Las consecuencias que se pueden presentar con este tipo de quemaduras pueden poner en peligro la vida y se requiere de atención médica inmediata.

Quemaduras de 1°, 2°, 3° Grado



Las quemaduras de primer grado son superficiales, estas afectan a la epidermis la capa externa de la piel, los síntomas que se presentan son el enrojecimiento, la sequedad, la hinchazón de la piel pero sin ampollas.

quemaduras


Las quemaduras de segundo grado afectan la epidermis y parte de la dermis, sus síntomas son el enrojecimiento, hinchazón de la piel, ampollas, sensibilidad al aire y dolor. Este tipo de quemadura puede ser de grosor parcial superficial afectando así la epidermis, al remover las flictenas el fondo es rosado, estas son dolorosas y hay sensibilidad al tacto, estas son ocasionadas por agua caliente. El tipo de grosor parcial profundo afecta la dermis reticular, al remover las flictena el fondo es pálido, la sensibilidad y el dolor al tacto están disminuidas, estas son ocasionadas por fuego directo

primer grado


Las quemaduras de tercer grado son consideradas quemaduras totales donde se destruye la epidermis y la dermis, las terminaciones nerviosas son destruidas con lo que no existe la sensibilidad, los músculos y huesos pueden ser afectados.

Este tipo de quemadura es indolora debido a la perdida de nervios, allí el dolor previene de las zonas limítrofes donde la quemadura alcanzó el primer o segundo grado.


segundo grado


Las causas se pueden presentar por fuego, exposición prolongada a líquidos calientes y al contacto con objetos calientes y de electricidad.

El pronóstico de las quemaduras depende de la ubicación, del grado de las mismas, de la extensión de superficie corporal afectada y de la existencia o no de factores agravantes como la edad, traumatismos asociados y enfermedades, la complicación más frecuente de las quemaduras son las infecciones localizadas o generalizadas.