epelpad

11 Hábitos nocturnos que te hacen estar gordo

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta gran parte de la población de los países más desarrollados es la alimentación y la falta de hábitos deportivos que acaban generando un sobrepeso que puede ser nocivo. No solamente por el daño en la apariencia física sino por los riesgos para nuestra salud, os traemos una recopilación de las 11 costumbres o hábitos que pueden permitirte dejar de ganar peso y lograr una figura más estilizada. Te animamos a que los sigas cada noche.

1. Dormir menos de 8 horas

Aunque cada cuerpo puede necesitar un tiempo de descanso que varíe, lo cierto es que cuando este tiempo es inferior a las 8 horas recomendadas, nuestro organismo comienza a actuar en consecuencia. Nuestro ritmo corporal se frena, demandando más energía para realizar las mismas actividades y, por lo tanto, fomentando la acumulación de grasa. Para evitar esto simplemente tendremos que irnos a la cama con mayor antelación y garantizar que nuestro cuerpo descansa. Así, además de ingerir menos comida, nos sentiremos mucho más activos. Seguir estos consejos te hará bajar de peso y mejorar tu aspecto físico.

2. Tener cenas copiosas

Aunque todas las comidas del día son importantes, la cena es la que menor interés nutricional tiene. Especialmente porque nuestro cuerpo va a precisar de menor cantidad de energía durante el descanso, fomentar la introducción de comidas grasientas puede tener un efecto de sueño pesado que no nos permita recuperarnos de forma habitual. Para garantizar que esto no sucede puedes incluir en tu dieta más verduras, frutas y proteínas que sin duda ayudarán a facilitar nuestro descanso.

3. Irse a la cama justo después de comer

Una de las costumbres más habituales es irse a la cama tras finalizar el último bocado de la cena. Pero esto es una forma de facilitar la acumulación de moléculas de grasa en nuestro organismo, ya que durante el descanso el organismo no es capaz de procesar igual la comida. Para evitar esto siempre tendremos que irnos a dormir, al menos, 2 horas después de haber cenado. Puede que para algunos les suene a demasiado, pero seguro que si luego ven que han perdido peso no se quejarán tanto. Bajar de peso podría ser mucho más fácil de lo que piensas.

4. Comida frita

Seguro que a muchos les rechina la idea de cenar fritos. Pero no es algo tan extraño, ya que incluso en muchas ocasiones se utilizan rebozados, empanados y demás productos con un alto contenido calórico vacío. Esta comida suele ser excesivamente pesada y fomenta la aparición de mayor cantidad de grasa en nuestro organismo. Procura evitar siempre que puedas este tipo de alimentos y, por supuesto, trata de eliminarlo de tus cenas. Como ya hemos dicho, una comida ligera por la noche puede ser sinónimo de bajada de peso.

5. Carbohidratos y cereales

Otro de los problemas con que solemos enfrentarnos a la hora de cenar es que llegamos muy cansados de todo un día de intensa actividad y no queremos pararnos a preparar nada para comer. Por desgracia esto se traduce en azúcares y comidas preparadas. Uno de los mejores ejemplos son el uso de cereales. Hay que recordar que son un desayuno excelente, por su enorme aporte energético, pero para nada beneficioso para un momento del día en el que no vamos a realizar ningún tipo de actividad física más allá de respirar. ¿Eres un aficionado a la comida picante? Descubre por qué lo estás haciendo mal.

6. Comida extra picante

Las comidas con pique suelen estar muy asociadas a diferentes tipos de cocina, pero nunca están recomendadas como cena. El motivo es que esta propiedad reduce la capacidad digestiva de nuestro cuerpo y puede provocar ardores que nos harán pasar una muy mala noche. Si bien es cierto que también puede tener ciertos beneficios, lo mejor es dejarla para el resto del día, por ejemplo para el almuerzo. Recuerda siempre que no descansar correctamente es sinónimo de ganar peso.

7. Los soñados postres

Cuando tenemos que terminar una comida siempre suele apetecernos algún plato dulce que nos deje un regusto agradable en el paladar. Pero como ya hemos dicho con anterioridad, el uso y abuso de los carbohidratos es muy perjudicial para nuestro organismo, especialmente si se tratan de productos de alto poder calórico vacío, como el caso de ciertos productos industriales prefabricados. Si no queda más remedio, procura al menos que sea lo más artesanal posible. Aún nos quedan más consejos para garantizar que tu organismo funciona correctamente.

8. Comer snacks después de la cena

Los snacks son la joya de los alimentos procesados. Desde patatas fritas hasta todo tipo de frutos secos hacen las delicias de los que quieren comer algo rápido y apetecible. Pero esto tiene una cara B muy clara: estás comiendo algo que NO necesitas. Se añade a la lista de alimentos que se deben evitar a toda costa. Puede que en alguna fiesta ocasional puedas comer algunos, pero procura no sobrepasarte o acabarás por pagar las consecuencias. Por supuesto no siempre confíes en la palabra saludable que pueda aparecer en algunos paquetes y remite sólo a lo que realmente es sano a ciencia cierta: lo natural.

9. Saltarte la cena

A veces la gente piensa que no comer es sinónimo de adelgazar. Por suerte o por desgracia no sucede así, ya que ingerir pequeñas cantidades de comida tiene un efecto beneficioso para nuestro cuerpo. Es mejor tomar una pieza de fruta o tomar un vaso de leche para garantizar que nuestro organismo tiene energía para seguir funcionando. De no hacerlo también reduciría la energía y buscaría acumular más grasa para afrontar los periodos de “carestía” nocturna. Recuerda que en la naturaleza no se suelen dar casos de excesos alimenticios.

10. Beber café o bebidas espirituosas

Cuando llega alguna celebración especial o por mera diversión, solemos ingerir toda suerte de bebidas espirituosas. Esto supone un aporte adicional de calorías vacías que, además, pueden provocarnos trastornos alimenticios. Si le sumamos además el café, el combinado es una completa bomba para la noche y el descanso. Procura optar por algunas alternativas mucho más naturales para refrescarte como puede ser un simple vaso de leche o de, más natural imposible, agua.

11. Irse a dormir tarde

Cuando queremos irnos a dormir, especialmente si al día siguiente no tenemos obligación de cumplir con ningún horario, solemos optar por irnos a dormir tarde. Pero esto tiene un efecto muy negativo sobre nuestro organismo, ya que interrumpimos su rutina de descanso y no garantizamos su recuperación. Con ello fomentamos una mala respuesta energética, por lo que estaremos cansados durante todo el día. Si utilizamos algún dispositivo con pantalla retroiluminada, como un móvil o un ordenador, también afectamos a nuestro descanso, ya que la luz tiene un efecto muy negativo sobre la producción de serotonina, que es lo que utiliza el cuerpo para regular nuestro sueño.

16 comentarios - 11 Hábitos nocturnos que te hacen estar gordo

2609 +3
Necesito 11 habitos para subir de peso, o sea hacer todo lo contrario a tu post.