La Anhedonia es la incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Se considera una falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros. Constituye uno de los síntomas o indicadores más claros de depresión, aunque puede estar presente en otros trastornos, como por ejemplo, en algunos casos de demencias (Alzheimer).

Síntomas:

- Insatisfacción con las actividades que realiza

- Falta de autoestima

- Dificultad para relacionarse con los demás

- Problemas para afrontar los problemas de la vida

Anhedonia - Un terrible mal

Los criterios generales para diagnosticarla como un trastorno son ver el grado de insatisfacción con las capacidades y logros del paciente, evaluar sus relaciones interpersonales y la forma en que afronta los acontecimientos de su vida. Lo importante es que el paciente aprenda a aceptar los hechos como se presentan; si su comportamiento le causa un daño a él y/o a los demás, entonces se transforma en una patología que debe ser tratada.

psiquiatría


Algunas personas que padecen anhedonia son incapaces de experimentar placer y disfrute en ninguna circunstancia, mientras, en otros casos, el problema se reduce a aspectos concretos, como el apetito por la comida, las relaciones sexuales, las relaciones sociales o las actividades de ocio, situaciones que antes les resultaban placenteras. De cualquier forma, existen grados, por lo que hay quienes sufren una incapacidad total de disfrutar y obtener placer y otros sólo un descenso en dicha capacidad.

Por ejemplo, una madre con anhedonia no disfruta acariciando a su bebé; un adolescente no disfruta saliendo con sus amigos, o un jugador de fútbol no está alegre cuando su equipo gana un partido.

gusto

A través de la historia pueden diferenciarse diferentes conceptualizaciones:

- La incapacidad para experimentar el placer, la anestesia o insensibilidad hacia el placer.

- La incapacidad para ser consciente del placer. En este caso lo que estaría alterado sería la emoción que debe acompañar a la sensación producida por el estímulo placentero. El placer estaría “embotado” pues la persona no reconoce la sensación como tal.

- La incapacidad para concientizar cualquier tipo de emoción y no solo el placer.

- Las personas pueden experimentar el sentimiento y la emoción pero son incapaces de expresarlo. Sería una especie de placer “aplanado”.

- La persona pierde el interés por el placer y esta apatía conduce al embotamiento afectivo.

Como puede observarse, la comprensión del mecanismo de base de la anhedonia es diversa en cada una de estas definiciones. Las investigaciones más recientes hipotetizan que la anhedonia podría deberse a deficiencias en el sistema cerebral relacionado con la recompensa, haciendo énfasis fundamental en un daño en las vías dopaminérgicas.

depresión

En las psicosis (sobre todo en las esquizofrenias) la persona no se percata de este cambio en las fuentes del placer así que muchos clínicos consideran que la anhedonia característica de la depresión y aquella presente en la esquizofrenia no son el mismo fenómeno, no solo por su intensidad o frecuencia sino por su propia naturaleza. Se dice entonces que la anhedonia que aparece en los pacientes deprimidos es una anhedonia "primaria" o "verdadera". En cambio, en las personas esquizofrénicas no existe una incapacidad para disfrutar ni para experimentar el placer como sensación, sería una anhedonia introvertida o secundaria.

sin

¿Quiénes padecen de anhedonia?

Padecen de anhedonia personas con enfermedades como la esquizofrenia y los adictos a las drogas durante la abstinencia de las mismas. Pero la situación más frecuente es la anhedonia que se da en la depresión.

Cuando una persona sufre una depresión profunda, nada le motiva ni le alegra o le hace disfrutar. La persona deprimida se queda "congelada" emocionalmente, incluso respecto a las personas que más quiere o las actividades que más le hacían disfrutar.

La anhedonia de la depresión aparecerá, más frecuentemente, tras situaciones estresantes y disgustos. Según desaparezcan los síntomas de la depresión, también irá desapareciendo la anhedonia.

La anhedonia también puede darse en los adictos a las drogas y en los enfermos con trastornos de ansiedad.

Placer

¿Cómo se puede tratar la anhedonia?

En primer lugar, hay que destacar la importancia de diagnosticarla y conocer sus causas. Hemos de saber que, en la mayoría de los casos, se da como consecuencia de enfermedades o abuso de sustancias.

Cuando la anhedonia está causada por la depresión, la esquizofrenia, los trastornos de ansiedad o el abuso de drogas, al mejorar estas enfermedades también irá desapareciendo la anhedonia.

En situaciones en que la causante sea una medicación se podrá mejorar modificando las dosis, retirándola o cambiándola por otra.

En todos los casos, resulta de gran ayuda poder comentar este problema, tanto con profesionales como con los familiares o personas con síntomas similares, para aliviar el malestar que ocasiona.

falta

Resumen

El término “anhedonía” fue introducido en 1897 por Ribot para describir el estado mental de determinados pacientes que parecían no experimentar placer ante situaciones generalmente consideradas como placenteras. Dicho autor consideraba que el placer y el dolor no eran cualidades opuestas de un continuum, sino que ambos eran sensaciones que diferían únicamente en el nivel de excitación de los centros nerviosos. Así, del mismo modo que a la insensibilidad para el dolor se le llamaba “anestesia”, decidió llamar a la insensibilidad para el placer “anhedonía”. Si bien las descripciones de este estado son numerosas a lo largo de los siglos XIX y XX, el término hizo poca fortuna hasta principios de los años sesenta.

psiquiatra

anhedonia