La onicofagia es el nombre científico que se le da al hábito de comerse las uñas. Es un trastorno que suele presentarse en la infancia y adolescencia y debe tratarse lo antes posible para evitar que esta costumbre se enfatice o haga crónica.

Concecuencias de comerse las uñas
El borde libre desaparece y la uña se sumerge en el lecho ungueal. Su reiteración en el tiempo provoca lesiones varias, como la inflamación y elevación de los bordes laterales o incluso formaciones verrugosas secundarias a la hiperplasia cuticular. Los hábitos de morderse las uñas más agresivos pueden provocar hemorragias subungueales y pérdida de tiras ungueales, que pueden dejar espolones ungueales residuales o conllevar la pérdida de toda la uña. Los desperfectos a nivel de los pliegues ungueales, como son las cutículas y padastros, pueden manifestarse en forma de "paroniquia crónica" (inflamación aguda del tejido celular de los dedos) con exacerbaciones infecciosas agudas. En los casos severos se produce un deterioro de la placa ungueal y la formación de cicatrices locales con distrofia de toda la unidad ungueal y anomalías de la matriz.

Las uñas mordidas y posteriormente ingeridas pueden impactarse en la faringe y producir reacciones inflamatorias. También pueden aspirarse y pasar al árbol bronquial favoreciendo sobre infecciones o diversas complicaciones en el tejido pulmonar. Pero lo más habitual es que pasen al tubo digestivo y acaben mezclándose con las heces al final del trayecto dada la imposibilidad de digerir el resto ungueal.

Las uñas son herramientas que se nos han brindado para facilitarnos la tarea de coger cosas, abrir objetos así como proteger de agresiones externas el extremo de los dedos. Un dedo sin uñas es un dedo amputado que no puede desempeñar todas sus funciones como es debido. Igualmente morderse las uñas desde temprana edad puede provocar cuando esta es intensa y se prolonga en el tiempo hipertrofia de los tejidos adyacentes, retroceder la raíz ungueal del borde de la uña, y llevar a graves alteraciones en la estética dental y bucal.

Como evitar comerse las uñas

- Al conducir un vehículo mantener las dos manos en el volante.
- La mejor manera de descarga tensión es realizar alguna actividad manual que permita distraer la necesidad.
- Al leer un libro, periódico o revista lo mejor es mantener ambas manos sujetando el material de lectura o tener una de las manos fijas en el papel, haciendo presión.
- Al escuchar hablar a alguien, las manos pueden ir inconscientemente a la boca. Para evitar dicha acción, colocarlas en los bolsillos, jugar con algún objeto o sujetar algún elemento que sirva de distracción.
- Si nada de esto causa efecto porque el impulso es mucho más fuerte, pintar las uñas con esmalte transparente y que contenga sabor amargo. De esta manera, al llevar las uñas a la boca se recordará que mejor evitar esta pica. También se puede utilizar algún ingrediente picante.
- Al sentir ganas de llevar las uñas a la boca, golpear con la yema de los dedos suavemente en la superficie. Este mecanismo las fortalece y les da resistencia.
- Las técnicas de relajación son muy útiles. El yoga, los deportes o entretenerse con algún hobby dan muy buenos resultados.

Si te comes las uñas...[Entra]

cuidar

Espero que les sirva de ayuda

Fuente:www.plenitud.com