Cuánto y cómo afecta el uso de la computadora nuestra visi


LOS RIESGOS DE LA COMPUTADORA

Ojos bien abiertos, pero... vulnerables


¿Cuánto y cómo afecta el uso de la computadora nuestra visión? Mucho, pero no tanto por las radiaciones de la pantalla, sino más bien por las consecuencias de mantener durante horas y horas la misma postura. Y por el esfuerzo de la vista, que frente al monitor parpadea hasta 5 veces menos que normalmente.



Ojos


"De la PC de la casa a la del trabajo y de la del trabajo a la de casa", parece ser la nueva consigna, parafraseando las palabras que un conocido líder político pronunciara hace ya décadas.
Ahora bien, ¿qué distancia es la adecuada para respetar entre los ojos y la pantalla de la computadora? ¿Cuánto tiempo frente a la pantalla es "mucho tiempo" para la vista?
Muchos son los mitos en este sentido y uno de ellos (tal vez el primero que conviene desterrar) es que la vista no se desgasta con el uso.
El ojo hace sentir su fatiga en forma de pesadez ocular (pesadez en los parpados), visión borrosa y enrojecimiento de la esclerótica (parte blanca de los ojos).
La cuestión puede ir más allá y provocar, en el corto plazo, sequedad ocular, irritación frente a la luz y la conocida y muy molesta sensación de "arenilla", además del dolor de cabeza.
Pero hay más: para algunos, las consecuencias del exceso de horas frente a la pantalla pueden significar, inclusive, trastornos en el humor y en el sueño.


Rayos y cefaleas

No hay estudios biomédicos que prueben que los rayos del monitor de la PC produzcan algún daño específico sobre los tejidos del ojo.
Los daños de los que se habla (y que los especialistas no se cansan de atender en sus consultorios) tienen que ver con el mencionado cansancio visual y la sequedad ocular.
Para el oftalmólogo Alfredo Roude, la salud de los ojos varía a lo largo de nuestras vidas.
Por lo tanto, es necesario realizar consultas oftalmológicas periódicas desde la primera infancia para detectar aquellas patologías o errores refractivos que puedan alterar nuestra visión.
Y no está de más mencionar también los daños relacionados con la postura frente al monitor, que son tratados por los traumatólogos: cefaleas, dolores por contractura cervical producto de la mala posición o, incluso más abajo, en la sección lumbar de la columna, puede ser las consecuencias no visuales.


Frecuencia y lubricación

A partir de tener una idea clara de cómo vemos, se puede tener en cuenta las múltiples variables que entran en juego cuando nos sentamos frente la computadora, como la lubricación del ojo, la posición del monitor, la iluminación y la postura.
El parpadeo es un mecanismo por el cual el ojo se lubrica y se protege.
"El mecanismo de lubricación que proporciona a los ojos el parpadeo es como el aceite para el motor de un auto", grafica el oftalmólogo de la Clínica Nano.
Cuando una persona está, digamos, conversando, sus ojos parpadean a una frecuencia media de 22 veces por minuto. Al leer, esta frecuencia va de 12 a 15 veces.
Pero frente a la computadora, el ojo parpadea menos de 5 veces por minuto.
Esto significa tres veces menos que al leer y entre cuatro y cinco veces menos que en circunstancias de uso normal o poco exigido.
Si cuanto mayor es la atención sobre el objeto, menos parpadea el ojo, no es raro que la sintomatología aumente por el uso del monitor.
El exceso de horas frente a la PC provoca sequedad de los ojos y fatiga ocular, además de la fatiga mental que pueda traer aparejada.


La exposición de la córnea

El monitor de la computadora debe estar siempre por debajo del horizonte visual.
Esto permite que los párpados cubran mayor superficie del globo ocular y disminuya la exposición de la córnea.
De este modo, la película lagrimal que cubre la córnea se secará en menor medida.
La posición correcta sería mantener la cabeza levemente inclinada hacia el monitor, unos 15 grados, y ubicarse a no menos de 35 a 50 centímetros de distancia de la PC.
Otra fuente de incomodidad es la mala iluminación.
Roude recomienda evitar el reflejo de la pantalla para aumentar la visibilidad y disminuir la fatiga ocular.
La iluminación ambiental debe ser lo suficientemente tenue para un buen contraste de la pantalla pero sin que dificulte por ejemplo, la visión de textos que haya sobre la mesa.
La luz de la ventana, dice el médico, no debe estar en el rostro de la persona ni reflejarse en el monitor.
La ubicación ideal sería que la iluminación llegue a los costados de los monitores.
Es conveniente que si hay luz eléctrica, esta caiga siempre por detrás de los monitores, para que no haya reflejos molestos para los ojos.


Recomendaciones


A. Si el oftalmólogo lo indica, usar colirios recetados en forma periódica, mientras se trabaja frente a la pantalla.
B. En caso de usar lentes de contacto, utilizar colirios con mayor frecuencia.
C. Ubicarse frente a la pantalla, de modo que la mirada sea levemente hacia abajo.
D. No fijar la mirada en el monitor por más de 50 minutos seguidos.
E. Hacer descansar la vista de 5 a 10 minutos entre cada uno de esos períodos; levantarse, mirar a lo lejos y luego volver a acercar la vista al monitor, pero suavemente.
F. Dirigir la mirada a la lejanía para movilizar los músculos del ojo.
G. Regular la temperatura ambiental para evitar el aumento de la sequedad ocular.
H. Consultar al oftalmólogo para saber si se necesitan anteojos.

En pocas palabras
El examen oftalmológico


Este será, siempre el mejor punto de partida para el cuidado de su visión.
Hágase examinar por un oftalmólogo anualmente. El descartará la necesidad de anteojos o la presencia de enfermedades oculares y será quien mejor le recomiende qué medidas adoptar.
Si es mayor de 40 años y utiliza lentes para lectura, debe saber que la mayoría de los de visión cercana están hechos para corregir distancias a 40 centímetros. Por lo tanto, es importante que sean ajustados para la distancia requerida a su monitor.
En consecuencia, usted debe utilizar lentes diseñados especialmente para acomodar esta distancia, los llamados "lentes para la computadora".
Otra opción son los llamados lentes progresivos o multifocales, que le permiten una buena visión a diferentes distancias.
Sus lentes también pueden recibir protección antirrefractantes especiales y tintes para ayudarle a reducir sus molestias.

bien


Fuente: Diario La Nueva Provincia
pero

vulnerables
abiertos


NO nos olvidemos de nuestros ojos.
Saludos