Ante la pregunta de qué es una fractura, se puede decir básicamente que es la discontinuidad del hueso por una rotura que se produce generalmente de un modo accidental.

Es la rotura de un hueso, por lo que rápidamente se debe corregir para calmar el dolor que ocasiona y corregir el hueso para que se recupere en la posición adecuada.

No existe un solo tipo de fractura ni un tamaño exclusivo, ya que dependen del grado y la zona donde ocurre la lesión.

¿Qué es una fractura abierta o cerrada?

En el caso de aquellas lesiones que no revisten demasiada gravedad se dice que es una fractura simple, a diferencia de las fractura expuesta que son los casos más complejos que requieren cirugía segura.

Cuando el diagnóstico médico indica que es una fractura completa, se refiere a que el hueso está completamente partido en dos partes, mientras que la “conminuta” es cuando el hueso se quiebra en más de dos partes o se astilla.

También se utiliza el término de quebradura de tallo verde, lo que implica que el hueso sufre una rotura en uno de los extremos, en tanto que la fractura en arco es cuando no se llega a una rotura ósea pero se dobla el hueso (caso muy común en los niños).

¿Qué es una fractura abierta y una cerrada? La fractura abierta se puede percibir a simple vista, pudiendo atravesar la piel y donde se llega a ver el hueso fracturado.

Hay casos en los que no se llega a ver el hueso pero se logra divisar por debajo del tejido su quebradura. ¿Qué es una fractura abierta o cerrada?

La fractura cerrada se mantiene interna, pero el dolor que causa puede hacer deducir que se trata efectivamente de rotura.

El dolor es un factor común que se repite absolutamente en todas las fracturas, los dolores fuertes y las hinchazones generalmente están presentes.

Las fracturas que suceden más comúnmente son las de:


- cadera
- fémur
- tibia
- peroné
- muñeca
- tobillo


salud

Cómo saber qué es una fractura y su rehabilitación

El modo más efectivo para determinar fehacientemente que es una fractura es a través de los rayos X, donde las placas van a mostrar el sitio exacto de quebradura del hueso y la gravedad del asunto.

También se utilizan métodos como la resonancia magnética y la tomografía computada donde se puede observar con mayor precisión la zona lesionada.

El tratamiento para la recuperación tras una lesión de este tipo va a depender de que es una fractura completa o parcial y la clase de lesión.

El yeso para inmovilizar la zona se da en casi la totalidad de los casos, salvo en aquellas partes del cuerpo que es imposible realizarlo, pero son la menor parte.

La práctica de una cirugía depende de la gravedad que se detecte, siendo bastante común la intervención quirúrgica en las quebraduras, donde en los casos más complejos se aplican además tornillos y placas metálicas para la recuperación.