10 Mitos y Realidades de la Leche

Mito 1: La mejor fuente de calcio es la leche.

Realidad: Hay otras fuentes vegetales de mejor desempeño como la leche de almendras y de sésamo y aquellos vegetales de hoja verde. El problema de la leche de vaca tratada industrialmente, con el proceso de pasteurización U.H.T. (sobre 130° durante un par de segundos), es que no todo su calcio es biodisponible, es decir, no es absorbido y usado en su totalidad por el cuerpo, y además es un alimento acidificante.

Mito 2: La leche evita la osteoporosis.

Realidad: El país donde más se bebe leche es Estados Unidos y es donde se encuentran las tasas más altas de osteoporosis. Por otro lado, en países africanos, donde el consumo de leche es escaso, las tasas de osteoporosis son prácticamente inexistentes.

Mito 3: La leche es un alimento bien tolerado por todo el mundo.

Realidad: El 75% de la población mundial es intolerante a la leche, en algún grado. (Ultra Prevención, Mark Hyman, 2010)

Mito 4: Para un enfermo de cáncer, la leche es un excelente alimento.

Realidad: La leche es un alimento contraindicado para los enfermos de cáncer porque resulta ser muy apropiada para “alimentar tumores”

Mito 5: La leche pasteurizada o tratada es mejor que la leche cruda.

Realidad: Pasteurizar la leche es lo mismo que desnaturalizarla y, además, la leche pasteurizada se asocia a la aparición de diabetes tipo I. La pasteurización mata todas las enzimas digestivas necesarias en la leche, lo que explica los numerosos cuadros de intolerancia a la lactosa.

La pasteurización o tratamiento U.H.T. también convierte la mayor parte del calcio que contiene en insoluble, haciendo que el 50% de este sea inutilizable.

Debido a la pasteurización, la lactosa de la leche se fragmenta y separa convirtiéndose en azucares simples extraños que el cuerpo usa rápidamente, lo que deriva en altas y bajas de azúcar en la sangre y en subidas y bajadas de energía, además de problemas digestivos.

A su vez, la leche cruda es un buen alimento, ya que conserva todas sus propiedades naturales. De hecho, en Estados Unidos y otros países están luchando por el derecho de disponer de este alimento crudo.

Mito 6: Todos los lácteos son dañinos.

Realidad: Las formas fermentadas como el yogurt de pajaritos y el queso fresco hecho con cuajo, son sanas y bien toleradas. Incluso la leche cruda también podría entrar en esta clasificación. Habitualmente, la leche cruda no produce trastornos a personas “intolerantes a la lactosa”.

Mito 7: Es una buena idea consumir leche enriquecida con vitamina D.

Realidad: Es una mala idea, ya que se trata de vitaminas químicas adicionadas que también sufren parte del tratamiento de la leche procesada. Así que además de no aportar ningún beneficio, tiene el agravante de tobar magnesio al organismo. (Vitamin Bible, Earl Mindell)

Mito 8: Deberíamos tomar leche durante toda la vida.

Realidad: El ser humano es el único mamífero que consume leche de adulto y además la consume de una especie distinta a él (La nueva medicina, German Alberti). La yema de huevo cruda o semicocida aporta una nutrición completa, y junto a una dieta con abundantes vegetales de hoja verde que incluya frutos secos, entregaría una nutrición más adecuada para un adulto.

Mito 9: A los niños enfermizos hay que darles mucha leche.

Realidad: La leche en general aumenta la producción de mucosidad, mientras que la leche procesada promueve las alergias respiratorias, como el asma.

Mito 10: La leche ayuda a la vitalidad.

Realidad: Esto solo es verdadero en lácteos no procesados, pero no necesariamente se aplica a todas las personas.

¿Sabía usted que si se le da leche pasteurizada a un ternero, se muere? Esto prueba de lo dañino de los tratamientos con calor.

Comentar es agradecer

Visita nuestro sitio web www.entrenamos.org para mas artículos y noticias