Buenas, por cosas de la vida me largué a escribir un cuento muy personal, es corto pero me encantaría recibir criticas y opiniones acerca de él. Desde ya muchas gracias
El cuento es el siguiente:




Amor de reyes
Cuenta la historia de un Rey muy frio, celoso, imparcial y cerrado. Su nombre era Facundo. Estaba casado con la Reina Micaela, un poco fría pero con un corazón enorme.
Un día el Rey perdió todo su reino, su corona, el cariño de su pueblo y hasta su propia reina por su repugnante forma de ser. Pasaron meses y él se creía dueño de la verdad, pensaba que todo el mundo giraba a su alrededor.
Facundo se quedó a vivir en un pueblito donde él nació y fue criado hasta los 12 años. Se reencontró con viejas amistades que le enseñaron e impulsaron que el amor es uno solo y nunca se debe dejar ir.
Entendió que amar no significaba tener atada a su reina, que ella necesitaba tener su espacio, su libertad, sus amistades. Que no todos sus problemas tenían que recaer en ella ni en las personas cercanas que tenia. El rey se encontraba al borde del abismo, ya no le sentía valor a la vida. Hasta que el amor que sentía por su reina Micaela lo hiso despertar.
La buscó por todos los reinos, por todas las aldeas. Pasó frio, calor, hambre, enfermedad pero nunca dejó de bajar los brazos por su único y verdadero amor.
La gente que se le acercaba notaba que el ahora era una persona amorosa, fue entonces que empezó a ser admirado y se lo notaba bien y cambiado. Su única meta era volver a encontrar a la reina que perdió, su amor.
Comenzó a trabajar con sus amigos, se lo notaba responsable y servicial. Tenía muy buen humor y su carácter lo hacia una persona muy agradable. Los rumores de su cambio hicieron que varias doncellas del pueblo se acercaran a Facundo, pero él era leal a su amor por Micaela y rechazaba todas las propuestas sin ningún arrepentimiento.
Los rumores llegaron a todas las aldeas del reino, hasta sus propios enemigos se enteraron de que el Rey Facundo había cambiado y la gente estaba asombrada de su nueva personalidad.
El actual Rey Jerónimo, que fue el que le quito la corona a Facundo, trataba de conquistar a Micaela inventando historias como que ella siempre fue engañada por otras doncellas, que su antiguo rey nunca la amo y que ella merecía a alguien que la cuidara, a alguien como él.
Micaela además era además manipulada por varias personas que aparentaban ser buenas pero eran hechiceras contratadas por Jerónimo.
La reina cayó en una gran confusión, confundía odio con amor. Empezó a sentir rencor por Facundo y cada vez se alejaba más de él, por eso decidió irse lejos por un tiempo. Conoció muchas personas, muchos nuevos lugares, por momentos se sentía feliz pero el amor que sentía por Facundo no podía apagarse.
Fue una tarde que Facundo fue enviado a un pueblo para llevar un remedio al padre de uno de sus amigos, cabalgó durante tres largos días y mientras lo hacia sus esperanzas por volver a encontrar a Micaela iban disminuyendo. La tristeza volvió a cubrir su espíritu, nadie le daba novedades ni tampoco esperanzas. Llegó al pueblo, entrego el remedio y al salir de la casa vio a lo lejos un pelo de color oro, enrulado. Era una mujer que estaba de espaldas. Su corazón empezó a latir fuertemente, se acercó lentamente hacia esa bella mujer hasta poder ver su rostro. La chica presentía que alguien la estaba mirando así que se dio vuelta, y a la misma vez, lograron tener una mirada fija entre ambos. Esa chica de pelo color oro era Micaela. Si, la Reina Micaela. Al fin Facundo pudo encontrarla por esas cosas del destino.
Micaela sintió una sensación fuerte y agacho su cabeza. Quiso dar la vuelta y huir pero Facundo fue rápidamente hacia ella puso su mano derecha en su cintura, le besó la frente y le dijo “Al fin te encontré mi reina celestial”. Micaela soltó el llanto y lo abrazó fuertemente. La gente que iba pasando se quedó conmovida, los reconocieron al instante. Eran los reyes, sus reyes.
Facundo se arrodilló ante ella y le pidió disculpas por todo su pasado, le señalo con su mano derecha el cielo y le dijo que hasta allá la llevaría de su mano. Micaela estaba confundida, no sabía cómo reaccionar, notaba en Facundo un cambio enorme, no lo podía creer. Sentía miedo y a la vez felicidad. El la volvió a tomar de la cintura y le dijo en el oído “Ahora que te encontré vamos a tener vida eterna juntos”.
Ella en ese momento vivía junto a mujeres que la incitaban a olvidarse de Facundo de la peor manera, mostrándole un camino por el cual Micaela nunca quisiera transitar. Entonces el Rey al enterarse le pidió que se suba al caballo con él y se vayan lejos de todo lo que les hacia mal. Que el tenia una nueva forma de ver la vida, de ser feliz, pero que su felicidad no podía existir sin ella.
La reina no lo dudó, vio en su mirada que el rey Facundo decía la verdad, y partieron sin rumbo fijo.
Algunas personas afirmaron haberlos visto en una cabaña en el corazón del bosque. Con 4 hijos pequeños, 2 varones y 2 nenas. Todo el tiempo juntos y sobre todo felices.
Aprendieron que el amor solo se da entre dos y que los obstáculos que les dio la vida fueron enseñanzas para aprender a amarse y llegar a la felicidad eterna en los buenos y en los malos momentos.
Se dice que ellos aun viven en algún lugar del mundo, fueron reencarnando en cada generación. Y luchan por demostrarle a las personas que el amor existe y es el mejor regalo que Dios nos dejo. Donde exista amor, existirá paz y felicidad.


FIN