Los quemadores de grasa ¿funcionan?



Los quemadores de grasa ¿funcionan?


Muchas son las personas que asisten al gimnasio con el deseo de adelgazar mediante la quema de grasa y para esto, recurren a una ayuda adicional que son los conocidos "fat burners" o quemadores de grasa, pero... ¿realmente funcionan?

Los "fat burners" son productos sintéticos o naturales que, por diferentes mecanismos, contribuyen a quemar grasas.

Estos productos tienen efectos diferentes en cada organismo, pero básicamente, fueron creados con la finalidad de acelerar el gasto calórico y con éste, la movilización de grasas.

Existen algunos más conocidos que otros, como son la carnitina, el inositol o la colina, cuya función es facilitar el transporte de grasa hacia la oxidación, mientras que la cafeína o la efedrina, son estimulantes que incrementan el gasto calórico y así, aumentan las posibilidades de quemar grasa.

Acerca de la efectividad de éstos productos se presentan controversias y muchas dudas, pero para que tengamos una idea general y no confiemos plenamente en éstos, debemos saber que no se trata de productos milagrosos que con sólo tomarlos nos harán perder grasa corporal, sino que son una ayuda para ésto y por ende, la mayor responsabilidad está en nosotros.

Es decir, si no nos ejercitamos y nos movemos, nunca se pondrá en marcha el proceso de oxidación que posteriormente quemará grasas. Asimismo, si ingerimos gran cantidad de calorías en exceso, todo lo que podamos quemar luego se almacenará porque no logramos utilizar la energía consumida.

Concretamente, los productos quemadores de grasa pueden ayudar a este fin, pero para que éstos den los resultados esperados, debemos consumirlos en las cantidades aconsejadas y por supuesto, realizar actividad física así como llevar una dieta equilibrada.

La carnitina, por ejemplo, es necesaria para que las grasas ingresen a la mitocondria y sufran, dentro de ésta, una oxidación. Por esta razón, se la conoce como "quema grasa", pero nuestro cuerpo sintetiza carnitina en el hígado y si bien nosotros podemos contribuir a acelerar dicha oxidación aportando más carnitina, si no hacemos algo que inicie la serie de reacciones que culmina con ingreso de grasas a la mitocondria, de nada resultará.

Para que la carnitina ingerida produzca los efectos deseados, debemos quemar calorías y para que este gasto calórico no se compense, es fundamental llevar una dieta balanceada.

Por otro lado, es imprescindible conocer las contraindicaciones de estos productos así como los potenciales efectos adversos antes de consumirlos y gastar dinero en algo que nunca podremos usar.

La respuesta al interrogante que muchos tenemos es que los quemadores de grasa sí funcionan, siempre y cuando nosotros tomemos la responsabilidad de hacer un uso racional de éstos y además, realicemos actividad física y llevemos una dieta balanceada