El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Jugos que fortalecen nuestro organismo

Vegetales o frutales, estos brebajes exentos de colesterol y grasas constituyen una fuente vitamínica para el sistema nervioso. Su aporte de energía y propiedades lo lleva a sumarse a cualquier dieta efectiva y a liderar la reconocida pirámide de la alimentación. Mitos y verdades sobre la influencia del "azúcar natural". Cuándo y cuántas veces consumirlos.

Jugos que fortalecen nuestro organismo


Desde la antigüedad, la fruta ha sido considerada un alimento para los dioses. Si la fruta era el manjar, su jugo era un alimento especial. A lo largo de los siglos, distintas civilizaciones se han servido de ambos elementos para hacer ofrendas en templos, ceremonias y rituales vinculados con el misticismo. Pero al margen de la historia, el jugo ocupa un lugar de importancia en la ingesta diaria.

Los jugos son alimentos vegetales, que están exentos de colesterol y su contenido en grasa total o saturada y sodio es casi nulo.

Los jugos representan una fuente de ácido fólico o vitamina B9, que contribuye a la función del sistema inmune y al crecimiento del tejido maternal durante el embarazo, y vitamina C, que incrementa la absorción de hierro, ayuda a formar colágeno y al normal funcionamiento del sistema inmune y nervioso. Si el fabricante ha añadido en el proceso de elaboración determinadas vitaminas o minerales, en especial vitamina C y E en los jugos envasados, también serán una fuente de estos nutrientes con los que han sido enriquecidos.

Existe evidencia científica sobre la relación entre un elevado consumo de alimentos azucarados, una mala salud bucodental y la obesidad. Sin embargo, tan importante como saber esto es conocer que los estudios se refieren, sobre todo, al elevado consumo de azúcar a través de la ingesta de alimentos ricos en azúcar adicionada.

Esta puntualización resulta fundamental ya que permite establecer que el verdadero problema reside en un patrón de consumo de alimentos con azúcar añadido, y no recae sobre un elemento concreto, en este caso el propio azúcar o en los alimentos que son ricos en azúcar de manera natural, como las frutas.

Por lo tanto, el azúcar y los alimentos azucarados de manera natural o artificial no son malos, es su patrón de consumo, que puede ser o no adecuado.

Desde el punto de vista dietético, el consumo recomendado de azúcar o hidratos de carbono simples se establece en torno al 10% de la energía total que cada uno debe consumir a lo largo del día. Aunque esta cantidad es variable en función de la actividad de cada persona. Los jugos contribuyen al aporte de azúcares simples.

En tal sentido resulta importante tener en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) diferencia entre los azúcares naturalmente presentes en las frutas y las hortalizas frescas y enteras de los que están presentes de manera natural en los jugos. Es decir, cuando las autoridades sanitarias aconsejan reducir los azúcares de la dieta, no incluyen en ese consejo a la ingesta de frutas frescas, pero sí la de jugos de frutas. El lugar que ocupan los jugos en la conocida pirámide de los alimentos estaría junto al de las frutas y hortalizas; de consumo diario, dos raciones de verduras y tres piezas de frutas. Aunque no significa que se puede consumir jugos sin límite. Algunos especialistas en nutrición recomiendan que el consumo diario de jugo de fruta no exceda los 175 ml, o lo que es lo mismo, casi un vaso, siempre y cuando no contenga azúcares añadidos. Además hay que tener en cuenta que una dosis de jugo puede sustituir a una de las tres raciones diarias de fruta, pero no se debe sustituir sistemáticamente el consumo de frutas frescas sólidas por el de jugo de frutas.

En el ámbito científico se sabe básicamente que las calorías líquidas son menos saciantes que las sólidas. Es decir, masticar un alimento sacia más que beberlo, aunque aporte las mismas calorías, algo que comprobó un equipo de investigadores de la Universidad de Purdue en Indiana, Estados Unidos. En este mismo sentido, la Academia Americana de Pediatría establece que el jugo de fruta puede ser consumido en forma más rápida que la fruta sin exprimir. Es lógico si se tiene en cuenta que para conseguir un vaso de jugo de naranja casero hacen falta unas tres naranjas medianas. El tiempo necesario para beber tres naranjas es mucho menor que el necesario para masticar y tragar tres naranjas. El aporte de energía no difiere mucho en función de la fruta elegida, ni tampoco en comparación a la pieza entera de fruta.

Por ejemplo, un vaso de unos 175 mililitros de jugo de naranja contiene en promedio unas 75 kilocalorías, el equivalente al de una naranja grande, de unos 200 gramos.i


Calorías a favor y en contra del equilibrio en nuestro organismo

Las calorías de un jugo se determinan por el contenido natural de azúcares de la fruta. Los jugos contienen un 10% de azúcares como glucosa, fructosa y sacarosa, mientras que sus proteínas y grasas no representan ni siquiera el 1% del jugo. El 89% restante es agua, con sus correspondientes vitaminas y minerales. Los jugos industriales aportan algunas calorías más, y los néctares, a su vez, aportan mayor número de calorías que el resto de jugos. De entre todos los sabores y frutas, los jugos de zanahoria y tomate son las opciones menos calóricas. Los jugos con su pulpa contribuyen a la ingesta de fibra dietética, implicada en el normal funcionamiento del intestino, entre otros potenciales beneficios. Existe la errónea creencia de que la vitamina C del jugo de naranja casero es poco estable, cuando solo las condiciones extremas la disminuyen de forma considerable. La vitamina C se conserva en el jugo durante varias horas, aunque con el paso del tiempo, el sabor puede hacerse más amargo. Esto es válido para el resto de vitaminas o minerales de los jugos. Aunque el jugo de fruta es una fuente natural de vitaminas y minerales y pese a que contribuye a la hidratación, también presenta ciertos riesgos. Los más destacables son la caries y la obesidad, aunque este riesgo solo es destacable si el consumo es frecuente y elevado.

Por eso aunque los jugos contribuyan a una correcta hidratación, no se aconseja sustituir el agua de manera sistemática por jugos.

Estudios recientes constataron que determinados jugos de frutas afectan a la farmacocinética de ciertos medicamentos. Una revisión de ensayos clínicos indica que los jugos de pomelo, naranja y manzana reducen la biodisponibilidad oral y, por tanto, los efectos paliativos de la fexofenadina, medicamento antialérgico que se engloba en el grupo de antihistamínicos. Investigaciones confirmaron que estos jugos reducían la absorción de ciertos betabloqueantes usados para prevenir infartos y tratar la hipertensión y algunos antibióticos.

Fuentes de Información - Jugos que fortalecen nuestro organismo

Dar puntos
11 Puntos
Votos: 3 - T!score: 4/10
  • 0 Seguidores
  • 2.712 Visitas
  • 3 Favoritos

2 comentarios - Jugos que fortalecen nuestro organismo

@guiroga Hace más de 1 año +3
Jugo de uvas fermentado
@NNEXO Hace más de 1 año
+ una manaos de naranja
@RobertitaSana Hace más de 6 meses