El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Dr.Sebi: El hombre que cura el SIDA, Cáncer, Diabetes

Conozca al Dr. Sebi, un patólogo, bioquímico y herbolario. Él fue a los EE.UU. desde Honduras y está en una misión para curar a la humanidad. Da la casualidad de que ha curado algunas de las enfermedades más mortales del planeta durante casi 30 años. SIDA, el cáncer, la diabetes, el lupus y la epilepsia son sólo algunas de las dolencias que ha revertido por completo. De hecho, él está tan comprometido con su trabajo que él estuvo frente al Fiscal General de Nueva York, en un juicio del Tribunal Supremo – y ganó.

Dr.Sebi: El hombre que cura el SIDA, Cáncer, Diabetes

Se mantuvo firme ante la Administración de Alimentos y Medicamentos

En la década de 1980, el Dr. Sebi puso una variedad de anuncios en periódicos como el New York Post, que indica: “El SIDA ha sido curada por el Instituto de Investigación de Usha, y nos especializamos en la cura de la célula falciforme, lupus, ceguera, herpes, cáncer y otros. “El anuncio llamó la atención de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Agencia posteriormente demandó al Dr. Sebi por publicidad falsa y practicar sin licencia.

El juez que presidio el caso pidió que el Dr. Sebi proporcionara un testigo para cada enfermedad que afirmó haber curado. El puso a 70 testigos para apoyar su argumento – quienes demostraron sin duda que él en verdad habia curado todas las enfermedades enumeradas en el anuncio – el juez declaró al médico como no culpable de todos los cargos.

Incluso con su victoria destacada en la corte, junto con testimonios de celebridades y una multitud de personas curadas por su método, el protocolo del Dr. Sebi continua suprimido hasta hoy.

salud

Dr. Sebi es un patólogo, herbolario, bioquímico, y naturalista. Ha estudiado y observado personalmente hierbas en Estados Unidos, América Latina, África y el Caribe, y ha desarrollado un enfoque único para la curación con hierbas que está firmemente arraigado en más de 30 años de experiencia práctica.

http://cdn.shopify.com/s/files/1/0598/6381/files/140506.57153.dr-sebi.2_medium.jpg?66

Dr. Sebi nació Alfredo Bowman el 26 de noviembre de 1933, en el pueblo de Ilanga en Honduras españoles. Sebi nunca asistió a la escuela, ni siquiera el jardín de infantes. En cambio, tomó señales de ser obediente a la procesión de la vida de su amada abuela, "Mama heno". La madre de Sebi dejó a su hijo pequeño con su abuela para conseguir trabajo en otra ciudad. Sus primeros días de juego y la observación por el río y en el bosque, junto con la orientación de su abuela, que ofrece Sebi el fundamento para ser obediente a la verdad en su vida posterior.

Sebi vino a los Estados Unidos como un hombre autodidacta que fue diagnosticado con asma, la diabetes, la impotencia y la obesidad. Después de los tratamientos fallidos con los médicos convencionales, Sebi fue conducido a un herbolario en México. Encontrar gran éxito la curación de todas sus dolencias, comenzó la creación de compuestos alimenticios celular vegetación natural, orientados para la limpieza inter-celular y la revitalización de las células que componen el cuerpo humano.

Inspirado por la experiencia de sanación personal y el conocimiento que obtuvo, él comenzó a compartir los compuestos con los demás, lo que dio origen al Instituto USHA Investigación, Dr. Sebi LLC, y el Usha Curación Pueblo situado en La Ceiba, Honduras.

Sanación con alimentos eléctricos y Botanica
La base detrás del enfoque del Dr. Sebi está en limpiar el cuerpo de mucosidad excesiva, que se cree que es la raíz de todas las enfermedades. El explica:

“Nuestra investigación revela que toda manifestación de la enfermedad inicia cuando y donde la mucosa se ha visto comprometida. Por ejemplo, si hay un exceso de moco en los tubos bronquiales, la enfermedad es la bronquitis; si se encuentra en los pulmones, la enfermedad es la neumonía; en el conducto pancreático, es la diabetes; en las articulaciones, la artritis “.

Por otra parte, las mucosas en la retina del ojo provocará la ceguera; si se encuentra alrededor de la glándula tiroides, cáncer de la tiroides es el resultado. Básicamente, la enfermedad se levantará en el cuerpo dondequiera que haya una acumulación de esta toxina estancada.

Según el Dr. Sebi, la sangre y el almidón en la dieta son las principales razones por las que podemos ser invadida por la obstrucción de la placa. Él cree que el almidón es una sustancia química que causa estragos en la salud, sobre todo debido a que causa la acidez en el cuerpo. Lo mismo con los productos animales. En general, un cuerpo ácido creará mucosa tóxica y congestionara el sistema – que conduce a la inflamación, mientras que un pH alcalino hará todo lo contrario y apoyara la vitalidad.

Es posible que haya adivinado por este punto que el consumo de una dieta alcalina es la clave. Pero el Dr. Sebi lleva su protocolo un paso más allá al recomendar el ayuno, junto con tomar remedios botánicos que desintoxican cada célula y reemplazan los minerales agotados.

Los remedios se clasifican como alimentos naturales de celulas vegetales y nutrir las células a un nivel muy profundo. Debido a esto, muchos encuentran que su apetito desaparece cuando empiezan utilizando los ingredientes botánicos. Dr. Sebi señala:

“Aunque los compuestos de alimentos vegetación natural celular, fueron diseñados para extraer el moco de un área determinada del cuerpo, también es necesario para el cuerpo que se purifique como un todo. Lo que hace de nuestros compuestos únicos es la forma en la que trabajan para limpiar y nutrir el cuerpo entero “.

La dieta de curación se encuentra a continuación. Es importante tener en cuenta que “El Dr. Sebi ha recomendado los alimentos que figuran en esta lista para la reversión de la enfermedad por más de 30 años. Si su comida favorita no está en la lista, nuestra investigación y los resultados han demostrado que no tiene ningún valor nutricional y puede ser perjudicial para su salud “.

sida
Metodología del Dr. Sebi

Soy el Dr. Sebi, fundador del Instituto de Investigación del Dr. Sebi. Por más de 28 años, el instituto ha tenido éxito en la curación de las enfermedades consideradas "incurables" por la medicina moderna. A través de nuestra metodología, el SIDA, la anemia de células falciformes, el lupus, la diabetes, la artritis, el cáncer, la leucemia, el herpes, la epilepsia, tumores fibroides, y una serie de otras enfermedades se han invertido con éxito. En este momento, me gustaría aprovechar esta oportunidad para darle una breve sinopsis de cómo nuestra premisa y la metodología logra resultados exitosos en la erradicación de las enfermedades.

Esta breve, pero conciso ilustración revelará nuestra premisa y la metodología a ser coherente. De acuerdo con la investigación médica occidental, las enfermedades son el resultado de las huestes está infectado con un "germen", "virus" o "bacteria". En su enfoque en el tratamiento de estas "plagas", se emplean, productos químicos cancerígenos inorgánicos.

Nuestra investigación revela inmediatamente defectos en su premisa a través de razonamiento deductivo básico. Al utilizar constantemente la misma premisa y métodos, han dado consistentemente resultados ineficaces. En esencia, en la tradición de 400 años de la filosofía europea de la medicina, su enfoque en el tratamiento de la enfermedad aún no ha producido ningún curas.

Diabetes

Por el contrario, al examinar el enfoque de África a la enfermedad, que se opone diametralmente al enfoque occidental actual. En concreto, la africana Equilibrio Bio-mineral refuta el germen / virus / bacterias premisa. Nuestra investigación revela que toda manifestación de la enfermedad le resulta génesis cuando y donde la mucosa se ha visto comprometida. Por ejemplo, si hay un exceso de moco en los tubos bronquiales, la enfermedad es la bronquitis; si se encuentra en los pulmones, la enfermedad es la neumonía; en el conducto pancreático, que es la diabetes; en la artritis articulaciones. Todos los compuestos de equilibrio bio-minerales africanos están compuestos de plantas naturales; lo que significa que su constitución es de naturaleza alcalina.

Esta es importante- y fundamental en nuestro éxito en la reversión pathologies- porque la enfermedad sólo puede existir en un ambiente que es el ácido; por lo que es incompatible para utilizar sustancias inorgánicas en el tratamiento de la enfermedad, ya que son de una base de ácido. Sólo el uso constante de los remedios botánicos naturales limpiará con eficacia y desintoxicar el cuerpo enfermo, revirtiendo a su estado alcalino previsto.

Nuestro sistema de la nutrición va más allá. Además de eliminar la acumulación de años de toxinas, la africana Equilibrio Bio-mineral reemplaza minerales agotados y rejuvenece el tejido celular dañado erosionada por el, estado de enfermedad ácido. Los órganos principales de eliminación son la piel, el hígado, la vesícula biliar, los ganglios linfáticos, los riñones y el colon. Si todas las toxinas se eliminan de los órganos antes mencionados se pueden reciclar a través de todo el cuerpo, que se manifiesta la enfermedad. Finalmente, el cuerpo descompone en los órganos más débiles debido a su incapacidad para disipar la influencia de las toxinas. El colon es el órgano más importante y debe ser limpiado por la desintoxicación antes de cualquier enfermedad puede ser revertida. Si tan sólo el colon se limpia y desintoxica los otros órganos principales con dejarse tóxico y que todavía tendrán la enfermedad en el cuerpo.

Es con limpieza dextoxifying intracelular del Dr. Sebi que será purificada cada célula en el cuerpo. El cuerpo entonces la reconstrucción y rejuvenecimiento se llevará a cabo. Dr. Sebi ofrece la Terapia Bio-mineral que es un alimento celular vegetación natural. Una sustancia viva que nutre el cuerpo y desintoxica a nivel celular.

Hay que consumir la vida para mantener y sostenerse a sí misma, no la muerte.

Dr Sebi La Con La Razon Porque La Gente Se Enferma





Vegetales


Amaranto Verde – o Callaloo, o Espinaca China
Aguacate
Pimientos
Chayote (Squash mexicano)
Pepino
Diente de león
Garbanzos
Platano verde
Izote – flor cactus / hoja de cactus – crece de forma natural en California
Kale – “col verde”, “col crespa” o “berza”
Lechuga (todos, excepto Iceberg)
Setas (todos, excepto Shiitake)
Nopales – Cactus Mexicano
Okra – gombo, molondrón,quimbombó, bamia o quingombó
Aceitunas
Cebollas
Meter ensalada – verdes
Verdolaga (Verdolaga)
Verduras de mar (wakame / dulse / arame / hijiki / nori)
Squash
Tomate – cereza y ciruela única
Tomatillo
Hojas de nabo
Berro
Calabacín

Frutas

(No enlatados o frutas sin semillas)

Manzanas
Plátanos – el más pequeño o de tamaño medio / Burro (banana original)
Bayas – todos saúco variedades- en cualquier forma – no hay arándanos
Cantalupo
Guindas
Pasas
Fechas
Higos
Uvas – sin semillas
Limas (limas clave preferibles con semillas)
Mango
Melones- sin semillas
Orange (Sevilla o agria preferible, difícil de encontrar)
Papayas
Melocotones
Pera
Ciruelas
Tuna – higo chumbo, nopal (Fruta del Cactus)
Ciruela pasa
Uvas Pasas – sin semillas
Jalea Suave de Coco
Guanábanas – (América o en los mercados de las Indias Occidentales)
Tamarindo
Tés de hierbas

La pimienta de Jamaica
Anís
Bardana – Lampazo, Cadillo o Cachorrera
Manzanilla
Saúco
Hinojo
Jengibre
Frambuesa
Tila
Especias y Condimentos

Sabores suaves

Basilio
Hoja de laurel
Clavos
Eneldo
Orégano
Perejil
Ajedrea
Albahaca
Sabores acre y picante

Achiote
Cayenne / Pimienta de Cayenne
Cilantro (cilantro)
Chile Habanero
Cebolla en polvo
Salvia Sage
Sabores salados

Sal del mar pura
Polvo granulado de algas marinas (Kelp / Dulce / Nori – tiene “sabor a mar”)
Sabores dulces

Jarabe de Agave puro 100% – (de cactus)
Fecha de Azúcar

Granos

Amaranto
Fonio
Kamut
Quinoa
Rye
Escanda
Teff
Arroz salvaje
Frutos secos y semillas – (incluye nueces y semillas Mantequillas)

Semilla de canamo
Raw semillas de sésamo
Raw sésamo Tahini Mantequilla
Nueces
Nueces de Brasil
Piñones
Aceites

Aceite de Oliva (No cocine)
Aceite de coco (No cocine)
Aceite de semilla de uva
Aceite de sésamo
Aceite de Cañamo
Aceite de Aguacate

Además, beber mucho líquido para eliminar las toxinas es crucial. El Dr. Sebi recomienda consumir un galón lleno de agua purificada al día. También aconseja no utilizar el microondas.

herpes





Salud Perfecta con el Dr. Sebi (Primera Parte)




Salud Perfecta con el Dr. Sebi (Segunda Parte)




tienes que saber comer para vivir

African Bio-Mineral Therapy Program, alcalinidad milagrosa, alimentos alcalinos, alimentos electricos, artritis, bronquitis, cáncer de tiroides, ceguera, cura el cancer, cura el lupus, cura el sida, cura la diabetes, cura la epilepsia, dieta alcalina, Dr Sebi, neumonia, pH alcalino, sanar con ayuno, terapia africana bio-mineral, terapia africana dio-mineral, veganismo, vegano




Dr. Sebi, un hondureño nativo que se refiere a sí mismo como un terapeuta intracelular y herbolario, afirma un orgánico, vegano, en gran medida dieta cruda limpiará sus células de toxinas y curar enfermedades. Fundó la USHA Healing Pueblo en Honduras para ayudar a enseñar sus ideas acerca de la terapia de la dieta y de hierbas. Aunque algunos autores dicen dieta de Sebi ha mejorado su salud, que no se basa en la evidencia científica de buena reputación y puede ser perjudicial. Consulte a su médico antes de comenzar el plan.

Dr Sebis Hablando En Espanol


Directrices básicas

Sebi divide todos los alimentos en seis categorías: directo, crudo, muertos, híbrido, o con fármacos genéticamente. Su dieta enfatiza alimentos vivos y crudos, lo que él llama "alimentos eléctricos." Según Sebi, estos alimentos son alcalinos y pueden ayudar a curar el cuerpo de los efectos de "muerto", o supuestamente alimentos ácidos, que incluyen todas las carnes, aves, mariscos, productos que contienen un agente de fermentación como la levadura, artículos sintéticos o procesados, alcohol , el azúcar, la sal yodada o nada frito. En el plan, usted evitará todas las frutas sin semillas, cultivos por insectos o resistentes a la intemperie, como el maíz o determinados tomates, y cualquier cosa con vitaminas o minerales añadidos. En su lugar, que va a comer la fruta madura llanura; verduras sin almidón, verdes, especialmente de hojas; nueces y mantequillas de frutos secos crudos; y granos como la quinua, el centeno o kamut.

cancer

Ejemplo de menú diario

El desayuno en la dieta recomendada por Sebi podría consistir en un batido de desayuno hecha de mantequilla sin azúcar de almendras, jarabe de arce puro, leche de almendras, polvo musgo marino, extracto de vainilla y la canela o crema cocida de centeno emparejado con una taza de té de hierbas como la manzanilla o la frambuesa roja . El almuerzo puede ser una ensalada de pasta que contiene verduras frescas picadas y fideos espelta sacudidos con un aderezo a base de leche de almendras y aceite de oliva. Para la cena, es posible que tenga una sopa de setas de verduras con una ensalada verde grande o un salteado de verduras con arroz salvaje.

Beneficios potenciales

Las personas que cambian de una dieta americana estándar con alto contenido de grasas, grasas saturadas, procesados ​​y comidas rápidas, granos refinados y el azúcar en la dieta de Sebi casi seguro que perderá peso. El aumento de la ingesta de frutas, verduras y granos enteros pares con la eliminación de las carnes rojas como carne de res y cerdo también puede disminuir significativamente el riesgo de cáncer, enfermedades del corazón, diabetes tipo 2, presión arterial alta y el colesterol elevado. La mayoría de los estadounidenses consumen demasiado sodio; La dieta de Sebi podría reducir la cantidad que consume de manera espectacular, lo que reduce la presión arterial y la reducción de su accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca riesgo.


cura
NO SOMOS MÉDICOS: por lo tanto, no diagnosticar enfermedades o prescribir productos farmacéuticos. Somos consultores nutricionales y hacer sugerencias relativas a la nutrición. Ninguna de la información que aquí se ofrece pretende sustituir cualquier programa que su médico ha recetado a usted, ni entra en conflicto con cualquier medicamento farmacéutico que está tomando. Se recomienda que usted toma sus productos al menos una hora antes de tomar su medicamento de manera que los minerales que se ofrecen pueden ser totalmente asimilados.

El estado de la Corte Suprema de Nueva York clasificado nuestros productos como "célula alimentos vegetación natural" en 1988. Como resultado, cuando usted los toma habrás alimentado sus células y no tendrá mucho apetito.

esquizofrenia
Acerca de nuestros compuestos terapéuticos
Nuestro Programa de Terapia Bio-Mineral Africana analiza e identifica las causas y no sólo los síntomas, de la enfermedad. Además, nos encontramos con que la causa de la enfermedad es moco. La enfermedad se manifestará en el cuerpo donde la mucosidad acumulada. Aunque los compuestos de alimentos celular vegetación natural, fueron diseñados para extraer el moco de un área determinada del cuerpo, también es necesario para el cuerpo que se purifica como un todo. Lo que hace que nuestros compuestos único es la forma en la que trabajan para limpiar y nutrir el cuerpo entero.

A través de este enfoque, hemos tenido éxito en la reversión de patologías. Desde las hierbas usadas son de origen natural, los compuestos se siguen lanzando sus propiedades de limpieza de 14 días después de que se toman inicialmente.

Lupus

Un aspecto igualmente importante de nuestra Mineral Bio-Programa de Terapia de África se ha adherido a las directrices nutricionales previstos en las páginas siguientes. Nuestros compuestos a base de hierbas que trabajan en conjunto con los cambios nutricionales dar al cuerpo el ambiente adecuado para lograr una salud óptima. Además, tenga en cuenta que si un alimento no aparece en estas páginas, se recomienda encarecidamente que usted no come.

Además, nos encontramos con que beber un galón de manantial natural de agua diario ayuda a producir los resultados más beneficiosos para nuestro Programa de Terapia Bio-Mineral africano.

Alimentos recomendados
Vegetales

Dr. Sebi dice: "Evite el uso de un horno de microondas. Matará su comida."























Algunos DATOS sobre ALMIDONES:

ALMIDONES

Insospechado peligro blanco
El almidón, es uno de los elementos más abundantes en la nutrición humana, dada su importante presencia en granos, frutos y tubérculos de consumo masivo. Concebido por los vegetales como eficiente nutriente de reserva, sirve a la dieta humana como principal carbohidrato generador de combustión celular. Sin embargo, si no se cumplen determinadas condiciones metabólicas, puede convertirse en importante fuente de toxemia corporal. Dicha situación obedece a un factor relacionado: la excesiva permeabilidad intestinal, lo cual posibilita el rápido paso al flujo sanguíneo y causa gran cantidad de enfermedades crónicas.

Para comprender el funcionamiento del almidón en nuestro organismo, es bueno entender su función en el reino vegetal, donde es originado. El almidón es producido por los vegetales como sustancia nutritiva de reserva, que se almacena principalmente en semillas y raíces, con el objeto de apuntalar el sucesivo ciclo reproductivo. Las plantas producen azúcares a través de: la fotosíntesis solar, el carbono del aire y el agua que envían las raíces. Pero estas sustancias nutritivas no podrían ser conservadas en la semilla en forma soluble, dado que el germen de la flamante simiente, por lo general debe esperar un año o más, con el fin de encontrar condiciones apropiadas para generar un nuevo ciclo vegetativo. Por tanto, la planta transforma el azúcar soluble en almidón insoluble, dotando también al germen de ciertos elementos enzimáticos que le permitirán invertir este proceso, ante la necesidad de azúcar para alimentar la próxima fase germinativa.

O sea que en la semilla, el almidón no es más que azúcar almacenado en forma segura y estable en el tiempo. Esta maravillosa efectividad se demuestra cuando logran germinar semillas que han permanecido 4 o 5 mil años en letargo. El azúcar generado por el desdoblamiento del almidón, permite nutrir al germen que despierta, hasta que la plántula puede producir azúcar por sí misma, a través de las nuevas hojas y raíces. Esta función del almidón en la semilla, hace que algunos botánicos lo consideren como el equivalente de la leche materna para el bebé.

EL ALMIDÓN COMO NUTRIENTE HUMANO

El almidón, técnicamente definido como un glúcido polisacárido, esta formado por dos tipos de estructuras: la amilosa y la amilopectina. La amilosa es poco soluble en agua, aún en agua caliente.

Los alimentos más ricos en esta estructura insoluble son el maíz (las especies destinadas a la producción de almidón llegan al 75% de amilosa), la arveja, el trigo y la papa. Los más pobres en amilosa, y por ende más ricos en amilopectina, son la mandioca, el arroz y la cebada.

La función del almidón en la nutrición humana es la de combustible celular; pero para poder cumplir dicho cometido, debe ser convertido en azúcares simples (glucosa) que pueden utilizar las células.

Cuando el organismo advierte exceso de glucosa disponible, el hígado y los músculos almacenan los excedentes, recombinando dichos azúcares simples en forma de glucógeno (estructura polisacárida de reserva) o como grasa (tejido adiposo). Cuando hay carencia de azúcares, el organismo se ve obligado a recurrir al glucógeno o a los tejidos (proteínas) para producir energía. O sea que la adecuada presencia de azúcares permite reservar proteínas para construir estructuras.

Vale agregar que además de nutrir las células de todo el organismo, los azúcares también sirven para regular el metabolismo de las grasas (oxidación) o para completar procesos de desintoxicación hepática.

Para que el almidón pueda aportar su riqueza nutritiva al organismo, vimos que se necesita su correcto desdoblamiento en azúcares simples: glucosa. Antiguamente los cereales se comían sin moler. Algunos granos se recolectaban antes de su completa madurez, cuando todavía no todos los azúcares se habían convertido en almidón. Hoy en día hacemos eso sólo con algunas legumbres frescas (arvejas, habas). Una vez que el grano ha madurado, si bien es práctico su almacenaje, para utilizarlo se hace necesario provocar el proceso de inversión del almidón en azúcares simples y asimilables. El proceso más natural es la germinación de las semillas. Con humedad, temperatura y ausencia de luz solar, el germen despierta, poniendo en marcha la natural cascada enzimática que la naturaleza previó para transformar el almidón en azúcares simples. El germinado era un sistema muy usado en la antigüedad. Por ejemplo, los soldados romanos solían llevar en la cintura una reserva de semillas, que por acción de la humedad y el calor corporal, germinaban y suministraban una excelente reserva nutritiva en medio de las largas travesías. Otro ejemplo era el pan de las comunidades esenias, descrito en los evangelios y apenas comentado.

El desarrollo de la agricultura y la capacidad de almacenar reservas en forma de granos, fue cambiando los hábitos humanos de consumo. En primer lugar comenzó a modificarse la genética de los granos más populares: de la primitiva selección manual, se pasó luego a la domesticación de especies no originales (exportación de cultivos a nuevos ambientes), a las hibridaciones agrícolas (cruce entre variedades), hasta llegar a la manipulación genética (transgénicos obtenidos por biotecnología). Hoy se desarrollan determinadas variedades de trigo para que alcancen elevadas concentraciones de gluten, proteína responsable de su respuesta esponjosa y liviana en la panificación. Estas alteraciones han crecido exponencialmente en las últimas décadas, a partir de la “revolución verde”, y los cereales más populares han cambiado sustancialmente muchas estructuras (sobre todo a nivel proteico) con respecto a las variedades originales, con las cuales evolucionó el ser humano.

En opinión de muchos especialistas independientes, este acelerado cambio (décadas) no se condice con la biológica capacidad orgánica de modificar enzimas y mucinas para poder procesar nuevas estructuras (cientos de milenios). Una rara excepción a esta regla la constituye el arroz. Higham descubrió en 1989 que la estructura cromosómica del grano de arroz se transforma durante algunas generaciones a causa de la manipulación de los agricultores, pero tiene a volver a su estado salvaje original en sus 12 pares de cromosomas. Obvio que esto deja de ser válido frente a la mutación biotecnológica (…y ya existen arroces transgénicos!!!).

A la par de las alteraciones genéticas, también comenzó a popularizarse la molienda de los cereales y la producción de harinas, “perfeccionándose” los procesos industriales, hasta llegar a la moderna harina blanca súper fina (00000) del último siglo y las inmaculadas e impalpables maicenas. Esta tecnología provocó que los almidones quedaran sin sus sinérgicos acompañantes de la semilla (germen, minerales, proteínas, vitaminas y las imprescindibles enzimas) y que dependiesen exclusivamente de ciertas condiciones imprescindibles para lograr el desdoblamiento en azúcares simples.

No habiendo germinación, debe existir la suficiente hidratación, que permite el embebido de las moléculas y ayuda a romper la membrana que envuelve a las microscópicas estructuras amiláceas.

El calor es otro factor que contribuye a este proceso, favoreciendo la hidrólisis. De allí las antiguas técnicas de elaborar el pan con leudado lento (masa de harina integral leudada durante toda una jornada), de tostar los granos previo a su procesamiento (activa el proceso de dextrinado) ó de fermentar las semillas (malteado de cereales).
Hoy día los eficientes procesos industriales de panificación no toman en cuenta estos importantes requisitos. Con el desarrollo de la premezclas de harina, que ya incluyen los leudantes rápidos y los aditivos mejoradores, la hidratación es fugaz. A ello se suma la cocción ultra rápida de los hornos eléctricos que manejan elevadas temperaturas. Todo esto no solo ocurre en las grandes fábricas, sino también en las pequeñas panaderías o pizzerías de barrio, con lo cual el problema se masifica espectacularmente.

LA VÍA METABÓLICA DEL ALMIDÓN
Pero volvamos al proceso metabólico de los almidones. A falta de lenta hidratación y cocción, para completar su desdoblamiento se hace necesaria la buena presencia de enzimas, sobre todo cuando debemos metabolizar almidones que han perdido las enzimas de la semilla en el proceso de refinación. Entonces entran en juego las enzimas presentes en el alimento o las que aporta nuestro organismo. Siendo las enzimas muy sensibles a la temperatura, las alimentarias se reducen a la cada vez más escasa contribución de los componentes crudos de la dieta (ensaladas, germinados, jugos recién exprimidos, semillas apenas tostadas, etc). En muchas culturas es ancestral el uso de fermentos naturales que aportan su rica carga enzimática: chucrut, salsa o pasta de soja (shoyu o miso), kéfir de agua o incluso bebidas como el vino o la cerveza. Pero claro, para que estos elementos aporten su riqueza enzimática, deben provenir de procesos carentes de técnicas destructoras de enzimas: el caso de la omnipresente pasteurización, incluso exigida obligatoriamente por ley en los modernos alimentos industriales.

Respecto a las enzimas orgánicas y su adecuada disponibilidad, es algo que depende del buen equilibrio nutricional del organismo, algo difícil de lograr en el ciudadano promedio. Las enzimas son estructuras de aminoácidos, específicas para actuar y transformar determinados sustratos. Sería como la chispa que detona una mezcla combustible. Siguiendo con términos gráficos, su especificidad sería como la llave adecuada para abrir una cerradura; solo una llave puede abrir el cerrojo. A su vez las enzimas dependen de la presencia de un elemento complementario (las coenzimas), sin el cual no pueden funcionar. Las coenzimas se sintetizan a partir de vitaminas y minerales (sobre todo oligoelementos o minerales traza). O sea que sin un adecuado aporte nutricional de aminoácidos, vitaminas y minerales, será obvia la carencia de síntesis enzimática y por tanto se verá disminuida la posibilidad de metabolizar alimentos como el almidón.

Con relación a las enzimas orgánicas que intervienen en el desdoblamiento del almidón, las primeras y más importantes están en la saliva, cuya acción convierte las estructuras polisacáridas (almidón) en dísacaridas (maltosa). La amilasa salival (conocida antiguamente como ptialina) tiene un pH neutro (7) que es óptimo para este proceso. Su acción se ve interrumpida cuando el bolo alimenticio llega al estómago y se encuentra con el pH ácido de los jugos gástricos. De allí que algunos sugieren no mezclar almidones y elementos ácidos en la misma comida. En cualquier caso, es obvio que la lenta y cuidada masticación resulta elemental para el buen desdoblamiento de los almidones, sobre todo en presencia de la habitual permeabilidad intestinal que veremos a continuación. Comprobar los efectos de una buena masticación es muy sencillo de experimentar: basta tomar un bocado de cereal cocido neutro, es decir sin aporte de sal o azúcar que puedan modificar su sabor. A medida que pasen las masticaciones y la saliva vaya actuando sobre el almidón, podremos ir notando como aparece gradualmente un delicado sabor dulzón que se va intensificando: es la conversión del insípido almidón en azúcares más sencillos (maltosa).

Luego de pasar por el estómago, los almidones del bolo alimenticio reciben en el intestino la benéfica influencia de nuevas enzimas secretadas por el páncreas: la amilasa pancreática. Bajo la presencia de las amilasas, los almidones se convierten en dextrina y maltosa (disacárido). Finalmente, por acción de la maltasa (enzima sintetizada en la vellosidad intestinal), la maltosa se convierte en un carbohidrato simple: la glucosa (monosacárido). Aún así, se estima que un 20% de los almidones de las legumbres no puede ser digerido en el intestino delgado y debe ser procesado por la flora del colon. Cuando la flora colónica está desequilibrada, cosa que ocurre habitualmente, se advierte la clásica flatulencia, que injustamente se adjudica a las legumbres.

Todo lo expresado indica que varias condiciones se hacen necesarias para la eficiente conversión del almidón en azúcar simple, más allá de las manipulaciones genéticas: buena hidratación, cocción apropiada, correcta masticación e insalivación, adecuado aporte enzimático y equilibrio de la flora intestinal. Como vimos, muy pocas de estas condiciones se logran en nuestra alimentación moderna. Y esto genera el problema de los almidones “crudos” o “resistentes”. Minimizando la cuestión, podríamos argumentar que más que problema, esto es nada más que un desperdicio nutricional. Sin embargo, este procesamiento incorrecto del almidón tiene facetas más graves, dado que se combina con los desórdenes intestinales.
LOS PROBLEMAS DEL ALMIDÓN CRUDO

Los principales problemas intestinales que potencian el problema de los almidones crudos, son dos: la excesiva permeabilidad de la mucosa intestinal y el desequilibrio de la flora. La sutil mucosa que reviste al intestino delgado (apenas 0,025 mm de espesor) es la única barrera que nos protege de nutrientes mal digeridos y sustancias tóxicas. A causa de numerosas circunstancias, esta delicada estructura de filtrado se hace demasiado porosa, dejando pasar sustancias inconvenientes al plasma sanguíneo. Por esta vía, las moléculas de almidón “crudo” que llegan al intestino, arriban rápidamente al flujo circulatorio, y dado que no son solubles en sangre, el organismo las detecta como sustancias tóxicas.

Las consecuencias de este perjudicial e inadvertido aporte cotidiano de almidones a la sangre, las ilustra con precisión el Dr. Jean Seignalet, eminencia francesa en la problemática intestinal y el ensuciamiento orgánico: “Estas moléculas van acumulándose progresivamente en el medio extracelular o en el interior de las células, produciendo enfermedades de intoxicación: fibromialgia primitiva, psicosis maniacodepresiva, depresión endógena, esquizofrenia, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, diabetes no insulinodependiente, gota, enfermedades hematológicas (anemia, trombocitopenia, poliglobulia, leucopenia, hiperplaquetosis), sarcoidosis, artrosis, osteoporosis, arteriosclerosis, envejecimiento prematuro, cáncer y leucemias. La tarea de eliminación de estas moléculas exógenas, es asegurada por los polinucleares neutrófilos y los macrófagos que transportan los desechos a través de los emuntorios. Cuando los glóbulos blancos aumentan excesivamente, provocan una inflamación del emuntorio. Esto da lugar a patologías de eliminación: colitis, enfermedad de Crohn, acné, eccema, urticaria, soriasis, bronquitis, asma, infecciones de repetición, alergias, aftas bucales, etc”.

Otra explicación interesante la brinda el Dr. Norman Walter, longevo autor del libro “Rejuvenezca”: “Cuando tomé conciencia que la molécula de almidón no es soluble en agua, alcohol ni éter, descubrí porqué los cereales y los alimentos feculentos que había comido en grandes cantidades habían causado tales daños en el hígado, haciendo que se endureciera como un pedazo de cartón. También me dio indicios de porqué se forman cálculos duros como piedras en la vesícula y en los riñones, y porqué la sangre se coagula de manera no natural en los vasos sanguíneos, formando hemorroides, tumores, cánceres y otros desequilibrios en el organismo. La molécula de almidón viaja a través del torrente sanguíneo y linfático como una molécula sólida que las células, tejidos y glándulas del cuerpo no pueden utilizar”.

Wes Peterson, nutricionista de Wisconsin (EEUU), aporta más datos al rompecabezas: “Hace mucho advertí que los almidones crean mucosidad. Muchos especialistas han tratado este tema, y lo he comprobado en mi experiencia y en la de muchas otras personas. ¿Por qué forman mucosidad? Un motivo es porque son insolubles en la sangre. Las partículas o gránulos de almidón que pasan del intestino al torrente sanguíneo, son tóxicas; el cuerpo no las puede utilizar y resultan perjudiciales. El organismo intenta eliminarlas a través de los principales canales de desintoxicación, entre otros, el sistema linfático y los senos nasales. De esta manera, el cuerpo busca purgarse a través de la mucosidad. Pero este mecanismo a veces no basta; los almidones congestionan y bloquean el organismo, factor que contribuye a la degeneración del cuerpo y a la enfermedad”.


Sin embargo esta problemática se conoce desde hace tiempo, como lo señala el Prof. Prokop de la Humboldt Universitat de Berlín (Alemania): "Hace más de 150 años se establecieron los fundamentos del llamado efecto Herbst, que luego fue olvidado. En la década del 60 fue redescubierto por el Prof. Volkheimer en el Charite Hospital de Berlín, y luego examinado a través de muchos experimentos y publicaciones. ¿Qué es el efecto Herbst? Si experimentalmente se le da a un animal o a un ser humano, una cantidad importante de almidón de maíz, galletas ú otro producto que contenga almidón, se pueden encontrar gránulos de almidón en la sangre venosa, minutos o media hora después de la ingesta, y en la orina después de una hora o más. Se ha creado el término “persopción” para describir este interesante fenómeno. De hecho, es sorprendente que se le haya prestado tan poca atención. Constituye, de hecho, la base de nuestra comprensión de la inmunización peroral y de las alergias. Espero que muchos se den cuenta de las implicaciones que esto tiene en la salud pública”.

El mismo Volkheimer precisa: “Micropartículas sólidas y duras, tales como los gránulos de almidón, cuyos diámetros están claramente en el rango micrométrico, se incorporan regularmente en número considerable desde el tracto digestivo. Los factores motores desempeñan un papel importante en la penetración paracelular de la capa epitelial de la célula. Desde la región subepitelial, las micropartículas son sacadas a través de los vasos linfáticos y sanguíneos. Se las puede detectar en los fluidos corporales usando métodos simples; apenas unos minutos después de la administración oral, se las puede hallar en el sistema sanguíneo periférico. Observamos su pasaje hacia la orina, bilis, fluido cerebroespinal, la luz alveolar, la cavidad del peritoneo, la leche materna y a través de la placenta hacia el flujo sanguíneo del feto. Dado que las micropartículas persorbidas pueden embolizar los vasos pequeños, esto está vinculado a los problemas microangiológicos, especialmente en la región del sistema nervioso central. El depósito a largo plazo de micropartículas embolizantes, formadas por potenciales sustancias alergénicas o contaminantes, o que transportan contaminantes, tiene importancia inmunológica y técnico-medioambiental. Muchos alimentos listos para consumir contienen grandes cantidades de micropartículas que pueden ser persorbidas”.

Al respecto expresa el Dr. B.J. Freedman: “Los gránulos intactos de almidón pueden pasar a través de la pared intestinal y entrar al torrente sanguíneo. Permanecen intactos si no han sido cocidos en agua durante suficiente tiempo. Algunos de estos gránulos embolizan arteriolas y capilares. En la mayoría de los órganos, la circulación colateral es suficiente para que continúe la función del órgano. Sin embargo, en el cerebro, se pueden perder neuronas. Después de muchas décadas, la pérdida de neuronas podría tener importancia clínica y ser la causa de la demencia senil. Para testear esta hipótesis, hace falta examinar cerebros buscando gránulos de almidón embolizados.
La examinación polariscópica de los tejidos permite distinguir claramente a los gránulos de almidón de otros objetos de aspecto similar”.

Para asegurar que los almidones se digieran adecuadamente, los seres humanos debemos masticar muy bien la comida, a fin que se mezcle eficientemente con la saliva. Sin embargo, sólo el 30% o 40% del almidón consumido puede ser degradado en la boca por la acción de las enzimas salivares. El Dr. Arthur C. Guyton en su Texto de Fisiología Médica aclara: “Lamentablemente, la mayoría de los almidones, en su estado natural en los alimentos, se presentan en pequeños glóbulos, cada uno de los cuales tiene una delgada película protectora de celulosa. Por lo tanto, la mayoría de los almidones naturales se digieren de manera ineficiente por la acción de la ptialina, a menos que se cocine muy bien la comida para destruir esta membrana protectora”.

Ahora bien, la cocción necesaria para destruir la membrana protectora de las células de almidón, ¿qué le hace al valor nutricional del alimento? El nutricionista estadounidense Wes Peterson realiza un razonamiento al respecto: “Para evitar absorber gránulos intactos de almidón, tóxicos para el organismo, el alimento feculento debe cocinarse en agua hasta formar una masa homogénea de consistencia blanda. Sin embargo, la cocción transforma el alimento en una sustancia patológica, artificial y extraña, desordena su estructura y su patrón energético, destruye su fuerza vital, daña y altera nutrientes, elimina enzimas y vitaminas, y crea nuevas sustancias tóxicas. Dado que el cuerpo humano utiliza los almidones a través de un complicado proceso que es sólo parcialmente efectivo, ¿por qué no considerar la posibilidad de cubrir las necesidades de hidratos de carbono consumiendo por ejemplo frutas frescas, que ya contienen azúcares simples, fáciles de digerir? No necesitamos almidones para nada y podemos tener mejor salud sin ellos”.

LOS PROBLEMAS DEL ALMIDÓN MUY COCIDO

La otra cara de la moneda es el exceso de cocción que sufren hoy día nuestros almidones alimentarios. En este sentido, la problemática más estudiada es la acrilamida. Se trata de una sustancia artificial, mutagénica y cancerígena que se origina al freír, tostar u hornear alimentos feculentos por encima de los 120ºC. La acrilamida forma parte de las nuevas moléculas que se generan a través de la cocción de los alimentos y que resultan tóxicas.

La primera señal de alarma provino de la Universidad de Estocolmo (Suecia) en 2002, a través de un estudio que encontraba altas cantidades de esta sustancia en alimentos de consumo masivo: 1.200 mcg en papas fritas industriales, 450 mcg en papas fritas casera, 410 mcg en galletitas, 160 mcg en cereales de desayuno y 140 mcg en el pan. Para dar una idea, la OMS permite solo 1 mcg por litro de agua potable, como valor aceptable. Por su parte, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer establece que la acrilamida induce mutaciones en los genes y tumores, y daña el sistema nervioso.

RECOMENDACIONES ÚTILES
Sin necesidad de adoptar posturas extremas, sin embargo es importante tomar consciencia de la gravedad del problema expuesto, dadas las implicancias en la generación de importantes patologías crónicas y degenerativas. A modo de resumen, creemos útil esbozar algunas sugerencias para minimizar los daños que nos genera la moderna alimentación industrializada a la que estamos expuestos.

• Reducir el consumo de harinas, dado que por lo general tienen un procesamiento inadecuado.
• Privilegiar el consumo de granos enteros e integrales, que obligan a extremar los cuidados de cocción.
• No olvidar que cereales y legumbres son semillas que se pueden activar, germinar y fermentar, con lo cual desdoblamos los almidones evitando la cocción.
• Preferir las cocciones lentas y de baja temperatura, tratando de no superar los 100ºC.
• Al cocinar cereales enteros, realizar un tostado previo en seco, agregando luego el agua para completar su correcta cocción.
• Al cocinar legumbres, realizar el remojo previo, sosteniendo luego la cocción hasta que el grano se deshaga ante la presión de los dedos.
• Preferir los granos menos manipulados genéticamente y más resistentes a los cambios estructurales (arroz, trigo sarraceno, mijo, quínoa, amaranto, maíces andinos, etc).
• Realizar una buena masticación e insalivación de los alimentos amiláceos, tratando de advertir el natural sabor dulce que generan los azúcares simples.
• Combinar cereales y legumbres con acompañamientos enzimáticos: ensaladas crudas, germinados, jugos recién exprimidos, semillas apenas tostadas, chucrut, salsa o pasta de soja (shoyu o miso), kéfir de agua, etc.
• Asegurar un buen aporte de microminerales, vitaminas y aminoácidos, a través de alimentos naturales y completos (polen de abejas, sal andina, algas, semillas, etc).
• Cuidar el equilibrio de la flora intestinal, reduciendo el consumo de alimentos con antibióticos y conservantes, e incrementando aquellos que aportan enzimas, fibra soluble y regeneradores de flora.
Extraído del libro "Lácteos y Trigo



¿Cuáles son los efectos del consumo en exceso de almidón de maíz?
Escrito por Terri Williams | Traducido por Gabriela Nungaray

¿Cuáles son los efectos del consumo en exceso de almidón de maíz?
El almidón de maíz se convierte en jarabe de maíz de alta fructosa y se utiliza en alimentos como rosquillas.
DrSebi
El almidón de maíz se utiliza en infinidad de alimentos que van desde snacks tales como pasteles, galletas y rosquillas, a bebidas como jugo de frutas, refrescos, cerveza, carnes como chorizo, mortadela y salchichas. También se utiliza en helados, cereales y condimentos. El consumo de una cantidad excesiva de estos productos da lugar a una gran variedad de problemas de salud como la obesidad, la hipertensión y el cáncer. Además, el consumo de grandes cantidades de almidón de maíz crudo por las mujeres embarazadas es un trastorno compulsivo que puede causar complicaciones en el embarazo y el parto.


El almidón de maíz es una sustancia en polvo utilizada para espesar sopas, salsas y otros líquidos. Sin embargo, también se convierte en glucosa, que luego se convierte en fructosa, específicamente jarabe de maíz alto en fructosa o HFC. Según el Center for Science in the Public Interest, la mayoría de los jarabes son o bien el 42% o 55% de fructosa, aunque algunas concentraciones son tan altas como 90%.

Aumento de peso
Un estudio realizado por Princeton University reveló que las ratas de laboratorio que consumieron HFCS ganaron considerablemente más peso que las ratas alimentadas con azúcar de mesa. El grupo de ratas HFC también tuvieron significativamente más grasa corporal, particularmente en la región abdominal. Según uno de los investigadores, Bart Hoebel, que es profesor de psicología y neurociencia, "Cuando las ratas están bebiendo el jarabe de maíz con altos niveles de fructosa en niveles muy inferiores a los de los refrescos, se están convirtiendo en obesas, todas y cada una. Incluso cuando las ratas se alimentaron con una dieta alta en grasas, no se ve esto, no todas ganaron peso extra".
celula falciforme

Presión arterial alta

Presión arterial alta.
El consumo de altos niveles de fructosa también contribuye a la hipertensión arterial. Los nefrólogos o especialistas de riñón en University of Colorado Denver Health Sciences Center examinaron tres años de datos del National Health and Nutrition Examination Survey, centrándose en 4.500 adultos sin antecedentes de hipertensión. Los investigadores encontraron que las personas que consumían más de 2,5 refrescos al día tienen un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta.

Cáncer

El cáncer es otro riesgo para la salud que se incrementó con el consumo de HFCS. Científicos de UCLA’s Jonsson Comprehensive Cancer Center tuvieron tumores pancreáticos de pacientes y crecieron las células en placas de Petri. Entonces inyectaron las células de cáncer pancreático con fructosa y observaron que las células de cáncer crecieron a una tasa más rápida. Dr. Anthony Heaney, profesor de medicina y neurocirugía en la Universidad, declaró la probabilidad de que la fructosa "también acelera el crecimiento de otros tipos de cáncer".

Amylophagia

Amylophagia.
La amylophagia es un trastorno compulsivo en las mujeres embarazadas que hace que ingieran almidón de maíz crudo en grandes cantidades. La condición se produce en todo el mundo, pero en los Estados Unidos es más común en el sur rural. El consumo excesivo de almidón de maíz puro hace que los niveles de glucosa en sangre se eleven, que pueden conducir a anomalías en el proceso de desarrollo del bebé, parto prematuro, parto por cesárea y un alto peso al nacer.

Dr.Sebi: El hombre que cura el SIDA, Cáncer, Diabetes

SABES LO QUE COMES?

ALMIDÓN MODIFICADO
• Es el que ha sufrido una serie de alteraciones químicas que modifican sus propiedades (solubilidad, capacidad espesante, etc), pero no su genética. Si fuera un producto modificado genéticamente –es decir, que ha visto alterados sus caracteres hereditarios mediante biotecnología–, debería especificarlo de forma clara en la etiqueta.

• En España, el almidón modificado sólo se puede utilizar en la fabricación de yogures y conservas vegetales. Se considera un aditivo totalmente seguro. Sin embargo, hay que tener en cuenta que aporta las mismas calorías que otros edulcorantes. Su consumo excesivo puede provocar malestar digestivo temporal.

ANTIOXIDANTES

• La oxidación es un proceso químico que tiene lugar continuamente en nuestro organismo. Los responsables son los radicales libres que se encuentran en la atmósfera y a los que podemos combatir con los antioxidantes, que no son otros que las vitaminas, especialmente A, C y E.
• Frente a los beneficios de ingerirlos en nuestra dieta de forma natural, los nutricionistas no pueden concluir nada sobre los pros y los contras de tomarlos a través de suplementos nutricionales.

BÍFIDUS

• Es un lactobacillus, un micro-organismo presente en la vía gastrointestinal y relacionado con la síntesis de enzimas y vitaminas beneficiosas para el metabolismo y con la digestión de la lactosa. Se añade a productos lácteos, sobre todo yogures.

• La cantidad de bifidobacterias en el intestino disminuye con la edad, lo que favorece la proliferación de virus y hongos dañinos. No hay estudios que demuestren sus posibles efectos adversos.

FITOESTEROLES
• Son compuestos de origen vegetal que bloquean la absorción del colesterol a través de las paredes del intestino. La gama de productos que los contienen es extensa: lácteos, galletas, margarinas...

• La cantidad de fitoesteroles que se puede ingerir de forma natural es pequeña, por lo que los alimentos enriquecidos pueden ayudarnos. Sin embargo, es importante controlar su ingesta excesiva, ya que puede dar lugar a alteraciones hormonales, además de producir una disminución en la absorción de betacaroteno, lo que obligaría a incrementar el consumo de frutas y verduras.

INULINA

• Está presente de forma natural en el trigo, la raíz de achicoria, la cebolla, el ajo y el plátano y se ha incorporado a productos lácteos. Enriquecida con oligofructosa, contribuye a mejorar la salud del aparato digestivo y los huesos, ya que hace que las bacterias sanas crezcan en el intestino y ayuda a absorber el calcio y el magnesio.

• No se han detectado contraindicaciones. Sus efectos beneficiosos radican en que, al ingerirse, se comporta como una fibra soluble, llegando casi entera al intestino grueso y controlando el estreñimiento. No aumenta la glucemia, por lo que es ideal para los diabéticos. La oligofructosa, además, previene la osteoporosis.

ISOFLAVONAS

• Son estrógenos naturales presentes en la soja. Entre sus beneficios destaca la disminución de los efectos de la menopausia, la mejora de la estructura ósea y sus propiedades antitumorales y antioxidantes, aunque ciertos estudios los relacionan también con la aparición de algunos tipos de cáncer de mama hormonodependientes

• Diversas marcas las han añadido a la leche o los yogures. La cantidad diaria recomendada es de 61 a 80 mg al día, el equivalente a tres vasos de leche enriquecida.

LACTICOL
• Es un azúcar que se emplea como endulzante y que tiene efecto laxante. Se usa en numerosos alimentos para el control de peso.

• Ingerido en exceso puede producir alteraciones digestivas.

L-CARNITINA
• Es una sustancia “devora grasa”, que el cuerpo sintetiza a partir del aminoácido lisina. Su función es transformar la grasa en energía. De forma natural, está en las carnes rojas, pero en la actualidad la encontramos también en productos industriales como alimentos para el control de peso, cremas o pastillas.

• Su ingesta depende del aporte calórico de cada persona, pero no debe tomarse para adelgazar rápidamente.

MALTIOL

• Funciona como edulcorante y se extrae de un almidón rico en maltosa. Contiene la mitad de las calorías que aporta el azúcar, además de fibra alimentaria. Se encuentra en las galletas adelgazantes.

• Si se consumen más de 40 gr diarios, pueden provocar dolores abdominales, mareos, flatulencias y diarrea.

OMEGA 3 EPA y DHA

• Estos ácidos grasos de cadena larga se encuentran de forma natural en los pescados azules y en las nueces, frente a los Omega 3 de cadena corta, que son de origen vegetal. Tienen efectos beneficiosos frente a enfermedades cardiovasculares y potencian el rendimiento intelectual.

• Es importante ingerirlos en la dieta diaria. Hay alimentos enriquecidos, como la leche.

PREBIÓTICO
• Favorecen el crecimiento de las bacterias que tenemos en el colon, nos protegen frente al cáncer, actúan sobre el sistema inmunológico y favorecen la absorción del calcio. En el mercado encuentras alimentos preparados con efecto prebiótico.

• No se han detectado consecuencias adversas. Tampoco existe consenso en cuanto a la cantidad necesaria.

PROBIÓTICO
• Son alimentos que contienen microorganismos vivos que se alojan en el colon, mejoran la flora intestinal y potencian el sistema inmunológico. Se trata de productos lácteos enriquecidos.

• No se han detectado efectos secundarios.

SORBITOL
• Es un edulcorante que endulza como el azúcar, pero que posee la mitad de sus calorías. De forma natural lo consumimos a través de alimentos como manzanas, peras, cerezas y melocotones. También lo ingerimos constantemente en chicles sin azúcar y pasteles industriales.

• Consumido en exceso tiene efectos laxantes y no se descarta una relación con la retinopatía y la neuropatía diabética.

TONALÍN

• El tonalín o CLA (ácido linoléico conjugado) es un ácido graso poliinsaturado que se ha comenzado a añadir a la leche y que estimula el metabolismo energético, provoca una reducción de la grasa y un aumento relativo de la masa magra.

• Si se abusa de su consumo, las consecuencias negativas pueden ser pancreatitis, disfunción del hígado e hipertensión. En una dieta normal se consumen de 20 a 70 mg al día. Para disminuir la masa adiposa, los fabricantes recomiendan una ingesta de 3,5 a 7 gramos al día, siempre bajo supervisión médica.

XILITOL

• Al igual que el sorbitol, es un alcohol de azúcar. Se utiliza en productos para diabéticis como sustituto de la sacarosa y también en chicles y caramelos.

• Su ingesta excesiva es laxante.


¿En qué nos puede ayudar una dieta sin almidón?

La Dieta sin Almidón o dieta de Londres puede resultar sorprendente ya que nadie relaciona los almidones como una posible fuente de problemas en determinados casos.


45847533
¿Qué es el almidón?
Pertenece al grupo de los carbohidratos digestibles de la dieta habitual. En nuestra cadena alimenticia tiene una gran importancia ya que constituye una fuente importante de energía.

Su función
Por una parte tiene una función de energía celular, una vez se convierte en azúcar simple (glucosa) para ser utilizada por las células. Otra funciones de los azúcares es regular el metabolismo de la grasas y cumplir con los procesos de desintoxicación hepática.

La dieta sin almidón
La Dieta sin Almidón o dieta de Londres fue promovida por el inmunólogo londinense Alan Ebringer. Inicialmente se desarrollo para tratar la Espondilitis Anquilosante. Posteriormente y por sus resultados y estudios ha sido y es aplicada en numerosas enfermedades sobretodo las autoinmunes y aquellas que cursan con dolor, inflamación y otros síntomas.

La dieta sin almidón elimina todos aquellos que posean este polisacárido, aunque existe una escala para su valoración. Por una parte los cereales y los hidratos de carbono demasiado elaborados. Cabe diferencia: Los monosacáridos los cuales no producen ningún mal: la glucosa de la uva, la fructosa y la galactosa de la leche.

Los disacáridos con los que debemos tener más cuidado: como la sacarosa (azúcar, tanto blanco como moreno), la lactosa de la leche y la maltosa. Y los polisacáridos: el almidón. Este es el que debemos eliminar, porque según este autor nos puede causar problemas.

Algunos alimentos ricos en almidón
El almidón se encuentra en la mayoría de los vegetales, también en granos, frutos y tubérculos.

Cereales: Trigo, maíz, avena, centeno, y sus derivados como harinas, panes y pastas (blanca e integral). Germen de trigo, soja, Sagú, tapioca.
Arroces: integral y blanco.
Panes: integral, con semillas, pan de pitta, blanco, con fibra añadida.
Vegetales: patatas, frijoles, habas de soja, garbanzos, lentejas, guisante (menor cantidad).
Alimentos con almidones modificado: Batidos y repostería, Dulces, Rellenos, saborizantes, bebidas gaseosas, salsas y espesantes. Sopas preparadas, Glaseados, snacks, coberturas para ensaladas, derivados lácteos. Congelados. Puddings, saborizantes, Croissants, Pan de hamburguesas, empanados.
¿Cuándo se recomienda una dieta sin almidón?
En algunas enfermedades inflamatorias y auto-inmunes.

Poliartritis reumatoide.
Espondilitis anquilosante.
Reumatismo psorisiasico.
Artritis crónica juvenil poliarticular y oligoarticular.
Lupus eritematoso diseminado.
Esclerosis múltiple.
Artritis reumatoide.
Enfermedad de Addison.
Celiaquía.
Colon irritable.
Enfermedad de Crohn.
Gastritis.
Colitis ulcerosa.
Sobrepeso.
¿Por qué perjudica el almidón?
La falta de enzimas por una parte, necesarias para su hidrólisis y poder ser digerido. Las enzimas como la amilasa, presente en la saliva e intestinos, son necesarias para este proceso.
Su difícil digestión, ya que el almidón crudo no se digiere. Se aconseja su previo tostado y cocción correcta.
Y el más importante, al que hace referencia el Dr. Jean Seignalet, sería la impermeabilidad del intestino. La acumulando toxinas en el medio extracelular produce intoxicaciones. Es el origen de muchas enfermedades autoinmunes e inflamatorias.
Ejemplo de una dieta sin almidón
Opciones desayuno

Zumo de fruta (no cítrico) y huevo pasado por agua, o jamón serrano.
Pastel de almendras molida (sin harina) y gelatina de algas Agar-Agar con fruta.
Opciones comida

Alcachofas hervidas y pescado o carne y de postre una gelatina de frutas.
Ensaladas de espinacas o rúcula con canónigos, endibias, lechuga, con trocitos de manzana y pasas o ensalada con atún o caballa. Elegir: pavo, pollo, conejo, carne.
Fruta o bien gelatina.
Meriendas y medias mañanas

Fruta natural: manzanas, peras, plátano.
Opciones cena

Judías verdes con apio y repollo o Caldo de verduras o de pescado
Pescado al horno: dorada, merluza, rape, o bien un lenguado con salsa de almendras o pavo. Gelatina de frutas.
Bebidas

Té, infusiones, agua y zumos naturales.
No tomar: alcohol, café.
Como proteína se recomienda priorizar el pescado rico en Omega-3 y el aceite de onagra y/o borraja ricos en omega 6. Estos ácidos esenciales son precursores con una acción hormonal implicadas en procesos inmunes, vasodilatación y vasoconstricción, coagulación sanguínea y sobretodo procesos inflamatorios.

Recomendaciones

Correcta masticación para una buena insalivación.
Adecuado aporte de enzimas,

Equilibrio de la flora intestinal. Enzimas, fibra soluble y regeneradores de flora.
Incluir grasas en la dieta: leche, mantequilla, pescado o carne, aceite. (moderado)

Buena hidratación. Aunque aconseja no beber mucha agua con las comidas, para que las enzimas que deben descomponer el almidón no se diluyan.

Limpieza orgánica de intestinos y hepática.
Elimi

13 comentarios - Dr.Sebi: El hombre que cura el SIDA, Cáncer, Diabetes

sedolts
y que es malo comer carbohidratos?
Exekiel69
@sedolts malo, bueno.. ?? quien lo dice ? tu salud o alguien? una empresa o tu cuerpo, ? , sedots, presta atención al post y capaz que sacamos algo en limpio , y si conoces alguien ..capaz le podes dar una mano con alguna cuestion de lo sacamos en limpio aca.
salu 2
lucas_079
sabes lo que es un carbohidrato?

sabes de que estan compuestos los vegetales?
tincopasan -2
Que falacia! faltó decir que hay que rezar y listo!
KRYPTON88 +1
Muy buen post, hace un tiempo hice un post sobre èl, la verdad interesantisimo lo que habla. +10