Sonambulismo

Sonambulismo, Terrores Nocturnos y Pesadillas


Es un trastorno que ocurre cuando las personas caminan o realizan otra actividad estando aún dormidas.


link: http://www.youtube.com/watch?v=sZRWRcsJA_Q

La persona sonámbula es la que dormida abandona su cama y lleva a cabo actividades simples —casi siempre sin propósito, como actos repetitivos— o comportamientos más complejos como: caminar por la habitación, abrir y cerrar puertas, encender o apagar la radio, vestirse, abrir y cerrar la heladera o alguna alacena para buscar alimentos o bebidas.

caminar


Puede abandonar su habitación y caminar por el vecindario e incluso hasta conducir un automóvil, regresar voluntariamente a su hogar, acostarse nuevamente en su cama, continuar durmiendo y luego, al despertar, no recordar nada de lo ocurrido.

levantarse


Mientras transcurre el episodio de sonambulismo, generalmente es muy difícil, casi imposible, la comunicación con las personas afectadas y si se logra está limitada a algunas palabras.

En la literatura se reportan muy raros casos de comisión de delitos, aunque algunos autores refieren o comentan actos de exhibicionismo y agresión física.

Este comportamiento puede prolongarse desde unos segundos hasta varios minutos, aunque pueden suceder episodios más prolongados.

Ocurre con mayor frecuencia en los niños y los adolescentes, y según algunos autores, es mayoritario entre los varones.

trastornos


El sonambulismo se produce, por lo general, en las primeras dos horas de sueño y a veces lo antecede algún episodio de terror nocturno.

Algunos investigadores plantean que tales trastornos están precedidos con un año o más de duración de episodios de somniloquio (habla o emite sonidos mientras duerme), de ahí la importancia de prestarle la debida atención a este problema en el caso de los niños y jóvenes.

sueño

Causas

Sus causas son muy variadas, aunque hay especialistas que refieren que este desorden del sueño está vinculado con trastornos psiquiátricos y epilepsia.

Otros investigadores, al indagar la posibilidad de una predisposición hereditaria al sonambulismo en gemelos, encontraron que el grado de concordancia en los gemelos idénticos genéticamente era seis veces más frecuente, que en los no idénticos (los que se originan a partir de la fecundación de dos óvulos independientes por dos espermatozoides).

Asimismo, se mostró que su incidencia aumenta en los niños y adolescentes cuando los padres han sido sonámbulos. Otros autores también destacan los antecedentes patológicos familiares similares.

dormir


Es válido señalar que si bien los factores hereditarios predisponen al sonambulismo o el terror nocturno, éste puede estar influido por factores ambientales.

El entorno familiar inadecuado que produce o favorece la aparición del estrés y la tensión emocional, así como el daño cerebral, son factores considerados asiduos. Sin embargo, debido a que esta dolencia disminuye de manera significativa o desaparece, generalmente, con la edad, algunos investigadores la consideran, sobre todo, resultado de una inmadurez del sistema nervioso central.

Es fundamental el estudio personológico detallado del paciente, pues algunos especialistas refieren que en la mayoría de los casos se observan claras manifestaciones de alteraciones psicológicas, las cuales deben ser atendidas como parte del tratamiento integral.

sonambulo


En los adultos la ingestión de determinados medicamentos, a veces combinada con alcohol, se considera un factor que propicia el sonambulismo, especialmente en las personas susceptibles.

Hay expertos que llaman la atención sobre la prescripción de algunos fármacos a determinados pacientes que presentan problemas psiquiátricos, ya que pueden ser un factor precipitante, en algunos casos, de comportamientos sonambúlicos. De ahí la importancia del uso de la dosis exacta y de erradicar completamente el mal hábito de la automedicación.

sonambulismo


Incluso la sobreingestión de determinados alimentos puede ser un elemento propiciador del sonambulismo en las personas propensas.

Sonambulismo, Terrores Nocturnos y Pesadillas


Es importante saber además que en determinadas ocasiones los estados febriles pueden ser un factor precipitante del sonambulismo o del terror nocturno, pero es un hecho aislado y transitorio, que desaparece una vez eliminadas las causas.

Fuente: Doctor EDUARDO CAIRO VALCÁRCEL, profesor titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, Cuba

Sintomas

El ciclo normal del sueño tiene distintas etapas, desde somnolencia leve hasta el sueño profundo. Durante el sueño con movimientos oculares rápidos (MOR), los ojos se mueven rápidamente y son más comunes los sueños vívidos.

caminar


Cada noche, las personas pasan por varios ciclos de sueño desincronizado y sueño sincronizado o profundo. El hecho de caminar dormido (sonambulismo) ocurre con mayor frecuencia durante el sueño profundo sincronizado, en las primeras horas de la noche (etapas del sueño 3 o 4). Si ocurre durante el sueño desincronizado, es parte del trastorno del comportamiento relacionado con el sueño MOR y tiende a suceder cerca de la mañana.

Usualmente, no se conoce la causa del sonambulismo en los niños, pero está asociado con fatiga, falta de sueño y ansiedad. En los adultos, el sonambulismo puede ocurrir con:

- Alcohol, sedantes u otro medicamento.
- Afecciones médicas, tales como convulsiones parciales y complejas.
- Trastornos mentales.

En los ancianos, el sonambulismo puede ser un síntoma de síndrome psicorgánico o trastornos del comportamiento relacionados con el sueño MOR.

El sonambulismo puede ocurrir a cualquier edad, pero sucede con mayor frecuencia en los niños de 5 a 12 años de edad, y parece ser hereditario.

levantarse


Cuando las personas caminan dormidas, se pueden parar y lucir como si estuvieran despiertas cuando realmente están dormidas. Ellas se pueden levantar y caminar o realizar actividades complejas como mover muebles, ir al baño, al igual que vestirse y desvestirse. Algunas personas incluso conducen un vehículo mientras están dormidas.

trastornos


El episodio puede ser muy breve (unos cuantos segundos o minutos) o puede durar hasta 30 minutos o más, pero la mayoría de los episodios duran menos de 10 minutos. Si no se les perturba, los sonámbulos regresarán a dormir. Sin embargo, pueden quedarse dormidos en un lugar diferente o incluso inusual.

Los síntomas del sonambulismo abarcan:

- Mostrarse confuso y desorientado al despertar.
- Tener una expresión facial ausente.
- Abrir los ojos durante el sueño.
- No recordar el episodio de sonambulismo al despertar.
- Realizar una actividad detallada de cualquier tipo durante el sueño.
- Rara vez, mostrar comportamiento agresivo cuando alguien más los despierta.
- Pararse y parecer despierto durante el sueño.
- Hablar dormido y decir cosas que no tienen sentido.
- Caminar mientras se duerme.


Sonambulismo, Terrores Nocturnos y Pesadillas


El sonambulismo (caminar dormido), los terrores nocturnos y las pesadillas son tres trastornos del sueño que se ven a menudo en la infancia, y que ocasionan preocupación en los padres y sensación de impotencia al no saber cómo afrontar estos problemas. Son muy frecuentes, sobre todo entre los 3 y 6 años de edad.

Son considerados parasomnias; es decir, se trata de fenómenos o acontecimientos que ocurren durante el sueño, que pueden acompañarse de conductas aprendidas durante la vigilia (despierto), de expresiones verbales y de síntomas vegetativos como sudoración, palidez, etc.

sueño


Caracteristicas


Sonambulismo


Lo más típico es que el sonámbulo se siente inicialmente en su cama y realice movimientos extraños, como tantearse la ropa o restregarse los ojos, y que luego se levante y camine torpemente por el cuarto o bien que se dirija a la cocina, el baño o el cuarto de los padres, con la mirada ausente. En el episodio de sonambulismo se ejecutan conductas o movimientos que se han aprendido en vigilia (levantarse de la cama, lavarse las manos, etc.).

Esta situación se produce en la primera mitad de la noche, en la fase de sueño profundo, por lo que a ser muy difícil despertar al niño, y si se consigue, él no va a entender lo que está ocurriendo y pondrá cara de extrañeza y desorientación.

dormir


La conducta a seguir debe de ser de protección ante los posibles accidentes que se puedan originar: retirar de su camino objetos potencialmente peligrosos, no dejarle dormir en parte superior de litera o en el piso superior de la vivienda, cerrar con seguro las ventanas y la puerta de la casa, etc. No es necesario intentar despertarlo, sino simplemente reconducirlo suavemente y con órdenes sencillas a la cama de nuevo.

No recordará nada a la mañana siguiente. Debe evitarse el hacerle sentirse culpable por ser sonámbulo.

Terrores nocturnos


sonambulo


Los terrores nocturnos aparecen también durante la primera mitad del sueño nocturno. En ellos podemos ver al niño llorar o manifestar expresiones verbales (gritar, hablar o “chapurrear”) sentado en la cama, con expresión de miedo intenso en la cara, los ojos muy abiertos e incluso con sudoración fría. El niño no reconoce a nadie porque, a pesar de las apariencias, continúa profundamente dormido.

sonambulismo


De forma similar a como ocurre en el sonambulismo, cuesta mucho despertarlo y si se consigue, el niño se encontrará desorientado sin entender qué es lo que ha pasado. El episodio dura sólo unos breves minutos.

Sonambulismo, Terrores Nocturnos y Pesadillas


Actitud a adoptar por los padres: no despertarlo y reconducirle de nuevo a dormir con órdenes sencillas y escuetas. Volverá a dormirse casi de inmediato. Tampoco recordará nada a la mañana siguiente. Esto es muy típico de los terrores nocturnos, que son más un problema para los padres y hermanos, por los “sustos” que se llevan, que para el propio niño que los padece.

Pesadillas

caminar


Son parecidas a los terrores nocturnos en cuanto a su contenido, ya que está ligado a situaciones de miedo y angustia. Se producen por lo general, al contrario que los terrores, en la segunda mitad de la noche.

levantarse


No suelen aparecer en la fase de sueño profundo, sino en la llamada fase REM (“Rapid Eye Movement”, que traducido significa "movimientos oculares rápidos". En esta fase habitualmente no hay movimientos corporales porque se inhibe el tono muscular, a diferencia también de los terrores nocturnos y el sonambulismo. Al no darse durante el sueño profundo, el niño se despierta y recuerda lo que ha estado soñando. Ésta es la diferencia más clara para distinguirlas de los terrores nocturnos.

trastornos


El contenido de la pesadilla suele ser de tipo angustioso y atemorizante, como agresiones, persecuciones, frecuentemente con monstruos, etc. La causa puede ser algún conflicto que durante el día le provoca ansiedad al niño, de forma que al solucionar o sobrellevar estas situaciones generadoras de la ansiedad (problemas personales, familiares, películas o telefilmes violentos, etc.), suelen desaparecer las pesadillas.

sueño


La conducta a seguir ante ellas será la de intentar tranquilizar al niño, dándole seguridad y cariño, haciéndole ver que carece de importancia lo soñado y que no es real.


link: http://www.youtube.com/watch?v=d51QJSl7Kh8

Cómo manejar a alguien con sonambulismo

A menudo la mejor manera de lidiar con sonámbulos de forma segura es dirigirlos directamente de vuelta a sus camas. Sin embargo, la persona puede continuar levantándose hasta que el o ella haya cumplido con la tarea que disparó el episodio en primera instancia. Por ejemplo, si un sonámbulo está limpiando - una actividad común en el sonambulismo - ayudar en la limpieza puede ayudar a terminar el episodio. Diciendo a la persona "Parece que has limpiado todo" puede ayudarle a sentir como pensar que la tarea "necesaria" ha sido completada. Dado que los sonámbulos tienden a no recordar nada de lo dicho o hecho durante el sonambulismo, no hay necesidad de preocuparse de situaciones vergonzosas por su parte o por parte del protagonista del episodio.

dormir


Los sonámbulos son muy sugestionables. Todo lo que ven y escuchan puede activar otro comportamiento. A menudo, algo dicho por una persona o incluso en un programa de televisión hará que el sonámbulo quiera participar en las actividades mencionadas, siempre que sea una a la que él o ella está acostumbrada a oír hablar o hacer. Si el sonámbulo también habla, puede resultar útil preguntarle que está tratando de lograr. Cómo hable durante el sonambulismo varía de persona a persona y en cada episodio. Los sonámbulos no son conscientes de su actual entorno, aunque es muy difícil que un sonámbulo revele información a quien no se lo diría estando despierto. También pueden exhibir comportamientos que se consideran vergonzosos, como orinar en lugares inapropiados, tratar de comer alimentos invisibles, limpieza de muebles invisibles, etc.


Y contanos tus experiencias si las has tenido.