NOMBRE: Dexalergin Gotas
TIPO: Medicamento
LABORATORIO : Alcon
GRUPO TERAPÉUTICO: 17.4) Corticoides De Uso Ocular
PRINCIPIO ACTIVO: Dexametasona

ACCIÓN TERAPÉUTICA
Antialérgico.

COMPOSICIÓN
Cada 100 ml contiene: Fosfato Sódico de Dexametasona 5 mg; Sulfato de Neomicina 500 mg; Maleato de Clorfeniramina 100 mg; Clorhidrato de Nafazolina 100 mg.


CONTRAINDICACIONES DEL PRINCIPIO ACTIVO

Hipersensibilidad a la dexametasona o a otro corticoide.

Las presentaciones oftalmológica no deben utilizarse en los siguientes casos: Queratitis por herpes simples.

Infecciones virales agudas de la córnea o conjuntiva.

Infecciones micóticas oftálmicas u óticas.

Infecciones por micobacterias oculares.

Perforación timpánica.

Infecciones micóticas sistémicas.

Cultivo de esputo positivo para Cándida albicans.


PRECAUCIONES DEL PRINCIPIO ACTIVO
Durante períodos de estrés: Se deben utilizar corticoides de rápido comienzo de acción.

La dosis de corticoides debe aumentarse durante estas situaciones.

Pueden enmascarar signos de infección.

En caso de nuevo foco infeccioso puede dificultarse el hallazgo del mismo.

En malaria cerebral, los corticoides pueden prolongar el coma e incrementan el riesgo de neumonía y sangrado gástrico.

Las vacunas a virus inactivados o bacterianas pueden no producir la respuesta inmune esperada.

Los pacientes que reciban tratamiento con corticoides no deben exponerse a enfermedades virales, advertir que en caso de sintomatología consulten de urgencia.

Infección conocida o sospechada por estrongiloides.

Los corticoides pueden incrementar la aparición de tuberculosis en pacientes con tuberculosis latente o con prueba de PPD positiva.

Los pacientes deben ser controlados por reactivación de patologías infecciosas.

Si se utiliza tratamiento prolongado con corticoides (mayor a 2 semanas), se recomienda quimioprofilaxis.

El uso de corticoides en tuberculosis activa debe ser restringida a casos de enfermedad fulminante o diseminada conjuntamente con el tratamiento antituberculoso.

El uso de glucocorticoides en pacientes con reciente infarto de miocardio se asocia con mayor riesgo de ruptura de músculo cardíaco.

Los corticoides tienen mayor efecto en pacientes con hipotiroidismo y cirrosis.

Deben ser utilizados cuidadosamente en pacientes con: Colitis ulcerativa no especifica.

Diverticulitis.

Anastomosis intestinal reciente.

Ulcera péptica activa.

Insuficiencia renal.

Hipertensión.

Osteoporosis.

Miastenia gravis.

El uso simultáneo de aspirina y corticoides debe ser cuidadosamente seguido en pacientes con hipoprotrombinemia.

Los corticoides pueden disminuir la motilidad y el número de espermatozoides.

Los glucocorticoides pueden alterar la respuesta a los anticoagulantes orales.

Si se administran conjuntamente con diuréticos perdedores de potasio, se debe monitorear la concentración de potasio frecuentemente.

Los pacientes pediátricos pueden absorber mayores concentraciones de corticoides de uso tópico.

El uso de corticoides interarticulares no debe realizarse sobre articulaciones con procesos infecciosos o articulaciones inestables.

Las presentaciones nasales deben evitarse en pacientes con cirugía nasal reciente, ulceras nasales o traumatismos.

Las infecciones por Cándida albicans son infrecuentes posteriores al tratamiento intranasal o inhalatorio con corticoides.

INTERACCIONES DEL PRINCIPIO ACTIVO


-Albendazol: El uso simultáneo incrementa el riesgo de efectos adversos propios del albendazol (náuseas, vómitos, mareos y alteraciones del hepatograma). Se sugiere vigilar la aparición de estos efectos adversos y control con hepatograma periódico.

-Anfotericina B: la combinación de ambos agentes puede predisponer a disfunción cardíaca secundaria a hipocalemia. Se recomienda monitorear el ionograma y la función cardíaca durante el tratamiento combinado.

-Amprenavir: puede disminuir la efectividad del amprenavir por disminución de sus concentraciones. Monitorear la efectividad del mismo y eventualmente ajustar la dosis.

-Aprepitant: este agente produce inhibición del citocromo P450, disminuyendo así la metabolización de la dexametasona. La administración oral de dexametasona debe ser reducida aproximadamente a un 50% en pacientes que reciben aprepitant.

-Aspirina: la coadministración de ambos antiinflamatorios produce aumento del riesgo de sangrado y ulceración gastrointestinal por efectos aditivos sobre la mucosa gástrica. Monitorear signos de sangrado digestivo.

-Bupropión: la coadministración de ambos agentes puede disminuir el umbral para crisis convulsivas. No se recomienda su uso simultáneo.

-Carbamazepina: la carbamazepina ha demostrado incrementar el metabolismo de los corticoides. A su vez la carbamazepina interfiere en el test de supresión de dexametasona. Se puede requerir un aumento de la dosis de corticoides en pacientes que reciban carbamazepina.

-Caspofungin: una reducción de las concentraciones plasmáticas de caspofungin, secundaria a inducción enzimática, puede observarse durante el tratamiento simultáneo con dexametasona. Se sugiere incrementar la dosis de caspofungin a 70 mg en pacientes con esofagitis por Cándida o aspergilosis que no responden a los 50 mg.

-Cisatracurio: con el uso concomitante puede observarse disminución de la efectividad del cisatracurium. Si es requerida la terapia combinada, se debe controlar la efectividad del relajante muscular y ajustar la dosis.

-Donepezilo: la eliminación de donepezilo puede incrementarse con la administración de dexametasona debido al aumento de su metabolismo. Se debe considerar tratamiento esteroideo alternativo en pacientes que reciben donepezilo.

-Etinilestradiol: la combinación de corticoides con anticonceptivos, puede aumentar la vida media de los primeros, prolongando así el efecto de la dexametasona. En pacientes con tratamiento anticonceptivo se deben reducir las dosis de corticoides.

-Fenobarbital: el uso concomitante disminuye la concentración plasmática de dexametasona debido a la inducción del metabolismo del corticoide. Un incremento de la dosis de corticoide puede ser requerida.

-Fenitoína: El uso conjunto demuestra disminución de la efectividad del corticoide, debido al aumento de su metabolismo hepático. Se pueden requerir dosis más altas de dexametasona en pacientes que reciban ambos tratamientos.

-Fluoroquinolonas:
Se observa un aumento del riesgo de ruptura tendinosa. Las fluoroquinolonas deberían discontinuarse en pacientes con dolor, inflamación o ruptura tendinosa. Estos pacientes deberán abstenerse de realizar ejercicio hasta descartar el diagnóstico de tendinitis o ruptura tendinosa.

-Glibenclamida: Los corticoides aumentan las concentraciones de glucosa circulante en plasma por lo que se puede requerir un incremento en la dosis de las sulfonilureas. Monitorear la glucemia y ajustar la dosis.

-Hormona de crecimiento humana:
Los glucocorticoides disminuyen el efecto de la hormona de crecimiento humana. En el posible caso de requerir el uso simultáneo utilizar la menor dosis de corticoides a fin de no afectar la función de la hormona de crecimiento.

-Indinavir: Aunque esta interacción no ha sido particularmente estudiada, se puede considerar que la dexametasona al tener efecto inductor enzimático puede disminuir las concentraciones plasmáticas del Indinavir. Se debe monitorear la respuesta al indinavir y en caso de no obtener la respuesta deseada considerar el ajuste de la dosis.

-Insulina: durante el tratamiento concomitante pueden requerirse cambios en el esquema terapéutico en pacientes bajo tratamiento con corticoides, ya que estos aumentan los niveles plasmáticos de glucosa. Monitorear la glucemia y ajustar la dosis de insulina.

-Imatinib: Puede observarse disminución de los niveles en plasma de imitanib, cuando este es administrado en forma simultánea con dexametasona. El efecto se debería a inducción del metabolismo hepático. Se sugiere ajuste de la dosis en caso de ser necesario.

-Irinotecan: Cuando se administra este fármaco junto con corticoides, como antiemético, incrementa el riesgo de linfocitopenia e hiperglucemia. Se recomienda realizar dosajes de glucemia seriados y controles del número de leucocitos.

-Itraconazol:
Este agente produciría la reducción del metabolismo mediado por el citocromo P4503A4, produciendo así el aumento de las concentraciones del corticoide, incrementando el riesgo de eventos adversos propios. Las dosis de los corticoides deben reducirse en pacientes que se encuentren bajo tratamiento con itraconazol. Además, es aconsejable evaluar el eje hipo fizo

-adrenal en estos casos.

-Mivacurio: con el uso concomitante puede observarse una disminución de la efectividad del mivacurium y también, puede presentarse debilidad muscular prolongada y/o miopatía. Si es requerida la terapia combinada, se debe controlar la efectividad del mivacurium y ajustar la dosis.

-Norelgestromin: la combinación de corticoides con anticonceptivos, puede aumentar la vida media de los primeros, prolongando así el efecto de la dexametasona. En pacientes con tratamiento anticonceptivo se deben reducir las dosis de corticoides.

-Pancuronio:
con el uso concomitante puede observarse una disminución de la efectividad del pancuronio y también, puede presentarse debilidad muscular prolongada y/o miopatía. Si es requerida la terapia combinada, se debe controlar la efectividad del pancuronio y ajustar la dosis.

-Praziquantel: El uso simultáneo de praziquantel con dexametasona, puede disminuir los niveles plasmáticos de praziquantel en pacientes con neurocistecircosis. Se sugiere evitar el uso de corticoides con praziquantel.

-Primidona: Se ha demostrado incremento del metabolismo hepático de los corticoides por parte de la primidona. Se sugiere monitorear la eficacia de los corticoides sobre todo en pacientes que presentan dependencia a los mismos (asmáticos).

-Quetiapina:
con el uso concomitante disminuyen las concentraciones de quetiapina debido al poder inductor enzimático de los corticoides. Monitorear al paciente y eventualmente ajustar dosis para mantener el efecto terapéutico.

-Regaliz: el uso aumenta el riesgo de efectos adversos de la dexametasona por disminución de su clearance. Utilizar con precaución y disminuir la dosis de dexametasona.

-Rifampicina: El uso concomitante de rifampicina y dexametasona puede resultar en un incremento del metabolismo del corticoide. Se debe ajustar la dosis del corticoide al iniciar o discontinuar la rifampicina.

-Ritonavir: La coadministración puede elevar los niveles plasmáticos del corticoide. Se sugiere disminuir la dosis en pacientes que se encuentren bajo ambos esquemas terapéuticos.

-Rocuronio: con el uso concomitante puede observarse una disminución de la efectividad del rocuronio y, también, puede presentarse debilidad muscular prolongada y/o miopatía. Si es requerida la terapia combinada, se debe controlar la efectividad del rocuronio y ajustar la dosis.

-Saquinavir: Esta droga, por ser un inductor del citocromo P450, provocará un aumento del metabolismo del saquinavir con la consecuente disminución en la concentración plasmática de este. Existe el riesgo que pierda efectividad el saquinavir. De ser posible evitar esta asociación.

-Salicilato:
Los niveles de salicilato disminuyen ante la presencia de dexametasona. Esto se debería a un aumento del filtrado glomerular y una disminución de la reabsorción tubular observada con los corticoides. Se deben vigilar síntomas de toxicidad por salicilatos y también eventuales síntomas gastrointestinales.

-Tuberculina:
El test de reactividad a la tuberculina puede verse suprimido o deprimido por 5 a 6 semanas en pacientes que recibieron tratamiento con glucocorticoide. Se recomienda precaución al interpretar los resultados del mismo.

-Vacunas:
Como regla general, las vacunas a virus vivos atenuados o bacterianas no deben ser administradas en pacientes que se encuentran inmunosuprimidos como resultado de prolongados tratamiento con corticoides. Tratamientos a corto a mediano plazo (menos de 14 días), así como aplicaciones tópicas o intraarticulares no son consideradas contraindicaciones. Algo similar sucede en caso de terapia de reemplazo en donde los pacientes no son considerados inmunosuprimidos. Esperar un período de tiempo prudencial (al menos 3 meses) luego de finalizar el tratamiento corticoideo antes de considerar el uso de estas vacunas.

-Vecuronio: con el uso concomitante puede observarse una disminución de la efectividad del vecuronio y también, puede presentarse debilidad muscular prolongada y/o miopatía. Si es requerida la terapia combinada, se debe controlar la efectividad del vecuronio y ajustar la dosis.

Fuente:http://www.diagnosticomedico.es/medicamento/Dexalergin_Gotas--45513.html

Comenten, espero que les sirva, muchas gracias