epespad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

8 Remedios caseros para la gripe o resfriado

8 Remedios caseros para la gripe o resfriado
gripe


Mientras la mejor cura para la gripe o resfriado es la prevención, siempre es bueno estar preparado con remedios caseros naturales en caso de llegar a enfermarnos.



La gripe, también conocida como gripa o resfriado, trae consigo síntomas como dolor de cabeza, secreción nasal, flemas, estornudos, tos, escalofríos, dolor de garganta y pecho, entre algunos otros síntomas. Sin ninguna cura real, estos malestares pueden tardar mucho tiempo en desaparecer y hacernos sentir muy mal, pero siempre podemos minimizarlos con ingredientes naturales y algunas técnicas que tenemos a la mano en casa.


Aquí te damos 8 remedios caseros para la gripe:
Té de Jengibre Caliente
Este es uno de los mejores tés para tomar cuando te sientes congestionado. El jengibre es una raíz con propiedades curativas. Te ayudará a desinflamar las vías nasales permitiendo la salida de mucosidad.


Lo que necesitas:
  • 6-8 cucharadas de jengibre fresco rayado
  • Una pizca de canela
  • El jugo de medio limón
  • Miel al gusto
  • 4 tazas de agua hirviendo
  • Un contenedor de vidrio con tapa


Instrucciones:


Coloca el jengibre rayado en el contenedor de vidrio junto con la canela. Agrega agua hirviendo con mucho cuidado en el contenedor. Déjalo reposar por unos 30 a 40 minutos asegurándote de tapar bien el contenedor para que todos los vapores con la esencia se queden ahí mismo. Si el contenedor aún está muy caliente, agárralo con una toalla o trapo para no quemarte y sírvete el té en una taza con la ayuda de un colador. Si gustas de bebidas calientes, puedes recalentarlo. Agrega entonces el jugo de limón y miel. Tómalo y respira los vapores que vienen de la taza. Guarda el resto del té en el refrigerador hasta por 24 hrs. Toma una taza de este té 3 veces al día.


Vapores Esenciales

Uno de los remedios más inmediatos para la congestión nasal es respirar vapores con esencias. Puedes beneficiarte de los vapores de un té, un baño caliente o llenando un recipiente hondo, como una olla o un recipiente hondo de vidrio con agua muy caliente y unas gotas de aceite de eucalipto. Para esto, necesitaras:

  • 5 a 10 gotas de aceite de esencia de eucalipto.
  • Una olla o recipiente que resista altas temperaturas (no plástico)
  • Agua caliente
  • Una toalla


Instrucciones:


Pon las gotas de aceite de esencia de eucalipto en el fondo de la olla o recipiente y agrégale varias tazas de agua hirviendo con mucho cuidado. NUNCA HAGAS ESTO SOBRE LA ESTUFA, YA SEA DE GAS O ELÉCTRICA NI NINGUNA OTRA FUENTE DE CALOR.


Comienza por acercar tu cara poco a poco al contenedor para sentir el vapor hasta que estés a una distancia confortable.


Cuidado! El vapor puede quemar la cara así que ve midiendo tu resistencia. Una vez que soportes tener la cara cerca del contenedor, cubre tu cabeza y el contenedor con la toalla para que los vapores curativos no escapen y toma varias respiraciones profundas. Puedes salir de la toalla de vez en cuando si sientes mucho calor.


Ten a la mano pañuelos desechables para sonarte como vayas sintiendo necesidad de hacerlo.

Comienza con pocas gotas ya que la esencia puede llegar a ser muy fuerte e irritar los ojos. Poco a poco ve calculando tu resistencia en un nivel confortable y repite esto de 2 a 3 veces a día.


El Buen y Clásico Ajo

Este remedio de las abuelitas es de los más simples y no necesitan mucho esfuerzo. El ajo provee de magnificas características curativas. La miel además va a dar un rico sabor y también contiene propiedades antibacteriales. Esta receta te traerá beneficios especialmente si tu resfriado está acompañado de dolor de garganta y tos seca.


Necesitarás:
  • Medio diente de ajo
  • Jugo de un limón
  • Miel al gusto
  • Agua tibia


Instrucciones:


Machaca el ajo y ponlo en un vaso de cristal o taza junto con el jugo de limón. Agrega la miel a tu gusto y después el agua tibia. Revuelve con una cuchara y tómalo completamente. Repite de 2 a 3 veces al día hasta que tus síntomas hayan desaparecido.


Calor Curativo

Una buen remedio desde hace mucho tiempo ha sido la bolsa de agua caliente que ayudará a aflojar la flema y congestión del pecho. El calor suave y constante aflojará los músculos, y suavizará la flema para ayudarle a subir. Es un remedio casero muy sencillo y muy relajante. Puedes aplicar un poco de ungüento de eucalipto en el pecho para aumentar la eficacia.


Lo que necesitas:
Una bolsa de agua caliente.
*Nota: estas son bolsas especiales que resisten altas temperaturas y se consiguen fácilmente en farmacias o supermercados. No estamos hablando de bolsas de plástico común.Un pedazo de franela o tela similar.

Instrucciones:


Llena la bolsa con agua caliente a la temperatura más alta que puedas soportar cómodamente. La bolsa no debe estar llena completamente si no que debe quedar a unos ¾ de la capacidad. Esto es para que pueda ser moldeable a cualquier parte del cuerpo que la quieras colocar y sea cómoda.
Envuélvela con la franela o tela similar. Recuéstate boca abajo y coloca la bolsa en tu espalada entre los hombros, o si prefieres puedes hacerlo boca arriba y colocando la bolsa sobre tu pecho.
Relájate y si puedes, toma una siesta de esta manera. El dormir te ayudará a recuperarte rápidamente.


Picante

Si eres alguien que puede aguantar la comida picante, toma ventaja de esto y dale algunas mordidas a chiles o pimientos frescos.
El constituyente que hace picante a los chiles o pimientos se llama capsaicina y, además de muchos otros beneficios, puede ayudar a aflojar mucosa para poder expulsarla.
Si puedes, toma alguna sopa, caldo o consomé y agrégale picante.


Gárgaras Para la Garganta

Si tu gripe viene acompañada de dolor de garganta, hacer gárgaras con una solución de sal, vinagre de manzana y salvia te ayudará. La sal, a través de esa fuerza mágica que llamamos la ósmosis, extraerá el exceso de líquido de los tejidos en la garganta que causa el hinchazón incómodo que provoca el dolor al tragar.


El vinagre de sidra de manzana puede ayudar a matar el microbio, pero incluso si no lo hace, te aliviará el dolor. La salvia es una hierba maravillosa cuando se trata de los resfriados. Es astringente, lo que significa que también ayudará a sacar el exceso de líquido de los tejidos, y antibacteriana.


Necesitarás:
  • 1 taza de vinagre de sidra de manzana
  • 4 cucharadas de salvia seca
  • 1 taza de agua
  • Un frasco de vidrio con una tapa hermética (con capacidad de 2 tazas)


Instrucciones:


Coloca las hojas de salvia en el fondo de una taza y cubre con 1 taza de agua hirviendo. Tapa y deja reposar por 15 minutos. Mientras que la salvia se remoja, vierte 1 taza de vinagre de sidra de manzana en el frasco y espolvoréala con la sal. Cuando se haya creado ya la infusión de salvia en el agua, viértelo al contenedor con vinagre de sidra de manzana. Deja enfriar un poco y haz gárgaras 3 veces al día con la boca más o menos llena. Guarda en el refrigerador hasta por 1 semana.


Si no consigues la salvia fácilmente, puedes usar solo el agua con vinagre y sal, o bien las clásicas gárgaras de agua tibia con sal. Otra opción es agua tibia con limón.


La Sopa de Pollo

Este honorable remedio ha sido probado y es verdadero.
La Sopa de Pollo detiene ciertos glóbulos blancos de congregarse y causar inflamación, evitando así que se produzca mucosidad en los pulmones y vías nasales. Lo caliente de la sopa también contribuye a disminuir mucosidad.


El ajo es un ingrediente que enriquecerá este remedio ya que posee propiedades antibacterianas, pero también estimula la liberación de celular asesinas naturales que son parte del arsenal de sistema inmunológico que pelea contra los gérmenes.


Calcetines Mojados (Raro pero Efectivo… Inténtalo!)

Pensarás que esto es algo de locos y que no suena nada cómodo. Pero te aseguramos que es una técnica naturista muy efectiva y que no sentirás ninguna incomodidad. Por lo contrario, quedarás impresionado de los resultados.


Necesitarás:
  • Un par de calcetines de lana gruesos
  • Un par de calcetines de algodón delgados
  • Agua


En primer lugar, te explicamos brevemente por qué los calcetines mojados ayudan a tu resfriado. Después de poner los calcetines, podrás relajarte en cama y dormir.


Mientras sueñas, tus pies estarán haciendo todo el trabajo. Los vasos sanguíneos en los pies se contraen cuando tus pies se enfrían, y estos envían todos los buenos nutrientes a tus órganos y tejidos. Estos nutrientes son necesarios para combatir las infecciones y estimular la curación.
Entonces tus pies comienzan a calentarse de nuevo, y los vasos se dilatarán para liberar el calor. Es entonces cuando los desechos en los tejidos fluyen al torrente sanguíneo para que tu cuerpo pueda deshacerse de ellos.


La variación de calor y frío crea un mecanismo de bombeo que estimula la circulación y los vasos linfáticos. Los resultados son un sistema inmune activo y la disminución de la congestión. Por la mañana, tus calcetines estarán completamente secos.


Instrucciones:


Justo antes de acostarte, pon tus pies a remojar en agua caliente por 3 minutos. La temperatura del agua debe estar lo más caliente que resistas sin quemarte.


Moja el par de calcetines de algodón delgados en agua fría. Exprime bien y póntelos inmediatamente después de sacar tus pies del agua caliente. El agua debe estar tan fría como la puedas soportar. Recuerda que tus pies estarán muy calientes por lo que lo frío se sentirá bien.


Lo siguiente es ponerte los calcetines de lana más arriba de los tobillos y subirte a la cama. Tápate bien y duerme toda la noche con los calcetines puestos. No te quites los calcetines hasta que estén secos. Te sorprenderás de los resultados.
Además de estas recetas y técnicas recuerda que debes mantenerte hidratado. Toma muchos líquidos y descansa.


Buena suerte!

resfriado

3 comentarios - 8 Remedios caseros para la gripe o resfriado