La importancia del agua en el cuerpo Humano

El agua ayuda a casi todas las funciones del cuerpo humano. Considerando que nuestros cuerpos son casi 2/3 agua, entender el rol importante del agua en el cuerpo puede ser una fuente de salud. A continuación mencionamos algunas de las cosas que el agua hace en nuestro cuerpo:


* El cerebro es 75% agua / Una deshidratación moderada puede causar dolor de cabeza y mareo.
* Se necesita agua para exhalar
* El agua regula la temperatura del cuerpo
* El agua transporta nutrientes y oxígeno a todas las células en el cuerpo
* La sangre es 92% agua
* El agua humedece el oxígeno para respirar
* El agua protege y amortigua órganos vitales
* El agua ayuda a convertir los alimentos en energía
* El agua ayuda al cuerpo a absorber los nutrientes
* El agua se deshace de los desperdicios
* Los huesos son 22% agua
* Los músculos son 75% agua
* El agua amortigua las articulaciones
* El agua compone la mayoría de las células de nuestro cuerpo.
* El agua es la parte más grande de nuestros sistemas sanguíneo y linfático, transportando alimento y oxígeno a las células y desechando intrusos y desperdicios.
* El agua limpia nuestros riñones de substancias tóxicas.
* El agua balancea nuestros electrolitos, que nos ayudan a controlar la presión sanguínea.
* El agua humedece nuestros ojos, boca y pasajes nasales.
* El agua mantiene al cuerpo fresco cuando hace calor y aislado cuando hace frío.
* El agua actúa como un amortiguador para los órganos del cuerpo.
* El agua provee de los minerales que nuestro cuerpo necesita tales como manganeso, magnesio, cobalto y cobre.

Beber agua suficiente puede...

Mejorar su salud total y su bienestar.
Porque el agua es importante en muchas funciones del cuerpo, tener suficiente agua en nuestro organismo es un factor clave para tener salud y mantenerse saludable.

* El agua ayuda a mantener el volumen de sangre, el cual ayuda a mantener su energía.
* Una apropiada hidratación mejora su concentración y tiempo de reacción, especialmente durante los ejercicios.
* El agua aumenta el número de calorías que quema durante las actividades diarias.
* El agua diluye y dispersa las medicinas, permitiéndoles actuar más rápida y efectivamente.
* El agua evita el malestar estomacal causado por medicinas concentradas.

Ayudar a protegerse contra una gran variedad de enfermedades.
Algunos estudios citados por la Asociación Dietética Americana muestran vínculos entre un alto consumo de agua y la reducción del riesgo de padecer:

* resfriados
* cálculos en los riñones
* cáncer de mama
* cáncer de colon
* cáncer del tracto urinario

Mejorar su apariencia.
El agua llega por último a la piel; si su cuerpo no obtiene suficiente agua, su piel sentirá los efectos más que cualquier otro órgano. El agua hidrata la piel, dejándola:

* más tersa
* más pulida
* más suave
* más libre de arrugas

Ayudar a perder peso.
Muchos de nosotros confundimos la sed con las punzadas de hambre, así que tendemos a comer bocadillos cuando realmente nuestros cuerpos están ¡sedientos! Así que mejor beba agua – le ayudará a sentirse satisfecho, aminorando su deseo de comer. Algunos estudios muestran que tomar suficiente agua puede:

* Darle más energía durante sus ejercicios.
* Incrementar las calorías que quema durante sus ejercicios.
* Ayuda a que su cuerpo reduzca los depósitos de grasa.


Mundo

Mucho se ha comentado sobre la ingesta de agua, que si hay que tomar dos litros, que si no hay que beberla entre las comidas… En fin, infinitud de cuestiones que hoy voy a tratar de darles alguna solución.

El ser humano es agua casi en su totalidad, y por eso la necesita más que nadie, ya que es algo vital y altamente necesario para la existencia del humano y de cualquier ser vivo.

Dejando de lado rollos teóricos (esos que no interesan a nadie), lo mejor es pasar directamente a la práctica: ¿Qué hace el agua? Bien, el agua -aparte de estructurar todo el cuerpo y de hacer funcionar correctamente toda parte del organismo-, va arrastrando allá donde va sustancias nocivas y bacterias, limpiando así cada rincón del cuerpo, liberándola de impurezas. Sabiendo esto, tenemos conocimiento de que necesitamos tomarla, pero… ¿Con qué frecuencia?


Beber agua no debe ser una carga o una obligación como fuese tomar medicinas, sino todo lo contrario. Con beber agua me refiero a agua pura, el agua que compramos en botella, no hablo de la que se encuentra en frutas u otros alimentos -aunque también ayudan mucho-. Supongamos que realizamos 5 comidas al día, si en cada una de ellas tomamos un vaso de agua según comemos (¡Nunca de golpe!), nos encontramos que hemos saciado casi la totalidad de nuestra necesidad y ya hemos ingerido más de un litro… ¿Poco? Depende de la persona, pero siempre se puede tomar agua cuando se tenga sed (Ni demasiado fría ni ardiente), o a cualquier hora… ¡Es cosa tuya!

En definitiva, no hay que ignorar este componente que sencillamente es fundamental para nuestra vida -y para la de todos-, pero no hay que tomarla como si nos apuntasen con una pistola, sino cuando tengamos ganas (el cuerpo lo pide) o en las comidas… Ah, por cierto, te recomiendo eliminar cualquier bebida que no sea el agua y sustituirla por ésta (Un capricho de vez en cuando nunca está de más, ¿Eh?)

Recuerda también que el agua elimina a llevarse las toxinas producidas por el metabolismo, osea, que participa vitalmente en adelgazar, en mantener o en crecer el cuerpo, así que tú decides.


Humano

El agua representa el componente principal del cuerpo humano, constituyendo entre el 50 – 70% del peso corporal. Mantener una hidratación adecuada es imprescindible si queremos mantener la salud física y mental. La deshidratación, por el contrario, nos lleva de inmediato a advertir desajustes en el desempeño de nuestras funciones y, por extensión, compromete el mantenimiento de nuestra salud. Nuestro cuerpo obtiene el agua que necesita a través de tres fuentes: el agua de bebida –de manantial, mineral o de grifo; otras bebidas (se incluyen zumos, café, infusiones, té y refrescos) y el agua que contienen los alimentos. Aunque no se tienen recomendaciones definitivas de la cantidad de líquidos que debe ingerir una persona, de forma orientativa se establece, para la población general sana y en condiciones normales, consumir como mínimo 1,5 a 2 litros día, aunque algunos autores recomiendan de 2.5 a 3 litros / día 8.

personas