Combinar técnicas espirituales y de curación con medicinas y tratamientos convencionales pueden ser una combinación muy potente. “ Todavía tenemos mucho trabajo que hacer para entender bien cómo los latinos usan la medicina alternativa y la complementaria”, dice el doctor David Hayes-Bautista, profesor de medicina y director del Centro para el estudio de la salud y la cultura de los latinos de la Escuela de medicina de UCLA.


Cinco consejos sobre la medicina alternativa


“ La mayoría de estas hierbas han sido usadas por generaciones pero su uso no está exento de riesgos. El combinar estos remedios populares con la medicina convencional puede ofrecer beneficios para algunos pacientes”, agrega el experto.

Si usted está pensando utilizar la medicina herbal, aquí le ofrecemos consejos sobre cómo minimizar sus riesgos.

Primero:

Recuerde que aunque un producto sea “natural”, no significa que sea seguro. Existen plantas (como la belladona y algunos hongos) que son muy venenosas. Algunas hierbas y suplementos pueden causarle daño si está embarazada, amamantando, en espera de una cirugía o si está tomando medicinas de receta para una enfermedad grave o crónica.


Segundo:

No mezcle medicamentos e hierbas recetadas por usted mismo. Las medicinas herbales pueden disminuir la efectividad de algunas medicinas de receta, así como incrementar el efecto de otras. Esto puede llevarle a tomar medicinas más o menos potentes de lo que usted necesita en realidad. Por ejemplo, el ajo puede incrementar el adelgazamiento de la sangre de medicamentos anticoagulantes y antiplaquetarios, y aumentar los efectos de ciertas medicinas para la diabetes. El ajo también puede disminuir el efecto de las pastillas anticonceptivas. Por eso, hable con el médico que le recetó estos medicamentos antes de mezclarlos con productos herbales.


Tercero:

Busque un practicante certificado. Es importante que usted busque un herbalista experto ya que no todas las partes de una planta producen los mismos efectos. Por ejemplo, el té hecho de la palma enana (saw palmetto) probablemente no tenga ningún efecto medicinal, ya que el compuesto activo de esta planta no se disuelve en agua. De la misma manera, las diferentes partes de una hierba pueden producir efectos diferentes. La hoja del diente de león puede ser usada como un diurético pero la raíz tiene un efecto laxante. Los remedios hechos de la raíz de sasafrás puede contener safrol, un ingrediente altamente canceroso, y hasta aquellos que dicen “libre de safrol” pueden contenerlo y ser peligrosos.


Cuarto:

Sea escéptico de suplementos de marcas privadas. Los doctores y practicantes de la salud que le tratan de vender productos de su propia marca pueden resultar problemáticos. Cuando estos productos son vendidos como negocio por la misma persona que los receta, se crea un conflicto de interés para el doctor y pone presión en los pacientes para que los compren. Por estas razones, la Asociación Médica Americana (AMA por sus siglas en inglés) y el Colegio Americano de Médicos (ACP por sus siglas en inglés) aconsejan que si los doctores deciden distribuir productos para la salud sin receta, lo deberían hacer de forma gratuita o al costo. Esto remueve la tentación de ganancia personal que pudiera interferir con la objetividad y juicio clínico del doctor.


Quinto:

Considere consultar a un médico especializado en medicina integrativa. “La medicina integrativa es un método de tratamiento holístico o integral, basado en evidencias clínicas, en que se toman en cuenta las tradiciones culturales de los pacientes y se usan como parte de su tratamiento”, dice el doctor Mosquera. Esta disciplina ha ganado tracción a través de los años y ya se practica en algunas de las facultades médicas líderes en el país.

“Hay 50 centros académicos de medicina que pertenecen al Consorcio de centros de medicina integrativa”, dice la doctora Low Dog. “A medida que la evidencia científica crece, la inclusión de estas prácticas en la medicina convencional también aumenta”, ella agrega.