Transpiración y mal olor

Tu Desodorante te abandona? [Mejora eso!]

El cuerpo tiene más de dos millones de glándulas sudoríparas el cual entran en acción para enfriar el cuerpo mediante la evaporación del líquido (sudor) en la superficie de la piel.

Esto se debe generalmente por el clima exterior (calor) o la tensión mental o física, La mayor parte de la transpiración consiste en un fluido inodoro compuesto por agua, sal y pequeñas cantidades de algunos elementos segregados por las glándulas sudoríparas ecrinas distribuidas por todo el cuerpo.

Sin embargo, la transpiración generada por las glándulas sudoríparas apocrinas, ubicadas en las axilas y las áreas genitales, es rico en materia orgánica ideal para la reproducción de las bacterias que se multiplican y se descomponen en estas secreciones lo que causa el olor de cuerpo.

Éste también puede ser causado por alimentos como el ajo y la cebolla y hasta por las especias como el comino y el curry, ya que su fuerte esencia seemite a través de las sudoríparas.
No existe evidencia que relacione los compuestos de aluminio de los antitranspirantes y desodorantes comerciales con los altos niveles de aluminio de los pacientes de Alzheirner, pero si se deseen evitar cualquier problema relacionado con los químicos que contienen estos productos, existen muchas alternativas y remedios caseros.


informacion

Remedios populares


Remedio popular #1:. Beber una taza de infusión de salvia todos los días contribuye a reducir la actividad de las glándulas sudoríparas.

Remedio popular #2:Aplicar un puñado de hojas frescas de salvia mezcladas con jugo de tomate sobre las axilas resulta tan eficaz que los desodorantes comerciales.

Remedio popular #3: Mojar las axilas con una mezcla de té de corteza de sauce y bórax

Remedio popular #4:Empolvar las axilas limpias y secas con bicarbonato de soda o maicena (fécula de maíz, cornstarch), o una mezcla de ambos- o una combinación de talco y bicarbonato; o con polvo de arroz o talco.

Recomendaciones

Las personas que sufren de mal olor corporal deben seguir las siguientes recomendaciones:


El bañarse diariamente es esencial para el control del olor. Las personas que sudan copiosamente podrían necesitar ducharse por la mañana y por la tarde, así como después de cualquier actividad vigorosa.


El remover los vellos axilares una vez por semana elimina ese entorno favorable para las bacterias malolientes.


El frotar las axilas con una toalla jabonosa elimina las secreciones residuales de bacterias más eficazmente que el enjabonarse con las manos.


Para eliminar el fuerte olor corporal, hay enfermeras y terapeutas que hacen que sus pacientes se remojen durante 15 minutos en una tina con agua mezclada con tres tazas de jugo de tomate.

Las prendas sueltas de telas porosas permiten que la transpiración se evapore antes de convertirse en un medio apto para la reproducción de bacterias. Pero a menos que se cambie con regularidad, la ropa acumula olores que podrían anular los beneficios de un baño diario.

La dieta puede afectar el olor de sudor. Por lo tanto, debe eliminar alimentos de olor penetrante como las cebollas, ajos, especias picantes y cerveza.