Paranoicos!!

Paranoicos!!



‚ÄúLas paranoias son psicosis cr√≥nicas, cuya gravedad puede variar seg√ļn la estructura de la personalidad de las personas. Provocan que, con el transcurso del tiempo, se construyan ideas patol√≥gicas alrededor de la vida del sujeto que las padece, afectando a su medio familiar, social y laboral‚ÄĚ.

locura


La característica esencial del paranoide es la suspicacia y desconfianza hacia los demás, de forma que las intenciones de estos son interpretadas como maliciosas o como amenazas o ataques. La persona paranoica suele ser autosuficiente y poseen una gran necesidad de controlar a los que les rodean, las cosas deben ser como ellos quieren y punto.

psicosis



Desconf√≠an de la lealtad de su pareja, amigos y compa√Īeros, acus√°ndoles ante la m√≠nima desviaci√≥n de deslealtad. No suelen establecer relaciones de intimidad, pues piensan que la informaci√≥n que comparten puede ser utilizada en su contra. Celosos de su pareja, tienden a reunir pruebas circunstanciales para confirmar sus sospechas.

Es bastante bien conocido que el cerebro límbico es productor específico de reacciones emocionales primitivas. Los paranoicos manejan muy mal estas emociones y muchas veces no las racionalizan.



paranoiaHay rasgos que nos permiten sospechar este trastorno:

Evitan la intimidad o les es muy difícil lograrla: evitan la intimidad por temor a dar información que pueda ser utilizada como arma por sus supuestos enemigos.
Siempre están en estado de alerta: se nota el estado de alerta, de tensión. Es una persona que detecta y supone un ataque e infidelidad, donde otros nada ven.
Son rencorosos: están a la espera de la venganza. La sobrevaloración, la intolerancia a la crítica, la autojustificación de los errores, el humor irónico y la necesidad del contrincante forman parte de los rasgos del trastorno paranoide.
El paranoide tiene un tipo de conducta para los familiares o amigos y otra muy distinta para los que no lo son.


Desconfianza


PSICOSIS DELIRANTES CR√ďNICAS



Se caracterizan por ideas delirantes permanentes. Las ideas delirantes constituyen lo fundamental del cuadro cl√≠nico. Los delirios cr√≥nicos son m√°s completos que las ‚Äúexperiencias delirantes‚ÄĚ. El delirio est√° incorporado a la personalidad. Estos enfermos son ‚Äúalienados‚ÄĚ ya que se conducen y piensan en funci√≥n de su concepci√≥n delirante.
En general este tipo de delirios tienen un comienzo m√°s tard√≠o que el de la Esquizofrenia, suelen aparecer despu√©s de los 30 a√Īos.



a) sin evolución deficitaria
- Psicosis delirantes sistematizadas: Paranoia
- Psicosis alucinatoria crónica
- Psicosis fant√°sticas: Parafrenias

b) con evolución deficitaria
- Formas ‚Äúparanoides‚ÄĚ de la esquizofrenia



a) Delirio crónico sistematizado: Psicosis Paranoicas

Estos delirios est√°n prendidos en el car√°cter y la construcci√≥n de la personalidad del delirante. Se desarrollan con orden, coherencia y claridad (mecanismo interpretativo). Se caracterizan por su construcci√≥n ‚Äúl√≥gica‚ÄĚ a partir de elementos falsos, errores o ilusiones, son reductibles a una patolog√≠a de las creencias: envuelven en su convicci√≥n dogm√°tica todos los fen√≥menos que forman la edificaci√≥n del sistema de su mundo.
Car√°cter paranoico: desconfianza, orgullo, agresividad, falsedad del juicio, rigidez. Estos delirios parecen relativamente plausibles, de ah√≠ su poder de convicci√≥n, son sistematizados, l√≥gicos y coherentes. Estos pacientes hacen de la defensa de su honor un elemento fundamental. Casi todos son perseguidos ‚Äď perseguidores.

Paranoicos!!


En la entrevista pueden darse dos tipos de fenómenos: uno es que el paciente en un marco de gran calor afectivo intenta convencernos de que las ideas que él tiene son ciertas. Pone argumentos, se enoja si lo contradecimos, hace una elaboración racional.
La otra posibilidad es que el paciente presente el fenómeno de la reticencia, entonces contestan con evasivas, dan vueltas y muchas veces no dicen nada.


locura



I) Delirios pasionales y de reivindicación
1- delirios de reivindicación
a. querellantes
b. inventores
c. apasionados idealistas
2- delirios pasionales
a. celotípico
b. erotomaníaco

II) Delirio sensitivo de relación de Ketschmer
III) Delirio de interpretación



psicosis


paranoiaDelirio querellante: se caracterizan porque el sujeto intenta obtener reparaciones sobre situaciones que considera injustas. Recurren a determinados organismos administrativos y de justicia. Están convencidos de que han sido víctimas de una injusticia. Se arruinan financieramente en procesos para hacer triunfar una reivindicación a veces irrisoria. Acumulan sentimientos de odio y venganza.

DesconfianzaDelirio apasionado idealista: Tienen como característica que la persona se siente como defensora de una determinada idea política o religiosa que tiene que llevar adelante y eso centra toda su vida, cambia su funcionamiento y su vínculo con el mundo. Se trata de una reivindicación ideológica.

Paranoicos!!Delirios de reivindicación inventores: se caracterizan porque el sujeto reivindica la invención de algo importante o la originalidad de una idea. Acusa a alguien de habérsela robado y entonces establece una serie de reivindicaciones que pueden llegar a ser violentas.

locuraDelirio celot√≠pico: El sujeto parte de la base de que su pareja lo enga√Īa. Transforma la situaci√≥n de pareja en una situaci√≥n triangular, el tercero es un rival y sobre √©l se proyectan resentimientos y odio. Lo delirante es que el sujeto va progresivamente dejando todo tipo de actividades para convertir el comprobar la infidelidad en su actividad principal. Va acumulando datos, preparando trampas, contrata detectives, etc. Estos pacientes son especialmente peligrosos, ya que muchas veces la √ļnica salida que encuentra para salvar su honor es matar a su pareja.

psicosisDelirio erotomaníaco: la característica fundamental es que alguien está enamorado /a del él / ella. En general se trata de una persona que ocupa un lugar superior y valorado. Se describen tres etapas clásicas: esperanza, decepción y rencor.
Interpreta una serie de gestos, palabras, miradas y acciones del otro, como √≠ndices del enamoramiento. Se explica el no acercamiento por presiones familiares, u otros y que por eso le env√≠a esos mensajes subliminales. En determinado momento se decepciona por la no iniciativa y pasa a actitudes m√°s incisivas, pero no le dice ‚ÄúYo te amo‚ÄĚ, le dice: ‚ÄúYo s√© que tu me amas‚ÄĚ. Despu√©s puede terminar en situaciones agresivas y peligrosas: mas vale morir que sufrir.

paranoiaDelirios sensitivos de relaci√≥n de Kretschmer: o ‚Äúparanoia sensitiva‚ÄĚ, predomina el polo sensitivo: la preocupaci√≥n de la opini√≥n de los otros sobre uno. Aparecen sensaciones autorreferenciales: los dem√°s hablan de √©l, lo desvalorizan. Se desarrolla con angustia que puede llevar al intento de suicidio. Son sujetos sensibles y ansiosos, se sienten inclinados a las luchas de conciencia. Se manifiestan complejos de frustraci√≥n e inferioridad. Se sienten objeto de malevolencia.

DesconfianzaDelirios de interpretación: se trata de que lo que está en primer plano es una tendencia casi compulsiva a interpretar distintas cosas de su entorno como que todo fuera una especie de lenguaje encriptado que el sujeto debe descifrar. Tiene que explicar y descifrar todo. Si escucha una canción en la radio, esa canción le habla a él. Y los mensajes se van oscureciendo cada vez más, el tipo de mensajes es cada vez menos directo. En este tipo de delirios no siempre vamos a encontrar la racionalidad de los delirios paranoicos sino que en el oscurecimiento, va perdiendo pie en el funcionamiento social y se aleja de lo típico del delirio paranoico.



Los pacientes paranoicos son los m√°s peligrosos. Tienen el manejo necesario de la realidad para poder llevar adelante sus ideas. Estos delirios se desarrollan insidiosamente a lo largo de a√Īos.
El pronóstico es desfavorable en la mayoría de los casos.


Paranoicos!!



locura


Celos enfermizos y sentimiento de complot permanente son los distintivos de la patología que no para de crecer; en tiempos individualistas, la paranoia es la reina.


psicosis



Como la pareja llega media hora tarde, enseguida sospecha de una infidelidad. Al sorprender secreteando a los compa√Īeros de trabajo, cree que le est√°n serruchando el piso. Y si encima no lo saludan, confirma el complot.


He aquí los silogismos de un paranoico, un personaje como cada vez hay más y cuyos distintivos son: yoismo extremo (yo el bueno, el elegido, el mejor) y desconfianza absoluta del entorno (ellos los malos, tontos, infieles, traicioneros).

La paranoia es casi tan vieja como el hombre, pero los expertos estiman que el siglo XXI individualista y competitivo es un caldo de cultivo especialmente adecuado para este tipo de patología, que tiene tres niveles. La "paranoia cotidiana" es la versión más leve y frecuente: uno tiene ideas persecutorias o celos injustificados pero son temporales y controlables: uno razona y vuelve, tarde o temprano, a su estado de "normalidad". Ahí es cuando un amigo o la pareja lo vuelve a los carriles con los frecuentes comentarios: "no seas paranoico", "no te persigas" o "el mundo no termina en tu ombligo".


Pero a veces la cr√≠tica es in√ļtil y empiezan los problemas. Lo m√°s grave es la "psicosis delirante paranoide" que est√° marcada por la alucinaci√≥n: sentirse el elegido por alg√ļn dios o una v√≠ctima de alg√ļn complot universal son ejemplos de esta enfermedad que suele requerir internaci√≥n.

En el medio está el "trastorno paranoide de la personalidad". Son personas cuya vida está cimentada en la idea de que ellos albergan elementos positivos y están convencidos de que del exterior provienen los ataques por envidia o maldad. Entonces, los celos se vuelven enfermizos (con contratación de detectives o cámaras) y la sensación de complot es permanente.

Pero el paranoico no disfruta de su vigilancia; es su mecanimo de defensa y de hecho, una mochila muy pesada" porque se mantiene en tal grado de alerta que"no se distiende y no goza. O tiene una descarga de hostilidad brutal en la casa, pero afuera se muestra sociable, hace chistes y se mantiene siempre bajo control.

En Estados Unidos, un relevamiento estableció que el 2% de la población (leve mayoría de mujeres) padece de las versiones más graves de la paranoia. Pero sólo contaron quienes consultan, lo que no ocurre siempre. Se trata cuando el conflicto es intolerable, tanto para la persona que sufre horrible como para el entorno (familia, amigos) que simplemente no lo aguantan más. El tratamiento combina la psicoterapia con fármacos, aunque no existe medicamento específico.
En los casos más graves, sin embargo, nunca aparece la sensación de enfermedad.



Nadie tiene claras las causas de un trastorno paranoide. Puede que la sobreprotección (aquello de "mi hijo es el mejor y el más lindo" ) como las circunstancias de abuso en la infancia, contribuyan, pero no hay evidencias concluyentes.

Una certeza es que la adicción tanto al alcohol como a la cocaína generan ideas paranoides. El consumidor de la droga blanca, por ejemplo, experimenta reacciones orgánicas como "la inflación yoica" (se siente Superman) y la hipervigilancia del exterior. Por eso es una droga tan funcional en algunas profesiones de riesgo como los guardaespaldas y policías porque aumenta la atención y genera recelo externo.

Las condiciones sociales son otro camino a la paranoia. En tiempos individualistas y de incertidumbre econ√≥mica y laboral: La √©poca actual propicia ideas paranoides. La "delaci√≥n", toda una pol√≠tica empresarial que consiste en el fomento de la "traici√≥n" a los compa√Īeros. El argumento es que el que no cumple las normas da√Īa a la empresa y te perjudica como miembro integrante. Entonces delatar se convierte en una obligaci√≥n moral y de hecho, puede significar un ascenso. Esto genera una actitud de vigilancia y propicia los rasgos paranoides: cuidado del orden jer√°rquico, desconfianza y sobredimensi√≥n del hecho de acatar; decirse `soy bueno, siempre llego en hora y estoy cuando me lo piden`.

Es más: los paranoicos suelen ser rigurosos y meticulosos en sus trabajos por lo que se vuelven muy codiciados para el mercado laboral. Son un aliado seguro del jefe porque también mantienen una lealtad incondicional en pos de su ascenso.


paranoia




Radiografía



Celosos, delirantes y rencorosos con respeto a la autoridad


DesconfianzaCelos enfermizos. La paranoia conduce a la duda constante sobre la lealtad de su pareja. Todo el tiempo sospecha e incluso llega a instalar mecanismos de vigilancia con c√°maras o detectives. A la vez, presiona: "¬°Decime la verdad!", increpa a menudo a su compa√Īero o compa√Īera. La presi√≥n lleva a menudo al efecto contrario pues la pareja siente miedo y suele buscar satisfacci√≥n en la infidelidad. O al menos lo piensa a menudo y se siente culpable.

Paranoicos!!Delirio. La sospecha permanente es ya un principio de delirio porque el paranoico imagina escenas de traición de sus seres cercanos. Sin embargo, en cuadros más graves, aparecen historias mucho más desprendidas de la realidad, como sentirse elegidos por una entidad divina. El término paranoia, del griego, significa ver realidades paralelas.

locuraRencor. Un paranoico no olvida f√°cilmente una discusi√≥n o un insulto. Como est√° en alerta permanentemente, no perdona a las personas que han tenido entredichos con √©l. Puede traerlos a colaci√≥n a√ļn muchos a√Īos despu√©s.

psicosisAutoridad. Sienten respeto a la autoridad, sea laboral, religiosa o política.

paranoiaVigilantes. El paranoico puede sentir inclinación hacia profesiones de control o represión, como la Policía o el Ejército.



Desconfianza




Una historia paranoide


La historia uruguaya no es un ejemplo de salud mental y de hecho, favorece las ideas paranoicas. La dictadura implantó un régimen paranoico (no hables, no te metas...) con aquello de los enemigos de un lado y otro. Esto marcó a una generación. Encima, el país se ha vuelto una gerontocracia (las normas las ponen personas mayores), lo que transforma a la uruguaya en una sociedad "muy controladora. Y el enorme Estado omnipresente hace que se respire la sensación de que siempre hay un testigo, un Gran Hermano del que cuidarse.


Paranoicos!!



Hostil en casa, pero muy sociable afuera



El paranoico suele ser reservado de su intimidad; en ámbitos sociales no habla demasiado sobre circunstancias domésticas o miente porque abrirse sería abrirse a quienes ve como sus "enemigos".

Una vez en casa, sin embargo, son malhumorados, irritables y pueden incluso ejercer violencia psicológica sobre su pareja o los hijos.

Es el caso m√°s com√ļn de doble vida, porque en reuniones de trabajo o sociales son amables y distendidos. La dualidad se explica en que desarrolla un modo de relacionarse preservando una imagen externa de honestidad y rectitud muy autorreferencial. Son los que dicen: en la vida hay que ser honestos.

La violencia íntima, por su parte, podría explicarse en que el paranoico duda a menudo de la lealtad de las personas más cercanas. Y su violencia sería una coraza para mantenerlos a raya.

A nivel de superficie, el paranoico da la sensación de una alta autoestima, pero algunos analistas sospechan que en el origen del trastorno se da el escenario contrario. Es decir que el sentimiento de debilidad es lo que lleva a estas personas a una estrategia defensiva paranoide: "Yo soy bueno, pero débil, entonces debo cuidarme de los demás que son malos".



locura



Se a√Īade un factor social al desarrollo de este tipo de trastornos. En un mundo individualista y competitivo, las redes sociales han perdido su vigencia.



Los factores que daban cohesi√≥n (el barrio de toda la vida, el trabajo de toda la vida, la pareja de toda la vida) ya no est√°n presentes. Ahora los v√≠nculos son m√°s intensos e instant√°neos. Antes, uno se compraba una heladera y era para toda la vida: hoy vivimos en el reino de lo obsoleto porque todo est√° previsto que se rompa de ac√° a pocos a√Īos. Esa movilidad lleva a que la persona le cueste m√°s confiar o que est√© m√°s en guardia para no correr el riesgo de sufrir.

La inseguridad social, entonces, puede influir en la inseguridad personal. Y ahí nace la desconfianza hacia el entorno. Pero hay una diferencia entre bromear con aquello de que si la oreja se pone colorada, alguien está hablando mal de mí y de verdad sospecharlo.




psicosis

paranoia


Desconfianza


Paranoicos!!


locura


psicosis Fuentes:

http://lamedicinaholistica.wordpress.com/2007/10/10/paranoico-o-celoso/
Apuntes Curso Psicopatología 3er ciclo 2002. Facultad de Psicología. UdelaR.

paranoia

Desconfianza

Mis Post

Paranoicos!!

locura

psicosis

paranoia



Desconfianza

11 comentarios - Paranoicos!!

@nicusdimarcus
uy, la verdad un buen laburo...lastima que no puedan dejar un puto comentario..

perseguidos, comprense un perro!
@canapedemondongo
:buen post:



pd: que yo sea paranoico no quiere decir que no estén todos en contra mia
@canapedemondongo
xyzmarian dijo:
canapedemondongo dijo::buen post:



pd: que yo sea paranoico no quiere decir que no estén todos en contra mia








La característica esencial del paranoide es la suspicacia y desconfianza hacia los demás, de forma que las intenciones de estos son interpretadas como maliciosas o como amenazas o ataques.




de que estas hablando marian?



locura
@anafustaken
canapedemondongo dijo::buen post:



pd: que yo sea paranoico no quiere decir que no estén todos en contra mia




Kurt Cobain - Territorial Pissings.