El orgullo: un valor en tiempos de crisis

Estrategias en tiempo de crisis


El orgullo: un valor en tiempos de crisis


La psicología rescata el valor del orgullo. Tras décadas de menospreciarlo, hoy se lo considera una emoción importante por sus efectos sobre el individuo y entorno.




Mire a su alrededor. En el andén o en la parada del ómnibus: quizás alguien esté fingiendo, manteniendo una rutina de trabajo, pero sin tener trabajo.

"Tengo un nuevo paciente, un abogado que ha sido despedido, pero que sigue manteniendo su vieja rutina: se viste todas las mañanas, se encuentra con sus colegas, se mantiene conectado", contó Robert C. Chope, un profesor de Counseling de la Universidad Estatal de San Francisco. "Yo lo he alentado a que siga manteniendo esa rutina," afirma.

El arte de mantener las apariencias quizá parezca superficial y engañoso, o la personificación de la negación. Pero muchos psicólogos no lo creen así. En tanto dé sustento a buenos hábitos y refleje el orgullo personal, dicen, este tipo de puesta en escena puede ser una estrategia social extremadamente efectiva, especialmente en tiempos de incertidumbre.

"Si mostrar orgullo en este tipo de situaciones fuera siempre un mal adaptativo, entonces ¿por qué las personas lo hacen tan seguido?", se preguntó David DeSteno, un psicólogo de la Universidad Northwestern. "Pero las personas lo hacen, por supuesto, y estamos observando que el orgullo es centralmente importante no sólo para sobrevivir al peligro físico, sino también para prosperar en circunstancias sociales difíciles, en formas que no siempre resultan ser obvias".





Emoción ignorada


Durante casi toda su existencia, la psicología ha ignorado al orgullo en tanto emoción social fundamental. Fue pensado como algo demasiado marginal, individualmente variable, en comparación con las expresiones viscerales básicas, como el miedo, la tristeza o la alegría. Es más, puede significar diferentes cosas en diferentes culturas.

Pero recientes estudios de Jessica L. Tracy, de la Universidad de la Columbia Británica, y Richard W. Robins, de la Universidad de California, han mostrado que las expresiones asociadas con el orgullo en las sociedades occidentales, "más comúnmente una leve sonrisa y la inclinación de la cabeza, con las manos en las caderas o levantadas en lo alto," son casi idénticas a través de las culturas.

Los niños experimentan orgullo por primera vez a partir de los dos años y medio, sugieren los estudios, y lo reconocen a los cuatro años.

Pero tampoco es simplemente un tema de imitación. En un estudio realizado en 2008, la doctora Tracy y David Matsumoto, psicólogo de la Universidad Estatal de San Francisco, analizaron las respuestas espontáneas al ganar o perder una competencia de judo en los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de 2004.

Hallaron que las expresiones de orgullo después de la victoria eran similares en atletas de 37 naciones, incluidos los competidores ciegos, muchos de ellos de nacimiento.

"Es una emoción autoconsciente, que refleja cómo uno se siente sobre sí mismo, y es un importante componente social", explicó la doctora Jessica L. Tracy. "Es la señal de estatus más fuerte que conocemos de entre las emociones; más poderosa que una expresión de felicidad o de satisfacción".

En otro experimento, la investigadora Tracy, junto con Azim Shariff, estudiante de doctorado de la Columbia Británica, han hallado que las personas tienden a asociar la expresión de orgullo con un estatus alto, aun cuando saben que la persona que lo expresa se encuentra más bajo en la escala.

Las implicancias son difíciles de exagerar. Los investigadores tienden a dividir el orgullo en dos amplias categorías. El llamado orgullo auténtico surge de logros reales, como criar a un niño difícil o crear una compañía. El orgullo arrogante, como lo llama la doctora Tracy, está más cerca de la arrogancia o del narcisismo, y es un orgullo sin un fundamento sustancial.

El acto de poner buena cara puede tener elementos de ambos. Pero nadie puede diferenciar a uno de otro desde el exterior. La expresión de orgullo, cualquiera sea su origen, es la misma.




Imán emocional



Un sentimiento de orgullo, cuando es convincente, actúa como si fuera un imán emocional.

En un estudio reciente, Lisa A. Williams, psicóloga de la Universidad Northwestern, y el doctor DeSteno, hicieron que un grupo de estudiantes realizara un test que supuestamente valoraba el coeficiente intelectual espacial. Los resultados eran mostrados lo suficientemente rápido como para que los voluntarios no pudieran saber qué tan bien les había ido.

Los investigadores manipularon la cantidad de orgullo que cada participante debía sentir con respecto a los resultados obtenidos. Luego, los voluntarios fueron sentados en grupos para resolver tests similares. Entonces, aquellos estudiantes que habían sido alentados por sus resultados no sólo reportaron sentirse más orgullosos, sino que resultaron ante sus pares más dominantes y agradables.

"Nos preguntábamos al comienzo si estas personas iban a resultar unos estúpidos arrogantes", dijo DeSteno. "Bueno, no, justo lo opuesto: fueron vistos como dominantes, pero también como personas agradables. Esta no era la combinación que esperábamos".



Efectos



En el corto plazo, proyectar orgullo puede hacer algo más que ayudar a manejar las impresiones de los otros. Los psicólogos han observado que llevar una cara feliz o triste puede tener efecto sobre cómo se siente la misma persona: sonría y quizá se sienta más feliz. Lo mismo es mayormente cierto con las expresiones de orgullo.

En un estudio realizado en 2008, investigadores de Northwestern hallaron que inducir un sentimiento de orgullo en las personas que resolvían rompecabezas espaciales los motivaba a tratar con mayor esfuerzo cada vez que fracasaban.

Orgullo, en resumen, engendra la perseverancia. Aún, sin importar cuánto orgullo se pierda antes de una caída, será aún más útil después de que ésta se produzca.




El dato



"El orgullo juega papel crucial"

"El orgullo es una emoción importante que juega un papel crucial reforzando los comportamientos sociales, como el cuidar de los demás y el logro de las metas. Es la emoción (junto a la vergüenza) que nutre la autoestima, la puede incrementar, y alerta al individuo que es valorado por otros"
, indicaron los expertos del Departamento de Psicología de la Universidad de California de Davis, Jessica Tracy y Richard Robins, en una investigación publicada en la revista Psycological Science.






Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos.

Esopo (S. VII aC-S. VII aC) Fabulista griego.




Aunque el orgullo no es una virtud, es padre de muchas virtudes.

John Churton Collins (1848-1908) Crítico literario inglés.




Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.

Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.[/font][/size]


FUENTE:

http://www.elpais.com.uy/Suple/DS/09/04/19/sds_411609.asp

9 comentarios - El orgullo: un valor en tiempos de crisis

@t1nch088 -1
Creo que el orgullo es un pecado capital, pero tb es una virtud asi que es una palabra complicada de aplicar. Uh. Flshie re mal.

Estrategia
@mace520
\"Tengo un nuevo paciente, un abogado que ha sido despedido, pero que sigue manteniendo su vieja rutina: se viste todas las mañanas, se encuentra con sus colegas, se mantiene conectado\"

Eso es lucharla...
@blanconegro
Muy interesante! te dejo +5 que me quedan y a fav., genial aporte el tuyo!
@myckyelhacker
Hola amiga!!!! se que estabas trabajando, por eso no te escribì. no fue por orgullo!! jajaja te dejo +10, pero te aseguro que por motivo del orgullo de otra persona me tocò pasarla mal estos ultimos años...
Los extremos son malos, y asì como ayuda a fortalecer el caracter tambièn perjudica cuando es muy grande...
JFK es un ejemplo de orgullo y soberbia, una mezcla que nos perjudica a todos...(en Argentina)
Besosos !!!
@matiaspdu
Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos.


jeje gran verdad...

muy buen post amiga!!!! a favoritos y despues lo leo bien, ahora no tengo ganas jajajaj