Personas tóxicas: las insoportables que te sacan energía!



Personas tóxicas: las hay y contaminan


Son hirientes, agresivos, pesimistas, quejumbrosos y depresivos, lo que genera rechazo en su entorno. Para peor, a menudo logran contagiar su estado de ánimo.


soledad




personas Son esa clase de conocidos que, si uno los encuentra por la calle, lo único que desea interiormente es "que no me vea", "que no me reconozca" y, sobre todo, "que no se me acerque".

Depresivos Si la suerte no está de su lado y hace que se lo choque de frente, dejándolo sin escapatoria, sólo queda respirar hondo y afrontar la catarata de quejas, desgracias y vicisitudes que componen el discurso eterno del susodicho con su mejor sonrisa.

tóxicas Y en la despedida, tras las habituales frases de compasión -"no te puedo creer", "qué horrible", "un espanto, me imagino"-, con el alivio que le provoca ver a su conocido alejarse, intentar que el día continúe como si ese nubarrón negro nunca hubiera pasado.

melancólicos En ocasiones, el comportamiento de personas que encajan en esa antipática descripción (y cuya caricatura más conocida aparece en el personaje de Gasalla "Soledad" obedece a trastornos psiquiátricos -depresivos, melancólicos, perversos, entre otros-, pero no siempre. Por eso, en Estados Unidos, un país que cataloga todo cuanto puede, les encontraron una etiqueta común: "gente tóxica".

perversos




Personas tóxicas: las insoportables que te sacan energía!



El concepto fue popularizado hace más de diez años por una psicóloga llamada Lillian Glass, quien en 1995 escribió el libro Gente Tóxica. Diez maneras de lidiar con gente que hace tu vida miserable, que rápidamente llegó a los primeros puestos en los rankings de ventas. Y el mismo término eligió el famoso terapeuta argentino Bernardo Stamateas para titular una publicación editada este año que ya es best seller en su país. Su libro se llama: Gente Tóxica. Cómo identificar y tratar a las personas que te complican la vida para relacionarte sanamente.


soledad



personas



¿De qué hablan?


Pues básicamente de eso: personas con tal carga negativa que son capaces de "contagiar" a quienes se los cruzan. Son hirientes, agresivos, pesimistas, quejumbrosos, envidiosos, malhumorados. Ocasionalmente, estas conductas se pueden soportar. Pero hasta cierto punto.

Los comportamientos destructivos son tolerados si aparecen de manera esporádica. Cuando se repiten con frecuencia, contaminan las relaciones interpersonales. Así es que los tóxicos andan por la vida como rociados con repelente: su entorno hace lo posible por evitarlos. La buena noticia es que se puede cambiar.

Depresivos



tóxicas



melancólicos MELANCÓLICOS.


perversos



Cualquiera puede reconocer a un ser "tóxico". Son personas sin humor. Son dramáticos, no tienen conciencia de su entorno, son quejumbrosos, siempre van a ser exagerados, van a ir sacando la madre en todos lados. No se toleran ni ellos, se complican por todo.

A priori, lo más fácil es confundir un "tóxico" con un depresivo. Sin embargo, en tanto patología, el concepto se ajusta más a los melancólicos. Estos son personas que sufren un trastorno grave y no logran salir de un estado peor que la depresión. "A veces uno puede entender a un depresivo porque tiene una causa visible, como estar atravesando un duelo. Ser melancólico es más un rasgo de personalidad, la persona queda fijada en la queja. Es alguien que no sale de lo oscuro, de la desesperanza y no hay una causa que pueda compartir. Ni la persona sabe bien lo que le pasa", describe la psicóloga Giovana Garelo como una de las patologías que encaja con la definición de "tóxico".

Pero esa es tan sólo una de las personalidades compatibles con este término, el rasgo dominante de la toxicidad es señalado en las personas monologadoras y autorreferenciales y a aquellos que nos aplastan.

Otros especialistas van más allá y se refieren a "relaciones tóxicas". Son las desgastantes, agotadoras y dañinas, y se pueden dar tanto en una pareja como en lo laboral o en la familia. Un detalle que delata al tóxico es el clásico comentario de un envidioso cuando sospecha del éxito ajeno. Molesta que el otro triunfe. Es mejor atribuirlo a que se lo ganó coimeando, que no se lo merecía, que es un ladrón o un chupamedias.


Personas tóxicas: las insoportables que te sacan energía!



soledad CONTAGIO.


Además de la infelicidad que manifiestan continuamente, el gran problema del tóxico es su capacidad para "contagiar" a quienes lo padecen cada día, razón por la cual generan gran rechazo.

De hecho, a la hora de explicar cómo identificar a un tóxico, se apela a la sensación del interlocutor. Si después de estar con alguien se siente cansado, malhumorado, falto de energía y hasta con dolor de cabeza o estómago, seguramente estuvo ante un tóxico. Lo mismo, si cuando esta persona se marchó lo invade una sensación de alivio o siente que los músculos de su cara se relajan.

Claro que cada cual reaccionará a su manera. Algunas personas son más vulnerables. Hay gente con una personalidad muy frágil que no tolera escuchar algo negativo. Son como personalidades `porosas`: absorben todo, en alusión a un extremo. Que uno quede afectado es natural. Nos pasa todos los días, sentirnos sensibilizados por algo que nos cuentan. Pero hay un límite. No puedo quedar mal todo el día.




personas




Existen personas capaces de plantar una barrera entre los problemas del otro, y uno. De hecho, a veces es fundamental. Como psicóloga, si no lo hiciera no podría trabajar. Me pondría a llorar con los pacientes y seguro no los podría ayudar.


Depresivos Ante la inminente aparición de un tóxico, algunos especialistas aconsejan tomar aire y cargarse de energía y pensamientos positivos para enfrentar la conversación. También intentar cambiar de tema cuando la charla tome ribetes demasiado oscuros o si crea tensión.



tóxicas



melancólicos



A veces con terapia, y otras veces por la vida, la toxicidad puede acabar. En tanto, Kreimer dispara un consejo que toma prestado de Confucio: "Si uno se topa con gente buena, debe tratar de imitarla. Si uno se topa con gente mala, debe examinarse a sí mismo".

perversos



Personas tóxicas: las insoportables que te sacan energía!