Hidrocefalía de Presión Normal

Es una enfermedad que paraliza poco a poco y produce demencia. Se da de manera habitual a partir de los 50 años de edad.

La hidrocefalia de presión normal o síndrome de Hakim- Adams, conocida en inglés como NPH (Normal Pressure Hydrocephalus), es una enfermedad neurológica que se manifiesta habitualmente en adultos a partir de los 50 años de edad. Ocasiona compresión cerebral debido a la acumulación excesiva de líquido cefaloraquídeo (LCR) en los ventrículos del cerebro. Es una enfermedad en general subdiagnosticada que se confunde a menudo con Alzheimer, Parkinson, arterioesclerosis o síntomas de la vejez. No obstante, la Hidrocefalia de Presión Normal puede revertirse o controlarse con tratamiento específico.

El líquido cefaloraquídeo es producido y se encuentra en las cavidades del cerebro llamadas ventrículos (plexo coroideo del 3er. y 4to ventrículo). La función de este líquido es la de proteger a los delicados tejidos del cerebro y de la médula espinal. El líquido cefaloraquídeo normalmente debe circular entre el cerebro y la médula espinal. Se produce a una tasa de 20 ml./hora y es reabsorbido a la misma velocidad. Esta absorción se realiza en el espacio subaracnoideo y luego se incorpora al flujo sanguíneo. Cuando hay exceso de líquido cefaloraquídeo que se acumula en los ventrículos, el tejido cerebral es comprimido o presionado contra el cráneo, comenzando a provocar un lento deterioro neurológico en el paciente, característico de la hidrocefalia de presión normal.

Síntomas

* Cambios en el andar, incluyendo inhabilidad de comenzar a caminar (apraxia del paso), caminar inestable, debilidad de las piernas, caída repentina sin la pérdida de conocimiento u otros síntomas.

Otros

Demencia, cambios constantes de humor, apatía, aislamiento, memoria deteriorada, dificultad en mantener la atención, disminución de la espontaneidad urinaria.

Diagnóstico

El diagnóstico de hidrocefalia de presión normal es a menudo hecho tardíamente, dado que sus síntomas son similares a los de otros desórdenes. En muchos casos esta enfermedad se confunde con la demencia leve, la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson o simplemente síntomas de la vejez. Esto hace que muchos pacientes no sean tratados de la forma adecuada.

Para comprobar que se trata de Hidrocefalia de Presión Normal o síndrome de Hakim-Adams, se requiere una serie de estudios que van desde imágenes (TAC- tomografía computada, Resonancia Magnética), hasta una cisternografía cerebral con una sustancia radiactiva inyectada por punción lumbar, que llega a los ventrículos cerebrales para ver si se retiene allí en vez de fluir. También se diagnostica mediante la realización de un drenaje limitado de líquido cefaloraquídeo mediante punciones lumbares, para ver si hay mejoramiento de los síntomas. Si todo esto resulta positivo, se confirma el diagnóstico de Hidrocefalia de Presión Normal.

Tratamiento

Esta enfermedad se trata mediante la colocación de una válvula (Shunt) para derivación de líquido cefaloraquídeo. Este dispositivo tubular se implanta para drenar el exceso de fluido desde el cerebro hacia el abdomen, donde es absorbido. Pero la cantidad de líquido que debe pasar por el sistema puede ser diferente en cada paciente e incluso puede variar en un mismo paciente. En muchos casos la válvula debe ser regulada para derivar el líquido justo para cada paciente, ya que extraer demasiado o muy poco puede ser peligroso. Para ello se utilizan válvulas programables que suelen tener hasta 18 posiciones para ajustar la presión a la necesidad de cada paciente.

El hecho de tener una válvula implantada no representa para el paciente prácticamente ninguna molestia. Por supuesto que como todo material protésico no está libre de riesgo de infecciones.

Los pacientes con hidrocefalia de presión normal sintomática mejorarán considerablemente la calidad de vida al retomar la memoria, la marcha y mejorar los trastornos urinarios.


http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=308027

0 comentarios - Hidrocefalía de Presión Normal