Alucinogenos

Alucinogenos y sus formas

¿Que es un alucinogeno?

Se llama alucinógenos a cierto tipo de drogas que, en dosis no tóxicas, causan alteraciones profundas en la percepción de la realidad del consumidor. Bajo su influencia, las personas ven imágenes, oyen sonidos y sienten sensaciones muy distintas a las propias de la vigilia. Algunos alucinógenos también producen oscilaciones emocionales rápidas e intensas. Casi nunca producen confusión mental, pérdida de memoria o desorientación en la persona, ni de espacio ni de tiempo.

Son fármacos que provocan estados alterados de conciencia que afectan a la percepción (alucinación) y varían la noción de la propia identidad. Sus efectos son muy variables, dependiendo tanto de la dosis como de las expectativas del sujeto y el ambiente que le rodea durante la experiencia. Cuando, por una razón u otra, el balance de la experiencia resulta desagradable para el sujeto suele hablarse coloquialmente de "mal viaje".

Los alucinógenos producen sus efectos interrumpiendo la interacción de las células nerviosas y el neurotransmisor serotonina. Distribuido por el cerebro y la médula espinal, el sistema de serotonina está involucrado en el control de los sistemas de conducta, percepción y regulación, incluyendo el estado de ánimo, el hambre, la temperatura corporal, el comportamiento sexual, el control muscular y la percepción sensorial. Algunos alucinógenos antes de llegar al proceso anteriormente descrito pierden un radical en su molécula: tal es el caso de la psilocybina, contenida en los hongos del género psilocybe, que una vez dentro del cuerpo pierde un radical fósforo para de este modo convertirse en psilocina, que al parecer es la sustancia que libera los mecanismos en el sistema nervioso.

El LSD (acrónimo del término alemán para la dietilamida del ácido lisérgico) es la droga que se identifica más comúnmente con el término "alucinógeno" y la más ampliamente usada de este tipo de drogas. Se considera el alucinógeno típico y las características de sus acciones y efectos se aplican a los otros alucinógenos, incluyendo a la mescalina, la psilocibina y la ibogaína, aunque la experiencia con cada alucinógeno varía.

Entre los más utilizados están el LSD, los hongos psilocibios, la mescalina, presente en el peyote y los cactos de la familia Trichocereus, y otros más.

Existen muchas lagunas en el conocimiento científico de las drogas visionarias debido a las trabas que la legislación impone en casi todos los países a la investigación de este tipo de sustancias, sobre todo cuando en ella interviene el consumo humano.

Tratamiento en casos de "mal viaje"

droga

La intoxicación aguda por fármacos alucinógenos no es muy habitual en la actualidad y resulta extraño que se presente sin estar asociada al consumo de alcohol. Normalmente los intoxicados precisan ayuda por causa de las crisis de pánico, derivadas del denominado "mal viaje" (experiencia negativa y desagradable), cuyos síntomas son la angustia y la depresión asociadas a confusión mental, alucinaciones visuales y auditivas, sensación de incapacidad, culpabilidad y riesgos de conductas agresivas con pérdida de autocontrol y peligro de suicidio.
En caso de 'mal viaje' se debe aislar al intoxicado en un lugar tranquilo y poco iluminado, evitando excesivos estímulos a su alrededor. Puede ser útil una música suave. Debe acompañarle una persona que le serene y tranquilice. Se le debe explicar serenamente que lo que ocurre es la reacción de algo que la persona tomó. Y que todo lo que siente, no es más que un efecto que en algún momento llegará a su fin; generando así tranquilidad en el individuo. También es recomendable decirle a la persona la hora exacta en la que el efecto, seguramente, habrá pasado. Muchos están especialmente preocupados por la idea de que han destruido su cerebro, de que son ellos mismos los que se han llevado a la locura y que serán incapaces de volver a su estado normal. Su traslado a un centro médico debe realizarse tomando en cuenta las premisas anteriores.

¿Alucinógeno, enteógeno o psicodélico?

locura

Existe una gran cantidad de nombres para hablar de este tipo de drogas. Alucinógenos, enteógenos, psicodélicos, drogas visionarias, drogas de poder, psicodislépticos, psicotomiméticos,eidéticos etc. Cada uno de los nombres está asociado a una cosmovisión concreta, y no siempre son adecuados en todos los contextos y ninguno describe por completo los efectos psicofisiológicos. En Europa tales efectos son llamados con frecuencia "phantastica". Se suele llamar alucinación a una "percepción sin objeto", o sea, percibir algo donde no está, sea un sonido, una imagen, etc. Ateniéndose a ese sentido, los "alucinógenos" más usados no lo serían, o lo serían sólo en dosis realmente altas o en contextos específicos -falta de luz, etc.-. A ese perfil responde bien sólo una de las familias de las drogas visionarias, que es la de los alcaloides tropanos (escopolamina, hyosciamina, atropina) que se encuentran en ciertas plantas solanáceas (estramonio, toloache, belladona, beleño, mandrágora, brugmansia, etc.)

Muchos autores (Ott, Escohotado) rechazan los términos psicodélico y psiquedélico por estar en exceso asociados con el uso de drogas visionarias en los años sesentas y setentas. Psicodisléptico se refiere a aquello que desata la psique, y es un término que no pretende asignar valores morales. Psicotomimético, en cambio, habla de la sustancia que es capaz de imitar la psicosis. No obstante,nuevos estudios sobre el funcionamiento cerebral han comprobado que las actividades cerebrales provocadas por alucinógenos difieren fundamentalmente de las que se presentan durante psicosis auténticas.

Una subcultura occidental muy grande asigna a las drogas visionarias un valor de tipo espiritual e incluso religioso, inspirados casi siempre por culturas primigenias donde el uso de este tipo de drogas estaba integrado en un contexto chamánico. Ellos son los que prefieren denominarlas plantas de poder, maestros vegetales, drogas visionarias o enteógenos. Éste último es un neologismo propuesto por Gordon Wasson, Jonathan Ott y otros que sugieren que este tipo de sustancias revelan y generan la divinidad en el interior de quienes las consumen.

Tipos de alucinogenos

LSD

duro

Los efectos psicológicos del LSD son impredecibles, puesto que dependen del estado de ánimo de la persona que lo utiliza, el contexto, la dosis, personalidad y expectativas. Así pues, pueden tener desde lo que podría llamarse una experiencia mística hasta experiencias aterradoras. El LSD no produce adicción ni daños cerebrales y su toxicidad es baja.

La capacidad para alterar la mente del LSD fue descubierta accidentalmente en los años 40. A partir de entones, los científicos comenzaron a estudiar los efectos de esta sustancia, buscando sus posibles aplicaciones en medicina.

Los psiquiatras de la época, dominada por el psicoanálisis, vieron en el LSD un modo de desenterrar aquello que se encontraba oculto en el subconsciente para que pudiera acceder a la conciencia durante la psicoterapia.

Así pues, durante las dos décadas siguientes se estuvo experimentando con el LSD. Sin embargo, su utilidad no resultó ser muy elevada, mientras que se vio que podría ser una sustancia peligrosa, debido a que puede producir psicosis y a que altera el juicio, pudiendo predisponer a una persona a accidentes o la muerte.

En los años 60, el doctor Timothy Leary, quien acuñó el término psicodélico, fue fundamental a la hora de popularizar el uso de esta droga. Tanto la marihuana como el LSD se convirtieron en un modo de revelarse contra el sistema, de manera que cuanto más se oponía el Gobierno al uso de estas drogas, más populares se volvían.

Poco a poco, el LSD empezó a perder popularidad debido a los "malos viajes" que provocaba en ocasiones y a que la gente podía acabar haciendo cosas peligrosas bajo su influencia, como lanzarse desde lo alto de un edificio pensando que podían volar.

En los años 70 y 80, el LSD era una droga poco utilizada, pero a mediados de los 90 volvió a resurgir entre los adolescentes y adultos jóvenes.

PCP o polvo de ángel

alucinogeno

El PCP o fenciclidina fue desarrollada en los años 50 y es un anestésico disociativo que posee efectos alucinógenos. Se conoce también como polvo de ángel. Debido a los efectos adversos que ocasionaba dejó de utilizarse como anestésico, pero puede sintetizarse con facilidad en laboratorios ilegales, que luego lo distribuyen en las calles.

Como el resto de las drogas alucinógenas, produce alteraciones de la percepción y el juicio, pero se diferencia del resto de los alucinógenos en algunos aspectos:

El PCP es altamente adictivo.
Provoca un estado psicótico que puede persistir durante prolongados periodos de tiempo y que es similar a la esquizofrenia.
Provoca agitación y una gran agresividad.
La adicción al PCP es parecida a la adicción al crack. Los adictos suelen usarla de manera continuada durante varios días hasta que se desploman. Esta droga produce una intensa estimulación del cerebro y puede producir nistagmo (movimiento involuntario de los ojos, como si dieran tirones), rigidez muscular y convulsiones, así como destrucción del tejido muscular, fiebre alta y severo aumento de la presión arterial.


MDA y MDMA


Alucinogenos y sus formas

Son drogas de diseño, llamadas así porque se sintetizaron en laboratorios específicamente para que tuvieran propiedades alucinógenas. Debido a que resultaron tener un efecto tóxico sobre las neuronas se limitó su uso legítimo, pero se siguen sintetizando ilegalmente.

Estas drogas destruyen las células cerebrales encargadas de producir serotonina. Su efecto a largo plazo es desconocido, pero se teme que las alteraciones que produce en el sistema de la serotonina aparezcan con el tiempo en las personas que la han estado utilizando en el pasado. Dado que la serotonina ejerce un papel importante en el control y procesamiento de las emociones, sus efectos adversos pueden ser importantes.

Clasificacion de alucinogenos

Drogas visionarias

Menores


Canabinoides (THC, CBD, CBN, etc.)
Entactógenos (MDMA, MDA, etc.)

Mayores

-Anillo indólico-

Triptaminas (psilocina, psilocibina, DMT, 5 MeO-DMT, etc.)

Derivados del ácido lisérgico (LSD, LSA, etc.)

Ibogaína

-Anillo bencénico-

Fenetilaminas (mescalina, 2CT7, 2CB, etc.)

Disociativos

Salvia Divinorum

Anestésicos disociativos (ketamina, PCP, DXM, etc.)

Delirógenos

Alcaloides tropanos (escopolamina, hyosciamina, atropina)

Alimentos alucinogenos

Algunos alimentos, utilizados de forma inadecuada, pueden convertirse en peligrosos alucinógenos. Incluso, se afirma que hasta son capaces de causar la muerte. ¿Será cierto? La ciencia continúa sus investigaciones y aún no dio por terminada la cuestión. No obstante, se advierte sobre los siguientes alimentos:

1. Nuez moscada

droga

En pequeñas cantidades es un condimento que aporta sabor a los platos. Pero en altas dosis, diluída en agua o en jugos, se convierte en un poderoso alucinógeno, según se afirma. Su efecto dura más de 24 horas y puede producir convulsiones, palpitaciones e incluso la muerte.

2. Té de floripondio

locura

Su nombre científico es Brugmansia vulcanicola, es una flor en forma de campana que crece como una enredadera silvestre. Debe sus propiedades alucinógenas a su alto contenido de escopolamina, una droga altamente tóxica que guarda en sus pétalos y hojas. Un té de estas florecitas provoca en pocos minutos estados de excitación, depresión, violencia y hasta demencia temporal.

3. Azafrán

duro

Derivado de los estigmas secos de la flor de Crocus sativus, en grandes cantidades, de acuerdo a estudios, puede provocar efectos narcóticos similares a los del opio. Unos 10 gramos pueden ser mortales para el ser humano. De todas formas, es tan caro que nadie lo consume en esas proporciones.

4. Pez Sarpa Salpa

alucinogeno

Típico de las aguas del Mar Mediterráneo, sus poderes alucinógenos provienen de un compuesto llamado indol, presente en el plancton y en las algas que come. Su carne es segura para el consumo humano, pero no su cabeza: allí se acumula este químico psicoactivo, capaz de provocar alucinaciones visuales y sonoras.

5. Lechuga


Alucinogenos y sus formas

Si bien su uso cotidiano se restringe a las ensaladas, la lechuga utilizada como infusión puede resultar tóxica. Se afirma que el látex blanco y lechoso que segrega la planta cuando está madura alberga principios narcóticos y, en altas concentraciones, puede provocar “viajes” similares a los del LSD.

Drogas Visuales


link: http://www.youtube.com/watch?v=6fix33J0Lhg


link: http://www.youtube.com/watch?v=rfT2ULLT2Xg


link: http://www.youtube.com/watch?v=VkVKcUnDdLY


link: http://www.youtube.com/watch?v=KtPRu49yLYg


link: http://www.youtube.com/watch?v=LrqmXG3xylY