Estoy acostumbrada a leer notas sobre los beneficios de bailar El Tango. Puedo apostar que quienes escriben esas notas jamás lo han bailado. Para los que bailamos apasionados el tango, el beneficio ES BAILARLO. Bailar y abandonarse a la cadencia de ese mundo de noche y pasión.

No pongo en duda que las investigaciones científicas que aseguran que el tango mejora el sistema circulatorio, las lesiones cerebrales, los bloqueos emocionales, la celulitis y la mar en coche son reales….pero hay algo que me disgusta. Es como si el tango fuera un vehículo para lograr otra cosa, en vez de ser un fin en sí mismo.

Admito que, varias veces, en situaciones sociales fuera del ambiente milonguero, cuando la gente se entera de que soy bailarina y cultora del tango, me preguntan como es este mundo y por que me gusta.

Para todos los que estén tentados con tomar su primer clase de tango escribí :
“5 Razones Para Bailar Tango”. Es mi visión personal de los “beneficios” de bailar tango.

El Tango Te Apasiona
No es fácil encontrar una pasión en los tiempos light de hoy. Todo tiene que estar “bajo control” y “buena onda”
Pues el tango te apasiona,
te estremece,
te produce fuertes sentimientos!
Es común escuchar decir a gente que empieza a tomar clases: No puedo parar de bailar! Voy casi todos los días a la milonga!
Cuando el tango entre en tu vida, difícilmente salga.

El Tango Te Divierte
Cuando empezás a frecuentar milongas encontrás un ámbito de pertenencia. La gente se saluda aunque nunca haya tenido una conversación. Haces amigos que siempre tienen una salida lista para proponerte.
La milonga es uno de los pocos espacios adonde convive un abanico de edades, idiomas, y culturas. Todos se aceptan con sus diferencias y bailan abrazados. Realmente no conozco un lugar de integración tan interesante como el de las milongas.

El Tango Te Sensibiliza
El tango te armoniza tal y como es.
No es necesario agregar pantalones blancos ni llamarlo “tango estilo Ommm”. Esto es así porque para bailar tango es importante tener conciencia corporal y un estado de sensibilidad y entrega con el otro. Naturalmente se entra en conexión con el cuerpo y con el espacio. Aprender a caminar bailando tango se refleja en tu caminata cotidiana.
Los bailarines de tango se tropiezan menos que el resto de las personas, pero cuando les pasa es tan elegante ver como lo resuelven!!!

El Tango Te Enorgullece
Bailar tango te conecta de una manera activa con tu cultura. Las letras de la música que antes escuchabas al pasar en un taxi o en un negocio te empiezan a llegar verdaderamente al corazón. Comenzás a percibir a Buenos Aires, con su magia y su nostalgia. Básicamente, empezás a entenderla.
Cuando viajas sentís el orgullo de poder mostrar tu danza al mundo.

El tango Te Tranquiliza
Silencio, pausa, escuchar al otro. Estos son conceptos clave para bailar tango.
No se si les pasa como a mi, pero los tiempos de hoy son fugaces. Uno siempre está “complicado” y va montado sobre la cresta de una ola de puntualidad, tensión y nueva puntualidad.
El tango necesita que bajes de esa ola y cultives la tranquilidad.



Espero que les hayan gustado estos 5 beneficios que no son externos al tango, sino que se desprenden de su esencia.