El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

reflexin para vivir mejor,animence a un cambio

reflexin para vivir mejor,animence a un cambio


reflexion




En la mayoría de los casos, la lectura se realiza de una forma mecánica sin apenas razonar su contenido. Por contra, en esta sección se hará una breve reflexión sobre frases escritas por personajes famosos de nuestra historia.



Oír o leer sin reflexionar es una ocupación inútil (Confucio 551 AC-478 AC. Filósofo chino).








Las actitudes son más importantes que las aptitudes (Sir Winston Leonard Spencer Churchill, 1874-1965. Estadista británico, historiador, escritor y uno de los principales oradores del siglo XX. Recibió el Preio Nobel de Literatura en 1.953).

Reflexión:

Las actitudes son disposiciones de animo que manifestamos exteriormente ante la vida. Sin embargo, las aptitudes son disposiciones naturales o adquiridas para algo en concreto. De manera que es más importante nuestra actitud, porque a través de ella damos un determinado sentido a las cosas, o dicho de otro modo, el significado que damos a cuanto ocurre en nuestras vidas depende de nuestra actitud, ya que no es lo mismo ver las cosas con actitud pesimista, que optimista. Una persona pesimista vera problemas donde otra optimista vera ocasiones favorables para su mayor crecimiento y desarrollo. Según decía el autor arriba citado en otra de sus frases conocidas: 'Un optimista ve oportunidades en toda calamidad y un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad'.





Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no te consideres obligado a llevársela (Pitágoras de Samos, 582 AC-507 AC. Filósofo y matemático griego).

Reflexion:

Generalmente todo el mundo se conmueve ante la desgracia ajena y de manera espontánea ofrece su ayuda, cumpliendo de ese modo con el deber que todo ser humano tiene de ayudar a sus semejantes. Ahora bien, en estos casos, debemos procurar no dejarnos llevar por nuestros sentimientos, que con frecuencia se encuentran desbordados ante la situación. Si traspasamos nuestros límites de ayuda hasta el extremo de considerarnos obligados a levantar la carga ajena, incurriremos en un grave error, causando un gran perjuicio a la persona al privarle de una experiencia que sólo a ella le corresponde vivir, porque según las Leyes que nos rigen, cada cual recibe aquello que le corresponde. Por lo tanto, cada cual debe llevar su carga, recibiendo con ella una lección que aportará grandes beneficios en favor del crecimiento espiritual y de un mayor avance en el camino evolutivo.




Todas las pasiones son buenas mientras uno es dueño de ellas, y todas son malas cuando nos esclavizan (Jean Jacques Rousseau, 1.712-1778. Pensador y escritor francés).


Reflexión:

La pasión es un deseo vehemente que cualquier persona puede experimentar. Todos podemos sentir algún tipo de pasión en el transcurso de nuestras vidas, lo cual no es nada negativo en si mismo, siempre y cuando obremos con moderación, no siendo demasiado permisivos con ella y sí dueños en todo momento de la situación. Cuando la pasión provoca un intenso y desmesurado deseo que resulta ser más fuerte que nuestra voluntad de renunciar, entonces quedamos totalmente sometidos y esclavizados a ella, siendo para nosotros negativa y perjudicial.




El hombre ha nacido libre y por doquier se encuentra sujeto con cadenas (Jean Jacques Rousseau, 1.712-1778. Pensador y escritor francés).

Reflexión:


El libre albedrío en el ser humano, es un derecho adquirido por naturaleza. Nacemos libres y nuestro deber es serlo, lo que ocurre es que existe una gran mayoría de personas, que de forma voluntaria cambian su libertad por la esclavitud, desde el momento en que se dejan influir por el ritmo de vida que marca el sistema. Estas personas, se atan a sí mismas a una serie de cadenas que les obligan a vivir una vida llena de condicionamientos sociales de todo tipo; los medios de comunicación, la publicidad, las modas, etc. y aunque les parezca que son libres, en realidad no lo son porque viven en función de lo establecido y programado en la sociedad. Sin embargo, si actuasen según el dictado de su mente y de su corazón, independientemente de lo que hagan los demás, entonces podrían ser i sentirse totalmente libres.








Nadie puede llegar a la cima armado sólo de talento. Dios da el talento; el trabajo transforma el talento en genio (Anna Pavlova, 1881-1931. Famosa bailarina de ballet rusa. La más célebre de su época).

Reflexión:

El talento, esa aptitud natural para hacer alguna cosa, es una condición innata en el individuo. Es una característica que va implícita en el temperamento y quien la posee, se vale de ella para lograr triunfar en la vida. Pero no lo consigue sólo con talento, porque esa aptitud por si misma no basta, sino que es necesario además el esfuerzo personal y el trabajo. En la historia de la humanidad, existen múltiples ejemplos de personajes famosos que empezando de la nada, consiguieron llegar a la cima y no lo lograron sólo por disponer de talento, sino que lo consiguieron gracias a su tesón, a su empeño, a su lucha, a su trabajo…etc. Todo ese esfuerzo personal, es el que les permitió desarrollar ese talento y convertirse en genios. Un claro ejemplo de este hecho es la autora de la frase arriba citada.




El presente sólo se forma del pasado y lo que se encuentra en el efecto estaba ya en la causa (Henri Bergson, 1859-1941. Escritor y filósofo francés ganador del Premio Nobel de Literatura en 1.927).


Reflexión:


Esta frase viene a confirmar una vez más que, cada causa provoca su efecto correspondiente, cumpliéndose así una de las principales Leyes que rigen en el Universo. Cada pensamiento, sentimiento, o acción, es una causa que genera unas consecuencias o efectos determinados, de manera que las causas generadas en el pasado, provocaron unas consecuencias o efectos que han condicionado nuestro presente. Por la misma razón, todo cuanto hagamos en el presente, serán las causas cuyos efectos posteriores condicionaran nuestro futuro. Esto significa que debemos prestar atención a nuestra forma de proceder, porque en el futuro deberemos afrontar las consecuencias que nuestra actitud haya originado.





Hay que juzgar los sentimientos por los actos, más que por las palabras (George Sand, 1804-1876. Seudónimo de Amandine Aurore Lucille Dupin, baronesa Dudevant. Novelista francesa del movimiento romántico).


Reflexión:

Con frecuencia, las personas se sienten dominadas por sus sentimientos, sobretodo si su temperamento es apasionado y visceral. En estas circunstancias, es fácil hablar con ligereza, comprometiéndose incluso a llevar a cabo cualquier hazaña o acción. Pero una cosa son las palabras, y otra muy distinta los hechos. De modo que, para conocer realmente los sentimientos de una persona, es necesario reparar en su actitud, ya que una vez desvanecida la euforia del momento y los sentimientos se han sometido a la razón, son los actos con la dificultad que conllevan y no las palabras, los que ponen de manifiesto la veracidad y solidez del sentimiento.





Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro (Platón 427 AC-347 AC. Filósofo griego alumno de Sócrates y maestro de Aristóteles).


Reflexión:


Pensando detenidamente en el significado de esta frase, podría representarse con el símil gráfico de un boomerang, eso es un arma arrojadiza que regresa siempre a quien lo lanza. Algo parecido ocurre con todo aquello que 'lanzamos' hacia los demás, de manera que según obremos, así recibiremos. Si los pensamientos, sentimientos o acciones, son positivos, repercutirá sobre nosotros de modo favorable. En cambio si son negativos, sucederá todo lo contrario. Por lo tanto, cuando pretendemos el bien para nuestros semejantes, ya sea a través de un pensamiento, un sentimiento (deseo) o una acción, automáticamente estamos atrayendo el bien para nosotros, de ahí la importancia de estar siempre atentos a nuestra forma de pensar, sentir y obrar, porque según sean éstos, así serán las consecuencias a las que nos enfrentaremos.




Debemos obrar como hombres de pensamiento; debemos pensar como hombres de acción (Henri Bergson 1859-1941. Escritor y filósofo francés, ganador del Premio Nóbel de Literatura en 1927).


Reflexión:

Obrar como hombres de pensamiento, significa obrar según nuestro criterio personal, sin dejarnos influir por las corrientes a que induce la sociedad. Significa obrar siendo en todo momento plenamente conscientes de nuestros actos, ya que habremos sometido previamente a nuestro pensamiento toda circunstancia o situación, lo cual, a su vez nos permitirá minimizar el riesgo de cometer errores en nuestras decisiones. También significa obrar conociendo nuestra realidad y la de nuestro entorno. Conocer nuestras capacidades y limitaciones para poder obrar en consecuencia, y expresar siempre nuestra particular forma de ser, que será producto de nuestros singulares pensamientos.
Debemos pensar como hombres de acción, porque es precisamente a través de la acción, cuando más se ejercita el pensamiento. El hecho de pensar no sólo debe asociarse a una vida contemplativa, sino que es necesario llevarlo a cabo constantemente, por ser precisamente en el pensamiento donde se originan todos y cada uno de nuestros actos.







Hacer felices a otros hombres: no hay nada mejor, ni más bello (Ludwig van Beethoven, 1770-1827. Compositor y pianista alemán. Su legado musical va desde el período clásico hasta el romanticismo musical y fue el último gran representante del clasicismo vienés).


Reflexión:


Una de las sensaciones más gratificantes que cualquier persona puede experimentar, es la de poder sentirse artífice de la felicidad ajena. Cuando en el transcurso de nuestra vida se nos presenta esa posibilidad, podemos comprobar como el hecho de llevar a cabo un acto de altruismo y amor al prójimo, nos produce una sensación de dicha y plenitud que no es comparable con ninguna de las sensaciones que podemos sentir al obtener algo de índole material. Es precisamente a través de actos relacionados directamente con los valores morales o espirituales de cada cual que nos impulsan a obrar en favor del ajeno, como podemos sentir grandes satisfacciones, porque se trata en definitiva de estar cumpliendo con nuestro deber.




Vale más sembrar una cosecha nueva que llorar por la que se perdió (Alejandro Rodríguez Álvarez, conocido como Alejandro Casona, 1903-1965. Dramaturgo y poeta español perteneciente a la Generación del 27).


Reflexión:


Cuando por circunstancias de la vida nos vemos afectados por algún tipo de pérdida, de nada sirve lamentarnos y pensar reiteradamente en lo que pudo ser y no fue. Es inútil volver la vista atrás, tratando de recuperar aquello que ya no es posible. Lo mejor que podemos hacer es reaccionar rápidamente, adoptando una actitud positiva y mirando hacia delante con nuevos propósitos, teniendo en cuenta que todo tiene su razón de ser y nuestro deber es seguir el camino que nos depara la vida, esa escuela donde venimos a experimentar todo tipo de vivencias. Cada experiencia vivida, bien sea favorable o adversa, es igual de útil a nuestro espíritu, porque a través de ella adquirimos conocimientos y sabiduría, imprescindibles para nuestra evolución.




Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá esa sea la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen ( Henry Ford, 1863-1947. Industrial estadounidense fundador de la Compañía Ford Motor Company).


Reflexión:


Actualmente en nuestra sociedad parece ser que son pocas las personas que practican el trabajo de pensar, quizás porque les resulta una tarea ardua y difícil. Prefieren acomodarse al sistema establecido, que se encarga de pensar por ellas y de programar sus vidas, diciéndoles en todo momento como deben ser y lo que deben hacer. Otras personas sin embargo, prefieren pensar, no viendo en ello dificultad alguna. Estas personas, desarrollan su propio pensamiento, agudizan su mente y adquieren plena consciencia de la realidad. Su modo de proceder es conforme a sus gustos y preferencias y toman sus propias decisiones en función de su criterio y voluntad. Ellas en definitiva, al pensar, pueden ejercer realmente el libre albedrío, porque es precisamente en su pensamiento donde se origina su actitud.






Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar (Sir Winston Leonard Spencer Churchill (1874-1965. Estadista británico, historiador, escritor y uno de los principales oradores del siglo XX. Recibió el Premio Nóbel de Literatura en 1953).

Reflexión:


Queda perfectamente claro por su evidencia, el significado de la primera parte de esta frase. Sin embargo, la segunda parte requiere una breve reflexión. Ciertamente se necesita valor para sentarse y escuchar, no es nada fácil prestar atención a los intereses ajenos cuando a cada cual le bastan los suyos propios. En la ajetreada vida cotidiana que nos impone nuestra sociedad, cada vez es mayor el número de personas que por falta de tiempo no se paran a pensar en ellas mismas, en su forma de pensar y de obrar. Estas personas, mucho menos tendrán tiempo para dedicarlo a los demás, sin embargo, este acto altruista, es sumamente positivo, beneficioso y aleccionador para la persona que escucha, mientras que la persona que siente escuchada, queda en gran manera reconfortada y agradecida.




En las adversidades sale a la luz la virtud (Aristófanes, 444 AC-385 AC. Dramaturgo griego).

Reflexión:

En los momentos desfavorables de la vida, cuando hace acto de presencia la adversidad, la desgracia, etc., el ser humano, de una forma natural y espontánea, reacciona según sean las características de su temperamento. En esta reacción, que será tanto más equilibrada cuanto más cultivado sea su interior, saldrá a la luz su grado de virtud o disposición natural del alma para obrar el bien, de manera que pondrá de manifiesto cualidades positivas, favorables y sobretodo, efectivas, para poder afrontar, combatir, resolver o superar satisfactoriamente el infortunio, por difícil o adverso que éste sea.





Muchos creen que tener talento es una suerte; nadie que la suerte pueda ser cuestión de talento (Jacinto Benavente, 1866-1954. Dramaturgo y crítico español galardonado con el Premio Nóbel de Literatura en 1.922).

Reflexión:


Se conoce como talento, la aptitud natural para hacer alguna cosa. Asimismo, la palabra 'suerte' según el diccionario, es el encadenamiento de los sucesos. Teniendo en cuenta estas dos definiciones, no es correcto afirmar que tener una aptitud natural (talento), es debido al encadenamiento de los sucesos (suerte). En cambio, si es cierto que el encadenamiento de sucesos (suerte) es debido a la aptitud natural (talento). No podemos olvidar que cualquier aptitud natural, se pone de manifiesto en la persona a través de su forma de pensar, sentir y actuar, y esto es en definitiva lo que provoca el encadenamiento de sucesos. De manera que según la frase arriba citada, se observa una tremenda paradoja, ya que precisamente lo que nadie cree (que la suerte es cuestión de talento), es en realidad lo auténtico.





Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada. (Giovanni Boccaccio, 1.313-1.375. Escritor y humanista italiano. Es uno de los padres de la literatura italiana, junto con Dante y Petrarca. Compuso varias obras en latín y es recordado sobretodo como autor del Decamerón).

Reflexión:

Cuando emprendemos una acción, nos obligamos a nosotros mismos a definirnos mediante una postura determinada. En caso de que nuestro modo de actuar sea erróneo y cometamos un grave error, sus consecuencias nunca serán del todo negativas, porque de todos es sabido que mucho se aprende de los grandes errores y aunque aparentemente pueda parecer un fracaso, la experiencia demuestra que la lección recibida será de gran utilidad en el futuro. De manera que, si acertamos con nuestra actitud, el éxito será completo y si nos equivocamos con ella, siempre habrá un beneficio. Tal como cita un refrán popular 'No hay mal que por bien no venga'. Sin embargo, la persona que por miedo a equivocarse se mantiene pasiva, se lamentará un día de no haber actuado, porque se dará cuenta de que su cobardía le ha llevado a un fracaso mayor que el que hubiera conseguido pasando a la acción de forma equivocada. Quizás entonces comprenda que, quien algo quiere algo le cuesta, porque en esta vida nada es gratuito y a la vez, nada se valora tanto como aquello que requiere un gran esfuerzo para conseguirlo.





Cuanto más se dividen los obstáculos, más fáciles son de vencer (Concepción Arenal 1820-1893. Escritora y socióloga española).

Reflexión:

En el transcurso de nuestras vidas, todos nos enfrentarnos alguna vez a problemas de diferente índole, incluso puede suceder que en determinadas ocasiones el problema sea tan grande para nosotros que nos sobrepase y tengamos la sensación de que es imposible hallar una solución. En estas circunstancias sobretodo, es cuando se hace realmente útil 'dividir los obstáculos' y para ello nada mejor que analizar con calma la situación y fijarnos en las diferentes partes en las que se compone el problema. De este modo y sucesivamente por orden de importancia según nuestro criterio, iremos afrontando por separado cada una de dichas partes, intentando resolverlas de la mejor manera posible, con lo cual, el problema se irá resolviendo poco a poco siendo mucho más fácil llegar a una solución.







La razón es un monarca condenado a luchar de continuo con las pasiones sublevadas (Jaime Luciano Balmes, 1810-1848. Filósofo español

Reflexión:

La razón es la extraordinaria facultad a través de la cual las personas podemos reflexionar y juzgar. Es realmente un monarca que tiene el poder de analizar, decidir y concluir cualquier circunstancia o situación en la vida de una persona. Este monarca, lucha continuamente, no sólo ante las pasiones sublevadas, que son afectos desordenados del ánimo, sino ante cualquier pensamiento, deseo o actitud. Todo debe estar sometido a su juicio, de lo contrario existe mayor probabilidad de cometer un error si obramos precipitadamente. No podemos olvidar que la razón se encuentra en la mente, que es la parte más elevada del ser humano y por lo tanto es superior al sentimiento o deseo y por supuesto a la acción. De ahí que todo cuanto acontece en nuestra vida y con especial atención la impetuosidad y vehemencia, debe poseer el beneplácito de este monarca llamado razón.




Dos cosas me admiran: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres (Tristan Bernard, 1866-1947, seudónimo de Paul Tristán. Novelista, periodista y abogado francés).


Reflexión:

En el contexto de la frase, la palabra bestias hace referencia a los animales en general. En cuanto a la bestialidad de los hombres, se refiere exactamente a su brutalidad. Por tanto, las bestias, o mejor dicho, los animales, como seres vivos que son, poseen su propia mente y desarrollan cada uno de ellos su grado de inteligencia particular, siendo más notorio en aquellos que calificamos como animales domésticos, que son los que están en contacto directo con el ser humano y estrechamente relacionado con él. Esta circunstancia favorece y estimula la mente de este tipo de animales llegando algunos de ellos a alcanzar una inteligencia comparable e incluso superior a la de determinados seres humanos, que debido a su escasa evolución actúan de un modo mucho más instintivo, primitivo y brutal, que racional.





En las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte (Honoré de Balzac, 1799-1850. Escritor francés).

Reflexión:

Las grandes crisis son situaciones extremas en las que a menudo el desánimo va haciendo mella en nosotros, rompiendo nuestro corazón y llevándonos incluso a la desesperación. Sin embargo, sería posible evitar esta amarga experiencia, si nuestra actitud ante la vida fuera mucho más positiva y si además tuviéramos plena confianza en nosotros mismos, pensando que poseemos la capacidad suficiente para afrontar y superar cualquier situación, por adversa que ésta sea, porque todo aquello que nos depara la vida, es ni más ni menos que el efecto de una causa que nosotros mismos hemos generado anteriormente, aunque no nos lo parezca y cuando llega la hora de afrontarlo, debemos hacerlo con voluntad firme, pensando y actuando de la mejor manera posible. No hay que olvidar que 'querer es poder' y con este convencimiento podemos evitar que nos venzan las circunstancias, evitando de esta forma una crisis, al mismo tiempo que curtimos nuestro corazón.





Oh, insensatos afanes de los mortales! ¡Qué débiles son las razones que nos inducen a no levantar nuestro vuelo de la Tierra! (Dante Alighieri, 1265-1321. Poeta, escritor, filósofo y pensador politico italiano).

Reflexión:

Generalmente, los afanes de los mortales suelen estar relacionados con dos aspectos de sus vidas; el aspecto humano y el aspecto material. A pesar de ser dos aspectos temporales y perecederos, acaparan toda nuestra atención y nos impiden levantar el vuelo de la Tierra y fijarnos en otros aspectos más elevados relacionados con nuestra trascendencia. Resulta pues totalmente paradójico, que la parte interna del ser que es la más importante, además de ser indestructible y eterna, quede relegada a un segundo plano, o tal vez olvidada por completo, mientras que la parte superficial, externa y perecedera, como es el cuerpo y la materia que le rodea, sea preferente en nuestra vida, así como la causa de nuestros afanes. No es de extrañar, por lo tanto, que sean calificados de insensatos semejantes afanes, así como débiles son sus razones.





En la Naturaleza nada hay superfluo (Averrores 1126-1198. Filósofo y médico hispanoárabe).
La Naturaleza no hace nada en vano (Aristóteles. Filósofo griego 384-322 aC.).

Reflexión:

En la Naturaleza, generalmente admiramos su apariencia externa; su diversidad de formas, su belleza, su colorido, etc., pero si pensáramos en Ella de un modo más profundo, nos daríamos cuenta de que este marco incomparable que contemplamos, es realmente la manifestación de un conjunto de seres vivos de diferentes especies, que están en pleno proceso de desarrollo, mientras se relacionan entre sí. Todos y cada uno de estos seres, siguen sus ciclos particulares de nacimiento, reproducción y muerte, con el fin de cumplir un propósito y una finalidad, lo cual, no es más que la consecución de una Obra perfectamente diseñada por una Mente Suprema, que abastece y controla hasta el más mínimo detalle. De modo que se puede afirmar rotundamente que nada en la Naturaleza es en vano, ni es superfluo, ni es por azar.





Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles (Bertolt Brecht 1898-1956. Dramaturgo y poeta alemán).


Reflexión:

Es cierto que existen personas, luchadoras natas que en su paso por la vida dejan una profunda huella en la sociedad. Estas personas, luchan por sus aspiraciones, por sus ideales, por sus propósitos, etc. y como no, también luchan ante la adversidad, siendo capaces de afrontar cualquier tipo de situación sin rendirse jamás ante la dificultad. Su actitud positiva, su valor, su coraje, la confianza en si mismas, su férrea voluntad, su sentido del deber, su perseverancia, sus deseos de superación, etc., son aptitudes que las caracterizan, y son también las armas que emplean en su lucha particular. Este modo de proceder en la vida aporta grandes beneficios, tanto a estas personas, como al resto de la sociedad.





Existen en nosotros varias memorias. El cuerpo y el espíritu tienen cada uno la suya (Honoré de Balzac, 1799-1850. Famoso escritor francés).


Reflexión:

Cada ser humano se compone de una parte interna y una parte externa, el fondo y la forma, o sea, el espíritu y el cuerpo físico. El cuerpo físico, esta dotado de una memoria específica que alberga todo lo relacionado con la vida que experimenta mientras dura su existencia. Esta memoria, es por tanto una memoria temporal que finaliza cuando el cuerpo deja de existir. Sin embargo, la auténtica memoria del ser, reside en su espíritu y a diferencia de la del cuerpo, esta memoria es eterna. En ella, se almacenan las múltiples vivencias que el ser va experimentando a lo largo de su trayectoria evolutiva, siendo como es lógico, una memoria tanto más rica, cuanto mas experiencias acumule.





Hay un límite en el que la tolerancia deja de ser virtud (Edmund Burke, 1729-1797. Famoso político y escritor irlandés).

Reflexión:

La tolerancia, al igual que cualquier otra virtud, debe ser manifestada con equilibrio, porque de no ser así, deja de ser una virtud para convertirse en todo lo contrario, es decir, en un defecto. Cuando la tolerancia se expresa de un modo extremado, tanto si es por exceso, como por escasez, se incurre en un error y sus resultados son negativos. Si somos excesivamente tolerantes, nuestro comportamiento será demasiado permisivo e indulgente con todo aquello que en realidad merece oposición. Si por contra, somos intolerantes, nuestra severidad hará enfrentarnos a todo aquello que requiere condescendencia y comprensión.
En definitiva, la tolerancia, como toda virtud, se considera como tal siempre y cuando sea manifestada con equilibrio, algo propio de personas equilibradas cuya forma de pensar y por ende de actuar, están en sintonía con las Leyes Naturales que nos rigen.





El cuerpo humano es el carruaje; el pensamiento son las riendas y los sentimientos los caballos (Platón 427 AC-347 AC. Filósofo griego).

Reflexión:

En esta frase se observa claramente la triple constitución del ser humano, la cual, consta de tres partes o cuerpos diferentes: El cuerpo más elevado y sutil de los tres; es el cuerpo mental o el de los pensamientos. Las riendas con las cuales gobernamos nuestros actos durante el transcurso de nuestra vida. El cuerpo que le sigue, menos elevado y sutil que el anterior; es el cuerpo de los deseos o sentimientos. Los caballos que impulsan el movimiento, y nos motivan a la acción. Y en tercer lugar está el cuerpo más denso de los tres, es el cuerpo de carne o vehículo, mediante el cual podemos llevar a cabo nuestras acciones. Unas acciones, que como hemos visto anteriormente, están gobernadas por nuestros pensamientos e impulsadas por nuestros deseos y sentimientos. Esta característica triple o trinitaria del ser humano, es heredada de la Gran Trinidad de Origen de la cual procedemos.





El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbre (Alexis Carrel 1873-1944. Biólogo y médico francés, premio Nobel de Medicina 1.912).


Reflexión:


El anunciado de esta frase, es apropiado para el momento actual del mundo en que vivimos. Nuestra sociedad ha experimentado en los últimos tiempos un importante desarrollo y progreso en cuanto a materia se refiere, sin embargo, no ha ocurrido lo mismo, respecto al desarrollo moral correspondiente. El ser humano, sólo se ha preocupado de su parte externa o material, dejando a un lado su parte interna o espiritual. Lógicamente al desarrollar sólo una de las dos partes, se ha producido un gran desequilibrio cuya consecuencia directa es una progresiva degradación de nuestra estructura social. El sentido moral se ha quedado en el olvido, con lo cual no existe progreso alguno en esta dirección, sino todo lo contrario, se llega a prescindir incluso de los valores morales ya adquiridos, dando la impresión de que su tendencia es desaparecer y cuando esto sucede la sociedad irremediablemente se derrumba. Si somos conscientes de esta fatal consecuencia, debemos serlo también de la imperiosa necesidad de prestar la debida atención al sentido moral, a la vez que se sigue prestando al desarrollo material.




Toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma que perturbará nuestro reposo (Frédéric Chopin, 1810-1849. Pianista y compositor polaco).

Reflexión:

Cuando se elude una dificultad cualquiera, aparte de estar cometiendo un grave error, es inútil pensar que si la ignoramos puede desvanecerse. Precisamente ocurre todo lo contrario, aparecerá ante nosotros una y otra vez hasta que consigamos resolverla. El hecho de que nos encontremos ante ella, es debido sin lugar a dudas a que nosotros somos los únicos responsables de haberla provocado, mediante un comportamiento erróneo anterior y por lo tanto, también somos los únicos que debemos afrontarla y subsanarla. Mientras esto no suceda, tendremos una deuda pendiente que la Ley Universal de Causa y Efecto, nos reclamará una y otra vez hasta que decidamos saldarla, siendo entre tanto el auténtico fantasma que perturbará nuestro reposo.




Una situación se convierte en desesperada cuando empiezas a pensar que es desesperada (Willy Brandt. Político alemán. Premio Nobel de la Paz en 1971).


Reflexión:


Ante cualquier situación adversa que nos presente la vida, es sumamente importante nuestra actitud a la hora de afrontarla. Si nuestra actitud es positiva, razonaremos serenamente los hechos, haciendo posible encontrar una óptima solución. Sin embargo, si la actitud es negativa, el ofuscamiento de la mente y la desesperación harán que sea difícil razonar y por tanto, encontrar una solución. Para que esto no suceda, es necesario, conocernos, autocontrolarnos, estar seguros de nosotros mismos y pensar que disponemos de capacidad suficiente para afrontar cualquier situación. Todo depende de nuestra actitud.




Hasta los sentimientos buenos, si se exaltan en demasía, son capaces de conducirnos a errores deplorables (Jaime Luciano Balmes, 1810-1848. Filósofo español).


Reflexión:


Esta frase nos invita a reflexionar sobre lo importante que es el equilibrio en todo. Por ejemplo, un sentimiento de amor hacia una persona puede ser escaso, o por el contrario excesivo. En ambos casos se produce un efecto negativo; uno por su escasez y otro por su exceso, ya que al ser desmesurado se manifiesta de modo posesivo, egoísta, dominante… etc., es decir, perjudicial. Lo esencial es poder hallar el punto medio entre los dos extremos, que es en realidad donde se encuentra el verdadero equilibrio. Siempre se debe contemplar las dos caras de la moneda ya que todo cuanto existe posee esta característica dual.




Nada se sabe bien sino por medio de la experiencia (Sir Francis Bacon 1561-1626. Filósofo y estadista británico)

Reflexión:

La verdad que encierra esta frase viene a responder a la pregunta que el ser humano se ha ido planteado a largo de su historia, sobre cuál sería el motivo de su existencia: Vivir por si mismo con el único fin de conocer y por tanto de valorar todo cuanto existe. Nada se conoce mejor que aquello que se vive a través de la propia experiencia. Ninguna teoría por bien documentada y narrada que sea, se puede entender de un modo tan completo y profundo como una experiencia cualquiera vivida en primera persona.






Invertir en conocimientos produce siempre los mejores beneficios (Benjamín Franklin, 1.706-1.790. Estadista y científico estadounidense).

Reflexión:

Los mejores beneficios que puede adquirir una persona, no son materiales, sino espirituales y por tanto, eternos. Para conseguir estos beneficios, es necesario invertir en la adquisición de ciertos conocimientos que están relacionados con la persona en sí, es decir, con el propio conocimiento de su ser, lo cual, le aportará unos valores morales y espirituales que resultarán ser de un valor incalculable a la hora de afrontar cualquier situación en la vida, sobretodo para desenvolverse en una sociedad donde la degeneración y los problemas están presentes en la mayoría de los hogares; problemas laborales, enfermedades, pobreza, violencia, etc.




Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde (sir Francis Bacon 1561-1626. Filósofo y estadista británico).


Reflexión:


El hombre, es aquello que piensa. Sus acciones son el resultado de sus pensamientos y si es conocedor de la ley por la que su ser está regido, se da cuenta de que sus pensamientos tienen efectos sobre si mismo y sobre los demás. Cuando un pensamiento es persistente, ya sea positivo o negativo, influye directamente en el carácter y en las circunstancias, de manera que el hombre puede escoger sus pensamientos y de una forma indirecta, estará escogiendo las circunstancias de su vida. Los buenos pensamientos jamás pueden producir malos resultados y viceversa, de manera que el hombre sigue en la adversidad cuando cree que es una victima de las circunstancias.




Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen (Oscar Wilde, 1854-1900. Dramaturgo y novelista irlandés).


Reflexión:

Generalmente, una persona da que hablar a la sociedad cuando se comporta de un modo diferente a la inmensa mayoría. La historia de la humanidad la escriben los individuos que piensan por si mismos y defienden su propio punto de vista, por lo tanto, no resulta peyorativo ser diferente, sino todo lo contrario. Sería peor que no hablaran porque en este caso significaría que todo el mundo piensa, siente y actúa por un igual, tal como actualmente se pretende en nuestra sociedad a través de la publicidad y las modas. No es natural hacer algo, por el simple hecho de que lo hagan los demás, debemos decidir por nosotros mismos lo que más nos convenga.





El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo (Lucio Anneo Séneca 2 AC-65. Filósofo latino).

Reflexión:

Es dueño de sí mismo quien logra el autoconocimiento y el autodominio. Para lograr el autoconocimiento, es imprescindible conocer cual es nuestra realidad como ser humano, ya que somos un simple eslabón de una larga cadena en esta gran estructura de seres vivos que siguen el camino de la evolución. También, es necesario la observación de nuestra propia mente, ya que nuestras acciones son el resultado de nuestros pensamientos. Si podemos dirigir y controlar nuestros pensamientos, seremos dueños de nosotros mismos y habremos conseguido el autodominio.





El cuerpo humano no es más que apariencia y esconde nuestra realidad (Victor Hugo, novelista francés, 1.802-1.885).

Reflexión:

El cuerpo humano o el cuerpo de cualquier ser vivo, es simplemente un vehículo conducido por el auténtico ser para que éste pueda manifestarse en la materia. La realidad del ser se encuentra en el espíritu y cada espíritu reúne unas características únicas e irrepetibles que son las que determinan su auténtica identidad, la cual, se va desarrollando a medida que el espíritu experimenta sus vivencias. Un conocido refrán popular cita "las apariencias engañan", dato a tener muy en cuenta a la hora de llevar a cabo cualquier juicio. Una simple apariencia puede esconder a un ser extraordinario, o viceversa, una gran apariencia puede esconder un ser absolutamente mediocre. De manera que al contemplar a un ser humano, es necesario recordar que no es lo que se ve, sino lo que alberga en su interior.






Produce una inmensa tristeza pensar que la Naturaleza habla mientras el género humano no escucha (Victor Hugo, novelista francés, 1.802-1.885).

Reflexión:

La Naturaleza es un libro abierto que el ser humano tiene siempre a su disposición. Es un marco incomparable de extraordinaria riqueza donde a través de la observación y la reflexión, tenemos la oportunidad de adquirir un mayor conocimiento de cuanto nos rodea, incluido nosotros mismos. La Naturaleza nos muestra el funcionamiento de unas Leyes perfectas que actúan en todo momento y en todo lugar y que nos hablan de Dios y de su Obra. La falta de respeto y atención que recibe la Naturaleza por parte del ser humano, ha generado y genera consecuencias gravísimas que debemos afrontar por ser los causantes de haberlas provocado.





La soledad es el imperio de la conciencia (Gustavo Adolfo Bécquer, poeta Español, 1836-1870).

Reflexión:

La soledad en sí misma, es un estado de ánimo que en determinado momento puede sentir una persona aun estando acompañada. Pero existe otro tipo de soledad, la soledad física, que es la que hace referencia a la persona que se encuentra privada de compañía. Esta circunstancia es considerada generalmente como negativa, sin embargo, tiene su lado positivo. La tranquilidad y el silencio que proporciona predisponen al encuentro con uno mismo, situación ésta, ideal para llegar al conocimiento personal y por ende al autodominio. Estas dos características además de ser importantísimas para la vida de una persona, son muy escasas en nuestra sociedad, constituyendo un auténtico tesoro para quien las posee.






El mejor profeta del futuro es el pasado (Lord Byron 1.788-1824, seudónimo de George Gordon poeta británico).

Reflexión:

En esta célebre frase que aparentemente parece un juego de palabras, se anuncia una de las principales Leyes Universales, que existen: Toda causa tiene su efecto, generando a su vez otra causa y efecto de sentido opuesto. El ser humano genera su propio destino. Todas y cada una de sus acciones están motivadas por una causa que conlleva su efecto correspondiente y que a su vez genera otra causa y efecto totalmente opuestos (tal como cita el refrán popular "no hay mal que por bien no venga". En definitiva, nuestras acciones anteriores nos han conducido a las actuales y éstas a su vez condicionarán nuestras acciones futuras. De ahí que nuestro pasado sea el profeta de nuestro futuro, porque según se haya sembrado, se recogerá.





El amigo de todo el mundo no es un amigo. (Aristóteles. Filósofo griego 384-322 AC).

Reflexión:

En el transcurso de nuestras vidas, estamos tomando decisiones continuamente, eso es, tomar partido por algo, posicionarse ante una situación, apostar por una tendencia, etc. Siempre nos encontramos con un mínimo de dos opciones a elegir, precisamente porque el Origen de todo cuanto existe es dual. Una persona que esté de acuerdo con todo a alguien está engañando aparte de engañarse a sí mismo, ya que si se observa detenidamente verá que su interior siente preferencia por una u otra tendencia, de manera que resulta imposible estar de acuerdo con diferentes tendencias a la vez que incluso pueden ser totalmente opuestas. Como dice el escritor brasileño contemporáneo Paulo Coelho, 'escoger un camino significa abandonar otros'. Es decir, debemos definirnos por un camino aún a riesgo de equivocarnos, porque se evoluciona más rápidamente apostando y caer en un error, que ser ambiguos y no tener criterio propio.





El hombre no ha sabido organizar un mundo para sí mismo y es un extraño en el mundo que él mismo ha creado. (Alexis Carrel 1873-1944. Biólogo y médico francés, premio Nóbel de Medicina 1.912).

Reflexión:


En los tiempos actuales que vivimos esta frase es un hecho consumado. Por un lado, a nivel individual, el hombre desconoce su propio mundo interior, sus características, sus posibilidades, etc. Como consecuencia, a nivel colectivo, ocurre exactamente lo mismo. No ha sabido organizar, ni respetar, ni cuidar... el mundo en que vive y que temporalmente es su hogar. Día tras día contempla impasible la progresiva destrucción del Planeta que avanza inexorablemente y no entiende que él mismo la genera con su errónea actitud. Este mundo es un ser vivo y como todo ser vivo se defiende cuando un agente extraño le ataca. Por lo tanto, el hombre debe pagar lógicamente las consecuencias y mientras esto sucede, vive en desconcierto siendo victima de su falta de responsabilidad.





El ojo ve bien a Dios solamente a través de las lágrimas. (Víctor Hugo, 1.802-1.885. Novelista francés).


Reflexión:

En los momentos de adversidad es frecuente mirar al cielo y clamar a Dios por nuestras necesidades, sin embargo, cuando nuestras vidas siguen su curso normal, pocos se acuerdan de agradecer la estabilidad y placidez con que se desarrolla. El recurrir a Dios pidiendo su ayuda, es reconocer que es Todopoderoso, es decir, que todo lo puede. Por esa misma razón, es justicia y es deber, agradecerle todo lo que poseemos y gozamos, por ser Él el Único que nos lo puede dar.




Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano. (Benjamín Franklin, 1.706-1.790. Estadista y científico estadounidense).

Reflexión:

Así sucede en ocasiones, que la propia familia no es la que más apoya, ni la que más comprende y en caso de hacerlo, puede estar condicionada por la obligación que implica el parentesco, o por lo que puedan decir los demás. No así el amigo, cuyo apoyo es libre y totalmente voluntario. Un amigo de verdad, está presente en los momentos más difíciles dándonos su comprensión y su ayuda. El único lazo que le une es el del amor, que es el lazo más fuerte que existe, incluso por encima del lazo de sangre, porque el amor trasciende y la sangre es simplemente cuestión terrenal.





Ser bueno es fácil, lo difícil es ser justo (Víctor Hugo, 1.802-1.885. Novelista francés).

Reflexión:

Ser justo es más difícil de lo que parece. Estamos acostumbrados a entender la justicia como algo amenazante que sólo castiga, lo cual no es totalmente correcto. La Justicia bien entendida es: corresponder equitativamente. Es decir, dar a cada uno lo que se merece (ser justos) y se puede aplicar lo mismo a un acto de desamor (negativo), que a un acto de amor (positivo), por lo tanto, no sólo es castigo, sino también premio. La dificultad está en aplicarlo por igual, ya que para el ser humano, es más fácil criticar y censurar que reconocer y recompensar una actitud benévola.








No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea (Lucio Anneo Séneca, 2 AC-65. Filósofo latino).


Reflexión:

Hay personas inmensamente ricas y sin embargo no son felices. Otras, muy ambiciosas que por más que posean nunca consideran suficiente. Sin embargo hay personas con escasos recursos materiales que viven su vida con gran plenitud, porque lo realmente auténtico y de valor que poseen reside en su interior. Por desgracia, nuestra sociedad acostumbra a valorar a las personas, por sus riquezas materiales y por su poder, dando importancia a la parte externa y pasando totalmente desapercibida la parte interna del ser, que es donde se encuentra la riqueza que perdura.








Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo (Oscar Wilde, 1854-1900. Dramaturgo y novelista irlandés).

Reflexión:

En la sociedad actual, la inmensa mayoría de las personas se encuentran 'existiendo', ya que el frenético ritmo de vida a que están sometidas, les impide ser realmente conscientes de cada momento de sus vidas (vivir). No se dispone de tiempo para pensar en uno mismo. Pensar si realmente todo lo que se hace, es por propia voluntad, o porque la sociedad lo impone. Es necesario un alto en el camino, ser nosotros mismos y adquirir plena consciencia de todos nuestros actos.

VAMOS GENTE REFLEXIONEMOS QUE ASI PODREMOS PENSAR EN LO INCONCIENTE QUE SOMOS
VAMOS QUE PODEMOS HACER UN MUNDO MEJOR SI PENSAMOS BIEN EN LO QUE ASEMOS

5 comentarios - reflexin para vivir mejor,animence a un cambio

Shon_Lemonnpie
Oír o leer sin reflexionar es una ocupación inútil ...muy cierto..!!
viste..
El hombre ha recibido el don de la palabra... y cuando la emplea adecuadamente transmite mensajes que nos ayudan a ser mejores.
Beautifullie
Empezando por el titulo....es ANIMENSSSE!!!..CON S..NO C..