Orégano, el antibiótico natural...
El orégano es una hierba curativa y antibiótico natural:
El orégano es una hierba maravillosa, aromática y saludable. Los orígenes de esta planta se encuentran en el Mediterráneo y se cree que dio sus primeros brotes en las regiones montañosas de Grecia, Turquía e Italia. Los antiguos griegos lo llamaron "La alegría de Montaña".

El orégano es una de las hierbas más curativas y antibióticas naturales que se han estudiado.

El Orégano se convirtió en un elemento básico para la cocina italo-americana. Y aunque llegó a nuestro continente como "el condimento de la pizza" rápidamente fue adoptado para un sinfín de platos como las pastas, verduras, el asado, la carne al horno, papas, pescado etc. El Orégano es un componente habitual en adobes y aderezos para carnes y ensaladas.


Propiedades medicinales:
El aceite de orégano es un antibiótico natural extraordinariamente potente. Un estudio reciente demuestra que es significativamente mejor que otros 18 medicamentos que se utilizan en la actualidad para el tratamiento de infecciones deestafilococos SARM. El antioxidante fenol del Orégano destruye hongos, virus y bacterias patógenas.

Increíble capacidad antioxidante:
El Orégano es muy rico en antioxidantes de fitoquímicos flavonoides y ácidos fenólicos. Es la tercera hierba más alta en capacidad de absorbancia de radicales de oxígeno con una puntuación impresionante de 200.129. Esta hierba es una de las mayores fuentes del mundo del poderoso componente del fenol: Timol. El timol es ideal para mejorar la función digestiva, así como para destruir microbios nocivos.

En microbiología se usa como un parametro de la cantidad de luz absorbida por una suspensión de células bacterianas o una solución de una molécula orgánica, se mide por un colorímetro o espectrofotómetro.

El USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos) clasifica la capacidad antioxidante del orégano entre 3 a 20 veces mayor que la de cualquier otra hierba. El Orégano tiene cuatro veces más poder antioxidante que los arándanos, 12 veces más que las naranjas y 42 veces más que las manzanas.

Comúnmente, el aceite de orégano fue utilizado como desinfectante de oídos, nariz y para el tratamiento de infecciones respiratorias y de garganta, y también para cualquier tipo de condición bacterial o viral. Además, tiene propiedades que suprimen la producción de células cancerosas. El aceite de orégano es más eficiente que la hierba seca; Sin embargo, la versión seca aún contiene inmensos beneficios para la salud.

Estudios científicos demostraron que el orégano actúa como un potente antiinflamatorio y antimicrobiano, cuando es aplicado a los alimentos o en forma de suplemento. El orégano además posee ácido rosmarínico, cuyas propiedades lo hacen un fenomenal oponente del cáncer .

Té de Orégano:
La infusión de orégano es muy beneficiosa para el aparato digestivo mientras estimula la función biliar. Es eficaz para tratar pacientes con estreñimiento y digestión lenta. También resuelve trastornos de sueño como el insomnio, acorde a sus propiedades relajantes y ansiolíticas naturales. Otra bondad de esta infusión es su capacidad para mejorar la circulación sanguínea, donde vuelve a actuar como antiinflamatorio. Esto ayuda a evitar la formación de trombos y mitiga los dolores de cabeza causados por una mala irrigación cerebral. Asimismo, el té de orégano es expectorante, y combate tanto la tos excesiva como las afecciones bronquiales en general.