Las cucarachas, son un orden de insectos hemimetábolos de cuerpo aplanado, que miden del orden de 3 a 65 mm. Se conocen más de 4.500 especies.
Esta es la llamada cucaracha de jardín, asquerosa si las hay.
Combatir cucarachas con un método poco tóxico y efectivo
Las cucarachas son generalmente omnívoras, lo que quiere decir que no le hacen asco a nada.
Algunas especies están estrechamente relacionadas con las viviendas y se localizan en estos casos cerca de cubos de basuras o en la cocina.
Las cucarachas se encuentran entre los animales más resistentes del planeta, algunas especies son capaces de mantenerse activas durante un mes sin comida, siendo capaces de sobrevivir con recursos limitados tales como el pegamento de las estampillas. Algunas pueden vivir sin aire durante 45 minutos o ralentizar los latidos del corazón.
Las cucarachas son eminentemente nocturnas y normalmente fotofóbicas, por lo que corren cuando se las exponen a la luz.
El aumento de temperatura favorece su proliferación.
Una cucaracha es capaz de sobrevivir durante más de un mes sin agua. En caso de necesidad, puede absorber la humedad ambiental a través de su cuerpo.
Las cucarachas han cambiado muy poco desde su aparición en el Carbonífero, hace unos 300 millones de años.
Prefieren alimentos con gran contenido en almidón, grasas y azúcares, y pueden comer desde cuero hasta pegamento.
Desarrollan su actividad durante la noche y pasan el 75% de su vida en una grieta, junta, o pequeña cavidad.
Son prácticamente ciegas, utilizando sus antenas en contacto continuo con las superficies para detectar vibraciones, cambios de temperatura y humedad, etc.
Se las considera uno de los principales vectores de transmisión de enfermedades en el ser humano a través de la contaminación de alimentos y de utensilios de cocina por simple contacto.
La mayoría de las veces las cucarachas mueren boca arriba, debido a que el rigor mortis hace que se contraigan sus patas, de forma que se desequilibran y finalmente vuelcan; o debido a espasmos causados por insecticidas. También es una postura que suelen adoptar como mecanismo de defensa, simulando su muerte para escapar a algún peligro que las aceche.
El Ácido bórico es el "ingrediente secreto" en muchos tratamientos comerciales para el control de insectos.
Muchos importantes y marketineros productos para combatirlas (nacionales e importados) contienen acido bórico, entre ellos los carísimos geles que se aplican como cebo.
Este producto sencillo, de bajo costo, es mortal para todos estos insectos. Ataca su sistema nervioso, además de ser un agente de secado de sus cuerpos. El Ácido bórico es una maravillosa herramienta para el control de cucarachas en los hogares, restaurantes y otros edificios. Es muy efectivo en pequeñas cantidades y conserva su potencia casi indefinidamente siempre que se mantenga seco. A diferencia de muchos insecticidas, el ácido bórico no tiene repelencia a los insectos y, en consecuencia, las cucarachas vuelven repetidamente a las áreas tratadas hasta que mueren. El Ácido bórico es un polvo blanco, mortal para las cucarachas, pero de baja toxicidad para las personas y mascotas. Asimismo, es inodoro y no contiene disolventes volátiles.
Esparza alrededor de los zócalos, debajo y atrás del refrigerador, estufa, fregadero, lavavajillas, lavadora y secadora, debido a que el calor que emana de los motores de estos aparatos las atrae. Además, espolvorear en las tuberías de drenaje y los conductos eléctricos y, en fisuras y grietas a lo largo de los zócalos y las esquinas de los gabinetes y armarios. Los insectos pasean por el polvo, lo ingieren, y mueren en cuestión de horas.
Las pequeñas partículas de polvo se adhieren a las patas de las cucarachas y el material es ingerido cuando la cucaracha "limpia" el polvo de sus patas y antenas. Parte del ácido bórico también se absorbe a través de la grasa exterior del cuerpo del insecto. Todas las especies de cucarachas son susceptibles al ácido bórico.
El uso de ácido bórico como un profesional
La clave del éxito con el ácido bórico es una aplicación correcta. Para obtener los mejores resultados, el polvo se debe aplicar en una capa muy delgada apenas visible a simple vista. Rellenar un frasco de mostaza vacio, agitar y "soplar" una pequeña cantidad de polvo en la zona. El producto debe ocupar no más de dos tercios del contenedor, de manera que exista un espacio aéreo en la parte superior que permita que el polvo se "sople" más fácilmente (unas piedritas situadas en el interior del recipiente ayudan a evitar que el polvo se apelmace). El truco es agitar el contenedor y, a continuación, soplar ligeramente el polvo en la zona que desea tratar.
Evitar la aplicación de una pesada capa, y nunca aplicar el material con una cuchara.
Es importante la forma en que se lo aplica. Las cucarachas prefieren vivir en las fisuras y grietas, en las zonas cercanas a la alimentación, la humedad y el calor. Cocinas y cuartos de baño son las áreas más comunes, a pesar de que cualquier área de una casa puede ser infestada. Áreas clave para el tratamiento incluyen: detrás de la heladera, cocina y lavavajillas, en las grietas donde las tuberías de fontanería entran en las paredes, y en las grietas a lo largo de los bordes y las esquinas dentro de los gabinetes y despensas. A menudo, hay un vacío (espacio hueco) en la cocina y baños que se convierte en un escondite (nido) para las cucarachas. Esta zona se puede acceder y tratar mediante la inyección de polvo a través de cualquier brecha existente.
El acido bórico se consigue en droguerías a razón de aproximadamente siete u ocho pesos el kg. (precio al momento de la publicación del post)
¡Espero que les sea de utilidad!
¡Guerra a las cucarachas!