¿Rendirte Ahora? !Es lo más fácil!


Y porqué hemos de rendirnos ahora? Mira hacia atrás y ve como has pasado momentos tan difíciles como estos! o quizás peores? Y los superaste…! Por eso estas aquí hoy! Cuando todo resulte mal y ya intentaste todas las alternativas, no te desesperes, no te rindas… Levántate y Resplandece… Siempre hay una solución!
solucion
Cada prueba te hace más fuerte para poder sobrellevarla, hay personas que se hacen a un lado, otras le hacen frente para poder crecer.
Es cierto que en algún momento llega la apatía y la irritabilidad pero, nuevamente se debe de tomar fuerzas para salir airoso sobre todo lo que se presente en el día a día.
Todo lleva un proceso, para la adaptación, para la aceptación, en cualquier lugar o situación, para cualquier cambio, por mínimo que sea y a veces es difícil pero, si nos esforzamos en ver las cosas con menos complejidad, será más fácil conseguir el adaptarnos, el aprender. Lo que realmente es lo importante, es estar convencidos de lo que queremos, de hasta dónde queremos llegar.
Debemos de plantearnos metas, objetivos; a vivir una vida con sentido. A tomar una actitud erguida ante un destino adverso. La libertad interior del hombre nos puede elevar muy por encima de una situación difícil o un destino tan contrario.
Recordemos que en las circunstancias más difíciles y adversas, es dónde surgen las grandes oportunidades para demostrar de lo que somos capaces de hacer, de cómo dicen por ahí, saber uno mismo de lo que esta hecho. No debemos limitarnos a ser espectadores de los triunfos ajenos, sino hacedores y tomar riesgos y decisiones aún en circunstancias o pruebas muy escabrosas. A luchar día a día por sonreír, por reír a pesar de que algo nos oprima el corazón.
Y por supuesto no olvidando la generosidad, la humildad, la dignidad que como seres humanos nos caracteriza. Aferrarnos a nuestros anhelos, a nuestro amor que tenemos hacía nuestros seres queridos. Recordando que siempre hay alguien que nos observa, que nos espera, que nos admira, que nos ama y por ellos, debemos acrecentar nuestra fuerza espiritual, emocional, mental, y física.
Pero, aún más y siempre por uno mismo, por todo lo que hay dentro de nosotros; por todos nuestros deseos, nuestras convicciones, cualidades, nuestros retos, y pensamientos, nuestros aciertos y dudas, nuestros sueños divertidos y unos tan atrevidos, nuestros sinsabores y temores. Por todo lo que hemos sido y lo que somos y por todo cuánto nos falta por ser, vivir, experimentar, conocer, reír, llorar, sufrir para aprender, lograr y vencer.

Sí, aferrarnos a nuestra libertad interior… “La que nadie, nunca nos puede arrebatar”
¡En dónde lograremos encontrar las fuerzas para hoy vencer! ¿Qué? ¡No importa, hoy venceremos!