanfetaminas (0.5%), los alucinógenos (0.4%) y la heroína (0.1%)”.

Con respecto a la heroína, ese 0.1% de consumidores mexicanos resulta en 112 mil 336 personas, que palidecen al lado de 4.2%, es decir, casi 4.5 millones de fumadores de marihuana. Por supuesto, esta tendencia se detecta con datos publicados en 2008. Habrá que esperar los resultados detectados en la siguiente encuesta para conocer si el consumo de heroína avanzó o disminuyó.

Pero siguiendo con el documento institucional, los datos de 2008 demostraron que “dos estados, Quintana Roo, en el sur, y Tamaulipas en la frontera norte, tienen el mayor nivel de consumo, con una incidencia acumulada de 11.2 y 11.1% respectivamente. Se trata de dos de los 14 estados que tuvieron estimaciones de incidencia acumulada de cualquier clase de droga, en población rural y urbana entre 12 y 65 años de edad”.

Norte y sur, fronteras ambos estados, el del sur todo un paraíso del turismo y del consumo y venta de drogas de las llamadas “recreativas”, si la marihuana y la coca tienen algo de recreativo. El del norte, uno de los pasos naturales a Estados Unidos, que tiene el dudoso honor de albergar la mayor cantidad de adictos en el mundo y una de las zonas de más elevada incidencia del crimen organizado en el país.

En lo que toca a la heroína en México, el documento dice: “En 17 estados se detectó consumo de heroína; estos son Chihuahua, Coahuila, Distrito Federal, Baja California, Aguascalientes, Colima, Nuevo León, Veracruz, Durango, Estado de México, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas y Yucatán”. Aunque sólo se apuntan 16 y no 17 estados, se añade que “con excepción de Chihuahua, los índices de consumo en las otras entidades son muy bajos”. Entre los objetivos de la ENA destaca “Retroalimentar a los sectores de salud y educativos, con el fin de desarrollar y fortalecer medidas preventivas sobre el uso y abuso de drogas, alcohol y tabaco”.

Si el presente trabajo se ha centrado en una práctica riesgosa aparejada al consumo de heroína, es porque, aparte de las consecuencias sociales que trae consigo el síndrome de abstinencia —robo y homicidio entre los más peligrosos— en cuestiones sanitarias el intercambio de jeringas y el potencial riesgo de importar el método “Flashblood” significarían un caldo de cultivo para epidemias de hepatitis y de VIH-sida, cuando México da la apariencia de haber erradicado esta última enfermedad, dado que las campañas de información y prevención han desaparecido de todos los medios.

drogarse


Las ‘sales de baño’


¡Las Nuevas Formas de Drogarse! ¡Entra e Informate!


“¿Sabes dónde estás?”, le pregunta un paramédico, pero Sharp no puede responder. Él estaba, como explicó después, en su propio mundo después de una sobredosis de drogas sintéticas conocidas como sales de baño.

“Nunca había experimentado algo como eso”, dijo Sharp a Don Lemon de CNN. “Realmente me asustó mucho”.

Dijo que estaba alucinando sobre estar en un hospital psiquiátrico y ser poseído por Jason Voorhees, el personaje de las películas de Viernes 13.

“Sentí todo tipo de locura”, dijo Sharp, de Tennessee, Estados Unidos, quien ahora tiene 27 años, y dice que no ha usado sales de baño en meses.

“Se sintió tan mal, se sintió como lo más oscuro y malvado que puedes imaginar”.

La droga encabezó los titulares nacionales recientemente después de un horrible crimen en Miami, Estados Unidos, donde un hombre desnudo masticó la cara de un vagabundo en lo que fue llamado un ataque parecido al de un zombie.

Un video capturado por cámaras de vigilancia en el edificio cercano del “Miami Herald” muestran un ataque de 18 minutos, que terminó cuando la policía disparó y mató al hombre identificado como Rudy Eugene, de 31 años.

El video muestra a un hombre caminando en la banqueta y deteniéndose en un área sombreada creada por el puente del tranvía. Aparentemente ataca a la víctima, arrastrándola fuera de la sombra, quitándole la ropa y golpeándola mientras la víctima patea sus piernas en un aparente intento de defenderse. Luego pasa varios minutos en cuclillas sobre ella.

“El hombre sólo seguía comiendo al otro hombre, como rasgando su piel”, dijo el testigo Larry Vega a WSVN, filial de CNN. La policía dijo a la filial de CNN, WPLG, que cuando los oficiales llegaron y le dijeron que se detuviera, el hombre gruñó como un animal y continuó comiendo el rostro de la víctima. Las autoridades dijeron que sospechan que el atacante estaba bajo la influencia de sales de baño. La víctima se encuentra en estado crítico en un hospital de Miami.

No son las mismas sustancias utilizadas para perfumar tu tina, las sales de baño contienen químicos como los de las anfetaminas, como la metilendioxipirovalerona (MDPV) y son vendidas como “sustitutos de cocaína” o “LSD sintético”. Sus efectos incluyen paranoia, alucinaciones, convulsiones y episodios psicóticos.

“Esta es una droga terrible porque toma una combinación de la metanfetamina, la paranoia y agresividad, el LSD, las alucinaciones, la fenciclidina, y la paranoia extrema que obtienes, todo combinándose en una sola cosa, y tiene efectos impredecibles en el comportamiento humano”, dijo Paul Adams, un médico de emergencias en Miami a CNN.

La droga sigue siendo legal en algunos estados, aunque muchos otros han tomado acciones para prohibir las sustancias.

Pero a veces, cuando un químico utilizado en las sales de baño es prohibido, es sustituido con otro químico para eludir la ley, dijo la abogada, Alex Manning. “Las personas están haciendo esta cosa con varios productos domésticos, cosas que están en sus cocinas”, dijo.

Pueden necesitarse “cinco o seis hombres adultos” para frenar a un consumidor de sales de baño. “Es como PCP en crack”.

Y los casos están aumentando, dijo Adams. El año pasado la policía en Panama City, Florida, Estados Unidos, dijo que habían visto dos incidentes violentos vinculados al uso de las sales de baño. En uno, una mujer presuntamente trató de decapitar a su madre de 71 años; en el segundo, un hombre bajo la influencia de sales de baño usó sus dientes para romper el asiento trasero de una patrulla.

Sharp dijo que nunca sintió la necesidad de “comer la carne de alguien” mientras estaba bajo la influencia de sales de baño, pero señaló que “te sientes como si fueras de tres metros y a prueba de balas, y realmente no sientes ningún dolor”. Dijo que sólo “se puso paranoico”.

Pero dijo que su sobredosis fue un momento crucial, describiéndola como “miedo, oscuridad. Se sentía como si la muerte inminente viniera por mí… se sentía como si estuviera a punto de reventar y fuera a lastimar a alguien”. Recordó tratar de calmarse sin tener éxito. “Sentía como si hubiera perdido el control, cualquier cosa podría pasar”, dijo.


drogas

¡Gracias por visitar el post!

zombie

¡Sigueme para más notas interesantes!

formas