LA RODILLA

En anatomía, la rodilla es una articulación sinovial o diartrosis, compuesta debido a que conecta el fémur y la tibia en una articulación bicondilea y el fémur y la rotula en una articulación troclear (o ginglimo). Es una articulación uniaxial ( hace movimiento de flexoextension en un eje latero-lateral) pero posee una rotación conjunta en el momento en que la rodilla esta llegando a su máxima extension. En los humanos es vulnerable a lesiones graves y al desarrollo de artrosis, ya que las extremidades inferiores soportan casi todo el peso del cuerpo.




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=f9lC4QFfr1w

ANATOMÍA HUMANA

La rodilla es una articulación compleja del miembro inferior. Une el muslo con la pierna y se puede dividir a su vez en dos articulaciones, aunque funcionalmente es una, la articulación femoromeniscal (proximal) y meniscotibial (distal).Forman parte de esta articulación los huesos: fémur, rótula y tibia. La articulación proxial es del tipo tróclea y la distal trocoide, en conjunto forman una tróclea, aunque la articulación se lleve a cabo mediante dos condilos (condilo femoral interno y condilo femoral externo).Cuenta con un menisco interno (con forma de C) y otro externo (con forma de O), una cápsula articular, una membrana sinovial y numerosos elementos de refuerzo.

Ejercicios para el tratamiento de la rodilla

MENISCOS

Son fibrocartílagos en número de dos avascularizados y conexión nerviosa, por lo que al lesionarse no se siente dolor agudo pero si molestia en la zona. Están dispuestos entre la tibia y el fémur y hacen de nexo entre estos pues las cavidades ´glenoidales de la tibia son poco cóncavas mientras los cóndilos femorales presentan una convexidad más acentuada, también son encargados de agregar estabilidad articular al controlar los deslizamientos laterales de los cóndilos y de transmitir uniformemente el peso corporal a la tibia. Los meniscos disminuyen su grosor de fuera a dentro, el exterior tiene forma de "O" y el interno de "C" o "media luna".La cara superior de estos es cóncava y la inferior plana. Se adhieren a la cápsula por su circunferencia externa mientras la interna queda libre. Ambos meniscos quedan únidos entre sí por el ligamento yugal.

MOVIMIENTOS

La rodilla permite los siguientes movimientos: flexión, extensión, bloqueo, desbloqueo, y una ligera rotación. Los ligamentos y meniscos, junto con los músculos que atraviesan la articulación, impiden el movimiento más allá de lo que permite el rango de movimiento de la rodilla. Por eso decimos que la rodilla es un hueso que se mueve constantemente.

LESIONES

En deportes como la lucha, el baloncesto, la natación competitiva, el fútbol americano, el fútbol australiano, el esquí, el voleibol, el fútbol, el hockey y otros deportes que implican gran tensión de las rodillas, es común desgarrarse uno o más ligamentos o cartílagos. El ligamento cruzado anterior es a menudo desgarrado como resultado de un cambio rápido de dirección mientras se corre o como resultado de algún otro tipo de movimiento de giro violento. También puede desgarrarse por ser extendida enérgicamente más allá de su rango normal, o como resultado de ser forzada lateralmente. En estos casos, otras estructuras también sufrirán daños. Especialmente debilitante es la desafortunadamente común "tríada infeliz" donde resultan desgarrados los ligamentos cruzado anterior y colateral medial y el menisco medial. Esto típicamente surge de una combinación de forzar y girar hacia dentro la rodilla.

Antes de la llegada de la artroscopia y la cirugía artroscópica, los pacientes que tenían cirugía por un desgarro del LCA requerían al menos nueve meses de rehabilitación. Con las técnicas actuales, estos pacientes pueden estar caminando sin muletas en dos semanas, y practicando algún deporte en unos pocos meses.

Además del desarrollo de nuevos procedimientos quirúrgicos, la investigación actual está buscando en los problemas subyacentes que pueden aumentar la probabilidad de que un atleta sufra una lesión de rodilla grave. Estos descubrimientos pueden llevar a encontrar medidas preventivas efectivas.

ejercicios

No es normal que los jugadores de la Liga de fútbol española caigan como moscas debido a las lesiones de rodilla, principalmente de ligamentos cruzados, lo que supone estar una larga temporada en el dique seco. Hay que analizar las causas y el origen de tanta lesión, algunos jugadores se han lesionado solos, no precisamente a causa de un fuerte encontronazo en el campo de juego.

El último en sumarse a la lista ha sido el delantero del Villarreal Nihat, le precedieron Eto’o, Mista, Oscar López ( Nástic ), Edu, Gonzalo Rodríguez, Pires, Cuartero, Maxi Rodríguez, Petrov, Valerón, Bodipo, Moratón, Cicinho, Gavilán y Tiko entre otros.

UNA DE LAS LESIONES MÁS COMUNES EN LA RODILLA, ADEMÁS DE LA DE LIGAMENTOS CRUZADOS, ES LA DE LIGAMENTOS COLATERALES.

¿Qué es una lesión de ligamentos colaterales?

Se llama ligamento colateral a cada una de las dos cuerdas que unen el hueso del fémur con los huesos de la pierna: el ligamento medial, o interno, se inserta en la tibia, y tiene forma de banda; y el ligamento externo lo hace en el peroné, de forma parecida a un cordón. La función de estas cuerdas es dar estabilidad a la rodilla, evitando que la pierna se mueva hacia los lados cuando la sometemos a un esfuerzo.

Las lesiones de los ligamentos se llaman esguinces, y constituyen un desgarro de éstos. Pueden ser de alguna de sus fibras (rotura parcial) o de todas (rotura completa). Es importante comprender que cada ligamento es la suma de otros más pequeños, con direcciones y capas diferentes. Por ello, en las roturas parciales se suele conservar bastante estabilidad.

¿Por qué se produce la lesión de ligamentos colaterales?

El ligamento medial es el que resulta afectado con más frecuencia. Esto se debe a su estiramiento excesivo:

* Por un giro del cuerpo con el pie fijo en el suelo (típico de futbolistas y esquiadores).

* Por golpes en la parte de fuera de la rodilla, que la hacen actuar de bisagra estirando la parte de dentro, que contiene el ligamento medial (típico del futbolista que recibe una patada por una entrada desde fuera).

El ligamento lateral es más raro que se lesione, y se debe a los mecanismos descritos, pero actuando al revés.

¿Qué síntomas se producen?

* Dolor en la zona al apoyar el pie en el suelo o simplemente, al mover la rodilla.

* Inflamación en la zona, proporcional al daño sufrido por el ligamento.

* El desgarro sangra, siendo frecuente ver un hematoma en los días siguientes a la lesión. Aunque el hematoma sea extenso no debe de preocupar al paciente, salvo que tenga enfermedades de coagulación de la sangre.

* Si la rotura es parcial no suele provocar la sensación de inestabilidad, es decir, de que la rodilla se mueve de forma anormal al andar. En las roturas completas lo habitual es notar esa sensación.

¿Qué hace el médico cuando sospecha un esguince de colaterales?

* Debe realizar una exploración completa de ambas rodillas, para comparar los hallazgos y descartar otras lesiones asociadas.

* El médico comprobará la amplitud de la inflamación y el tiempo que ha tardado en producirse, para orientarse sobre la gravedad de la rotura.

* Debe presionar el ligamento afectado, lo que provocará dolor en el punto concreto de rotura.

* Forzará la rodilla hacia el lado contrario para tensarlo: si la rotura es completa no se tensa, permitiendo a la articulación abrirse por ese lado. Si la rotura es parcial, la tensión depende de la cantidad de fibras afectadas pudiendo, o no, abrirse la articulación. La apertura articular se llama inestabilidad clínica, porque no es una sensación del paciente, sino un hecho objetivo.

¿Qué otras lesiones se deben descartar?

* El dolor en la zona de un ligamento colateral también puede aparecer en roturas del menisco o del cartílago vecinos.

* La sensación de inestabilidad también puede aparecer en lesiones de ligamentos cruzados, o del cartílago rotuliano.

* Si la articulación se abre cuando el médico mantiene flexionada ligeramente la rodilla, y además cuando la mantiene estirada, lo más probable es que los ligamentos cruzados estén también rotos.

* El paciente debe saber que varias o todas estas lesiones se pueden producir simultáneamente.

* Recién producida la lesión, la rodilla puede doler demasiado para permitir la exploración. En este caso, se puede anestesiar localmente y proseguir la exploración, o bien inmovilizar la rodilla con una o dos bandas de yeso (férulas), durante unos 10 días aproximadamente, para que disminuya el dolor.

¿Qué pruebas se suelen solicitar?

Las radiografías de rodilla

Las radiografías son útiles para descartar fracturas asociadas. Es relativamente frecuente que una lesión de ligamento colateral medial vaya acompañada de una fractura en el lado contrario de la rodilla, sobre todo en accidentes de tráfico.

La resonancia magnética nuclear

La resonancia magnética nuclear detecta habitualmente las roturas de los ligamentos colaterales y su gravedad, además de lesiones de las demás estructuras de la rodilla.

¿Cómo se llega al diagnóstico?

Habitualmente, con la exploración que realiza el médico se detecta la localización del esguince y si se produce inestabilidad. En los casos de duda, o cuando se sospecha que hay más estructuras dañadas en la rodilla, el médico solicitará una resonancia magnética.

¿Cómo se tratan?

El tratamiento inicial se basa en cuatro medidas:

* Frío local, efectivo durante las primeras 72 horas. Se utiliza la típica bolsa con cubitos de hielo o el "cold pack" (bolsa estanca con un gel en su interior que se enfría en la nevera). Nunca en contacto directo con la piel, para evitar quemaduras por congelación. Lo habitual es mantenerlo unos 20 minutos cada hora, con cuidado de no sobrepasar las tres horas totales al día.

* Reposo mínimo de 24 a 48 horas, para evitar aumentar la lesión.

* Vendaje compresivo elástico, no rígido para no cortar la circulación de la sangre.

* Elevación de la extremidad durante varios días. Si el paciente está tumbado, se coloca una almohada bajo la pierna, de forma que el pie esté más alto que el corazón. Si el paciente se sienta, apoyará la pierna sobre una silla.

El tratamiento definitivo

Es radicalmente diferente para el medial y el externo.

El medial: puede romperse completamente, pero su forma de banda le permite cicatrizar con efectividad. El mejor tratamiento para su lesión es por tanto no operatorio:

* En casos de ausencia o mínima inestabilidad, basta con un vendaje elástico o una rodillera con refuerzos laterales. Se puede apoyar en uno o dos días.

* Si la inestabilidad es moderada, se puede colocar una rodillera articulada (que permite flexionar y extender la rodilla sin forzar sus ligamentos) durante unas 3 semanas, prohibiendo el apoyo en la primera semana.

* Si la inestabilidad es importante, se coloca una rodillera articulada durante unas 4 semanas, pero las tres primeras semanas no se debe apoyar esa extremidad.

* Una alternativa a la rodillera articulada es el yeso, pero no nos permite mover la rodilla, lo que produce más rigidez durante un tiempo.

El externo:

Depende de su grado de rotura.

* Si la cicatrización es completa, es habitualmente poco efectiva, dada su forma de cordón, por lo que se debe operar, y mantener inmovilizado durante un periodo de varias semanas.

* Si es parcial, se puede esperar una buena cicatrización y no necesita cirugía, empleándose un vendaje elástico o una inmovilización con yeso, durante cinco o seis semanas en los casos más serios.

* Si no se ha detectado en su momento y ha pasado tiempo (lesión crónica), el tratamiento será operatorio: se construye uno nuevo a partir de tendones.

* Durante la inmovilización, el paciente realizará ejercicios de tonificación de los músculos de la pierna, para evitar que se atrofien.

* Tras la inmovilización, el médico indicará un programa de fisioterapia para ganar movilidad y fuerza en la rodilla, permitiéndose los ejercicios vigorosos cuando desaparezca la inestabilidad.

¿Cómo vivir con un esguince de ligamentos colaterales?

Los esguinces -aun en los casos más graves- de ligamento medial, incluso tras el tratamiento, pueden dejar algo de inestabilidad y molestias como pinchazos en la rodilla, pero no limitarán la actividad física del paciente, ni evolucionarán hacia la artrosis.

En cambio, en el caso de una rotura completa de ligamento lateral no operada lo más probable es que se produzca una inestabilidad importante aunque poco dolorosa, pero evolucionando casi siempre hacia la artrosis.

ALGUNOS TRATAMIENTOS MÉDICOS





REHABILITACIÓN MEDIANTE EJERCICIOS

Para recuperar la movilidad y la fuerza de la rodilla es necesario hacer ejercicios regularmente y la mayoría se pueden realizar en casa. Su médico deportivo le recomendará hacer entre 20 y 30 minutos de ejercicios 2 o 3 veces por día y tal vez le recomiende comenzar con un programa de caminatas, puede ser que le recomiende algunos ejercicios que se muestran a continuación. Esta guía le ayudara a comprender el programa de ejercicios o de actividades que será tal vez supervisado por el fisioterapeuta quien cumplirá con las instrucciones del médico deportivo. A medida que aumente la intensidad del programa de ejercicios sentirá quizás que no avanza lo suficiente o inclusive podrá pensar que está retrocediendo. Si se hincha la rodilla o si le duele al hacer alguna actividad en particular, disminuya la intensidad o no la realice hasta sentirse mejor. Debe descansar, colocar hielo, colocar presión (con vendaje elástico) y elevar su rodilla. Este conjunto de medidas se lo conoce en inglés con la sigla R.I.C.E.

Programa inicial de ejercicios

Contracción de los ligamentos de la corva, 10 veces. No debe moverse en este ejercicio. Acuéstese o siéntese con sus rodillas dobladas a unos 10 grados. Presione los talones contra el suelo, contraiga los músculos de la parte posterior del muslo. Mantenga la tensión 5 segundos y luego relaje. Repita 10 veces.

tratamiento

Contracción de cuádriceps, 10 veces. Acuéstese sobre su estómago, enrolle una toalla y colóquela debajo del tobillo de la rodilla operada. Presione el tobillo sobre la toalla y mantenga la pierna lo más extendida posible. Mantenga esta posición durante 5 segundos. Relaje. Repita 10 veces.

rehabilitación

Elevación con pierna extendida, 10 veces. Acuéstese de espaldas, doble la rodilla no operada y extienda la rodilla operada. Eleve la pierna unas 6 pulgadas y mantenga esa posición durante 5 segundos. Continúe elevando la pierna aumentando la elevación 6 pulgadas, mantenga la posición. Vuela a la posición inicial realizando los movimientos en orden inverso. Repita el ejercicio 10 veces. Ejercicio avanzado: Antes de comenzar con el ejercicio, agregue peso al tobillo, comience con 0,5 Kg y aumente hasta llegar a un peso máximo de 2,5 Kg en 4 semanas.

Rodilla

Contracción de nalgas, 10 veces. Acuéstese sobre su espalda, contraiga las nalgas, durante 5 segundos. Repita 10 veces.

Anatomía humana

De pie, elevación de pierna extendida, 10 veces. Póngase de pie, y si fuera necesario, apóyese sobre una superficie, levante lentamente la pierna hacia delante, no doble la rodilla. Vuelva a la posición inicial. Repita 10 veces. Ejercicio avanzado: antes de comenzar agregue peso al tobillo, comience con 0,5 Kg y aumente a un máximo de 2,5 Kg en 4 semanas.

lesiones deportivas

Programa intermedio de ejercicios.

Posición supina, extensión terminal de la rodilla, 10 veces. Acuéstese de espaldas con una toalla enrollada debajo de la rodilla. Enderece la rodilla (siempre apoyándola sobre la toalla), y mantenga la posición durante 5 segundos. Vuelva lentamente a la posición inicial. Repita este ejercicio 10 veces. Ejercicio avanzado: antes de comenzar agregue peso sobre a tobillo, comience con 0,5 Kg hasta llegar a un máximo de 2,5 Kg en 4 semanas.

Ejercicios para el tratamiento de la rodilla

Elevación de pierna extendida, 5 veces descanse y repita 10 veces. Acuéstese de espaldas y doble la rodilla no operada. Enderece la otra rodilla contrayendo los músculos del cuádriceps. Eleve lentamente la pierna hasta unas 12 pulgadas del piso y luego comience a bajarla lentamente hasta llegar al piso, hágalo 5 veces y descanse, repita 10 veces.

ejercicios

Ejercicio avanzado: antes de comenzar agregue peso al tobillo, comience con 0,5 Kg hasta llegar a un máximo de 2,5 Kg en 4 semanas.

Cuclilla parcial, con silla, 10 veces. Apóyese en el respaldo de una silla o en la mesada de cocina con los pies entre 6 y 12 pulgadas de la silla o mesada, flexione sus rodillas y descienda, NO BAJE más de 90 grados y mantenga la espalda recta. Mantenga la posición entre 5 y 10 segundos. Póngase de pie lentamente. Repita 10 veces.

tratamiento

De Pie, estiramiento de cuádriceps, 10 veces. De pie, con la rodilla operada doblada, lleve lentamente la pierna hacia las nalgas, sienta como se estira la parte delantera de la pierna. Mantenga esta posición durante 5 segundos. Repita 10 veces.

rehabilitación

Programa avanzado de ejercicios.

Rodilla doblada, parcial, una pierna, 10 veces. De pié apóyese sobre el respaldo de una silla, flexione la pierna no operada y con la punta del dedo gordo apoyado en el piso para mantener el equilibrio, si es que fuere necesario, comience a descender el cuerpo lentamente manteniendo el otro pie firme en el piso. No exagere, vuela a incorporarse hasta llegar a la posición inicial. Relájese y repita 10 veces.

Rodilla

Suba un escalón, hacia delante, 10 veces. Súbase a un banco de 6 pulgadas de altura, comience con la pierna operada, bájese y vuelva a la posición inicial. A medida que recupere la fuerza, aumente la altura de la plataforma a la que se sube. Repita 10 veces.

Anatomía humana

Suba un escalón, lateral, 10 veces. Súbase a un banco de 6 pulgadas de altura, comience con la pierna operada, bájese y vuelva a la posición inicial, aumente la altura de la plataforma a medida que recupere la fuerza. Repita 10 veces.

lesiones deportivas

Estiramiento del ligamento de la corva, posición supina, 10 veces. Acuéstese de espaldas. Flexione la cadera y tómese el muslo justo por arriba de la rodilla. Estire lentamente la rodilla hasta sentir que los músculos posteriores de la rodilla se estiran. Mantenga esa posición 5 segundos. Relájese y repita 10 veces. Repita esta acción con la otra pierna. En caso de no sentir el estiramiento de los músculos, flexione la cadera un poco más y repita. ¡No haga acción de rebote! Para obtener el máximo beneficio de este ejercicio, el estiramiento debe ser constante y prolongado.

Ejercicios para el tratamiento de la rodilla

Posición supina en la pared, estiramiento del ligamento de la corva, 10 veces. Acuéstese al lado de una puerta, con una pierna extendida. Coloque el talón contra la pared y con su rodilla doblada mueva las caderas hacia la pared. Ahora comience a estirar su rodilla. Cuando comience a sentir que el músculo que detrás de la rodilla está tensionado, mantenga en esa posición 5 segundos. Relájese y repita 10 veces. Cuando más cerca esté de la pared, mayor será la intensidad del estiramiento. Repítalo con la otra pierna.

ejercicios

Bicicleta estacionaria. Si tuviese una bicicleta estacionaria, eleve el asiento para que los pies apenas lleguen a los pedales y pedalee una vuelta. Coloque la resistencia en liviano y aumente hasta llegar al pesado. Comience pedaleando 10 minutos diarios y aumente un minuto por día hasta llegar a pedalear 20 minutos diarios.

tratamiento

Caminata. Es una excelente actividad física para hacer en la mitad de las etapas de recuperación después de una cirujía (después de 2 semanas).

Bueno gente, aca acaba el post. Yo tuve hace poco tiempo un problema en la rodilla y esta info me sirvió mucho. De todas maneras siempre es recomendable ir a un médico si uno no está seguro de qué es lo que tiene. Un saludo, y espero que les sirva!

Fuente:
Wikipedia
NetDoctor.es
Videos de Youtube
Experiencia propia