Sindrome de down en raza negraSindrome de DownAntes que nada, hay que dejar bien claro que la denominación original de este síndrome producido por la trisomía 21 como mongolismo no debe ser tomado con sentido peyorativo alguno frente a la raza mongólica. La denominación se debe a que la formación del pliegue del epicanto en la zona interior de los ojos produce una facies que recuerda a la mencionada raza. La cabeza es redonda en el recién nacido y se vuele más braquicefálica con la edad, acortándose el diámetro anterior-posterior. La zona occipital es plana y el puente nasal aplastado. La boca es pequeña y se mantiene abierta con una lengua que tiende a salir fuera de la cavidad bucal. Otras características fenotípicas son sus dermatoglifos típicos y las manos cortas y anchas con clinodactilia en el dedo meñique. Las huellas y el pliegue palmar son también característicos. El síndrome fue descrito por vez primera en 1866 por el Doctor Langdon-Down, de ahí su nombre: síndrome de Down.


Cariotipo de un varón con trisomía 21 (mongolismo o síndrome de Down) (Fuente: Thompson,J.S.; Thompson,M.W. 1968. Genética Médica. Salvat)
Niño de raza blanca con síndrome de Down (Fuente: Original del Dr. J.A. Líbano, Bilbao)


Niño de raza negra con síndrome de Down (Fuente: McKusik,V.A. 1961. Medical genetics. Pergamon Press) Niña de raza mongola con síndrome de Down. Su facies se distingue de la de un niño normal de la misma raza. La denominación "mongólico" no debe usarse nunca en términos peyorativos (Fuente: McKusix,V.A. 1961. Medical genetics. Pergamon Press)

Huellas palmares comparativas entre un individuo normal y otro con síndrome de Down.(Fuente: Turpin,R.; lejeune,J. 1965. Les chromosomes humaines. Gauthier-Villars)


Que este síndrome, que supone un 17% de los casos de deficiencia mental, está producido por la trisomía del cromosoma 21 se descubrió en 1959 por Lejeune y colaboradores. Al profesor Jerome Lejeune se le puede considerar como el padre de la Citogenética Clínica. El síndrome de Down parece estar muy relacionado con la información genética contenida en la banda 2lq22.

La trisomía 21 o síndrome de Down aparece en la población mundial con una frecuencia aproximada de 1 cada 700 nacimientos vivos. El que esta frecuencia pueda estar disminuyendo en la actualidad se debe a la diagnosis prenatal y el subsiguiente aborto inducido. La aparición de la trisomía 21 no tiene aparentemente ningún condicionante genético; sin embargo, sí se ha demostrado la influencia de la edad de la madre, aumentando la frecuencia de partos mongólicos con la edad: 1 cada 2000 nacimientos vivos a los 20 años: l/1000 a los 30; 2,5/1000 a los 35; 9/1000 a los 40 y más de 30/1000 en mujeres mayores de 42 años. Para edades próximas a los 50 años algunos autores dan proporciones tan elevadas como 1 cada 12 nacimientos vivos. No obstante, algunos autores dicen que en familias con antecedentes las probabilidades en relación con la edad pueden llevar a triplicarse (1/800 en edades de 15-19 años, l/10 en edades comprendidas entre 45-49 años). Se estima que el 92-94% de los casos de mongolismo es producido por mecanismos de no-disyunción en la meiosis de la madre. Las implicaciones éticas que la edad de la madre tiene dentro de un contexto de paternidad responsable son evidentes. En este caso, el dicho popular "hijo de padres viejos" tiene un claro significado citogenético.





Los valores de inteligencia (cociente de inteligencia, CI) se distribuyen así:



Frecuencia

CI de afectados (%)


<20 30

20-35 45

35-50 20

50-65 5

La gravedad del síndrome depende de muchos factores, entre ellos la posibilidad de que la trisomía se presente en mosaico; es decir, que no todas las células de la persona afectada sean trisómicas (de un 11% a un 70%). El mosaicismo ocurre en un 2-3% de los pacientes con síndrome de Down.


Hace años la patología múltiple del síndrome acortaba de forma muy importante la vida media de los niños y niñas mongólicos. En cuanto a la supervivencia, se estimaba que un 30% morían en la infancia y un 50% durante los cinco primeros años de vida por complicaciones cardiacas e infecciones respiratorias. No obstante, los progresos constantes en el tratamiento clínico han modificado considerablemente estas cifras, rebajando la tasa de mortalidad, por un lado, y alargando la vida de los pacientes, por otro lado. También se ha constatado una mayor incidencia de leucemias agudas en comparación con la población general.


Las mujeres con el síndrome de Down son fértiles, dando aproximadamente un 50% de descendencia mongólica independientemente de su edad (en nueve casos estudiados, la edad media de las madres mongólicas era de 22 años, mientras que la media de la edad que tenían sus madres cuando ellas nacieron era de 36 años). Aunque, teniendo en cuenta la histología testicular, los varones Down podrían no ser considerados estériles, sin embargo parece que su fertilidad puede estar muy disminuida; de hecho hasta ahora sólo se han mencionado muy contados casos de paternidad (Sheridan et al, 1989).


Entre los casos de mongolismo, un 4 % aproximadamente es debido al llamado mongolismo por translocación: las personas que lo padecen tienen 46 cromosomas (número normal de la especie humana), sin embargo llevan una translocación entre un cromosoma del grupo D (13, 14, 15) -normalmente el 14 (en un 80% de los casos)- y un cromosoma 21. Estos casos aparecen más frecuentemente en la descendencia de mujeres que de varones con la constitución cromosómica 2n=45,XX o XY, portando la translocación t(D;21).


El análisis familiar de este tipo de translocación muestra que:




El 75 por 100 de la descendencia es fenotípicamente normal, siendo la relación entre descendientes portadores equilibrados y normales de l:1, independientemente del sexo del portador



La incidencia de trisomía 21 por translocación es de un 8 por 100 en la descendencia de madres portadoras, mientras que en varones portadores la incidencia puede ser prácticamente nula



La incidencia de abortos y/o mortinatos no difiere de la observada en la población normal, independientemente del sexo del portador.