Así lo afirma José Carlos Moreno, presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), pues señala que el exceso de higiene alteraría las defensas naturales de la piel, constituidas principalmente por grasas, que determinarán una hidratación natural y evitarán el desarrollo de gérmenes patógenos.

“Más que de higiene excesiva deberíamos hablar de higiene inadecuada”, dice Moreno, ya que el principal error radica en enjabonar cada día todo el cuerpo. Por lo tanto, el experto sugiere que las cuatro áreas que deben lavarse a diario son axilas, pies, genitales y manos, mientras que el resto del cuerpo bastará con dos a tres veces por semana.

María José Alonso, dermatóloga del Hospital Virgen del Mar en Almería, España, afirma que “ducharse cada día no es una necesidad como tal, salvo que la piel esté sucia. Las zonas de periné y genitales, por supuesto, sí lo necesitan”.

Lo más probable es que esto no cambie nuestros hábitos, sin embargo el sitio Salud180, recomienda..Continuar Leyendo-->