El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Marihuana de uso medicinal.

Aplicaciones Concretas por Dolencias




Anorexia

El cannabis estimula el apetito (sensación que todos los consumidores han experimentado muchas veces), además de proporcionar bienestar general. Ayuda a que los enfermos vuelvan a comer.


Artritis


Es la inflamación y gradual degeneración del cartílago y los huesos de las articulaciones. El tratamiento convencional se basa en opiáceos para calmar el dolor y productos antiinflamatorios para mejorar el movimiento de las articulaciones. El cannabis ayuda a disminuir o eliminar el dolor y a ganar movilidad.


Ansiedad (y trastornos del sueño)

El cannabis ayuda a reducir la tensión en los estados de ansiedad y favorece la relajación de todo el organismo. De todos modos, el cáñamo incrementa el ritmo cardíaco, por lo que los pacientes que sufran de taquicardias u otros problemas cardiovasculares deben tomarlo con mucha precaución y siempre tras consultar con un médico.


Asma

El asma provoca la inflamación de los bronquios y la obstrucción de las vías respiratorias por las mucosidades que éstos provocan. Los enfermos utilizan inhaladores con broncodilatadores, cuyos efectos secundarios incluyen inquietud, insomnio, temblor muscular, nauseas y vómitos. En los casos más graves se incluye cortisona en el tratamiento, con efectos como depresión, insomnio, aumento de peso corporal…


El cannabis es un broncodilatador natural que ayuda a que los pulmones respiren. Los enfermos de asma no suelen tolerar bien el humo, por lo que se desaconseja que ingieran cannabis por vía pulmonar. La vía oral no entraña esos riesgos, pero resulta muy lenta de ante un ataque repentino. Los vaporizadores podrían ser una buena solución (o en su defecto inhalar humo, sin fumar, en los momentos de crisis). Los enfermos de asma verán mejorada significativamente su calidad de vida el día que se disponga en el mercado de vaporizadores de THC.


Alzheimer

Una investigación, llevada a cabo con un derivado sintético, el dronabinol, con sujetos enfermos de Alzheimer que rehusaban comer reveló datos sorprendentes. El peso corporal de los sujetos que participaron en el estudio se incrementó y disminuyó la severidad de los trastornos de conducta. Los efectos secundarios incluyeron euforia, somnolencia y cansancio.

Está por estudiar el papel del cannabis como neurogenerador en el caso de enfermedades que provocan la degeneración de las neuronas, como el Alzheimer. Uno de los componentes del cannabis podría tener la posibilidad de regenerar las neuronas (únicas células del organismo que no se regeneran por sí solas). En la actualidad, no se conoce ninguna sustancia que cumpla tal función en los seres humanos.


Cáncer


Una de las aplicaciones más conocidas por la opinión pública. El cannabis actúa sobre parte de los efectos secundarios que sufren los pacientes que están en tratamiento con quimioterapia. Es frecuente que ésta provoque nauseas, vómitos o disminución del apetito, trastornos sobre los que el cannabis suele tener gran efectividad. Consumido antes de las sesiones de quimioterapia evitan las nauseas que se sufren inmediatamente después. En mayo de 2001 el Parlament de Catalunya abrió la posibilidad de que los enfermos de cáncer alivien sus males con un derivado sintético del THC, el Marinol, que además de ser un medicamento caro, no es tan efectivo como el cannabis natural, según reconocen los propios pacientes.

Un campo casi sin explorar, paralelo al del alivio de los efectos de la quimioterapia, son los efectos antitumorales del cáñamo. En el año 2000 el madrileño Manuel Guzmán logró curar en ratas dos tipos de tumores cerebrales incurables en humanos inyectado concentrados de THC (entre otras sustancias), con la ventaja de que la sustancia destruye las células infectadas por el cáncer pero deja intactas las que están sanas. Otros experimentos con animales han sugerido que algunos cannabinoides tienen propiedades reductoras sobre otro tipo de tumores.


Depresión

Aunque hay una gran variedad de síntomas, estos trastornos psíquicos llevan a los pacientes a perder interés ante todo lo que le rodea o caer en una ansiedad que dificulta la vida normal, la concentración o la toma de decisiones. Los síntomas principales son pérdida de apetito e insomnio, dolor de espalda y de cabeza, indisposición estomacal, estreñimiento y fatiga crónica.

Los tratamientos normales son los fármacos antidepresivos, que entre otros efectos secundarios, pueden producir aumento de peso, estreñimiento, dificultad urinaria, etc. Otro que se emplea mucho es el carbonato de litio, que ha sido descrito como “una camisa de fuerza emocional” y que la mayoría de los pacientes termina abandonando. Ya en 1845 el francés Jaques-Joseph Moreau de Tours proponía el uso del cánnabis para esta y otras enfermedades mentales crónicas.


El cannabis calma la ansiedad y ayuda a que los enfermos piensen con claridad, se concentren y puedan disfrutar de la vida.


Dermatitis atópica (Prurito)

Esta enfermedad de origen probablemente alérgico provoca una gran picazón (prurito) e inflama varias zonas de la piel (cara cuello, piernas, etc.). Rascarse puede provocar infecciones que deben ser combatidas con antibióticos. Las medicina emplea corticoides y pomadas. Los esteroides vienen bien, pero dado sus peligrosos efectos si se usa a largo plazo, se reserva para las crisis más agudas. El cannabis disminuye la picazón y el dolor disminuye. Su uso continuado ayuda a regenerar y a proteger la piel. El enfermo debería combinar entre su uso fumado o ingerido con el de algún ungüento que calme de manera local determinados momentos dolorosos.


Dolor crónico

Esta dolencia suele ser tratada con opiáceos y diversos analgésicos sintéticos. Los opiáceos crean adicción y desarrollan tolerancia. Los analgésicos no adictivos a menudo no son lo suficientemente potentes. Desde 1975 se lleva estudiando los efectos beneficiosos del cannabis para esta dolencia. Así el THC calma el dolor mientras se consuma en dosis no inferiores a los 5-10 miligramos en la misma proporción que los opiáceos, con la ventaja de que sus efectos secundarios no son ni la mitad de graves. También vale en el caso de dolores sufridos a causa de traumatismos o de otros tratamientos, intervenciones quirúrgicas, etc.



Dolores de espalda

El consumo de cannabis, así como las friegas con alcohol de cáñamo en las zonas más dolorosas alivia eficazmente los dolores de espalda (lumbares, cervicales, etc.), ya sean agudos o crónicos.


Esclerosis múltiple


Se produce cuando el sistema inmunitario del organismo se vuelve contra la protección natural del sistema nervioso central. Como resultado, se rompen ciertas vías de comunicación nerviosas con el cerebro. La persona que lo sufre se ve debilitada en su conjunto y sufre dolores musculares, problemas graves de movimiento, equilibrio y coordinación e incluso puede llegar a la parálisis completa. No hay cura, sólo se tratan los síntomas a base de medicamentos con cortisona, con efectos secundarios muy graves (ver artritis).

El cannabis ayuda a controlar los espasmos y temblores musculares, así como la coordinación. Consumido regularmente a largo plazo, parece detener el progreso de la enfermedad. No hay ningún sintético permitido para el tratamiento de la esclerosis en España (el Marinol sólo se permite para el cáncer y en Catalunya). Además, la efectividad de este compuesto, como reconocen los pacientes, es mucho menor que la del cannabis natural.



Epilepsia

La epilepsia es una afección crónica del cerebro que se produce cuando las neuronas lanzan impulsos eléctricos de manera incontrolada. Los ataques (aunque hay diferentes grados) producen convulsiones corporales, pérdida de coordinación y de conciencia. Suele tratarse con medicamentos anticonvulsivos, en muchos casos poco efectivos y siempre agresivos para el organismo (dolor crónico de cabeza, pérdida de pelo, impotencia… hasta psicosis).

Gracias al cannabis, los propios enfermos pueden controlar y evitar sus ataques. Sin embargo, su uso no está recomendado para quienes sufran epilepsia sin convulsiones (caracterizada por la palidez de la piel). Hay casos de enfermos que combinan el cannabis con otras drogas anticolvusivas legalizadas y también quienes prefieren consumir solo cannabis. Esta es una de las enfermedades en las que la situación de ilegalidad de la planta ha perjudicado la investigación médica. No hay indicaciones: cada enfermo debe encontrar la dosis y la forma de aplicación más efectiva en su caso.


Glaucoma Ocular

Es una presión en el globo ocular causada por una obturación en los conductos por los que sale el humor acuoso, el fluido que usa el cuerpo para lubricar y mantener los ojos en buen estado. Al quedar éste retenido, presiona dentro del globo, con unos resultados que van desde el daño en el ojo a largo plazo hasta la ceguera (el 15% de los casos de ceguera son provocados por un glaucoma). Para desbloquear el ojo, la medicina recurre a los productos químicos (con perniciosos efectos secundarios que pueden dañar el hígado o los pulmones) o a las intervenciones quirúrgicas.


El cannabis no desbloquea el ojo, sino que actúa de forma distinta. Constriñe los nervios para que el ojo segregue menos líquido y el líquido acumulado se redistribuye y absorbe. Además, dilata las mucosas que permiten el drenaje natural del ojo, favoreciendo así la circulación del humor aquoso.


Infecciones de la piel y quemaduras

La administración, por vía tópica, mediante lociones y pomadas de cannabis, de infecciones como las que se sufren en los oídos, eliminó dichos males. Además, se ha demostrado, que la aplicación tópica sobre quemaduras de segundo grado alivia el dolor e impidió las infecciones. Este campo de investigación es muy importante, en una época en la que muchas bacterias se han hecho inmunes a los antibióticos.


Insomnio

El cannabis se usa desde siempre como droga hipnótica (inductora del sueño). Más que el THC, es otra sustancia, el canabidiol, la responsable de este efecto. Como todos los consumidores por motivos lúdicos saben, el cáñamo facilita un sueño profundo y reponedor. Los hipnóticos que ofrece la industria farmacéutica desarrollan tolerancia, con ellos cabe la posibilidad de una sobredosis mortal, provocan efectos secundarios y algunos son incluso adictivos.



Menstruación y dolores del parto

El cannabis se conoce desde antiguo por sus propiedades para los dolores musculares que provoca la menstruación. La reina Victoria de Inglaterra, allá por el siglo XIX, consumía cáñamo para combatir los dolores de sus reglas, siendo una de las usuarias más famosas que se conocen en la Historia. Además ayuda con las nauseas que se sienten durante el embarazo (que en algunos casos extremos pueden llegar a ser un problema muy serio) y con los dolores del parto, dado su carácter analgésico y relajante.


Migraña

Alteración nerviosa repentina que provoca fuertes dolores de cabeza y alteraciones en el sentido de la vista que pueden provocar alucinaciones. Tradicionalmente, se utilizaban opiáceos para el tratamiento de estas dolencias, con el problema de la incapacidad para hacer una vida normal, algo que sí se tiene con dosis medicinales de marihuana.

El cannabis funciona aliviando la enfermedad al estimular la producción de serotonina, que detiene el proceso nervioso que desencadena la migraña. Los pacientes suelen fumarla para dejar de consumir en cuanto notan que el dolor desaparece. Algunos autores sostienen que para combatir la migraña las hojas funcionan mejor que las flores o los cogollos. Los medicamentos químicos más modernos siguen las líneas de actuación del cáñamo y se centran en estimular la producción de serotonina.



Paraplejia y tetraplejia

Cuando se produce una lesión en la columna vertebral, el movimiento de las extremidades se ve afectado. Si la parálisis afecta a las piernas se llama paraplegía, si la lesión afecta a los brazos y el cuello es una tetraplegía. Estas afecciones no anulan el movimiento de las extremidades por completo, sino sólo su acción voluntaria. Los músculos se activan sin permiso de su dueño en la forma de espasmos dolorosos.

El cannabis desentumece los músculos y alivia el dolor de los espasmos. Los medicamentos que se administran para el tratamiento suelen tener fuertes efectos secundarios e incluso producir infecciones.


Síndromes de abstinencia

El uso del cannabis para combatir dependencias se conoce desde hace siglos. En la actualidad se ha demostrado su utilidad para aliviar los efectos del síndrome de abstinencia a los adictos a drogas como el alcohol, los opiáceos o las benzodiapecinas.



Síndromes varios

Determinados males (Tinnitus, síndrome de la fatiga crónica, síndrome del miembro fantasma, etc.) pueden verse aliviados gracias al uso de cannabis rico en THC.


Reumatismo

Tipo de artritis producida por un mal funcionamiento del sistema inmunitario, que ataca al tejido conjuntivo del organismo. Funciona el mismo tratamiento que con la artritis y con el cáñamo los enfermos ganan movilidad y disminuyen o eliminan el dolor

SIDA


La combinación de fármacos que se administra a los enfermos de SIDA resulta una terapia tremendamente agresiva para el organismo. Además de vómitos, algunos compuestos del tratamiento, como el AZT, pueden provocar problemas en el aparato digestivo y atacar los riñones del paciente.

El cannabis ayuda a sobrellevar la terapia, estimulando el apetito, reduciendo los vómitos y aliviando los espasmos musculares, el dolor o la fatiga crónicos. Los pacientes que sufran de SIDA, teniendo en cuenta el debilitamiento que sufren en sus defensas, podrían optar por no fumar la yerba, dado el riesgo de sufrir enfermedades o infecciones en el aparato respiratorio.

Trastornos psicológicos
Aunque el cáñamo pueda ser recomendable para determinadas enfermedades (como la depresión), en principio es desaconsejable para otras como la esquizofrenia o la psicosis. En cualquier caso, quienes sufran trastornos psicológicos, deberían consultar con un psicólogo antes de consumir cannabis.


Quimioterapia


Derivados de marihuana, eficaces en efectos secundarios de quimioterapia



Un estudio de investigadores brasileños reveló que un remedio basado en derivados de marihuana se mostró más eficaz que otros aplicados contra náuseas y vómitos causados por la quimioterapia, que se utiliza en el combate contra el cáncer. Los efectos colaterales mencionados pueden derivar en el abandono del tratamiento y hasta en el 20% de los pacientes causar depresión y ansiedad. Usada en el pasado con fines medicinales, la marihuana es retomada o rechazada de la terapia en función de las posiciones políticas de los organismos gubernamentales, según los investigadores de la Universidad Federal de San Pablo, Francisco Machado Rocha, Leonardo Rosa-Oliveira y Dartiu Xavier da Silveira. En el estudio, el derivado de la marihuana dronabinol tuvo una eficacia superior a los neurolépticos, remedios utilizados contra los efectos colaterales causados por la quimioterapia. Los pacientes, de acuerdo con el análisis, también demostraron preferencia por los remedios con derivados de marihuana. En Brasil, estos derivados son sustancias prescripas y por eso, no hay remedios con ese tipo de principio activo. Según Pedro Gabriel Delgado, coordinador del Ministerio de Salud, “aún no fue revisada la legislación para medicinas, pese a que el gobierno, en el 2004, defendió que la marihuana debía ser retirada de la lista de drogas con propiedades peligrosas, sin efectos terapéuticos, que data de una convención internacional de 1961”. El análisis de la UNIFESP hizo una revisión sistemática de la literatura en busca de todos los estudios, unos 11 000 en todo el mundo sobre efectos terapéuticos de la marihuana y derivados, contra los síntomas generados por la quimioterapia. Los investigadores concluyeron que el derivado de la marihuana drobanibol es mejor que la clase de neurolépticos usados para combatir los efectos colaterales de la quimioterapia. El estudio se enviará para su publicación en el American Journal of Epidemiology, informó Folha de Sao Paulo. Fuente: San Pablo, julio 6/2006 (ANSA)




Pacientes crónicos

El investigador de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Manuel Guzmán, considera “casi inhumano” no administrar marihuana a pacientes crónicos, principalmente terminales, mientras la investigación con compuestos cannabinoides no avance.

Guzmán dirige el curso de verano ‘Cannabinoides: del laboratorio a la clínica’.


“Mientras no exista otra cosa, es incluso humano dar a los pacientes, sobre todo a los terminales, la posibilidad de que utilicen marihuana medicinal. Otra cosa es que, y ojalá, en muchos años se pueda sustituir la marihuana por medicamentos mejores”, dijo tras detectar “bastantes prejuicios” para este tipo de aproximaciones.

“¿Se espera a que existan pastillas o preparados en general de cannabinoides potentes, selectivos y con pocos efectos secundarios y no se administra marihuana a los pacientes o vamos al mismo tiempo que estamos intentando diseñar futuros compuestos a facilitar lo que hay, que es la marihuana?”, planteó este experto en respuesta al anuncio de la ministra de Sanidad, Elena Salgado, de estudiar el uso terapéutico del cannabis.

Guzmán se mostró así partidario de facilitar marihuana a enfermos por ser una fuente de THC con una eficacia clínica “demostrada o bastante bien demostrada” en algunos tipos de patologías, como la estimulación del apetito, disminución del vómito, analgesia y control de espasmos y temblores de los miembros en esclerosis múltiple.

De hecho, explicó que ya está permitido en algún estado de Estados Unidos, que en Holanda se puede prescribir marihuana en las farmacias y “poco a poco” en algunos países como Canadá parece que lo quieren llevar a cabo.

“A mí me da la impresión de que en España no se va a hacer”, agregó, al referirse a la propuesta del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona sobre un plan piloto de dispensación de cannabis a través de las farmacias, pero subrayó que “nunca se da el paso adelante”.


LENTITUD DE LAS INVESTIGACIONES


En este sentido, explicó que las investigaciones requieren su tiempo y, en el caso del cannabis, “la cosa va lenta”. Destacó la existencia de “bastantes” compuestos que ya están diseñados como agonistas muy potentes de los receptores pero desde que se logran compuestos que en el laboratorio funcionan bien hasta que prosigue con ensayos clínicos, “pueden pasar ocho o diez años”.

“No existe, por ejemplo, con ningún agonista cannabinoide sintético ningún ensayo, ni siquiera en animales, para ver su toxicología, a largo plazo. Nadie ha pinchado ningún agonista CB1 potente, en ratas o ratones, para ver en dos años lo qué ocurre”, añadió.



Alzheimer




Científicos y médicos apuestan por terapias con compuestos de cannabis


La terapia con cannabinoides tiene posibilidades farmacológicas en procesos de Alzheimer, esclerosis múltiple e incluso problemas mentales, como la esquizofrenia y los trastornos adictivos, pero los especialistas alertan del peligro de la automedicación y advierten de que su uso debe ser pautado.

Científicos y médicos de la Fundación Ramón Areces, reunidos en un simposio internacional sobre los cannabinoides, destacaron hoy en rueda de prensa el gran potencial clínico de estos compuestos en el tratamiento de los síntomas y en evitar la progresión de las enfermedades neurológicas.

El profesor Manuel Guzmán, que es uno de los coordinadores del simposio, subrayó que hay que estandarizar los protocolos y crear extractos terapéuticos por parte de las industrias farmacéuticos.

En la planta de la marihuana hay 400 sustancias y de ellas casi 70 son cananbinoides.
Fármacos con compuestos del cannabis
Ya hay algunas fármacos, aunque todavía no están aprobados en España, con compuestos del cannabis para aliviar el dolor neuropático en la esclerosis múltiple.

Una de las vías más investigadas y en las que hay más esperanzas es en la eficacia del cannabis para controlar las náuseas y los vómitos a largo plazo, muy frecuentes en los enfermos sometidos a medicación anticancerosa.


Otro de los problemas en los que se centra la investigación farmacológica es cómo tomar los cannabinoides y evitar los efectos negativos que tiene si se fuma, por lo que se estudian otras vías mejores que la oral, ya que se degrada muy fácil en el estómago y por ello una de las formas más prometedoras son los aerosoles sublinguales.

En la planta de la marihuana hay 400 sustancias y de ellas casi 70 son cananbinoides que podrían utilizare en las terapias farmacológicas mediante manipulaciones apropiadas en los laboratorios farmacéuticos.

Los científicos abogaron también por el uso de las terapias combinadas para dar lugar a nuevos compuestos que mejoren la farmacopea existente.

Estudio en ratas muestra cómo la marihuana evitaría el Alzheimer

Traducido del inglés: miércoles, 18 de octubre, 2006

Por Maggie Fox


WASHINGTON (Reuters) - La marihuana ayudaría a reducir el riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer al disminuir la inflamación en el cerebro, informaron el miércoles investigadores estadounidenses.

Pruebas en ratas mostraron que un compuesto hallado en la marihuana detuvo la pérdida de neuronas observada en los cerebros inflamados y mejoró la memoria de los animales.

Los hallazgos, presentados en una reunión de la Sociedad de Neurociencia en Atlanta, ayudarían a explicar algunos estudios que sugieren que las personas que fumaban regularmente marihuana en las décadas de 1960 y 1970 son actualmente menos propensas a padecer la dolencia que otras de la misma edad.

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia.

En tanto, la cafeína tendría efectos similares, dijo Gary Wenk, profesor de Psicología de la Ohio State University.

“La generación de posguerra está lo suficientemente grande como para que ahora observemos esto”, manifestó Wenk durante una conferencia de prensa.


El equipo de investigadores empleó un fármaco ampliamente estudiado, denominado WIN-55212-2 o simplemente WIN, que es un compuesto sintético similar a la marihuana.

El WIN, que afecta los receptores -entradas moleculares- de células llamadas receptores cannabinoides, ha sido probado contra el dolor y la inflamación en enfermedades como el Alzheimer y la esclerosis múltiple.

Al comenzar el estudio, el equipo de Wenk inyectó en los cerebros de los roedores un compuesto que imita la inflamación que se produce en los pacientes con Alzheimer.

Los expertos trataron luego a algunas de las ratas con WIN diariamente durante tres semanas, y posteriormente evaluaron a los roedores haciéndolos nadar en un laberinto de agua, una prueba estándar para controlar la memoria y aprendizaje de estos animales.

“Las ratas viejas tienden a nadar bastante mal en el laberinto. Es como si una persona mayor intenta encontrar el camino en una casa que no le es familiar”, explicó Wenk.

No obstante, los roedores más viejos que recibieron WIN obtuvieron mejores resultados en la evaluación, agregó el autor del estudio.


A NO FUMAR MARIHUANA

Con todo, los expertos todavía se muestran cautos.

“No vamos a salir y sugerir que las personas empiecen a fumar marihuana”, indicó Wenk.

El equipo también descubrió que la cafeína tendría efectos similares, pero en las ratas más jóvenes.

“Estos (compuestos) entran dentro de la categoría de cosas de las que millones de personas han abusado durante décadas”, dijo Wenk, quien agregó: “Por lo tanto, cuando hay un efecto sutil se pone en evidencia”.

No queda claro cuándo es demasiado tarde para comenzar a combatir la inflamación cerebral, explicó Wenk. La enfermedad de Alzheimer es claramente un proceso al que le lleva años completar su daño.


Sin embargo, el experto aseguró que su estudio es una buena noticia.

“Lo que descubrimos es que los animales viejos tienen los receptores y mejoran si los tratamos con la droga. Si damos a una rata vieja una dosis lo suficientemente alta (…) reduciremos su inflamación cerebral, y lo que realmente hacemos es volverla más inteligente”, explicó el autor.

La semana pasada investigadores del Instituto de Investigación Scripps de California hallaron que el ingrediente activo de la marihuana, llamado THC, puede prevenir otro proceso del Alzheimer: la formación de placas que obstruyen la circulación en el cerebro.

Más de 4,5 millones de personas sólo en Estados Unidos tienen Alzheimer, enfermedad que gradualmente destruye el cerebro y no tiene cura. Se prevé que ese número se disparará a medida que la población envejezca.

En tanto, los Institutos Nacionales de Salud anunciaron también el miércoles que darían 52 millones de dólares en seis años para que investigadores lleven a cabo nuevos ensayos sobre modos de prevenir el Alzheimer, aunque el estudio de WIN no está entre los proyectos.




Diabetes


Category: Marihuana Medicinal | Author: admin | 5:27 am | Ciencia: El cannabidiol reduce el desarrollo de diabetes según un estudio realizado en animales.

Investigadores del Hospital Universidad de Hadassah en Jerusalén han estudiado el efecto del cannabidiol (CBD), cannabinoide de la plantade cannabis, en la presencia de diabetes en determinados ratones que deberían desarrollarla por causas genéticas. Los llamados ratones NOD presentan insulinitis a las 4-5 semanas de vida y posteriormente diabetes a las 14 semanas de media. La insulinitis es una inflamación de las células del páncreas encargadas de producir insulina, y la diabetes es el resultado de la destrucción de dichas células.

Los ratones NOD, tratados a las 6-12 semanas de vida con 10-20 inyecciones de CBD (5 mg por kilo de peso), presentaron una significativa reducción en la incidencia de diabetes, concretamente del 30 por ciento, comparados con el 86 por ciento en el grupo control de los ratones no tratados. Además, los que desarrollaron diabetes en el grupo tratado lo hicieron significativamente más tarde. Los niveles en sangre de dos citoquinas que promueven la inflamación, la gamma-IFNI y la alfa-TFN, se encuentran normalmente aumentadas en los ratones NOD. El tratamiento con CBD provocó una significativa reducción (de más del 70 por ciento) en los niveles de ambas. En otro experimento fueron seguidos durante 26 semanas ratones tratados con CBD. Mientras que todos los 5 ratones controles desarrollaron diabetes, 3 de 5 de los tratados con CBD seguían sin diabetes tras éste periodo de tiempo.

Los investigadores concluyen afirmando que la confirmación de los efectos inmunomoduladores observados en el CBD “pueden dar lugar a un uso clínico de este agente en la prevención de la diabetes tipo 1” y posiblemente de otras enfermedades de carácter autoinmune. Destacan que a muchos pacientes se les diagnostica la diabetes tipo 1 cuando aún tienen suficientes células residuales para producir insulina, lo que les sitúan como posibles candidatos a un tratamiento immunomodulador.






La Marihuana….
Medicina Prohibida



La marihuana tiene miles de usos posibles en medicina. La marihuana (más especificamente el estracto de canabis) era legal como medicina hasta 1937, y se vendía como un tónico para los nervios — pero la humanidad ha usado medicinas de canabis desde hace mucho. La marihuana aparece en casi todos los libros médicos escritos por estudiosos en la antigüedad. Usualmente se le clasifica entre las mejores medicinas, llamadas `panaceas’, una palabra que significa ‘todo lo cura’. La lista de enfermedades contra las que se puede usar incluye: esclerosis múltiple, tratamiento de cáncer, SIDA (y tratamiento del SIDA), glaucoma, depresión, epilepsia, migraña, asma, pruritis, esclerodoma, dolores severos, y distonia. Esta lista no considera todas las demás enfermedades que se pueden curar con medicina hecha con marihuana, únicamente incluye las que la gente cura hoy en día fumando o comiendo la marihuana.

En la marihuana hay más de 60 sustancias medicinales. Es relativamente fácil extraerlas para hacer comidas o brevages, o algún tipo de loción usando manteca, aceite o alcohol. Una de esas sustancias, el canabinol, podría ser útil contra el insomnio. Otra llamada ácido canabidiólico es un poderoso desinfectante. Marihuana disuelta en alcohol ha ayudado a muchos a combatir enfermedades de la piel como el herpes. Las hojas se han usado como vendajes y se ha producido un té relajante con los tallos del hemp.

El uso más común hoy en día es para combatir las náuseas y el vómito. El poder comer bien es una de las cosas más importantes, y marca la diferencia entre la vida y la muerte, para pacientes con cáncer tratados con quimioterapia o pacientes con SIDA tratados con AZT o Foscavir. Estos pacientes han encontrado que la marihuana es tan efectiva, que muchos, aún sabiendo que es ilegal, han formado grupos o clubes para conseguirla más fácilmente. En California, algunas municipalidades han decidido ignorar estos grupos y los dejan operar libremente.


La Glaucoma es la segunda causa más importante de ceguera, causada por una descontrolada presión en el ojo. La marihuana sirve para mantener baja esa presión y así evita que la persona quede ciega. La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que el propio sistema inmunológico ataca a las células de los nervios, resultando es espasmos y muchosotros problemas. La marihuana no sólo evita los espasmos, sino que tambén podría evitar que la enfermedad se agrave.

Composición: Cannabinoides

La acción terapéutica del cannabis sativa es llevada a cabo por los cannabinoides. Reciben este nombre porque son compuestos que sólo se encuentran en esta planta. Tienen 21 átomos de carbono, son aceites (por lo tanto liposolubles) y fueron aislados por primera vez en laboratorio en 1970. Su concentración en la planta es distinta según la variedad botánica (sativa, indica o ruderalis), el sexo (macho o hembra), el tipo de cosecha (interior o exterior) o la parte de la misma (hojas, flores o tallo).

Existen más de 60 variedades distintas de cannabinoides, destacando por su cantidad relativa y efectos (tanto terapéuticos como psicoactivos) el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el cannabidiol (su precursor) y el cannabinol (producto de su metabolización). Solo el THC sintético (denominado dronabinol, nabilona o cannador según el laboratorio que lo comercializa) tiene autorizada su distribución, permaneciendo ilegal la llamada “planta en bruto” o planta en su totalidad. (7), (8), (9), (10), (11).

Mecanismo de acción: los receptores cerebrales

Los cannabinoides actúan principalmente mediados por unos receptores denominados CB que se encuentran en mayor cantidad en el cerebro, concretamente en el hipotálamo. Sus principales efectos son pues psicoactivos y los producidos sobre los núcleos centrales cerebrales (del dolor y del vómito, entre otros)(12).


Aunque de todos los cannabinoles el THC es el más importante en cuanto a concentración y propiedades, el efecto total producido al ingerir la “planta en bruto” es el resultado de la modulación de todos ellos entre sí, no conociéndose bien en la actualidad cómo se lleva a cabo esta modulación ni cual es el papel que juegan cada uno de ellos en el resultado final de la acción terapéutica.

Al igual que ocurre con los receptores cerebrales opiáceos, en los que existe un endógeno similar, la sustancia natural del cerebro que normalmente se une al receptor CB ha sido aislada (llamada anandamida o amida de la “beatitud”, en sánscrito), de la cual también se han encontrado utilidades terapéuticas que luego comentaremos.

Indicaciones terapéuticas:

* Antiemético frente a los vómitos ocasionados por la quimioterapia.
* Como estimulante del apetito en los casos de SIDA

He unido estas dos indicaciones por ser las autorizadas para la comercialización del THC sintético (Marinol®). Los grupos de homosexuales norteamericanos, muy unidos en torno al problema del SIDA, fueron los primeros en luchar por la causa de la marihuana como medicamento, por lo que éstas fueron las primeras patologías estudiadas. El laboratorio que actualmente lo distribuye presentó e su momento los estudios clínicos necesarios para ser aprobado por la FDA, no solo para demostrar su eficacia, sino las condiciones de seguridad requeridas. (a)


Como digimos anteriormente, los cannabinoles actúan sobre los centros cerebrales del vómito y del apetito. Se conoce al cannabis como supresor de las náuseas y como estimulante del apetito desde su introducción en la medicina moderna en el siglo XIX. El empleo de la marihuana como tratamiento paliativo en el cáncer empezó a documentarse a principio de los 70, cuando gran número de pacientes oncológico comprobaron que fumar cannabis les aliviaba los vómitos y espasmos abdominales que padecían como consecuencia de la quimioterapia, al tiempo que les mejoraba el apetito (14), (15), (16), (17), (18), (19), (20), (21), (22), (23), (24), (25), (26), (27), (28).

El cannabis no es solo útil para la paliar los vómitos ocasionados por la quimioterapia y estimular el apetito en los casos de SIDA, sino que se ha hecho referencia a ella por esta característica en otros trastornos en los que se presentan estos síntomas, como son los casos de hiperémesis gravídica y anorexia nerviosa (2), (3), (12).

* Glaucoma

Gracias a la acción de un reducido número de receptores cannabinoides en el globo ocular, el cannabis reduce de forma significativa la presión en su interior. Es cierto que no está autorizada la utilización de la marihuana o su equivalente sintético para bajar la presión intraocular de un paciente que padece de glaucoma, pero no porque no existan evidencias de ello (29), (30), (31), (32), (33), (34).

A principios de los 70, el Dr. Robert Hepler, junto a un equipo de investigadores de la Universidad de Los Angeles y a instancias de la Policía de dicha ciudad, realizó un estudio a fin de poder demostrar la dilatación de pupilas que producía fumar marihuana como prueba jurídica. Habían observado un “brillo característico” que se producía en los ojos de aquellos que se encontraban bajo los efectos del cannabis. Tras analizar todos los parámetros ópticos, incluidos capacidad visual y reflejos oculares y tras compararlos con un grupo testigo, comprobaron que producía una caída de la presión ocular de entre el 20 y el 40 % (mayor mientras más alta sea la presión inicial) y que se mantenía hasta 4 horas después de la administración de la droga. Junto a la característica vasodilatación conjuntival (que era realmente el motivo del “brillo” observado, ya que realmente el cannabis no es midriático) y de una disminución de la producción de lágrimas (que ya se ha apuntado como posible uso terapéutico en determinadas enfermedades, aunque lo hace no recomendable en otros casos, como por ejemplo el uso concomitante de cannabis y lentes de contacto) es la única afección a destacar sobre el ojo y el sentido de la visión.

El problema radica en que el tratamiento del glaucoma es un tratamiento crónico y por lo tanto incompatible con aquellos pacientes que no toleran el efecto psicoactivo de la planta, pues la frecuencia en la administración del medicamento sería de unas 4-6 horas. Se estudia en la actualidad su presentación bajo forma de colirio no psicoactivo.


* Asma

La marihuana es un potente broncodilatador tanto si es administrada mediante inhalación o ingesta oral de toda la planta, como en forma de THC sintético (35), (36), (37). Constituye una de las mayores referencias en los tratados antiguos que se hace de su uso médico (especialmente mexicanos y musulmanes) y fue la primera indicación reconocida por las autoridades sanitarias americanas, en 1910.

Alcanza un pico terapéutico menor que la “terapia convencional”, pero sus efectos son más mantenidos y sobretodo, se evitan los desagradables efectos secundarios (taquicardia, excitación) de ésta. No sólo mejora de forma drástica un ataque de broncoespasmo (en su forma inhalada), sino que distancia las crisis en tratamientos continuados. Además es expectorante, por lo que tambien se estudia su uso en la bronquitis crónica y en el enfisema (38).

- Analgésico
Tal vez sea la indicación terapéutica de la que mayor referencia se ha hecho a lo largo de los tiempos, incluida ya en la primera farmacopea que conocemos, del emperador Shen Nung (3.750 a. de C.) hasta las referencias que tenemos del uso que hacia de ella la Reina Victoria en el siglo XIX (recetada por su médico) para la dismenorrea. También durante ese siglo, antes de la comercialización de los derivados del opio, era considerada la “estrella del siglo” por este motivo.

Existen innumerables enfermedades a las que se hace referencia, pero especialmente es citada por los enfermos como buena para los dolores osteoarticulares, para la migraña, la dismenorrea y especialmente para dolores oncológicos.


- Paciente terminales
En la utilización en pacientes terminales y en comparación con la de opiáceos, no sólo consigue buenos resultados en cuanto a eficacia analgésica sino que además se evitan los problemas derivados de la utilización de éstos (principalmente que son adictivos y desarrollan tolerancia terapéutica, cosas que no ocurren con la marihuana), consiguiendo mejorar también a este tipo de enfermos mediante la estimulación del apetito, como regulador del vómito e incluso se ha hecho mención a ella como “facilitadora” para afrontar el proceso de la muerte. (39), (40), (41), (42), (43), (44).

* Relajante neuro-muscular

Son múltiples las referencias que hay sobre la mejoría que experimentan los enfermos que padecen de esclerosis múltiple, especialmente utilizada para paliar las contracturas musculares dolorosas que sufren en sus crisis (aunque pueden mejorar también los temblores) (45), (46), (47), (48), (49), (50). Gobiernos como el suizo o el de Gran Bretaña, participan en la actualidad en estudio controlados a doble ciego, para demostrar científicamente esta indicación (c).

También hay referencias de su utilización por la mejoría que experimentan en cuanto a la espasticidad los pacientes que padecen tetra o paraplejia, así como mejoría en el llamado síndrome del miembro fantasma, síndrome de Tourette, enfermedad de Parkinson y distonías de diversas índoles (51), (52), (53), (54), (55), (56), (57), (58), (59).

Existen estudios sobre la eficacia del cannabis en la mejoría en cuanto a disminución en la frecuencia de crisis epilépticas del tipo “gran mal”, pero en otros estudios ha sido considerado desencadenante de dichas crisis. (c), (60), (61), (62), (63).


* Trastornos mentales

Dentro de los efectos psíquicos del cannabis observados cuando son utilizados para usos lúdicos destaca como ansiolítico, hipnótico y euforizante. Hay abundante referencia de pacientes que la utilizan en su vida cotidiana como sustituto de otros medicamentos por su mayor margen de seguridad (riesgo de dependencia, sobredosis y recaídas tras tratamiento, principalmente) y menor coste económico en comparación con la medicación utilizada en la actualidad (especialmente ansiolíticos y antidepresivos). Esta hace que los cannabinoles puedan ser sustituto de muchas otras drogas utilizadas actualmente para este tipo de trastornos (64), (65), (66). Según un estudio realizado por la Asociación por el Cannabis como Medicamento en pacientes alemanes, la indicación para la que más se empleó la marihuana fue para la depresión (ver Boletín en (c) del 28/11/99).

Hay encuestas que afirman de un mayor uso de marihuana entre pacientes con esquizofrenia con el objetivo de paliar los efectos secundarios de su medicación habitual (67).

El laboratorio que comercializa el Marinol ® ha presentado ya la solicitud para incluir entre las indicaciones de su producto la demencia tipo Alzheimer, por la mejoría que experimentan los pacientes en sus vómitos y su estado anímico (12).

* Síndrome de abstinencia a alcohol y opiáceos

Frente a los llamados “programas libres de droga” que incluyen a la marihuana junto a la heroína y al alcohol en los objetivos propuestos para el abandono, existe abundante bibliografía que afirma que, como sedante que es, muchos pacientes se pueden beneficiar de ella y de hecho así lo hacen, durante el síndrome de abstinencia a estas sustanias (68), (69), (70).


* Propiedades antitumorales

Actualmente se llevan a cabo estudios sobre animales de experimentación acerca de estas cualidades, destacando por su proximidad a nosotros los que realiza el Profesor M. Guzmán en la Facultad Complutense de Madrid, sobre la inhibición y destrucción selectiva de células tumorales cerebrales. (76).

* Antiinflamatorio

Muchos pacientes afirman obtener beneficio tras consumir cannabis durante las crisis de determinadad enfermedades de carácter inflamatorio. Así se hace referencia a ella en patologías como la artritis, lupus, esclerosis múltiple, colitis ulcerosa y enfermedad de Chron, gastritis inflamatoria, esclerodermia, endometriosis y psoriasis entre otras. Parece ser que no sólo actuaría en estos casos como analgésico sino además mediante una acción antiinflamatoria demostrada hasta ahora en varios estudios sobre animales de experimentación. (71), (72), (73), (74).

También se ha descrito la utilización en forma local mediante “emplastos” elaborados con la planta para la administración tópica por la capacidad de absorción transdérmica de los cannabinoides. (75).

* Propiedades antitumorales


Actualmente se llevan a cabo estudios sobre animales de experimentación acerca de estas cualidades, destacando por su proximidad a nosotros los que realiza el Profesor M. Guzmán en la Facultad Complutense de Madrid, sobre la inhibición y destrucción selectiva de células tumorales cerebrales. (76).

* Otras indicaciones

Existen multitud de referencias anecdotarias, base para futuros estudios controlados a doble ciego, para otros trastornos a los que se ha hecho la marihuana:

Ha sido utilizada y lo es en la actualidad (de forma ilegal o en países donde no llegaron a aplicarse las leyes antiprohibicionistas de occidente) como antibiótico (sistémico y en aplicación local), para tratamiento de los acúfenos, de las alucinaciones provocadas por la ingesta de otro medicamento, de la anemia falciforme, de la Corea de Huntington (sólo el cannabidiol), en las retenciones urinarias (por su efecto sobre la relajación del esfínter urinario), estreñimiento, síndrome psíquico asociado a la menopausia, para mejorar la memoria a largo plazo, por su acción mucolítica y expectorante en procesos inflamatorios de vías respiratorias altas (rinitis, sinusitis), en el llamado Síndrome de Fatiga Crónica (por su capacidad de provocar un aumento de la energía, motivación e intropección), entre otros muchos (2), (3), (12).

Formas de administración

* Por vía inhalatoria: es la forma más eficaz de incorporar los principios activos del cannabis (13). Los efectos son inmediatos, llegando a mantenerse hasta 2-3 horas despues de su administración. Por su rapidez de acción la hace de elección en la mayoría de los casos, ya que la principal utilización que se hace de ella es como tratamiento sintomático agudo, especialmente para el dolor, los espasmos musculares, las crisis de broncoespasmo y el vómito, con la ventaja en este último caso de evitar la intolerancia oral que suele acompañar.


La administración por vía inhalatoria sr puede realizar:
+ Mediante el tradicional porro terapéutico empleando cigarrillos elaborados:

o exclusivamente con la planta, concretamente sus flores hembras.
o mezclando hachís (”chocolate” en argot, resina que desprende la planta en su fase de floración) con tabaco.

El humo de la combustión de la marihuana, aunque no contiene sustancias que producen adicción como la nicotina, sí incluye elementos dañinos (principalmente alquitrán y CO) irritantes e incluso cancerígenas, para la garganta y la mucosa bronquial. (2). A pesar de que el tratamiento crónico con marihuana requeriría solo 3-4 dosis al día, menos nocivo en comparación al del consumo habitual de tabaco (13), recomendamos los dos métodos siguientes para paliar este problema, especialmente si hay patología broncopulmonar asociada:

+ Usando las llamadas pipas de agua, que hacen que mediante la filtración del humo de la combustión de la planta a través del agua, este quede libre en gran medida de impurezas.


+ Existen ya comercializados en el mercado vaporizadores especiales que hacen que sólo sean los cannabinoides los que inhale el paciente. Se basan en el hecho de que el punto de combustión de estos es menor que el de las otras sustancias de la planta, temperatura a la que no llega el quemador. Incluyen un espectómetro que determina la concentración exacta de cannabinoides de la preparación (b).

+ Se ha intentado presentar el THC sintético en forma del clásico nebulizador que utilizan otros principios activos broncodilatadores, pero los intentos hasta ahora han fracasado por necesitar un excipiente aún más irritativo para la garganta que los resultados en la combustión de la planta.

* Por vía oral inicia los efectos en 1-3 horas, y debido a la circulación enterohepática, pueden mantenerse hasta las 12- 24 horas. Frente a la ventaja sobre el porro terapéutico de que evita los agentes irritativos de este, presenta dos grandes inconvenientes que desaconsejan de entrada su uso:

* su farmacodinámica: la lentitud en la aparición de sus efectos la hacen poco útil en casos agudos (principal utilización que se hace de ella) y la irregularidad de su eliminación y permanencia en sangre, y por lo tanto de sus efectos, de dificil automanejo para control de síntomas.

* además se ha comprobado que las crisis de ansiedad que en ocasiones ocurren tras el sumistro de cannabis están más relacionadas con la forma oral de administración que con la inhalada.

La marihuana se puede administrar oralmente:


+ Mediante la llamada cocina cannábica o alimentos preparados con la planta como ingrediente.

+ En forma de tintura de cannabinoides o solución alcohólica obtenida de la maceración de la planta (b).

+ A través de los comprimidos legalmente comercializados de Marinol®(a). Frente a la ventaja que supone el conocimiento exacto de la sustancia ingerida (THC exclusivamente) presenta dos inconvenientes frente al empleo que se hace de todos los cannabinoides cuando se utiliza la totalidad de la planta en sus distintas vias de administración:

* el THC utilizado aisladamente es excitante; son muchos los pacientes que refieren cuadros de ansiedad, confusión, vértigo, depresión, distorsiones en la percepción y otros síntomos parecidos tras la ingesta de THC sólo. El efecto exitante se ve contrarrestado con el efecto sedante de otros cannabinoides (principalmente el cannabinol) presentes en la planta. Así, en estudios comparativos hay gran número de pacientes que prefieren la utilización de toda la planta, a los comprimidos de THC sintético, refiriendo principalmente este (2) (3) (13).
* algunos efectos terapéuticos del cannabis ya se han relaccionado exclusivamente con otros cannabinoides distintos al THC, como la acción anticonvulsionante exclusiva del cannabidiol, e incluso se ha hablado de otrs sustancias presentes en las planta y distinta a los cannabinoides.

* Colirio: Para paliar el problema de la intolerancia a la psicoactividad producida por el tratamiento continuado que necesita un paciente de glaucoma, se han intentado comercializar colirios con THC sintético pero sin buenos resultados, ya que no es una sustancia hidrosoluble (y por lo tanto estable en el medio acuoso del colirio y absorbible por la conjuntiva). Parece ser que un derivado resultante de la modificación molecular de la anandamida,con similares facultades terapéuticas e hidrosoluble) puede tener futuro en este sentido.


* Ungüentos: por la capacidad de absorción transdérmica de los cannabinoides, se han preparado emplastos de maceración de la planta como antiinflamatorio, analgésico local y antiseptico, aunque también se especula con la posibilidad de uso en el glaucoma mediante la aplicación sobre los párpados (75).

* Supositorio: existe la formulación galénica para su preparación, para pacientes comatosos o que no toleren otra vía.

* Por ahora no se ha conseguido buenos resultados en la elaboración de preparados parenterales.

Intolerancia

El cannabis no se sabe bien el motivo, puede desencadenar tras su administración un cuadro de ansiedad agudo. Su duración depende de la vía de administración utilizada, siendo la misma que en el caso del efecto terapéutico y psicoactivo normal. No deja secuela alguna y sólo requiere tranquilizar al enfermo, administrándole si es necesario una benzodiacepina a dosis baja. Dichas reacciones ocurren en el 10 % de pacientes y han sido estadisticamente identificadas mas:

* con la forma oral de administración frente a la inhalada

* en las primeras tomas en relacción a consumidores experimentados
* cuando se han utilizado en dosis excesivamente altas
* en aquellas circunstancias en la que la ingesta ocurre en un “set and setting” ( valores, actitudes y experiencias con el cannabis previas del paciente y circunstancias externas en las que ocurre la administración) inapropiados.
* la administración del THC sólo comparado a la de la totalidad de los cannabinoides en la planta.

Tal vez el mayor riesgo de estas crisis de ansiedad suponga el diagnostico diferencial con otro tipo de trastorno. Al tratarse de una sustancia ilegal el paciente se siente coaccionado y no reconoce el consumo de ella, lo que puede llevar a desorientar al médico que le atiende (10), (76).
En el caso de que no puedan evitarse este tipo de cuadros paliando los anteriores factores desencadenantes, se podrían considerar como “pacientes intolerantes” y desaconsejado el posterior empleo de esta sustancia.

Margen de seguridad
Como vimos anteriormente, el cannabis actúa básicamente sobre núcleos cerebrales, no sobre órganos vitales. Esto a hace ser una sustancia muy segura. El único impedimento que presenta es su psicoactividad, e incluso a veces la dosis requerida para que la marihuana actúe terapéuticamente, son tan bajas que no producen afectación psíquica. No hay documentado ningún caso de muerte relacionado directamente con la ingestión aguda de marihuana. Ni siquiera se ha podido establecer su dosis letal teórica: los estudios encaminados a determinar este valor en humanos han fracasado dada la baja toxicidad de la planta. Solo se ha conseguido determinar por extrapolación de otros llevados a cabo en ratones, una dosis teórica letal equivalente a lo que representaría la administración de 40.000 “porros” (3).


Salvo que en ocasiones puede provocar cuadros de lipotimia por su carácter hipotensor, los efectos físicos en el organismo, excluyendo el terapéutico, son de la menor importancia Incluso su consumo a largo plazo “no produce trastorno alguno”, como afirmó la revista Lancet (nº 346 de 1995, página 1241).

No produce daño celular ni afecta al sistema inmunitario, ampliamente estudiado en enfermos de SIDA, no produce adicción, salvo casos de consumo compulsivo, estimado en un 10 % de los casos (12) y relacionado más a la personalidad psíquica del consumidor que a la planta.

Son muchos los grupos activistas que luchan por su legalización y por lo tanto muchos los trabajos que se han presentado para demostrar su inocuidad (d) (e). Según el juez de la Administración de la Agencia para el Control de Drogas de EE.UU. ante los estudios presentados por agrupaciones de médicos y pacientes, afirmó: “la marihuana, en su forma natural, es una de las sustancias terapéuticas activas más seguras conocida por la humanidad.”

Considerando además el riesgo añadido que supone la adulteración y sobredosis frecuente que ha acarreado su uso como sustancia ilegal, si ha sido segura como “droga” lo será aun más como “medicamento”. La relación riesgo/beneficio parece mucho mayor si la comparamos a otros fármacos utilizados en la actualidad para esos mismos fines terapéuticos.

Precauciones

- Bajo sus efectos se puede ver dificultada la realización de actividades peligrosas


El cannabis es una sustancia psicoactiva. Esto quiere decir, que como muchas otras, medicamentos o no (desde el alcohol a la nicotina, desde los antihistamínicos o benzodiacepinas al sagrado peyote mexicano) modifica el estado de la mente. Esto, que es tolerado y deseado por muchos, puede ser causante de problemas a la hora de utililizarlo como medicamento en pacientes que nunca lo han consumido con fines lúdicos.

Bajo los efectos del cánnabis, se produce el llamado “globo”, en el que cabe destacar como efecto secundario adverso en el caso de su uso como medicamento, una merma de la memoria reciente, de los recuerdos, de la atención y del seguimiento y coordinación en tares complejas. Aunque es una sustancia liposoluble, y por lo tanto se pueden detectar sus metabolitos varios días en orina por su acumulación en grasa, dichos metabolitos son inactivos desde el punto de vista psicoactivo y terapéutico, por lo que no existe problema a largo plazo. La duración de estas limitaciones cognitivas son las del “globo” y no dejan secuela psíquica posterior. Pero bajo sus efectos se produce un aumento teórico de riesgo de sufrir accidentes, especialmente domésticos y al conducir maquinaria peligrosa como puede ser un coche, por lo que aconsejamos extremar la prudencia en estas situaciones.

Valorar riesgo beneficio en el primer mes de embarazo

Hay referencias históricas de su utilización en la hiperémesis gravidica como terapia alternativa. Parece ser que el riesgo de daño fetal es pequeño, especialmente tras el primer trimestre, peroaún no hay estudios concluyentes al respecto. A la espera de los mismos, desaconsejamos su uso durante el embarazo y lactancia.

Valorar la forma de administración en caso de patología pulmonar asociada
Aunque los cannabinoides tienen efecto broncodilatador y expectorante, recomendamos formas alternativas de administración inhalada al “porro terapéutico”, como comentamos anteriormente, para paliar los agentes nocivos de la combustión del cannabis, especialmente dañinos si existe patología pulmonar asociada.


Conclusión

Parece ser que la marihuana no es tan peligrosa como creíamos. Sin entrar en juicios de valores, desde una perspectiva exclusivamente científica, hay que reconocer que es más segura que mucha de las sustancias empleadas como medicamento (AINES, insulina, opiáceos, penicilina, benzodiacepina, etc.), como sustancia lúdica legal (, nicotina, o alcohol), como sustancia lúdica ilegal (cocaína, opiáceos, éxtasis) e incluso para fines religiosos cuando es empleada por otras culturas (cactus de San Pedro, Peyote o Ayahuasca).

Pero lo que es más importante, parece ser que la marihuana es un buen medicamento. No cura, solo es un buen medicamento sintomático. Pero es segura y es capaz de aliviar unos sintamos (dolor, vómitos, desesperación) y en unos determinados enfermos (enfermos oncológicos, terminales, enfermos de SIDA) que por su especial sufrimiento hacen que cuando pienso en el tema, me pregunte si no sólo no estaremos castigando injustamente a una planta, sino, y es lo más importante, injustamente privando a unos pacientes de un eficaz y seguro medicamento

16 comentarios - Marihuana de uso medicinal.

caioknc -3
Ya no saben q decir para q legalizen el caño! jajajaja
barreiro2007
caioknc dijo:Ya no saben q decir para q legalizen el caño! jajajaja


despenalicen nabo
Pablopolis
me borraste el coment! todo por decir q estaba muy monotono!
Rocofx +1
bueee sirve para todo!

a fumatear se ha dicho!
desimari
El cannabis se usa desde siempre como droga hipnótica (inductora del sueño). Más que el THC, es otra sustancia, el canabidiol, la responsable de este efecto. Como todos los consumidores por motivos lúdicos saben, el cáñamo facilita un sueño profundo y reponedor.
mmmmmm...... lo voy a meditar...
kazachok
el primer dia que oli ese olor supe que era algo distinto


Fetita
la flor mas dulce de mi jardin(8)
FIrpom
INTERESANTE ME FALTO LEER PERO INTERESANTE!!
yago233
a mi hoy me dolia el dedo del pie...
DJFENIX
FIrpom dijo:INTERESANTE ME FALTO LEER PERO INTERESANTE!!


Nakius +1
Un poco lungo, no lo terminé. Está bueno, ¿y la fuente?
andimara
FIrpom dijo:INTERESANTE ME FALTO LEER PERO INTERESANTE!!

idem