Qué es el cáncer colorrectal?
El término cáncer colorrectal se usa para referirse al cáncer que inicia ya sea en el colon o en el recto. El cáncer de colon y el cáncer del recto comparten muchas características en común.

cancer de colon ¿que es y como prevenirlo? medicina

Crecimientos anormales en el colon y recto
En la mayoría de los casos, los cánceres colorrectales se desarrollan lentamente a través de muchos años. Actualmente se sabe que la mayoría de estos cánceres comienzan como un pólipo, una masa de tejido que comienza en el recubrimiento y crece hacia el centro del colon o el recto. Este tejido puede ser cáncer o puede que no sea así. Un tipo de pólipo conocido como un adenoma puede convertirse en canceroso. El extirpar tempranamente un pólipo puede evitar que se convierta en cáncer.
Más del 95% de los tumores cancerosos del colon y recto son adenocarcinomas. Éstos son cánceres que se originan en las células que recubren la parte interna del colon y recto. Existen otros tipos de tumores del colon y recto menos comunes, pero los datos que aquí se proveen se refieren a los adenocarcinomas.


¿Qué causa el cáncer colorrectal?
Si bien no sabemos exactamente qué causa el cáncer colorrectal, sí sabemos que hay ciertos factores de riesgo que se asocian con esta enfermedad. Un factor de riesgo es cualquier cosa que afecte las probabilidades de una persona de contraer una enfermedad. Algunos factores de riesgo, como el fumar, pueden controlarse, mientras que otros, como la edad de una persona, no se pueden cambiar.
Pero los factores de riesgo no lo indican todo. Tener un factor de riesgo, o incluso varios factores, no significa que una persona contraerá la enfermedad. Además, algunas personas que desarrollan la enfermedad puede que no tengan ningún factor de riesgo conocido. Incluso si una persona con cáncer colorrectal que presenta un factor de riesgo, a menudo es muy difícil saber en qué medida dicho factor de riesgo contribuyó a su cáncer.
Los investigadores han encontrado varios factores de riesgo que puede que aumenten las probabilidades de desarrollar pólipos o cáncer colorrectal.







Factores de riesgo asociados a cosas que hace usted

Varios factores relacionados al estilo de vida han sido asociados al cáncer colorrectal. De hecho, la relación que hay entre la alimentación, el peso y el ejercicio con el riesgo de cáncer colorrectal es una de las más fuertes para cualquiera de los tipos de cáncer.
• Ciertos tipos de hábitos de la alimentación: una alimentación alta en carnes rojas (carne de res, de cordero e hígado), así como carnes procesadas como los embutidos como perros calientes o hot dogs, mortadela y fiambres, pueden incrementar el riesgo de cáncer colorrectal. Las carnes cocinadas a temperaturas muy altas (fritas, asadas o a la parrilla) pueden liberar químicos que podrían aumentar el riesgo de cáncer. Una alimentación alta en frutas y verduras se ha relacionado a una reducción en el riesgo de cáncer colorrectal.


• Falta de ejercicio: hacer más ejercicio puede que ayude a reducir su riesgo.

• Sobrepeso: tener mucho sobrepeso aumenta el riesgo de que una persona desarrolle cáncer colorrectal y muera a causa de esta enfermedad.

• Fumar: la mayoría de las personas saben que fumar causa cáncer del pulmón, pero los fumadores de mucho tiempo son más propensos a morir de un cáncer colorrectal que los no fumadores. Además, fumar aumenta el riesgo de muchos otros cánceres.

• Alcohol: el consumo excesivo de alcohol ha sido asociado con el cáncer colorrectal.

• Diabetes: las personas con diabetes tipo 2 tienen una probabilidad aumentada de tener cáncer colorrectal. También tienden a una tasa mayor de mortalidad por este cáncer.







Factores de riesgo que usted no puede cambiar

• Edad: las probabilidades de desarrollar cáncer colorrectal aumentan a partir de los 50 años.

• Haber tenido pólipos o cáncer colorrectal antes: Si ha padecido cáncer colorrectal (aunque se le haya extirpado por completo), tiene más probabilidades de padecer nuevos cánceres en otras áreas del colon y recto. Las probabilidades de que esto suceda son mucho mayores si usted padeció cáncer colorrectal antes de los 60 años de edad.

• Haber tenido antecedentes de enfermedad inflamatoria intestinal: dos enfermedades intestinales conocidas como colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn aumentan el riesgo de cáncer colorrectal. En estas enfermedades, el colon se encuentra inflamado por un tiempo muy prolongado. Si tiene cualquiera de estas enfermedades, es posible que su médico quiera que usted se haga pruebas de detección del cáncer colorrectal con más frecuencia.

• Antecedentes familiares de cáncer colorrectal: si tiene parientes cercanos que han tenido este cáncer, podría ser que su riesgo se vea incrementado. Esto es especialmente el caso si el pariente desarrolló cáncer antes de los 60 años. Las personas con un historial familiar de cáncer colorrectal deben hablar con su médico sobre en qué momento y con qué frecuencia deben someterse a las pruebas de detección.

• Antecedentes étnicos o raciales: algunos grupos raciales y étnicos como las personas de raza negra o las personas de Europa del este de ascendencia judía (Asquenazí), presentan un riesgo más alto de cáncer colorrectal. Las razones de esto no han sido aún comprendidas.








Pruebas que pueden detectar tanto pólipos como cáncer colorrectal


Sigmoidoscopia flexible: un sigmoidoscopio es un tubo delgado y flexible, del grueso de un dedo con una fuente de luz. Este tubo se coloca en la parte inferior del colon a través del recto, lo cual permite al médico observar el interior del recto y parte del colon, y determinar la posible presencia de un cáncer o de pólipos. Debido a que el instrumento sólo tiene alrededor de 60 centímetros (2 pies) de largo, el médico sólo puede ver aproximadamente la mitad del colon. Esta prueba puede resultar incómoda, pero no debería causar dolor. Antes de la prueba, se requiere tomar algún medicamento para limpiar el colon. Si se encuentra un pólipo pequeño, es posible que su médico lo extirpe durante esta prueba. Si se encuentra un pólipo adenomatoso o cáncer colorrectal durante el examen, se requerirá hacer una colonoscopia para detectar pólipos o cáncer en el resto del colon.


Colon cancer


Colonoscopia: un colonoscopio es una versión más larga del sigmoidoscopio y se usa de la misma manera, pero permite al médico ver el colon en su totalidad. Si se detecta un pólipo, el médico podría extirparlo. Si el médico ve alguna otra cosa anormal, puede hacerse una biopsia, que consiste en la extracción de un pequeño fragmento de tejido a través del colonoscopio. El tejido extraído se envía al laboratorio para determinar la presencia de células cancerosas.
Enema de bario de doble contraste (DCBE, siglas en inglés): para hacer esta prueba se usa una sustancia blanquecina para llenar y dilatar parcialmente el colon. Después se introduce aire para que el colon se expanda. Esto permite tomar buenas radiografías. Si un área no luce normal, se necesitará hacer una colonoscopia.
La preparación para esta prueba es similar a la de la colonoscopia (antes mencionada), aunque para el DCBE no es necesario tomar medicamentos para adormecerle.

enfermedad


Colonoscopia virtual: se puede considerar ésta como una súper radiografía o tomografía del colon. El aparato para la tomografía captura muchas imágenes conforme gira alrededor de la persona mientras permanece recostada en una mesa. Luego una computadora combina éstas en imágenes de las secciones de la parte de su cuerpo bajo estudio. La colonoscopia virtual (también conocida como colonografía tomográfica) involucra el uso de programas computarizados especiales para crear imágenes a dos dimensiones, así como una vista explorable en tercera dimensión que permite observar el interior del colon y del recto para que el médico pueda ver si hay pólipos o cáncer.
Puede que esta prueba sea útil para algunas personas que no pueden o desean someterse a otras pruebas como la colonoscopia. Puede realizarse relativamente en poco tiempo y no se requiere de sedación. Pero mientras esta prueba no es tan agresiva como la colonoscopia, aún requiere del mismo nivel de preparación intestinal. Si se detectan pólipos u otros problemas en esta prueba, es probable que se requiera llevar a cabo una colonoscopia para extirparlos o para una exploración completa. A la fecha, este estudio no reemplaza a los demás métodos como screening o rastreo del cáncer colo-rectal.

colonoscopia virtual

Antes de la prueba: el colon y el recto deben estar limpios y vacíos. Necesitará algún tipo de medicamento para vaciar el colon el día anterior y quizás hacer uso de un enema en la mañana antes de la prueba. Su médico le proporcionará instrucciones precisas. Asegúrese de leer estas instrucciones con atención unos días antes, ya que puede que requiera comprar suministros especiales, así como laxantes en una farmacia. Si tiene dudas con las instrucciones, llame al consultorio del médico, y revíselas paso a paso con su enfermera. Muchas personas indican que la preparación intestinal es el aspecto más desagradable de la prueba, ya que es muy probable que tenga que acudir al cuarto de baño con frecuencia. Puede que además le den indicaciones de qué comer y qué no comer por cierto tiempo antes de la prueba.

Durante la prueba: por lo general, la prueba en sí toma unos 30 minutos, pero puede que sea más si se detecta y extirpa un pólipo. Antes de que la prueba inicie, se le administrará una medicina a través de la vena para que se sienta relajado y somnoliento. Puede que permanezca despierto, pero es posible que no se dé cuenta de lo que está ocurriendo y que no recuerde nada después. La mayoría de las personas estarán completamente despiertas al llegar a sus casas tras finalizada la prueba.
Prevención o detección temprana del cáncer colorrectal

El cáncer del colon se origina con un crecimiento (pólipo) que aún no es cáncer. Someterse a las pruebas puede ayudar a su doctor a determinar si hay algún problema, y algunas de las pruebas pueden detectar los pólipos antes de que se conviertan en cáncer. La mayoría de la gente a la que le extirpan sus pólipos nunca llega a tener cáncer de colon. Si se encuentra el cáncer en estado inicial, hay una buena probabilidad de combatirlo con tratamiento. Someterse a las pruebas permite la detección del cáncer en estado inicial.


FUENTE: WWW.IMC-MDP.COM.AR