El sexo en Japon.

El sexo en Japon.

Advertencia: Este post esta destinado a conocer la sexualidad de Japon, con las costumbres propias de ese pais, como asi tambien el negocio detras de la actividad sexual. El mismo tiene una finalidad informativa y estadistica y no alienta ninguna actividad que pueda desarrollarse en el mismo
.


Introduccion

Todos tenemos una idea de lo perversito que pueden ser los japones con algunos cosas, como el sexo, o el gore.
Hacen todo a lo grande, no solo en la tecnologia. Y en el sexo, no se quedan atras...
Japón es un pueblo y país extraño.
Como en todos sitios allí tienen las habituales filias sexuales que puedes encontrar en cualquier sitio, pero al mismo tiempo tienen todo un mundillo de locales y términos muy curiosos de conocer.

Muchos aspectos de la milenaria sociedad japonesa pueden resultar muy intrigantes para los occidentales, posiblemente debido a que conserva gran parte de su carácter medieval. Algunas de sus costumbres en materia sexual son, sin lugar a dudas, las que más curiosidad despiertan, ya que se alejan mucho de lo que en el mundo occidental se considera normal.

Así, mientras se prohíbe la pornografía y el uso de la palabra «porno» -que se sustituye por el genérico «dvd»-, nada impide que los comercios que venden este tipo de películas se anuncien en plena calle, con vistosos y explícitos carteles. Del mismo modo, en la sociedad nipona no está mal visto que un hombre adquiera un dvd de hentai -un subgénero del manga y anime de contenido pornográfico- en el que salgan niñas practicando sexo.

De hecho, y a pesar de que la pornografía infantil está prohibida, los japoneses sienten una gran fijación por las colegialas y es normal que las películas de género hentai estén protagonizadas por personajes femeninos de menos de 10 años practicando sexo o incluso siendo forzados. En las películas protagonizadas por personas de carne y hueso suelen aparecer chicas con un aspecto muy aniñado a las que piden que no se depilen todo el vello púbico, a fin de evitar problemas con las autoridades.

A pesar de que en el país está prohibido ver o poseer pornografía, Japón posee una de las mayores industrias cinematográficas de cine para adultos del mundo. Como la legislación prohíbe que se muestren los genitales y la penetración explícita, la solución está en no enseñarlos. En los shows emitidos en programas para adultos los cámaras tapan las zonas íntimas de los actores con un artilugio compuesto por un palo con un círculo de plástico en la punta, mientras que en las películas se pixelan durante el proceso de montaje.

Como parte del complejo sexual que sufren los nipones, las actrices tampoco pueden «disfrutar» del sexo. Poner cara de placer está prohibido y, por ello, tienen que simular dolor . En definitiva, una práctica tan contradictoria como la propia relación entre los japoneses y el sexo.


sexualidad

¿Practicas curiosas o sexualidad libre?

Existen numerosas practicas, que los japones incorporan a sus vidas sexuales. Estos lugares son vistos como verdades templos sexuales por los japoneses.

el Burusera.

Los hombres compran ropa interior usada a las jovencitas, que sacarán un extra cuanto más usada sea ésta. Luego, las prendas se guardan en cajas para preservar su estado “original”. Esta costumbre se extiende a los uniformes de colegiala y llega hasta el punto de comprar tambien la saliva.
Sí. También se compra la saliva.


japon

Resulta que por allí el negocio de compra-venta de ropa interior usada es uno de los más lucrativos. Estos artículos se encuentran en cualquier kiosco o papelería junto a las revistas eróticas. En los paquetes podemos ver a la chica a la que pertenece la ropa interior con esta puesta.
En estas tiendas también se vende otro tipo de ropa, como uniformes escolares, chaquetas escolares, trajes de baño escolares, etc.
Los clientes son usualmente hombres japoneses que huelen o experimentan de algún otro modo con las bragas para obtener estimulación sexual como un tipo de fetichismo.

Namasera es una variante de Burusera. "Nama" significa fresco. El concepto es el mismo que las burusera, pero los artículos aun siguen siendo usados por la mujer, que después se los quita y se los entrega directamente al comprador en el punto de venta.

El precio de un par de bragas puede rondar entre los 5.000-10.000 yen (entre 30 y 70 euros).


Sexo

El valor de la prenda varía, los sujetadores suelen costar 20 euros mientras que las bragas depende. Si son bragas usadas simplemente cuestan alrededor de 20 euros, otras pueden alcanzan los 60, 90 euros.
Hay quien compra esta ropa para ponérsela a las Orient Dolls. Pero no solo se venden bragas y sujetadores. La ropa deportiva es otro de los grandes productos y el que mayor valor alcanza son los uniformes escolares que pueden alcanzar hasta los 260 euros
.


enEnjo Kosai.

Es el nombre de las citas entre hombres maduros y colegialas, a veces sólo para pasear de la mano, y a veces para tener sexo. Es el medio que usan las jóvenes para conseguir artículos de lujo y de marca.. Hombres mayores pagan a mujeres adolescentes o jóvenes de escuela superior por su compañía en citas o bien para sus servicios sexuales.

El sexo en Japon.

sexualidadImekura. O “Clubes de Imagen”.

Son lugares donde el fetichismo campa a sus anchas. Cada club está especializado en una imagen concreta y en su correspondiente uniforme: colegiala, enfermera, policía, azafata.
Los más “tradicionales” son los “Maid Cafés”, donde las camareras van vestidas de criadas y tratan a la clientela como “auténticos señoritos”.
Algunos Clubes están especializados en exhibicionismo, con lo que un cliente puede contratar a una colegiala para que le acompañe en un viaje en metro, por ejemplo, y practicar sexo con ella en el andén, o incluso en el vagón.


el

japonLove Hotels.

Habitaciones temáticas y totalmente equipadas para el “amor” que se alquilan por horas.
Los usuarios suelen ser utilizados por parejas jóvenes que todavía viven con sus propias familias y no disponen de un hogar en el que poder tener intimidad e, incluso, por parejas ya casadas que no cuentan con un espacio oportuno para consumar sus relaciones (normalmente viven varias generaciones bajo un mismo techo) o buscan algo más exótico. Aunque también se utiliza para encuentro con prostitutas, citas de compensación de hombres de negocios con jovencitas, aventuras extra matrimoniales. Es el equivalente a los albergues transitorios americanos.


Sexo

enEste

Lo que parece ser una casa de masajes y estética (de ahí lo de este) no es más que un sitio donde, además de dar un masaje al cliente, además de con las manos, con el cuerpo desnudo o en bikini. Se suele acabar haciendo sexo oral o vaginal con el cliente. No piden ningún tipo de formación o experiencia dando masajes, así que el tema del masaje o las cremas no es más que una "excusa" para entrar en calor. El precio suele rondar entre los 70 y los 100 Euros por media hora

El sexo en Japon.

sexualidadHosts Clubs.

Los host club son la versión opuesta a los hostess club (Kyabakura). Si en los Kyabakura trabajan las kyabajo haciendo compañía a los clientes masculinos, en los hosto club trabajan los hosto haciendo compañía a las clientas femeninas.

Los hosto clubs son clubs donde las clientas femeninas pagan por tener compañía masculina. Esto de compañía no significa sexo, si no simple compañia bebiendo con el hosto y sobre todo hablando.

Cuando la cliente entra al hosto club, le suele recibir unos cuantos hostos, donde elegirá el que mas le guste. En algunos host clubs hay que pagar una tasa solo por entrar o en algunos casos no se puede elegir al chico y hay que pagar una tasa extra si se quiere elegir al chico, porcentaje de la cual el hosto se llevara, por eso es muy importante que los hosto hagan buenas relaciones con las clientas y las clientas entren preguntando por un hosto en particular.

El ambiente de estos clubs son locales con un ambiente lujoso con sofás y mesas, dando la clienta se sienta con el hosto elegido a hablar y a beber. En algunos casos si se va en grupo, se puede estar en una mesa con las amigas y varios hosto.

La bebida en estos clubs puede costar desde 1000 Yenes hasta varios millones de Yenes por una botella de champagne.

Los hosto suele ser chicos de muy jóvenes, generalmente de entre 18 y 20 años que visten trajes oscuros con colgantes plateados llamativos, los pelos encrespados y con zapatos de punta, aunque en los últimos años los hosto clubs han deribado en muchisimos tipos de hosto, donde hay desde hosto con ropa casual, hosto clubs especializados en gordos o calvos o hosto clubs de transexuales..

La única gran diferencia entre el trabajo que realizan los hosto y el que realizan las kyabajo es que las kyabajo esperan a los clientes dentro del hostess club, donde otros chicos que trabajan para el mismo hostess club se encargaran de buscar a los clientes por la calle para llevarlos con las chicas.
En el caso de los hosto, mayoritariamente los propios hosto son los que tienen que salir a la calle a intentar conseguir su propia clientela.



el

japon

SexoSexy Kyabakura

Estos locales son parecidos a los Hostess Club, con la diferencia de que el trato es más personalizado y también se puede besar o tocar directamente a la chica, dependiendo del local.


en

El sexo en Japon.Salones Rosas. O “Pink Salons”.

Son locales especializados en sexo oral. Están haciendo furor por sus precios casi ridículos. Son locales con baja iluminación donde cada cliente se sienta, y al cabo de un rato, una empleada se le acerca y le practica sexo oral. Al cabo de unos diez o quince minutos, se acerca otra chica diferente para hacer lo mismo, y así sucesivamente hasta agotar el bono de tantas sesiones como el cliente haya comprado.

sexualidad

elTerekura. O “Clubes de Teléfono”.

Fomentan el primer contacto de muchas jóvenes con el mundillo de la prostitución. Los clientes, siempre hombres, van a estos clubes, se sientan en un cubículo que tiene un teléfono a esperar la llamada de alguna de estas jovencitas. Para las chicas, el número de teléfono es gratuito; es el cliente el que corre con los gastos de la llamada. Suele ser una de las formas más habituales para el “Enjo Kosai.

japon

SexoPantsu Getta.

El nuevo juego de moda. Comienza cuando una mujer publica un mensaje en un foro anunciando que ocultó su ropa interior usada (y que ya no necesita) en una determinada zona de la ciudad. Entonces, todos los interesados deberán buscar la prenda en la calle y pedir más pistas a la chica a través de Internet. El juego concluye cuando el afortunado comunica los detalles en el mismo foro, entre otras cosas para que nadie siga buscando.

en

El sexo en Japon.Kaiten Zushi Baxy Club.

Luces negras y música techno envuelven este club. Un lugar donde las chicas (con pintorescos nombres como “gamba” o “atún”) van rotando entre los clientes cada dos minutos, como si de un restaurante en el que desfila sushi se tratara.

sexualidad

elBurdel June Bride Soapland:

Los hombres pagan hasta 92.000 yenes (615 Euros) para que las chicas, vestidas de novia (previamente seleccionadas a dedo) los bañen (entre otras cosas). Cada vez que una de estas “novias” acompaña a un cliente desde la entrada principal hasta una habitación más íntima, la marcha nupcial de Wagner suena en los altavoces.

japon

SexoGambo:

Jueces, abogados, policías y demás tipos encargados de la ley y el orden acuden para jugar a ser el poli malo de un interrogatorio. Todo vale para sacar a la inocente chica “todo lo que sabe”. La celda incorpora esposas, foco, y un suelo de espejo.

en

En el Air Touch Club de Osaka los clientes reciben algo más que unos auriculares y una manta si deciden ir sentados en la “Clase Business”. Las azafatas estarán a tu entera disposición, y siempre con una sonrisa en la boca.


El sexo en Japon.

sexualidadHotel Dayo Zenin Syugo de Osaka


Aqui puedes escoger una chica a la que usar como lienzo. Pintas con tinta y pincel tradicional sobre su piel, y antes de irse, la modelo estampará una huella de sí misma en un papel especial que puedes llevar a casa como recuerdo.


el

japonCosplay Garden Club

Donde puedes disfrazar a las chicas con los trajes de tus personajes de anime favoritos.

Sexo

enDensha Go Go

Es un vagón de tren con capacidad hasta para 14 clientes a la vez. Allí sus ocupantes pueden dar rienda suelta a sus perversiones y acosar en grupo a las chicas.

El sexo en Japon.

sexualidadMuryou Annaisho (“puesto gratuito de anuncios”)

Estos lugares, anuciados por carteles luminosos con fotografías de chicas en ellos, son los intermediarios entre los clientes y diversos tipos de negocios relacionados con el sexo, especialmente el herusu. Una vez dentro, uno se encuentra con decenas, a veces cientos de fotografías de chicas expuestas en paneles fluorescentes en la pared. Uno escoge la chica que quiere y el empleado, tras llamar por teléfono a la tienda donde pertenece la chica y asegurarse de su disponibilidad, lleva al cliente hasta el local donde puede contratar sus servicios.
En todos estos locales hay ofertas para grupos, esto quiere decir que cuando salen del trabajo se van todos juntitos a cualquier prostíbulo de la zona y aprovechan los descuentos por grupos, como si de un parque de atracciones se tratase…


el

japon

La prostitucion en Japon

Muchos no entendemos porque está tan bien que los hombres vayan a prostíbulos. Pues bien, para ellos el sexo no tiene nada que ver con el matrimonio, por supuesto no está tan bien visto que las mujeres lo hagan. Japón es una sociedad muy machista y en caso de divorcio ellas se verían apartadas, ya que sería una deshonra para la familia.
Tambien existen prostitubulos con muñecas de silicona. Eran muñecas que tenían una textura muy próxima a la piel humana y no tenían costuras llamadas Orient Doll.
Una empresa dedicada a éste negocio incluso ofrecía en el caso de fallecimiento del dueño hacer un ritual budista para que la muñeca descansase eternamente con él. Las muñecas tienen varias apariencias, realistas, basadas en dibujos de manga, apariencia muy infantil, etc. Como eran bastante caras (unos 4500€) a alguien se le ocurrió alquilarlas para que todo el mundo pudiera disfrutar de éstos objetos dando lugar a clubs de alterne de muñecas hinchables y a negocios de alquiler de éstas
.


Sexo

Cabe destacar que la prostitución en Japón esta prohibida, también decir que para ellos prostituirse es recibir dinero a cambio de la penetración.


link: http://www.youtube.com/watch?v=nqfBwgnkh9U


link: http://www.youtube.com/watch?v=GmdMjxayq6E


En Japón resulta casi imposible huir del material pornográfico. Hay leyes que prohiben la venta a menores de edad, pero ninguna regula la exposición en lugares públicos. Existe un limbo legal al respecto, el cual permite a las empresas del sector anunciarse abiertamente sin temer ningún tipo de sanción por parte de las autoridades.

en

El arte del sexo

El inquietantes Museo del Sexo de la ciudad de Beppu, en Japón (curiosamente una de las más cálidas del mundo), desafía nuestra mentalidad occidental con respecto al sexo, pasmándonos ante la conceptualización que de este se realiza en Oriente.

El sexo en Japon.

Sin duda el sexo puede ser uno de los termómetros más interesantes para sondear una cultura, para conocer los pensamientos colectivos que se agitan o se contienen en su interior, que sale a la luz pública en manifestaciones de diversa índole, francas, enigmáticas, siempre atractivamente simbólicas.

En este sentido quizá Japón sea uno de los países que más curiosidad atraen en el campo de lo sexual, uno donde los imperativos sociales han dado lugar a expresiones que, en las antípodas, creemos estrafalarias, incomparables, a veces también incomprensibles.

El famoso grabado de Hokusai, El sueño de la esposa del pescador, es un ejemplo elocuente de esta actitud social, compartida, frente al sexo y sus vicisitudes. Igualmente uno de los poemas del heterodoxo monje Ikkyu Sojun, quien justificadamente veía en las relaciones sexuales una posibilidad de iluminación:

"Tanto koan te enseñará el camino, pero no al rico xxxxxx de muchacha al que yo me dirijo. (versión de Aurelio Asiain)
"


sexualidad

Decir que las escenas son inquietantes o perturbadoras es, de alguna manera, quedarse corto. La verdad es que, más allá de una labor descriptiva que parece redundante por su carácter tan explícito, todas estas piezas se resisten a un intento de comprensión, de traducción a la sensibilidad occidental frente al sexo.

el

Sex shops japoneses

Una de las cosas más interesantes que ha traído consigo internet es poder alucinar con videos e imágenes chocantes del país del sol naciente.

japon

No obstante, la humillación o el dolor, cuando van de la mano del sexo, resultan la mar de recurrentes y toda una delicatessen erótica por aquellos pagos. Los artículos de sex-shop también merecen una mención especial porque parecen sacados de la isla del doctor Moreau. Por un lado, sorprende la tendencia a decorarlos o comercializarlos bajo una apariencia infantil, algo que al defensor del menor de aquí le provocaría muchas canas pero que en Japón resulta muy simpático.
El artilugio en cuestión consiste en una mano unida a un engendro mecánico que subía y bajaba, permitiendo una masturbación compulsiva y eficaz sin necesidad de cansarse ni ejercitar los bíceps
.



Sexo

El último grito en juguetería sexual japonesa se trata de unos masturbadores masculinos llamados Tenga. En Japón se venden en las gasolineras y se han vendido un millón y medio de ejemplares en el último año y se comercializa bajo cinco versiones diferentes, para adaptarse a todo tipo de sensación que se requiera.


link: http://www.youtube.com/watch?v=18bC3FzKmb0



link: http://www.youtube.com/watch?v=OSlJiQMbSR8

en

Record mundial de abstinencia sexual con una industria del sexo creciente

Paradojicamente Japón ostenta el récord mundial de abstinencia sexual en pareja pero, en cambio, la industria del sexo crece dia a dia.

Una de las cosas que llama la atención, que se muestra tanto en los cómics como en sus series y películas y que se aprecia cuando estás de viaje en el país es el escaso contacto físico entre las personas. Nadie se saluda dando la mano o un beso. Les harás sentir muy incómodos si les miras directamente a los ojos. También es extraño ver este tipo de muestras de cariño entre miembros de una misma familia, por no hablar, de las parejas. Es muy complicado ver a parejas cogidas de la mano o dándose un beso en público… les da muchísima vergüenza y, además, puede considerarse una falta de educación.

El sexo en Japon.

Si ves una de sus series de amor (doramas), después de 20 episodios de enamoramiento, te quedarás con las ganas si quieres ver un efusivo beso de la pareja protagonista en la escena final.

Pero, por otro lado puedes encontrar todo tipo de manga y anime hentai o yaoi, incluso plantas enteras de edificios dedicadas a éstos generos, o merchandising en la que las alfombrillas de tu ratón tienen pechos en relieve, hay máquinas expendedoras de ropa interior femenina usada o figuras de tus personajes favoritos con escasa ropa, pechos blandos y en posturas provocativas.

El Instituto Nacional de Sexología japonés define con el término Sexless ('Sinsexo') a las parejas que mantienen relaciones amorosas con una frecuencia inferior a una vez al mes. Pero, como muestra el documental El Imperio de los SinSexo cada persona tiene su propio concepto de abstinencia. Los hay que, aunque sólo hagan el amor una vez al año o, incluso, cada dos años, no se consideran 'Sinsexo'
.


'Mendokusai', la excusa perfecta

El 37% de las mujeres japonesas se reconocen como abstinentes pero diversos informes demuestran que el porcentaje es mucho mayor. La famosa terapeuta nipona Mayumi Futamatsu asegura en el documental que la experiencia en su consulta le confirma que "entre el 60 y 70% de las parejas de más de 40 años no mantiene relaciones sexuales".

"Hasta el tercer año de casados no empezamos a hacer el amor, tres o cuatro veces al año"

Esta situación no es nueva en Japón. Yoko, una esteticista de 39 años, cuenta que cuando se casó se fue de viaje de novios con su marido durante 10 días "y no pasó nada. Hasta el tercer año de casados no empezamos a hacer el amor tres o cuatro veces al año. Siempre se lo pedía yo y al final se fue a dormir a otra habitación".

Existe una palabra muy repetida entre los varones nipones: ‘Mendokusai’, en castellano ‘estoy cansado’, que resulta incontestable cuando se habla de sexo
.


Los divorcios son poco frecuentes por lo que la mayoría de las parejas 'sinsexo' son duraderas

Aqui, el documental en cuestion:


link: http://www.youtube.com/watch?v=7Ln75ScmJHg

sexualidad

La asexualidad como eleccion

¿Hay alguna contradicción o, por el contrario, una proporcionalidad directa entre la abstinencia sexual y la hipertrofia de los estímulos sexuales? La característica central de esta refinadísima industria del placer corporal es que todas sus ofertas, sus adminículos, sus imágenes y sus promesas de gozo no sólo excluyen la penetración (que es la que define la prostitución, ilegal en Japón) sino que está orientada a suprimir cualquier mediación propiamente humana.

No es que en Japón estén desapareciendo las “relaciones sexuales”; lo que están desapareciendo son las “relaciones” en general mientras que el sexo sin relaciones, completamente autorreferencial, va ocupando un lugar cada vez más importante en la vida de individuos desconectados del mundo que no sienten la menor vergüenza en exhibir y proclamar esta desconexión.

el

Esta riquísima, civilizadísima, libérrima industria sexual —con todo su aparato escénico e instrumental— está orientada a ahorrar el trabajo de las dependencias exteriores: el cortejo, la conversación, los preliminares, el otro mismo.

Uno de los japoneses entrevistados en el documental declaraba con alegre franqueza que prefería masturbarse en una cabina con una vagina de plástico mientras veía imágenes pornográficas que acostarse con su novia: “me da mucha pereza”, decía, “porque cuando estoy con ella tengo que ocuparme de su placer y prefiero ocuparme sólo del mío”.

“El infierno son los otros”, decía el filósofo Jean-Paul Sartre. Los otros, sobre todo, dan pereza. Hasta ahora nos cansaba trabajar y nos cansaba también estudiar mientras que estábamos siempre dispuestos a reunirnos con unos amigos, ir a una fiesta, participar en el bullicio de una conversación, desnudar de nuevo con emoción el pecho del amado. Ahora lo que cansan son las relaciones. Sexo sí, relaciones no.

La industria sexual en Japón refleja y alimenta una sociedad de perezosos masturbadores que pagan para no tener que ocuparse de sus mujeres o de sus novias; que pagan, en definitiva, para emancipar su propio placer de cualquier contacto exterior.


El colmo de la civilización, ¿será la masturbación industrial? Tres cosas llaman la atención de esta extraña pereza cultural
.

La primera, como insólita ruptura antropológica, tiene que ver con el hecho de que las imágenes y los instrumentos han absorbido por completo la intensidad de los objetos a los que aludían o sustituían. La pornografía, las muñecas, los juguetes sexuales, fuente hasta ahora de estímulo y de insatisfacción, sucedáneos irritantes del cuerpo deseado, se han convertido en el objeto mismo donde se satisface el deseo.

Esas imágenes, esas muñecas, esos juguetes, constituyen la superación completa de todas las imperfecciones y todas las molestias, al servicio ahora de un placer encerrado, como un molusco, en el propio cuerpo. En su cabina, frente a la pantalla, manipulando el artefacto de plástico, el perezoso no echa de menos el cuerpo verdadero; todo lo contrario: se siente aliviado, liberado, sexualmente colmado en su confortable negación del mundo.

Lo que llama la atencion en segundo lugar, es que esta nueva sociedad de perezosos masturbadores sigue siendo, como la anterior, machista y masculina, y en ella la mujer ocupa no sólo un papel subalterno sino también instrumental.

La industria japonesa del sexo, que no está dirigida a las mujeres, emplea sin embargo a muchas mujeres, pero no porque los clientes pidan o necesiten cuerpos femeninos, sino porque los cuerpos femeninos, con un poco de trabajo, pueden lograr parecer imágenes, muñecas y juguetes. Los hombres se ahorran el trabajo de las relaciones; las mujeres trabajan para ahorrar a los hombres el trabajo de las relaciones.

Ciencia-ficción y patriarcado se citan en los locales de masturbación industrial de Tokio. La vieja utopía homofóbica y misógina de un mundo sin mujeres se hace realidad en estos recintos de sexo puro donde una sucesión de Unos Machos se derrite en un espacio sin Nadie.

Una de las ventajas del sexo es que obliga a prestar atención al otro. No cuidamos un cuerpo enfermo de buena gana, pero nos ocupamos con minucioso entusiasmo del cuerpo deseado. El amor y el deseo constituyen la única garantía irrefutable de la existencia del mundo y de nuestra dependencia recíproca en él. Un beso es una forma de materializar al otro; una caricia una marca de salvación del cuerpo ajeno
.


¿Qué pasa cuando la pereza llega al extremo de cortar todo vínculo —incluso el del deseo— con un cuerpo de carne y hueso? Japón, vanguardia del capitalismo, está a punto de liberarse industrialmente de la atadura de los otros. Quizás sea bueno. Un perezoso antropológico emancipado de todas las relaciones corporales no será un maltratador doméstico ni un violador en serie ni un sádico verdugo; un masturbador satisfecho nunca será un activo destructor del mundo.


japon

Comentarios Destacados

@GSTVO001 +11
Sexo
@Capocha2 +5
Las Chicas y el Deporte!
@xerxes99
A mi me banean si posteo eso
@GSTVO001 +1
@xerxes99 A mi han baneado en mil oportunidades, y a veces por expresarme politicamente. Esta nueva T! es una cagada

9 comentarios - El sexo en Japon.

@GSTVO001 +11
Sexo
@Capocha2 +5
Las Chicas y el Deporte!
@xerxes99
A mi me banean si posteo eso
@GSTVO001 +1
@xerxes99 A mi han baneado en mil oportunidades, y a veces por expresarme politicamente. Esta nueva T! es una cagada
@a-la-mierda
jodeme, estos japoneses saben divertirse
@plcuervo -2
es triste ver el precio de ser parte de una super sociedad urbana, ojala no nos toque llegar a eso dentro de 50 años
@Sagara_Shinji
"Me da vagancia tener que poner en clima a mi novia"... WTF??
"Me voy a conectar a un respirador porque me da vagancia respirar. Tengo que estar empostrado en una cama, pero no tengo que respirar por mi mismo." Viejo, estamos para atras.
@Keuris
¿Perdieron el punto G o qué?
@ireneo
Escribir un comentario...