epelpad

Cómo el embarazo puede afectar la visión

Cómo el embarazo puede afectar la visión


La gestación puede desencadenar diversos cambios fisiológicos en órganos y sistemas, entre ellos el ojo.
Es capaz de disminuir la sensibilidad  y grosor  corneal, aumentar su curvatura, generar intolerancia a las lentes de contacto, disminuir los valores de presión intraocular, especialmente en los últimos meses, y, a veces, inducir cambios refractivos.
Casi todas estas modificaciones desaparecen paulatinamente durante el postparto.
 

Pero durante el embarazo, hay que tener mucho cuidado con cómo medicar, porque los compuestos que puedan instilarse en los ojos también llegan al bebé en la gestación, en especial, durante los primeros cinco meses de vida intrauterina. Por ese motivo, hay que tener especial cuidado con los antibióticos que contienen los colirios.
 

La droga más reconocida como inocua para la madre y el niño es la eritromicina. Otras drogas, como la tobramicina, no son recomendables para su uso tópico aunque la dosis que pueda llegar al bebé sea muy pequeña. Lo mismo es válido para la lactancia: hay que prestar atención a las gotas que se utilizan porque parte de ellas pasan a la leche materna. Tampoco es bueno el uso de gotas blanqueadoras porque contienen vasoconstrictores que alteran la nutrición del feto.
 

En segundo lugar, si la mujer embarazada está usando gotas para la presión ocular, hay que consultar con su médico obstetra debido a que algunas pueden tener efectos sobre el neonato. La presión ocular disminuye durante el embarazo, especialmente en el segundo trimestre por razones que desconocemos (aunque existe un porcentaje, 10% para ser más exactos, en las que la presión aumenta).
 

Como no existe garantía de un 100% de protección para el feto, algunos doctores proponen suspender el tratamiento en el primer trimestre y controlar más de cerca al paciente para evaluar su evolución. En las pruebas en animales, la única droga que no tuvo efectos sobre el ser en gestación fue la brimonidina, de allí que podría ser considerada.


 
Todas las otras gotas y remedios antiglaucomatosos (para tratar el glaucoma, es decir el aumento de la presión ocular) han tenido efectos secundarios durante el embarazo en las pruebas en animales.
 

No son recomendables las cirugías refractivas durante el embarazo. Las investigaciones son concluyentes con respecto al uso de antibióticos, que ya mencionamos, y porque existe el temor que la miopía pueda evolucionar durante la gestación. En nuestra experiencia es poco el cambio de aumento de la miopía que se da durante el embarazo y aunque así fuera, lo lógico es dejar la cirugía refractiva para después del parto por más que no sea una contraindicación absoluta.
 

Se ha discutido mucho si las mujeres con alta miopía que tuvieron desprendimiento de retina deben tener a su hijo por vía natural o cesárea. No existe impedimento alguno para tener un parto por vía vaginal.
 
El inconveniente ocular más grave que pueden sufrir las mujeres durante el embarazo (se da en el 5% de los casos) es la eclampsia o preeclampsia, una desregulación metabólica que trae un considerable aumento de la presión arterial y un desprendimiento de retina exudativo que obstaculiza la visión.
 
Estos casos no requieren tratamiento oftalmológico específico porque, una vez regulada la presión arterial con calmantes y diuréticos, lo más probable es que la retina vuelva a su lugar sin dejar secuelas (solo algunas alteraciones en la pigmentación en la retina) ni disminución visual permanente.
Sin embargo si la presión arterial no baja, la eclampsia es indicación de una cesárea precoz.

 
   

2 comentarios - Cómo el embarazo puede afectar la visión

ffromero
Es verdad afecta la visión, pero pasa imperceptible sino tenes que ponerte a prueba como por ejemplo dar un examen de vista para la licencia de conducir, ahí te salta