¿Por qué cuando sentimos frío aumenta la necesidad de orinar?

Hace frio y tenes mas ganas de orinar?


El aumento de la necesidad de micción está relacionado con un proceso fisiológico.
Básicamente, el organismo cuenta con dos mecanismos para la eliminación de los líquidos excedentes: la orina y la transpiración.

Cuando hace frío se disminuye la sudoración, lo que limita la posibilidad de desechar el líquido a través de la transpiración. Al quedar el líquido circundando, el riñón lo reconoce y lo produce en orina.

Por ejemplo, si se toma un litro de agua, ese líquido va a ser eliminado en su mayoría por los riñones mediante la micción; mientras, otra pequeña cantidad, se expulsará a través de la transpiración. En consecuencia, al suprimirse el sudor -que es un medio de refrigeración corporal- por la presencia del frío, el líquido que el organismo reconoce como en exceso se eliminará a través de la orina.

Por otra parte, también existen anomalías que acentúan la necesidad urinaria. Este es el caso de las personas que presentan algunos síntomas prostáticos, y no logran completar el proceso de vaciado vesical, lo que genera un llenado más rápido y una sensación miccional más precoz.

Otro aspecto que interviene en la producción de la orina es la cantidad de líquidos que se ingieren. La relación entre la ingesta y la micción es directamente proporcional. Esto es: a mayor cantidad de consumo de líquidos, mayor será la producción de orina.

En general, se puede decir que la micción es producida por el líquido consumido y que, a su vez, está determinada por la cantidad de líquido que se pudiera perder a través de mecanismos como la transpiración.

Además, se debe tomar en cuenta la contracción muscular que se produce en el cuerpo como mecanismo de protección frente al frío. Esta tensión estimula a otros músculos, incluyendo los de la vejiga, lo que aumenta la producción de orina.

FUENTE