Vomitos

VOMITOS




¿Qué es el vómito?


Es la expulsión por la boca del contenido gástrico, que puede estar o no parcialmente digerido.



¿Cuál son sus causas?



Pueden ser debidas a causas muy diversas, tanto del aparato digestivo como de otros órganos o partes del cuerpo. Las circunstancias en que ocurren y los síntomas que acompañan al vómito, así como los que están ausentes, van a ayudar a conocer el origen de los mismos, y en consecuencia, qué es lo que se debe hacer. Es importante observar si el vómito se acompaña de:
Fiebre: la fiebre en sí misma puede provocar vómitos en los niños pequeños, como manifestación del malestar que acompaña a muchas de las infecciones habituales a estas edades (otitis, amigdalitis, catarros, infecciones producidas por virus). Si los vómitos y la fiebre son importantes, es preciso consultar al pediatra, ya que puede tratarse de otras infecciones de mayor trascendencia: meningitis, neumonías, infecciones de orina.

Diarrea: cuando un niño asocia vómitos, fiebre, diarrea y dolor en el abdomen como retortijones, la causa más probable será una gastroenteritis aguda (GEA).

Dolor abdominal: cuando este dolor es tipo retortijón (intermitente, de aparición brusca y muy intensa, y de localización generalizada o cambiante por el abdomen) habitualmente la causa son cólicos. Los más frecuentes en la infancia son los intestinales, causados por una GEA, por una intoxicación alimentaria o una acumulación de gases. Si el dolor, por el contrario, aunque no tan intenso, es progresivo, constante, y tiende a localizarse en la zona próxima a la ingle derecha, habrá que pensar en una apendicitis aguda.

Más raros en la infancia son los cólicos renales, que se suelen acompañar de dolor en la zona lumbar (zona baja de la espalda) y molestias al orinar.

Dolor de cabeza: las causas del dolor de cabeza también pueden ser diversas. Si se acompaña de fiebre, ésta, por si misma, puede ser la causante del dolor de cabeza y de los vómitos. Muchos niños, con la subida de la fiebre tienen dolor de cabeza y también dolor y cierta rigidez de los músculos del cuello, que mejoran o desaparecen al bajar la temperatura. Si por el contrario, persiste con cefalea importante, especialmente si es en la nuca, y se acompaña de vómitos frecuentes habrá que pensar en una meningitis. La mayoría de estas infecciones son producidas por virus, y no requerirán ningún tratamiento especial: suelen tener dolor de cabeza importante y vómitos, pero con poca fiebre (habitualmente menor de 38ºC) y con períodos en los que el niño se encuentra mejor. A pesar de que hoy en día la frecuencia de Meningitis Bacteriana cada vez es menor, ante la presencia de estos síntomas hay que acudir al pediatra para despejar las dudas.

Los niños pueden tener jaqueca desde edades muy tempranas y habitualmente asocian vómitos con el inicio del dolor de cabeza. Suelen tener episodios similares previos y antecedentes familiares de jaqueca, siendo frecuente que les moleste la luz y los ruidos, y que busquen un sitio tranquilo para dormir, remitiendo los síntomas entre las 2 y 72 horas. Si el dolor de cabeza es diario, dura más de 2-3 semanas, despierta por las noches y los vómitos son de predominio matutinos, debe acudir a su pediatra para valoración.

Toma de medicamentos: muchos medicamentos pueden originar vómitos y otros síntomas digestivos: antibióticos, ácido-acetilsalicílico, paracetamol, teofilina, prednisona, hierro...Habitualmente son síntomas leves y transitorios. Si son importantes y persistentes deben consultar con su pediatra para valorar su sustitución.

Antecedentes de vómitos frecuentes: son niños que desde siempre vomitan con facilidad, sobre todo relacionado con cambios de postura, tos, eliminación de gases, sin realizar apenas esfuerzo. Aunque habitualmente no ocasione problemas importantes debe comunicárselo a su pediatra para su valoración y tratamiento oportuno.

Aliento fuerte a "acetona": o a "manzanas ácidas". Son los llamados "vómitos cetonémicos". Ante situaciones de fiebre, ayuno o vómitos, los niños fabrican acetona con frecuencia para responder a esas situaciones. La acetona es capaz por sí misma de producir más vómitos, por lo que aveces se entra en un círculo vicioso. La forma de detener dicha producción de acetona es administrando líquidos y alimentos azucarados.

Decaimiento, palidez y sudor frío: estos síntomas son frecuentes después de vomitar con mucho esfuerzo, y si se acompaña de fuertes dolores intestinales. Si apreciamos estos síntomas de forma intermitente pero progresiva, en niños entre 6 meses y 2 años debemos acudir con prontitud a un pediatra para descartar que nuestro hijo esté empezando a desarrollar un problema intestinal más grave.

En un niño alrededor de 3 semanas de edad: que bruscamente empieza a tener vómitos "a chorro", expulsados con fuerza, de gran volumen, constantes y progresivos tras todas las tomas (que realiza con gran apetito y ansia) es precisa la consulta al pediatra ya que puede presentar algún problema de los mecanismos de tránsito de la leche por el estómago.




Vomitos



¿Qué hacer?


En general ante todo cuadro de vómitos se debe empezar a ofrecer líquidos azucarados y frescos (agua, mosto, "colas", zumos) en dosis e intervalos crecientes. Si esto es bien tolerado se irá introduciendo progresivamente una dieta normal, evitando inicialmente los alimentos "fuertes", indigestos.
Si tienen diarrea hay que empezar a ofrecer los Sueros de Rehidratación oral, disponibles en las farmacias. Cada uno de ellos tiene una forma diferente de reconstituirse (ver las instrucciones). No hay que administrar medicamentos para cortar la diarrea o los vómitos.
Si tiene fiebre o dolor de cabeza, dar medicamentos analgésicos como ácido acetil-salicílico, paracetamol o ibuprofeno oral y ver la respuesta.
Tratar de evitar, en la medida de lo posible, medicaciones orales en las primeras horas, hasta que vuelva a tolerar bien por boca.




salud




¿Cuándo se debe consultar con urgencia a un pediatra?


Si se aprecian signos de deshidratación: boca y labios secos, ojos sin brillo, hundidos y sin lágrimas, sed intensa, disminución importante de emisión de orina.
Si los vómitos se producen al de poco tiempo de tomar líquidos, de forma progresiva y repetida; o si son biliosos (amarillo-verdosos) o sanguinolentos.
Si presenta un deterioro importante del estado general, especialmente si asocia fiebre alta.
Si tiene dolor abdominal fijo en la zona próxima a la ingle derecha, tiene el abdomen duro o hinchado.
Si tiene dolor de cabeza importante, especialmente en la nuca, que no guarda relación directa con la subida de la fiebre.
Si el dolor de cabeza es diario, de duración > 3 semanas, con vómitos frecuentes matutinos.
Si los vómitos en un lactante entre 6 meses y 2 años se acompañan de episodios de decaimiento, palidez y sudor frío.
Si un niño de unas 3 semanas presenta vómitos "a chorro" en todas las tomas.

Fuente: http://www.saludalia.com/Saludalia/web_saludalia/tu_salud/doc/nino/doc/vomito_ninno.htm


info



Qué hacer cuando su hijo está vomitando:


Con bebés menores de 6 meses:



Evite darle agua sola a un lactante de pocos meses o días a menos que el pediatra del bebé especifique la cantidad que debe darle.
Ofrézcale a su hijo cantidades pequeñas, pero frecuentes -unas 2 ó 3 cucharaditas, o hasta un máximo de 20 ml- de una solución oral electrolítica cada 15 ó 20 minutos aproximadamente con una cucharita o jeringuilla. Las soluciones orales electrolíticas (disponibles en la mayoría de supermercados o farmacias y conocidas también como soluciones electrolíticas orales de mantenimiento) contienen sales en las concentraciones necesarias para restablecer lo que se ha perdido a través de los vómitos o la diarrea, y también contienen algo de azúcar. Es especialmente importante que los líquidos administrados a un lactante de corta edad tengan un equilibrio adecuado de sales (las soluciones electrolíticas sin sabor son más recomendables para bebés de corta edad).
Aumente gradualmente la cantidad de la solución que le administra a su hijo si éste es capaz de tolerarla durante más de un par de horas sin vomitar. Por ejemplo, si el bebé ingiere normalmente unos 120ml por toma, vaya incrementando lentamente la cantidad de solución durante el transcurso del día hasta darle 120ml.
No le dé a su hijo de una vez más cantidad de solución electrolítica de lo que suele ingerir en una sola toma –sólo conseguiría llenar demasiado un vientre ya de por sí irritado y probablemente provocarle más vómitos.
Cuando su hijo lleve un período de tiempo (más de 8 horas) sin vomitar, puede volver a introducir lentamente la leche infantil, en el caso de que haya optado por la lactancia artificial. Empiece con cantidades reducidas (entre 20 y 30ml) y tomas más frecuentes de lo habitual, aumentando progresivamente la cantidad de cada toma hasta llegar a la pauta de lactancia normal del bebé. Si su hijo ya tomaba papillas infantiles, puede volver a introducir estos sólidos en pequeñas cantidades.
Si su hijo sólo toma leche materna y vomita (no sólo babea o regurgita, sino que vomita lo que parece ser una toma completa) más de una vez, amamántelo durante 5 a 10 minutos cada 2 horas. Si sigue vomitando, llame al pediatra. Cuando lleve 8 horas sin vomitar, puede volver a amamantarlo normalmente.
Si su bebé tiene menos de 1 mes y vomita todo lo que ingiere (no sólo lo regurgita), llame inmediatamente al pediatra.



Con bebés de 6 meses a 1 año:



Evite darle agua sola a un lactante de menos de un año a menos que el pediatra del bebé especifique la cantidad que debe darle.
Ofrézcale a su hijo cantidades pequeñas, pero frecuentes -unas 3 cucharaditas o unos 20 ml- de una solución oral electrolítica cada 15 ó 20 minutos aproximadamente. Es importante que los líquidos que ingieren los lactantes de menos de un año contengan sales en las concentraciones necesarias para restablecer lo que han perdido a través de los vómitos o la diarrea.
Las soluciones electrolíticas orales sin sabor pueden no ser del agrado de un bebé de más de 6 meses. En el mercado también puede encontrar soluciones con sabor, o usted puede añadir media cucharadita (unos 3 ml) de zumo de una fruta suave a cada toma de solución electrolítica sin sabor. Los polos de solución electrolítica suelen ser del agrado de los bebés de este grupo de edad y tienen la ventaja de que favorecen la ingesta lenta de líquidos.
Aumente gradualmente la cantidad de la solución si el bebé es capaz de tolerarla durante más de un par de horas sin vomitar. Por ejemplo, si su bebé ingiere normalmente unos 120 ml por toma, vaya incrementando lentamente la cantidad de solución durante el transcurso del día hasta darle 120 ml.
No le dé a su hijo de una vez más cantidad de solución electrolítica de lo que suele ingerir en una sola toma –sólo conseguiría llenar demasiado un vientre ya de por sí irritado y probablemente provocarle más vómitos.
Cuando su hijo lleve más de 8 horas sin vomitar, puede volver a introducir lentamente la leche infantil. Empiece con cantidades reducidas (entre 30 y 60 ml) y tomas más frecuentes de lo habitual, aumentando progresivamente la cantidad de cada toma hasta llegar a la pauta de lactancia normal del bebé. Si su hijo ya estaba habituado a tomar sólidos, como plátanos, papillas de cereales, galletas u otros alimentos blandos especiales para bebés, puede volver a introducir estos sólidos en pequeñas cantidades.
Si su hijo no vomita en 24 horas, usted podrá reanudar su pauta normal de lactancia.




Con niños de 1 año en adelante:


Déle a su hijo una dieta líquida absoluta (evitando la leche y los productos lácteos) en pequeñas cantidades (de 2 cucharaditas a 2 cucharadas, o hasta unos 30 ml) cada 15 minutos. Una dieta líquida absoluta incluye:
Pedacitos de hielo o sorbos de agua.
Soluciones orales electrolíticas con sabor, o agregar 1/2 cucharadita (aproximadamente 3 ml) de zumo de una fruta no ácida a una solución electrolítica oral sin sabor.
Polos de solución electrolítica oral.
Si su hijo lo vomita, vuelva a empezar con una cantidad menor de líquido (2 cucharaditas o unos 5 ml) y siga las indicaciones anteriores.
Si su hijo lleva 8 horas sin vomitar, introduzca gradualmente una dieta blanda a base de alimentos ligeros. Pero no fuerce a su hijo a comer nada -ya le indicará él cuándo tiene hambre. Puede ofrecerle galletitas saladas, tostadas, caldo, sopas ligeras (si quiere, con fideos), puré de patatas, arroz y pan.
Si su hijo no vomita durante 24 horas, usted podrá reanudar lentamente su dieta habitual. Espere de 2 a 3 días antes de ofrecerle productos lácteos.



¿Cuándo debería llamar al pediatra?


El mayor riesgo de los vómitos provocados por una gastroenteritis es la deshidratación. Llame al médico de su hijo si rechaza los líquidos o si continúan los vómitos después de seguir las indicaciones anteriores. Llame al pediatra si observa cualquiera de los signos de deshidratación que figuran en la siguiente lista.
Deshidratación leve a moderada:
boca seca
llantos con pocas o ninguna lágrima
comportamiento inquieto en un lactante
menos de seis pañales mojados por día en un lactante (más de 4 a 6 horas sin mojar el pañal en un lactante menor de 6 meses)
no orinar durante 6 a 8 horas en un niño
la fontanela se ve más plana de lo habitual o un poco hundida en un lactante
Deshidratación grave:
boca muy seca y pastosa (parece "pegajosa" por dentro)
piel seca, arrugada o pálida (especialmente en el abdomen y la parte superior de brazos y piernas)
inactividad o disminución del nivel de alerta
parece débil, flácido o sin fuerzas
ojos hundidos
fontanelas hundidas en un lactante
desorientación o somnolencia excesiva
respiración profunda y rápida
más de 6 a 8 horas sin orinar en un lactante
más de 8 a 10 horas a 8 horas sin orinar en un niño
pulso rápido o debilitado

Los siguientes síntomas podrían indicar un trastorno más grave que la gastroenteritis, en cuyo caso debería llamar inmediatamente al pediatra:
Vómitos como un chorro en un lactante, especialmente si tiene menos de 3 meses.
Vómitos en un lactante después de administrarle una solución electrolítica oral durante cerca de 24 horas.
Los vómitos empiezan de nuevo en cuanto se intenta reanudar la dieta normal.
Los vómitos empiezan después de una lesión en la cabeza.
Los vómitos van acompañados de fiebre (38º C de temperatura rectal en un lactante menor de 6 meses o más de 38,3 a 38,8º C en un niño mayor).
Vómitos de bilis, un líquido verdoso o amarillento.
El niño tiene el vientre duro, hinchado y dolorido entre los episodios de vómitos.
Los vómitos van acompañados de fuertes dolores abdominales.
El vómito se parece al café molido (la sangre mezclada con los ácidos del estómago tiene un color marrón similar al del café molido).
Vomita sangre.

Fuente: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/seguridad/vomit_esp.html



vomitos




ESPERO LES GUSTE

22 comentarios - Vomitos

@Lexotanil +2
queda gracioso el titulo \"vomitos\" al lado del corazoncito
@Lexotanil +1
tengo eyaculacion precoz
@farebord
Lexotanil dijo:queda gracioso el titulo \"vomitos\" al lado del corazoncito




JAJAJAJAJAJA, LA VERDAD QUEDA HORRENDO, NO SABES CON LO QUE TE VAS A ENCONTRAR..
@MejorTurra
Porque hay un corazón que se parteeeee

Cuando te vas a ninguna parteeeeeee

Yo no me explico por qué estás con eellaa





Puaj los vomitos
@cuervodhb
ahhh bueee...recien termine de comer...faltaron fotos che juaa
@melan007
con ese título este post es transitoriamente la cueva de los morbosos











q asquete d sólo imaginar que había fotos...
@gcymc
farebord dijo:
Lexotanil dijo:queda gracioso el titulo \"vomitos\" al lado del corazoncito




JAJAJAJAJAJA, LA VERDAD QUEDA HORRENDO, NO SABES CON LO QUE TE VAS A ENCONTRAR..


Mal xD
@Chorichio +1
la causa de los vomitos es la mezcla de cerveza, vino, fernet y vodka con speed, no hay secreto!!!
@MejorTurra
Chorichio dijo:la causa de los vomitos es la mezcla de cerveza, vino, fernet y vodka con speed, no hay secreto!!!






Ya tenía que saltar el ebrio.
@caifaz
Sugerendcia: cuando vomiten no se agachen en al inodoro vomiten en el lavamanos y les aseguro q ni siquiera los ojos se les pondran rojos y ni pensar q se salga por la nariz
@Lexotanil
este post se puso patinoso
@yeahh
Chorichio dijo:la causa de los vomitos es la mezcla de cerveza, vino, fernet y vodka con speed, no hay secreto!!!






Este tipo se recibio en la misma Universidad que yo



ahora hablando en serio, buena data !!



suerteeeeee
@lorelatucu
ja, buena info, pero que horror los vomitos!! si alguno de mis hijos vomita yo me voy y no puedo ni limpiar despues sin que me den arcadas espantosas.

y ahora se van a ver los verdaderos borrachos de T!
@yeahh
Che viejas, este post es informativo, no es para joder, asi que dejen de poner esas imagenes de vomitos por favor. A ver si se saben ubicar...
@soportek9
lorelatucu dijo:ja, buena info, pero que horror los vomitos!! si alguno de mis hijos vomita yo me voy y no puedo ni limpiar despues sin que me den arcadas espantosas.
y ahora se van a ver los verdaderos borrachos de T!

gracias por la informacion, pase una noche de perros y mira que me encantan los perros, pero mi bb llego a los 38° de temp, 3 evacuaciones y 4 vomitos y te prometo que no podia dejar todas los desechos en donde estaban jajajajajaja asi que a limpiar suerte a todos y a mis paisanos feliz 15-16 de septiembre VIVA MEXICO deshidratacion