El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

consumis lacteos? entonces entra

LECHE?? NO GRACIAS...


Nos hacen llegar mucha información sobre sus virtudes, especialmente desde los productores de leche o por ejemplo por campañas de la Unión Europea (que tiene que defender los intereses comerciales). ¿Por qué sólo parecen mostrar las virtudes de los lácteos y no sus problemas? ¿Es posible que existan intereses comerciales de por medio, como en tantas otras cosas? ¿Has oído hablar de personas con intolerancia a la leche? ¿Hasta que punto existe una manipulación de la opinión pública?

Y es que en realidad, los productos lácteos se han convertido en el negocio del siglo, sin darnos cuenta nos han ido formando la mentalidad para creer que son el alimento más valioso e importante que tenemos. De hecho, se considera normal y recomendable tomar lácteos, y varias veces al día a ser posible. No sólo estamos hablando de beber leche, sino también de cualquier producto derivado de ella y los utilizados en la elaboración de otros. ¿Piensas que se puede vivir sin leche, o es imprescindible?

consumis lacteos? entonces entra

Es innegable que a lo largo de la historia el aprovechamiento de la leche ha sido fundamental para la supervivencia humana, sobre todo en regiones con agricultura menos favorecida. Pero también es cierto que la "moda" del consumo de lácteos es muy reciente. De nada sirve entrar en la polémica de si se han consumido desde siempre o no, sino que debemos plantearnos la situación en la actualidad, y valorar sus pros y contras en una sociedad en la que tenemos al alcance de la mano toda clase de alimentos.

La única finalidad de esta página es ofrecer información recopilada sobre este tema, para que te formes tu propia opinión. No pretende decirte lo que debes hacer, tan sólo informarte de lo que hay.
Se nos dice que la leche de vaca es uno de los alimentos más completos. (Aquí tienes un análisis de su composición).

Efectivamente contiene proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales... como todas las leches de los mamíferos. Cada especie produce su propia leche, de modo que la leche humana sería la más adecuada para nosotros. ¿Por qué no se comercializa? ¿Nos daría reparo, mientras que no nos da reparo la extraída de las ubres de la vaca? Somos la única especie (en estado salvaje) que consume leche de otra especie.

En cualquier caso, ningún mamífero sigue consumiendo leche después de destetarse. La leche de vaca está adaptada a las necesidades nutricionales de los terneros, que a diferencia de los bebés humanos, doblan su peso en 47 días (180 en los humanos), desarrollan cuatro estómagos, y tras pesar unos 40 kg al nacer, alcanzan los 900 kg. en 2 años. La leche de vaca contiene unas 3 veces la cantidad de proteína de la leche humana y casi un 50% más de grasa. No es de extrañar que las generaciones actuales crezcan más que las de antes (a ritmo de vaca).

Aquí puedes encontrar una excelente comparativa entre la leche humana y la de vaca, con un análisis de las diferencias entre ambas.


La leche animal contiene muchas proteínas y grasas. Hay quien sostiene que el contenido en grasas etiquetado representa un engaño, parece bajo (se indica 3.6%) porque es relativo al peso o volumen total, no al total de calorías (que en realidad representa alrededor del 50%). Esto es debido a que más del 80% de la leche es agua. Por eso dicen que intentar perder peso sin dejar de tomar lácteos es como intentar apagar el fuego con gasolina.

Se suele recomendar consumir 3-4 raciones de 250 gr. al día (un litro de leche o equivalente!!), como parte de una dieta equilibrada... Por otro lado, muchos alimentos elaborados incluyen algún lácteo en su composición, con lo cual se añaden a estas cantidades y fácilmente se alcanza un exceso no exento de problemas.

En la tan alabada dieta mediterránea, ocupa una pequeña porción, pero no mantiene aquella abultada proporción, y se propone en forma de queso o yogur, no se recomienda tomarla líquida.

En general, ha existido una educación por el miedo: si no la tomas, tendrás carencias (falta de calcio, etc). Pero ¿alguien tiene miedo de los efectos de un posible exceso, cuya existencia está demostrada?
Fundado en 1985, el Physicians Committee for Responsible Medicine (Comité de Médicos por una Medicina Responsable) es una organización estadounidense sin ánimo de lucro apoyada por cerca de 5.000 médicos y 100.000 seguidores. El PCRM promueve la medicina preventiva a través de programas innovadores, fomenta mayores niveles de ética y efectividad en la investigación, y defiende un acceso más amplio a los servicios sanitarios. Este comité indica las siguientes razones para eliminar los lácteos de la dieta: osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, cáncer (ovario, mama, próstata), diabetes infantil, intolerancia a la lactosa, toxicidad de la vitamina D, presencia de contaminantes, problemas en bebés y niños (obesidad, placas ateroscleróticas, deficiencia de hierro, cólicos, alergias, estreñimiento). Pulsando aquí puedes visitar su web (en inglés). Algunas traducciones de sus artículos relacionados con los lácteos:
Leche: Ni Recomendada Ni Necesaria
(Comité de Médicos para una Medicina Responsable)
[Traducido de http://www.pcrm.org/health/Info_on_Veg_Diets/milk.html]

*Un sustancial grupo de evidencias científicas suscita inquietudes sobre los riesgos de salud de los derivados de la leche de vaca. Estos problemas se relacionan con las proteínas, el azúcar, la grasa y los contaminantes que contienen los lácteos, y que la leche entera de vaca no es adecuada para la nutrición infantil.

*Los riesgos de salud derivados del consumo de leche son máximos para los bebés menores de un año, en quienes la leche entera de vaca puede contribuir a deficiencias de diversos nutrientes, como hierro, ácidos grasos esenciales y vitamina E. La Academia Americana de Pediatría recomienda que los bebés menores de un año no reciban leche entera de vaca.

*Los productos derivados de la leche de vaca son muy bajos en hierro , contienen sólo un décimo de miligramo (mg) por cada ración de 8 onzas. Para obtener la Cantidad Diaria Recomendada en los EE.UU. de 15 mg de hierro, un bebé debería tomar más de 31 cuartos de galón (1,136 l) de leche al día. La leche puede también provocar hemorragias en el tracto intestinal, que, con el tiempo, reducen las reservas de hierro del organismo. Los investigadores especulan que estas hemorragias pueden ser una reacción a las proteínas presentes en la leche . La pasteurización no elimina el problema. Unos investigadores de la Universidad de Iowa publicaron recientemente en la Revista de Pediatría que “en una gran proporción de bebés, el consumo de leche de vaca provoca un aumento sustancial de la pérdida de hemoglobina. Algunos bebés son primorosamente sensibles a la leche de vaca y pueden perder grandes cantidades de sangre”.
Aunque la preocupación es mayor para los niños en su primer año de vida, también hay inquietudes relacionadas con el consumo de leche en niños más mayores y algunos problemas asociados con fórmulas a base de leche de vaca.

Las Proteínas de la Leche y la Diabetes

Diversos informes relacionan la diabetes dependiente de insulina con una proteína específica de los productos lácteos. Este tipo de diabetes normalmente empieza en la niñez. Es una causa destacada de ceguera y contribuye a enfermedades cardíacas, daños renales, y amputaciones debidas a una circulación pobre.

Estudios realizados en distintos países muestran una fuerte correlación entre el uso de productos lácteos y la incidencia de diabetes . Un informe reciente del New England Journal of Medicine reafirma sustancialmente la antigua teoría de que las proteínas de la leche de vaca estimulan la producción de anticuerpos que, a su vez, destruyen las células productoras de insulina del páncreas . En el nuevo informe, investigadores de Canadá y Finlandia encontraron mayores niveles de anticuerpos de un fragmento específico de una proteína de la leche de vaca, llamada albúmina del suero bovino, en el 100% de los 142 niños diabéticos que estudiaron en el momento de diagnosticarles la enfermedad. Los niños no diabéticos puede que posean tales anticuerpos, pero a niveles muy inferiores. La evidencia sugiere que la combinación de una predisposición genética y la exposición a la leche de vaca es la principal causa de la forma infantil de diabetes, aunque no hay modo de determinar qué niños están genéticamente predispuestos. Los anticuerpos pueden formarse aparentemente en respuesta a cantidad incluso pequeñas de productos lácteos, incluidas las fórmulas infantiles.

La destrucción de las células pancreáticas sucede gradualmente, especialmente tras las infecciones, que hacen que las proteínas celulares queden expuestas a los daños de los anticuerpos. La diabetes se hace patente cuando del 80 al 90 % de las células beta productoras de insulina quedan destruidas.

Las proteínas de la leche también se encuentran entre las causas más frecuentes de alergias alimentarias. A menudo, la causa de los síntomas no es identificada durante importantes períodos de tiempo.

El Azúcar de la Leche y los Problemas de Salud

Muchas personas, particularmente los de ascendencia asiática o africana, son incapaces de digerir el azúcar de la leche, la lactosa. El resultado es diarreas y gases. Para los que pueden digerir la lactosa, sus componentes son dos azúcares simples: glucosa y galactosa. La galactosa ha sido relacionada con el cáncer de ovario y las cataratas [9,10]. Los bebés lactantes poseen enzimas activos que descomponen la galactosa. Con la edad, muchos de nosotros perdemos esta capacidad.

Contenido Graso


La leche entera, el queso, la nata, la mantequilla, los helados, la crema agria y el resto de productos lácteos aparte de los desnatados contienen cantidades importantes de grasas saturadas, así como colesterol, contribuyendo a enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. Los primeros indicios de la enfermedad cardíaca han sido documentados en adolescentes americanos. Aunque los niños necesitan cierta cantidad de grasa en la dieta, no existe ninguna necesidad nutricional de grasa láctea. Al contrario, la leche de vaca es rica en grasas saturadas, pero pobre en el ácido graso esencial ácido linoleico.

Contaminantes


La leche contiene contaminantes frecuentes, desde pesticidas a medicamentos. Se ha observado que alrededor de un tercio de los productos lácteos están contaminados con indicios de antibióticos. El contenido de vitamina D de la leche ha sido mal regulado. Recientes pruebas sobre 42 muestras de leche encontraron que sólo el 12% estaban entre el rango esperado de contenido de vitamina D. Las pruebas sobre 10 muestras de leches infantiles revelaron que 7 contenían más del doble de vitamina D que la cantidad indicada en la etiqueta, y una de ellas tenía más de 4 veces dicha cantidad . La vitamina D es tóxica en sobredosis .

Osteoporosis

Los lácteos ofrecen un falso sentimiento de seguridad para aquellos preocupados por la osteoporosis. En los países donde los lácteos no se consumen comúnmente, existe en realidad menos osteoporosis que en los EE.UU. Los estudios han mostrado poco efecto de los lácteos sobre la osteoporosis . El Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard siguió a 78.000 mujeres durante un período de 12 años y concluyó que la leche no protege contra las fracturas óseas. En efecto, quienes tomaban tres vasos diarios de leche presentaron más fracturas que quienes raramente bebían leche .

Hay muchas fuentes buenas de calcio. La col rizada, el brécol, y otras hortalizas de hojas verdes contienen calcio de fácil absorción para el organismo. Un informe reciente de la Revista Americana de Nutrición Clínica mostró que la absorbibilidad de calcio era en realidad mayor para la col rizada que para la leche, y concluyó que “las verduras tales como la col rizada pueden ser consideradas al menos tan buenas como la leche en términos de absorbibilidad de calcio” . Las legumbres también son ricas en calcio. El zumo de naranja enriquecido proporciona grandes cantidades de calcio en forma apetitosa .

El calcio es sólo uno de los muchos factores que afectan al hueso. Otros factores son las hormonas, el fósforo, el boro, el ejercicio, el tabaco, el alcohol y los medicamentos [17-20]. Las proteínas son también importantes en el equilibrio cálcico. Las dietas ricas en proteínas, particularmente proteínas animales, fomentan la pérdida de calcio [21-23].

Recomendaciones


No existe ninguna necesidad nutricional de productos lácteos, y hay serios problemas que pueden acarrear sus proteínas, azúcar, grasa y contaminantes. Por consiguiente, ofrecemos las siguientes recomendaciones:

La lactancia materna es el método preferente para la alimentación infantil. Como recomienda la Academia Americana de Pediatría, no debería darse leche entera de vaca a los bebés menores de un año.

Los padres deberían estar alerta sobre los riesgos potenciales para sus hijos derivados del consumo de leche de vaca.

La leche de vaca no debería ser obligatoria o recomendada en las pautas gubernamentales.

Los programas del gobierno, tales como los de comidas escolares, deberían ser consecuentes con estas recomendaciones.

Referencias

1. American Academy of Pediatrics, Committee on Nutrition. The use of whole cow’s milk in infancy. Pediatrics 1992;89:1105-9.
2. Pennington JAT, Church HN. Food values of portions commonly used. New York, Harper and Row, 1989.
3. Ziegler EE, Fomon SJ, Nelson SE, et al. Cow milk feeding in infancy: further observations on blood loss from the gastrointestinal tract. J Pediatr 1990;116:11-8.
4. Scott FW. Cow milk and insulin-dependent diabetes mellitus: is there a relationship? Am J CLin Nutr 1990;51:489-91.
5. Karjalainen J, Martin JM, Knip M, et al. A bovine albumin peptide as a possible trigger of insulin-dependent diabetes mellitus. N Engl J Med 1992;327:302-7.
6. Roberton DM, Paganelli R, Dinwiddie R, Levinsky RJ. Milk antigen absorption in the preterm and term neonate. Arch Dis Child 1982;57:369-72.
7. Bruining GJ, Molenaar J, Tuk CW, Lindeman J, Bruining HA, Marner B. Clinical time-course and characteristics of islet cell cytoplasmatic antibodies in childhood diabetes. Diabetologia 1984;26:24-29.
8. Cramer DW, Willett WC, Bell DA, et al. Galactose consumption and metabolism in relation to the risk of ovarian cancer. Lancet 1989;2:66-71.
9. Simoons FJ. A geographic approach to senile cataracts: possible links with milk consumption, lactase activity, and galactose metabolism. Digestive Diseases and Sciences 1982;27:257-64.
10. Couet C, Jan P, Debry G. Lactose and cataract in humans: a review. J Am Coll Nutr 1991;10:79-86.
11. Holick MF, Shao Q, Liu WW, Chen TC. The vitamin D content of fortified milk and infant formula. New Engl J Med 1992;326:1178-81.
12. Jacobus CH, Holick MF, Shao Q, et al. Hypervitaminosis D associated with drinking milk. New Engl J Med 1992;326:1173-7.
13. Riggs BL, Wahner HW, Melton J, Richelson LS, Judd HL, O’Fallon M. Dietary calcium intake and rates on bone loss in women. J Clin Invest 1987;80:979-82.
14. Feskanich D, Willett WC, Stampfer MJ, Colditz GA. Milk, dietary calcium, and bone fractures in women: a 12-year prospective study. Am J Publ Health 1997;87:992-7.
15. Heaney RP, Weaver CM. Calcium absorption from kale. Am J Clin Nutr 1990;51:656-7.
16. Nicar MJ, Pak CYC. Calcium bioavailability from calcium carbonate and calcium citrate. J Clin Endocrinol Metab 1985;61:391-3.
17. Dawson-Hughes B. Calcium supplementation and bone loss: a review of controlled clinical trials. Am J Clin Nutr 1991;54:274S-80S.
18. Mazess RB, Barden HS. Bone density in premenopausal women: effects of age, dietary intake, physical activity, smoking, and birth control pills. Am J Clin Nutr 1991;53:132-42.
19. Nelson ME, Fisher EC, Dilmanian FA, Dallal GE, Evans WJ. A 1-y walking program and increased dietary calcium in postmenopausal women: efect on bone. Am J Clin Nutr 1991;53:1304-11.
20. Nielsen FH, Hunt CD, Mullen LM, Hunt JR. Effect of dietary boron on mineral, estrogen, and testosterone metabolism in postmenopausal women. FASEB J 1987;1:394-7.
21. Zemel MB. Role of the sulfur-containing amino acids in protein-induced hypercalciuria in men. J Nutr 1981;111:545.
22. Hegsted M. Urinary calcium and calcium balance in young men as affected by level of protein and phosphorus intake. J Nutr 1981;111:553.
23. Marsh AG, Sanchez TV, Mickelsen O, Keiser J, Mayor G. Cortical bone density of adult lacto-ovo-vegetarian and omnivorous women. J Am Dietetic Asso 1980;76:148-51.
Muchos americanos, incluidos algunos vegetarianos, todavía consumen grandes cantidades de productos lácteos. Aquí exponemos ocho grandes razones para eliminar los productos lácteos de tu dieta.

1. Osteoporosis


La leche se recomienda para prevenir la osteoporosis, aunque la investigación clínica muestra que esto no es cierto. El Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard , que siguió a más de 75.000 mujeres durante 12 años, mostró que el aumento del consumo de leche no tiene un efecto protector sobre el riesgo de fracturas. De hecho, el consumo superior de calcio procedente de los lácteos estaba asociado a un mayor riesgo de fracturas. Un estudio australiano obtuvo los mismos resultados. Además, otros estudios [3,4] han demostrado que no hay ningún efecto protector del calcio lácteo sobre los huesos. Se puede reducir el riesgo de osteoporosis reduciendo el consumo de sodio y proteína animal en la dieta [5-7], aumentando el consumo de frutas y verduras , haciendo ejercicio , y asegurando un adecuado consumo de calcio procedente de alimentos vegetales tales como las hortalizas de hojas verdes y las legumbres, así como productos enriquecidos en calcio como los cereales de desayuno y algunos zumos.

2. Enfermedades Cardiovasculares


Los productos lácteos —que incluyen quesos, helados, leche, mantequilla, y yogur— aportan cantidades importantes de colesterol y grasa a la dieta . Las dietas ricas en grasa y grasas saturadas pueden aumentar el riesgo de diversas enfermedades crónicas incluyendo las enfermedades cardiovasculares. Una dieta vegetariana baja en grasas que elimine los lácteos, en combinación con el ejercicio, dejar de fumar, y combatir el estrés, pueden no sólo prevenir los problemas cardíacos, sino también recuperarse de ellos . Existen lácteos desnatados, sin embargo, acarrean otros riesgos de salud como se indica a continuación.

3. Cáncer

Diversos tipos de cáncer, como el de ovario, han sido relacionados con el consumo de lácteos. El azúcar de la leche, la lactosa, se descompone en el organismo en otro azúcar, la galactosa. A su vez, la galactosa se descompone más por la acción de los enzimas. Según un estudio del Dr. Daniel Cramer y sus colegas de Harvard , cuando el consumo de lácteos excede la capacidad de los enzimas de descomponer la galactosa, puede acumularse en la sangre y puede afectar a los ovarios femeninos. Algunas mujeres tienen niveles particularmente bajos de estos enzimas, y cuando consumen lácteos de forma regular, su riesgo de cáncer de ovario puede alcanzar el triple que otras mujeres.

Los cánceres de mama y próstata también han sido relacionados con el consumo de lácteos, presumiblemente asociado, al menos en parte, al aumento de una sustancia llamada factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1) [13-15]. El IGF-1 se encuentra en la leche de vaca y se ha demostrado que aparece en niveles superiores en la sangre de individuos que consumen lácteos de forma regular . Otros nutrientes que aumentan el IGF-1 se hallan también en la leche de vaca. Un reciente estudio demostró que los hombres que poseían los mayores niveles de IGF-1 tenían más de cuatro veces el riesgo de cáncer de próstata en comparación con aquellos que poseían los niveles más bajos .

4. Diabetes

La diabetes dependiente de insulina (tipo I o inducida en la infancia) está asociada al consumo de lácteos. Estudios epidemiológicos de diversos países muestran una fuerte correlación entre el uso de lácteos y la incidencia de esta diabetes [17,18]. Los investigadores descubrieron en 1992 que una proteína específica de los lácteos provoca una reacción autoinmune, que se sospecha que es lo que destruye las células productoras de insulina del páncreas.

5. Intolerancia a la lactosa


La intolerancia a la lactosa es común en muchas poblaciones, afectando en Norteamérica aproximadamente al 95% de los asiáticos, al 74% de los nativos americanos, al 70% de los africanos, al 53% de los mejicanos, y al 15% de los caucásicos . Los síntomas, que incluyen molestias gastrointestinales, diarrea y flatulencia, suceden porque estos individuos no poseen los enzimas que digieren la lactosa. Además, aparte de estos síntomas no deseados, los bebedores de leche se están también arriesgando a desarrollar otras enfermedades crónicas y dolencias.

6. Toxicidad de la Vitamina D


El consumo de leche puede que no proporcione una fuente consistente y fiable de vitamina D en la dieta. En los muestreos de leche se han encontrado variaciones significativas en el contenido de vitamina D, con algunas muestras que presentaban hasta 500 veces el nivel indicado, mientras que otras poseían poca o ninguna [20,21]. Un exceso de vitamina D puede ser tóxico y puede provocar niveles excesivos de calcio en la sangre y en la orina, una absorción superior de aluminio por el organismo y los depósitos de calcio en los tejidos blandos.

7. Contaminantes


Se suelen utilizar comúnmente hormonas sintéticas como la hormona de crecimiento bovino recombinante (rBGH) para las vacas lecheras con el fin de aumentar la producción de leche . Debido a que las vacas están produciendo cantidades de leche que la naturaleza jamás previó, el resultado obtenido es la mastitis, o inflamación de las glándulas mamarias. Su tratamiento requiere el uso de antibióticos, y se han encontrado restos de ellos y de hormonas en muestras de leche y otros lácteos. Los pesticidas y otros medicamentos también son contaminantes frecuentes de los lácteos.

8. Preocupaciones de Salud en Bebés y Niños

Las proteínas, el azúcar de la leche, la grasa y la grasa saturada de los lácteos pueden representar riesgos de salud para los niños y conducir al desarrollo de enfermedades crónicas tales como obesidad, diabetes y formación de placas ateroscleróticas que pueden conducir a problemas cardíacos.

La Academia Americana de Pediatría recomienda que los bebés menores de un año no reciban leche entera de vaca, ya que la deficiencia de hierro es más probable con una dieta rica en lácteos. Los derivados de la leche de vaca son muy bajos en hierro. Si se convierten en parte principal de la dieta, la deficiencia de hierro es más probable . Los cólicos son una preocupación adicional en relación con el consumo de leche. Uno de cada cinco bebés sufren cólicos. Los pediatras aprendieron hace tiempo que la leche de vaca era a menudo la razón. Ahora se sabe que las madres que amamantan pueden tener bebés propensos a cólicos si dichas madres consumen leche de vaca. Los anticuerpos de las vacas pueden pasar del flujo sanguíneo de la madre a la leche de su pecho y así al bebé . Además, las alergias a los alimentos parecen ser un resultado común del consumo de leche, particularmente en los niños. Un reciente estudio también asoció el consumo de leche de vaca al estreñimiento crónico en los niños. Los investigadores sugieren que el consumo de leche produjo llagas perianales y dolor agudo al defecar, conduciendo al estreñimiento.

La leche y los productos lácteos no son necesarios en la dieta y pueden, de hecho, ser peligrosos para la salud. Consume una dieta sana de cereales, frutas, verduras, legumbres y alimentos enriquecidos como cereales y zumos. Estos alimentos concentrados en nutrientes pueden ayudarte a cubrir tus necesidades de calcio, potasio, riboflavina y vitamina D con facilidad —y sin riesgos para la salud.

Referencias

1. Feskanich D, Willet WC, Stampfer MJ, Colditz GA. Milk, dietary calcium, and bone fractures in women: a 12-year prospective study. Am J Public Health 1997;87:992-7.
2. Cumming RG, Klineberg RJ. Case-control study of risk factors for hip fractures in the elderly. Am J Epidemiol 1994;139:493-505.
3. Huang Z, Himes JH, McGovern PG. Nutrition and subsequent hip fracture risk among a national cohort of white women. Am J Epidemiol 1996;144:124-34.
4. Cummings SR, Nevitt MC, Browner WS, et al. Risk factors for hip fracture in white women. N Engl J Med 1995;332:767-73.
5. Finn SC. The skeleton crew: is calcium enough? J Women’s Health 1998;7(1):31-6.
6. Nordin CBE. Calcium and osteoporosis. Nutrition 1997;3(7/8):664-86.
7. Reid DM, New SA. Nutritional influences on bone mass. Proceed Nutr Soc 1997;56:977-87.
8. Tucker KL, Hannan MR, Chen H, Cupples LA, Wilson PWF, Kiel DP. Potassium, magnesium, and fruit and vegetable intakes are associated with greater bone mineral density in elderly men and women. Am J Clin Nutr 1999;69:727-36.
9. Prince R, Devine A, Dick I, et al. The effects of calcium supplementation (milk powder or tablets) and exercise on bone mineral density in postmenopausal women. J Bone Miner Res 1995;10:1068-75.
10. Pennington JAT. Bowes and Churches Food Values of Portions Commonly Used, 17th ed. New York: Lippincott, 1998.
11. Ornish D, Brown SE, Scherwitz LW, Billings JH, Armstrong WT, Ports TA. Can lifestyle changes reverse coronary heart disease? Lancet 1990;336:129-33.
12. Cramer DW, Harlow BL, Willet WC. Galactose consumption and metabolism in relation to the risk of ovarian cancer. Lancet 1989;2:66-71.
13. Outwater JL, Nicholson A, Barnard N. Dairy products and breast cancer: the IGF-1, estrogen, and bGH hypothesis. Medical Hypothesis 1997;48:453-61.
14. Chan JM, Stampfer MJ, Giovannucci E, et al. Plasma insulin-like growth factor-1 and prostate cancer risk: a prospective study. Science 1998;279:563-5.
15. World Cancer Research Fund. Food, Nutrition, and the Prevention of Cancer: A Global Perspective. American Institute of Cancer Research. Washington, D.C.: 1997.
16. Cadogan J, Eastell R, Jones N, Barker ME. Milk intake and bone mineral acquisition in adolescent girls: randomised, controlled intervention trial. BMJ 1997;315:1255-69.
17. Scott FW. Cow milk and insulin-dependent diabetes mellitus: is there a relationship? Am J Clin Nutr 1990;51:489-91.
18. Karjalainen J, Martin JM, Knip M, et al. A bovine albumin peptide as a possible trigger of insulin-dependent diabetes mellitus. N Engl J Med 1992;327:302-7.
19. Bertron P, Barnard ND, Mills M. Racial bias in federal nutrition policy, part I: the public health implications of variations in lactase persistence. J Natl Med Assoc 1999;91:151-7.
20. Jacobus CH, Holick MF, Shao Q, et al. Hypervitaminosis D associated with drinking milk. N Engl J Med 1992;326(18):1173-7.
21. Holick MF. Vitamin D and bone health. J Nutr 1996;126(4suppl):1159S-64S.
22. Clyne PS, Kulczycki A. Human breast milk contains bovine IgG. Relationship to infant colic? Pediatrics 1991;87(4):439-44.
23. Iacono G, Cavataio F, Montalto G, et al. Intolerance of cow’s milk and chronic constipation in children. N Engl J Med 1998;339:110-4.


a pérdida de densidad de los huesos, llamada osteoporosis, puede conducir a leves y no tan leves fracturas. Aunque mucha gente piensa que el calcio de la dieta es una buena protección para sus huesos, hay una parte que no nos han contado. De hecho, en un estudio de Harvard durante 12 años sobre 78.000 mujeres, aquellas que tomaban la mayoría del calcio a partir de los productos lácteos realmente presentaban más fracturas que las que raramente bebían leche . De manera similar, un estudio de 1994 sobre hombres y mujeres mayores en Sydney (Australia), mostró que un consumo superior de lácteos estaba asociado con un mayor riesgo de fractura. Los del máximo consumo de lácteos presentaban aproximadamente el doble de riesgo de fractura de cadera en comparación con los del consumo mínimo .

Para cuidar tus huesos necesitas calcio en la dieta, pero también necesitas conservar el calcio de tus huesos.

Cómo Fijar Calcio en Tus Huesos


1. Obtén calcio de verduras, legumbres, o alimentos enriquecidos. Las fuentes de calcio más saludables son las hortalizas de hoja verde y las legumbres. Brécol, coles de Bruselas, col rizada, hojas de mostaza, acelgas, y otras verduras son ricas en calcio altamente absorbible, y contienen otros nutrientes saludables. La excepción son las espinacas, que contienen gran cantidad de calcio pero tienden a retenerlo muy tenazmente, de modo que se absorbe en menor cantidad.

Las legumbres son alimentos humildes, pero puede que no sepas que son ricas en calcio. Hay más de 100 miligramos de calcio en un plato de alubias cocidas. Si prefieres los garbanzos, el tofu, u otros derivados, encontrarás mucho calcio en ellos también. Estos alimentos contienen también magnesio, que tu cuerpo utiliza junto con el calcio para construir los huesos.

Si buscas una fuente de calcio muy concentrada, los zumos de naranja o piña enriquecidos con calcio contienen 300 miligramos o más de calcio por vaso en forma altamente absorbible. Muchas personas prefieren los suplementos de calcio, que están ampliamente disponibles.

Los productos lácteos contienen calcio, pero acompañado de proteínas animales, lactosa, factores de crecimiento animal, residuos de medicamentos y contaminantes, y una cantidad sustancial de grasa y colesterol excepto en las versiones desnatadas.

2. Haz ejercicio, para que el calcio tenga un lugar adonde ir. El ejercicio es importante por muchas razones, incluyendo el fortalecimiento óseo. Las personas activas tienden a mantener el calcio en los huesos, mientras que las sedentarias lo pierden.

3. Obtén vitamina D del sol, o suplementos en caso de necesitarlos. La vitamina D controla el uso del calcio por parte del cuerpo. Unos 15 minutos de luz solar sobre la piel cada día normalmente producen toda la vitamina D necesaria. Si te expones al sol poco o nada, puedes obtener vitamina D con cualquier complejo vitamínico. La Cantidad Diaria Recomendada es de 200 IU (5 microgramos). A menudo suele añadirse a la leche, pero la cantidad añadida no siempre está bien controlada.

Cómo Conservarlo Allí


No es suficiente con fijar calcio en tus huesos. Lo que es realmente crítico es mantenerlo allí. Para ello:

1. Reducir las pérdidas de calcio evitando el exceso de sal. El calcio de los huesos tiende a disolverse en la corriente sanguínea, y luego para a través de los riñones a la orina. El sodio (la sal) de los alimentos que comes puede incrementar mucho la pérdida de calcio a través de los riñones . Si reduces la ingestión de sodio a 1 ó 2 gramos diarios, retendrás el calcio mejor. Para ello, evita los aperitivos salados y las conservas con sal añadida, y mantén bajo el uso de sal en la cocina y en la mesa.

2. Obtén las proteínas de productos vegetales, no de animales. La proteína animal -de pescados, aves, carnes rojas, huevos y productos lácteos- tiende a lixiviar el calcio de los huesos y fomenta su paso a la orina. La proteína vegetal -de legumbres, cereales y hortalizas- no parece tener este efecto .

3. No fumes. Los fumadores pierden calcio, también. Un estudio sobre gemelos idénticos demostró que, si uno de ellos había sido fumador durante largo tiempo y el otro no, el fumador tenía más de un 40% de mayor riesgo de fractura .

Las recomendaciones americanas de consumo de calcio son altas, en parte debido a que la carne, la sal, el tabaco y la inactividad física de la vida americana conduce a la pérdida demasiado rápida y anormal de calcio por los riñones. Controlando estos factores básicos, puedes ejercer una enorme influencia sobre la permanencia del calcio en tus huesos o su salida del organismo.

Los Suplementos Hormonales Conllevan Serios Riesgos


Algunos doctores recomiendan suplementos de estrógenos para las mujeres tras la menopausia como una forma de reducir la osteoporosis, aunque el efecto no es muy grande a largo plazo, y raramente son capaces de detener o dar marcha atrás al proceso de pérdida ósea.

Muchas mujeres encuentran estas hormonas desagradables, porque la marca más comúnmente recetada, Premarin, se obtiene de la orina de yeguas embarazadas. Lo que ha preocupado a muchos doctores es el hecho de que los estrógenos aumentan el riesgo de cáncer de mama. El Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard concluyó que las mujeres que toman estrógenos tienen entre el 30 y el 80 % más cáncer de mama, en comparación con otras mujeres .

Además, Premarin puede agravar los problemas cardíacos. En un estudio sobre 2.763 mujeres postmenopáusicas con problemas coronarios realizado durante una media de cuatro años, hubo tantos ataques al corazón y muertes en mujeres tratadas con el régimen combinado de estrógenos y un derivado de progesterona, como con el placebo, pero los problemas coronarios sucedieron más pronto en las mujeres que tomaron hormonas. Las mujeres tratadas con hormonas también tenían mayor probabilidad de desarrollar peligrosos coágulos sanguíneos y problemas en la vesícula biliar . Controlar las pérdidas de calcio es una estrategia mucho más segura.

Dar Marcha Atrás a la Osteoporosis


Si ya tienes osteoporosis, hay un paso adicional que debes considerar: usar progesterona natural para invertir el proceso. Por chiripa, existe una copia exacta de la progesterona humana en el ñame silvestre, la soja y algunas otras plantas. Las cantidades en los alimentos cocidos no es suficiente para ayudar, pero los fabricantes pueden aislar fácilmente la progesterona y ponerla en una crema transdérmica. La progesterona atraviesa la piel hasta la corriente sanguínea. Alcanza el hueso, donde estimula las células osificadoras, llamadas osteoblastos, a producir nuevo hueso sano. En un estudio de tres años sobre mujeres postmenopáusicas tratadas con progesterona natural, la densidad ósea aumentó en cerca de un 15 %, lo cual es más que suficiente para tener un efecto importante sobre el riesgo de fractura .

Muchos productos que indican “extracto de ñame silvestre” en la etiqueta no contienen suficiente progesterona para producir beneficios. Sin embargo, la marca más popular, Pro-Gest, posee progesterona natural adecuada y efectiva. Está disponible en Transitions for Health (800-648-8211).

La Osteoporosis en
los Hombres

La osteoporosis es menos frecuente en los hombres que en las mujeres, y sus causas son algo distintas. En cerca de la mitad de los casos, una causa específica puede ser identificada y combatida :

Las medicaciones con esteroides, como la prednisona, son una causa común de pérdida ósea y fracturas. Si estás recibiendo esteroides, deberías hablar con tu médico para minimizar la dosis y explorar otros tratamientos.

El alcohol puede debilitar los huesos, aparentemente reduciendo la capacidad del cuerpo de producir nuevo hueso para reemplazar las pérdidas normales. Probablemente el efecto sólo es significativo si ingieres más de dos bebidas diarias de licores, cerveza o vino.

Una cantidad inferior a la normal de testosterona puede fomentar la osteoporosis. Sobre un 40% de los hombres mayores de 70 años tienen niveles reducidos de testosterona.

En muchos de los casos restantes, las causas son las excesivas pérdidas de calcio y la inadecuada vitamina D. La primera parte de la solución es evitar la proteína animal, el exceso de sal, la cafeína y el tabaco, y seguir físicamente activo para reducir las pérdidas de calcio. En segundo lugar, tomar suplementos de vitamina D recetados por tu médico. La cantidad usual es de 200 IU (5 microgramos) diarios, pero puede ser duplicada si no tienes exposición solar en absoluto. Si tienes problemas en la absorción de calcio debido a un nivel reducido de jugos gástricos, tu médico puede recomendarte suplementos de ácido clorhídrico.

Referencias

1. Feskanich D, Willett WC, Stampfer MJ, Colditz GA. Milk, dietary calcium, and bone fractures in women: a 12-year prospective study. Am J Publ Health 1997;87:992-7.
2. Cumming RG, Klineberg RJ. Case-control study of risk factors for hip fractures in the elderly. Am J Epidemiol 1994;139:493-503.
3. Nordin BEC, Need AG, Morris HA, Horowitz M. The nature and significance of the relationship between urinary sodium and urinary calcium in women. J Nutr 1993;123:1615-22.
4. Remer T, Manz F. Estimation of the renal net acid excretion by adults consuming diets containing variable amounts of protein. Am J Clin Nutr 1994;59:1356-61.
5. Hopper JL, Seeman E. The bone density of female twins discordant for tobacco use. N Engl J Med 1994;330:387-92.
6. Colditz GA, Stampfer MJ, Willett WC, et al. Type of postmenopausal hormone use and risk of breast cancer: 12-year follow-up from the Nurses’ Health Study. Cancer Causes and Control 1992;3:433-9.
7. Hulley S, Grady D, Bush T, et al. Randomized trial of estrogen plus progestin for secondary prevention of coronary heart disease in postmenopausal women. JAMA 1998;280:605-13.
8. Lee JR. Osteoporosis reversal: the role of progesterone. Int Clin Nutr Rev 1990;10:384-91.
9. Peris P, Guanabens N, Monegal A, et al. Aetiology and presenting symptoms in male osteoporosis. Br J Rheumatol 1995;34:936-41.


Fuente: J.A.T. Pennington, Bowes and Church’s Food Values of Portions Commonly Used. (Philadelphia: J.B. Lippincott, 1994.)
La industria láctea

Cuando se habla de la producción de leche, nos viene a la mente la imagen bucólica de las vacas pastando mansamente en unos extensos prados verdes. Ciertamente esta situación, que todavía se produce en muchas regiones (sobre todo en zonas rurales), no es la base de la competitiva industria láctea para obtener sus enormes producciones. Salvo en las zonas rurales, hoy en día es prácticamente imposible acceder a una leche en estado "natural". Estamos a merced de la industria y nos ofrecerán lo que ellos quieran. En los casos en que se podría conseguir leche de un ganadero local, quizás antes de ningún tratamiento, seguramente éste se arriesga a una buena sanción en caso de que Sanidad se enterase.

En general, los lácteos de mayor consumo son la leche, quesos, yogures, helados, mantequilla, nata. Dentro de ellos, existe una amplia gama. Es curioso observar cómo han ido intentando salvar los problemas que acarrean haciendo modificaciones en los productos para que "se adapten a las necesidades nutricionales de cada individuo": si la leche entera es mala para el colesterol, sacamos leche desnatada; si la desnatada "parece" agua, sacamos la semi-desnatada; si al desnatar pierde las vitaminas liposolubles, añadimos vitaminas A y D; si tienes riesgo de osteoporosis, añadimos calcio; si tienes más colesterol, sacamos la leche con Omega-3 en vez de grasa animal... En definitiva, lo que nos venden es un "brebaje" industrial que nada tiene que ver con el producto "natural" original y sus supuestas virtudes.

Con los yogures sucede igual, ahora parece que si no tomas bífidus, estás fuera de onda. He leído artículos diciendo que diversos estudios no han encontrado pruebas de que los bífidus reporten beneficios especiales para la flora intestinal ni la salud, ni la leche ni el yogur. Ese mito de que los búlgaros eran muy longevos por tomar yogur, parece ser que no tiene base científica (quizá sea por un conjunto de factores de vida, no por el yogur). Por cierto, ¿te has fijado que los yogures actuales ya no están hechos a partir de la leche, sino de sólidos lácteos o leche en polvo? Por supuesto, es mucho más rentable descomponer la leche en sus ingredientes y almacenarlos para gestionar los excedentes, usándolos según sea necesario.

"El yogur del siglo que viene", el "mousse", es más cremoso, claro, lleva nata añadida. Ahora se produce gran cantidad de leche desnatada, ¿te has parado a pensar qué se hace con la nata sobrante al desnatar la leche? ¿Crees que la tiran a la basura? ¿Adónde más irá a parar?

Con el suero sucede algo parecido. Es un subproducto de la fabricación del queso. Si lo tiran, es una sustancia muy contaminante y deshacerse de él representa un grave problema para esa industria (según el libro Vida Sana, p. 330). La solución: introducirlo en los alimentos como ingrediente. Incluso se vende como suplemento dietético por su "alto contenido en sales minerales, etc.".

¿Has oído hablar de los excedentes de mantequilla que se tiran al océano para mantener los precios estables? Sale más rentable que regalarlo a los países del tercer mundo.

Hablando de regalar al tercer mundo: casi siempre se les suele enviar leche en polvo. Es una forma de sacarse de encima los excedentes; seguro que no la regalan, harán un precio especial. Desde luego, más vale eso que morir de hambre, pero ¿qué efectos puede tener un producto tan desnaturalizado sobre la salud de los receptores? El Proyecto China ha demostrado que los países del tercer mundo (en los que culturalmente jamás se ha consumido lácteos), no padecen osteoporosis y otras enfermedades relacionadas; si les imponemos los hábitos occidentales, les estamos "regalando" muchos problemas de salud.

Incluso las margarinas vegetales suelen incorporar algún derivado lácteo.


Aunque se puede argumentar que uno bebe poca leche (o ninguna), lo cierto es que la mayor parte de los lácteos se ingieren de forma camuflada. Un ejemplo de ello es que hoy en día es realmente difícil encontrar un producto de panadería (pan de molde, galletas, bollería, etc.) que no lleve algún lácteo (indican sólidos lácteos, suero, proteínas de leche, leche en polvo...).

Los procesos de transformación (pasteurización, etc) se nos han vendido como una medida de seguridad para el consumidor, para eliminar todos los gérmenes. En realidad, estos procesos no "higienizan" la leche (continúa igual de sucia, con pus, sangre, antibióticos, hormonas), pero transforman sus cualidades convirtiéndola en un producto "muerto". Al estar muerta, lo que sí se consigue es que dure en los almacenes muchos meses, evitando pérdidas económicas. La máxima expresión de esto es separarla en sus ingredientes o transformarla en leche en polvo. En el libro Vida Sana, se indican multitud de experimentos realizados en los que, debido a su desnaturalización, la leche muerta no es suficiente ni siquiera para mantener en vida a los terneros, cosa que evidentemente sí sucede estando cruda. Puedes ver un extracto en esta página: El fraude de la pasteurización

También hay otro texto sobre el tratamiento de la leche procedente del libro "Alimentos para la Salud", del Dr. Karmelo Bizkarra y María Ruiz.
a vida de una vaca lechera

Los consumidores que evitan la carne por razones éticas a menudo siguen considerando los alimentos lácteos como compasivos, porque no hay que matar al animal. Pero los productos obtenidos de la leche de vaca son cualquier cosa menos compasivos para las vacas y sus terneros.

Lejos de la creencia popular de que se crían alegremente en los verdes prados de la campiña, gran parte de las vacas lecheras son criadas en unas lamentables condiciones: hacinamiento, suciedad, ordeño intensivo, mala alimentación, embarazos forzados, administración de hormonas, antibióticos y tranquilizantes, etc.

El ordeño mecánico sustituyó al manual, y permite ordeñar a los animales 2 ó 3 veces al día. Este sistema, además de ser molesto, provoca heridas, inflamación e infecciones en las ubres.

Para mantener elevada la producción de leche, es necesario que la vaca tenga un embarazo cada año. Tras el parto, la producción es máxima, y durante 10 meses podrá ser ordeñada hasta el siguiente embarazo. Esto se hace por inseminación artificial o por implante de embrión. Los teneros nacidos y no deseados suministran a la industria de la carne de ternera.

Algunas personas aún creen que las vacas "dan" leche del mismo modo que el agua sale del grifo, siendo incapaces de comprender que las vacas tienen que parir una vez al año para seguir produciendo leche. Cuando desciende la productividad y dejan de ser rentables (tras 4 ó 5 lactancias, por término medio), son enviadas al matadero para transformar sus despojos en las populares hamburguesas y salchichas baratas.

Acerca del calcio
(extracto del libro "Vida Sana", de Harvey y Marylin Diamond)

Ahora vamos a responder a la cuestión candente que todo el mundo tiene en la punta de la lengua: «¿De dónde obtengo el calcio que necesito? ¿Voy a dejar que mis huesos se partan como ramitas secas a causa de la osteoporosis? »

Le interesará saber que se ha levantado una industria multimillonaria gracias al problema del calcio. El temor y la información errónea se extiende como un mal rumor. Tenga en cuenta que todo lo que oye acerca del calcio no es exacto, ni tampoco honesto. En los cuatro o cinco últimos años, como resultado del interés mostrado por los medios de comunicación, la osteoporosis ha pasado de ser un tema del que se hablaba poco a un monstruo enfurecido. Se ha hecho creer, sobre todo a las mujeres, que sin tomar una dosis adicional de calcio a diario, es inevitable que sufran osteoporosis más tarde o más temprano. La industria lechera ha invertido muchos millones de dólares para decirle a la gente que la manera mejor y más segura de evitar la osteoporosis es beber por lo menos tres vasos de teche al día, y además engullir todos los productos lácteos que quepan en el estómago. Le dicen eso con el único propósito de ayudarle a conseguir un alto grado de salud. Y si usted se lo cree, tal vez le interese invertir en un lujoso proyecto de urbanización al sur de Florida...

Hay muchas ironías en la vida, las hay en el campo de la salud y también las hay en este libro. Pero aquí está la ironía suprema. Nos engatusan continuamente para que consumamos productos lácteos a fin de combatir la osteoporosis, cuando ¡LOS PRODUCTOS LÁCTEOS SON UNA DE LAS CAUSAS PRINCIPALES DE LA OSTEOPOROSIS!

Sé que resulta muy difícil de creer, pero existen pruebas indiscutibles que corroboran esta turbadora revelación. No me lo he inventado. Hay una cantidad enorme de datos científicos que entran directamente en conflicto con la propaganda unilateral e interesada que difunde la industria lechera. Desde luego, comprendo que la industria haga y diga cuanto pueda para perpetuar esta distorsión flagrante de la verdad. Al fin y al cabo, el negocio es el negocio. Lo que nos parece absolutamente inconcebible es que los dietistas y expertos en nutrición, que deben de estar enterados, insistan también en que los productos lácteos ayudan a vencer la osteoporosis. Eso es un escándalo. ¿Es posible que tantos de ellos desconozcan los numerosos estudios publicados en sus propias revistas y libros de texto y que demuestran lo contrario? Es demasiado ridículo para creerlo.

Respecto a la osteoporosis, hay tres cuestiones importantes: 1) ¿Qué es?; 2) ¿Cuáles son sus causas?, y 3) ¿Qué se puede hacer para prevenirla?

En primer lugar, ¿qué es la osteoporosis?


Los huesos están formados por una serie de elementos. Los dos minerales que más prevalecen en los huesos y los dientes son el calcio y el fósforo, que se depositan en un material rico en proteínas para formar la estructura ósea. El calcio de ésta se pierde por diversas razones. Abandona literalmente a los huesos. A lo largo del tiempo se pierde una cantidad considerable, los huesos se vuelven porosos y frágiles y pueden romperse a la menor provocación. Un estornudo puede romper una costilla. Viajar por una carretera con baches puede causar una fractura de cadera. Incluso un abrazo amistoso puede causar la rotura de un hueso, tan frágiles se vuelven si la pérdida de calcio es suficiente. Piense en una tabla de madera, fuerte cuando es sólida, pero si está atacada por la carcoma es posible romperla con un golpe ligero. Lo mismo les ocurre a los huesos con deficiencia de calcio. Es como si estuvieran atacados por la carcoma.

La osteoporosis es un problema extremadamente grave para un gran número de personas. Sólo en Estados Unidos afecta de quince a veinte millones de personas. (99) Unas quince mil personas mueren cada año a causa de fracturas de cadera.

En Norteamérica, la osteoporosis se ha convertido en una industria millonaria. Los vendedores de suplementos cálcicos están en la gloria. Casi por arte de magia han surgido millones de mujeres que, poseídas por un miedo pánico, piden calcio a gritos. De repente, los suplementos cálcicos son el gancho infalible para la venta de numerosos productos. Antes era «nuevo y mejorado»; ahora es «con adición de calcio», palabras mágicas que hacen sonar los timbres de las cajas registradoras. Existen antiácidos con calcio, cereales con calcio, laxantes con calcio, bebidas carbónicas con calcio, píldoras de vitaminas con calcio. No tardará en aparecer en la televisión uno de esos vendedores de coches que grita: «¡No pierda tiempo y aprovéchese de estos precios!», para terminar diciendo: «... y las primeras quinientas que compren un coche este fin de semana recibirán un saco de calcio en polvo incluido». Como verá enseguida, esos suplementos cálcicos son más nocivos que beneficiosos.

¿Cuáles son las causas de la osteoporosis? Como sucede con muchas otras afecciones, no hay una sola causa, sino que existen muchas variables que juntas contribuyen a los resultados finales de la afección. Sería estupendo que la osteoporosis pudiera evitarse con una sencilla medida, como la de añadir calcio a la dieta. Aunque superficialmente eso podría parecer la solución apropiada, no lo es. De hecho, los estudios han mostrado con toda claridad que, mientras continúen en vigor los factores que producen la pérdida de calcio de los huesos, ni siquiera las dosis muy elevadas de calcio serán beneficiosas. (17, 25, 90,143, 234, 260, 329, 362, 405, 416) Piense en ello. Una industria multimillonaria está promocionando los suplementos de calcio cuando ya se sabe con toda evidencia que no ayudan en nada. ¡Y no sólo eso, sino que son nocivos! La mayor parte de esos suplementos están hechos de harina de hueso cocida o dolomita, y muchos contienen cantidades peligrosas de plomo, arsénico, mercurio y otros metales tóxicos. (309).

La necesidad de calcio que tiene nuestro cuerpo se satisface muy fácilmente, créalo o no, con mucha más facilidad de lo que la gente cree. Una vez satisfecha esa necesidad, ya es suficiente y el hecho de añadir más calcio no sirve de nada. Si usted tiene un vaso normal y una jarra de zumo, una vez llene el vaso hasta el borde ya no cabrá más. Es así de simple, sin excepciones. Si sigue vertiendo zumo en el vaso lleno, se derramará en el suelo y lo perderá. El viejo proverbio «si un poco es bueno, mucho es mejor» es una falacia. Sí, pero cierto, y esa fórmula en apariencia razonable es lo que usan los promotores de suplementos para que usted atiborre su cuerpo con más calcio del que puede usar. Pero, al contrario que el zumo derramado, que se pierde o se limpia, el exceso de calcio en el cuerpo tiene algunas consecuencias graves. Se ha demostrado claramente que cuando se pierde el calcio de los huesos, no se elimina sin más del cuerpo, sino que la sangre recoge ese calcio y lo deposita en los tejidos blandos, los vasos sanguíneos, la piel, los ojos, las articulaciones y los órganos internos. El calcio se combina con las grasas y el colesterol en los vasos sanguíneos para causar el endurecimiento de las arterias. El calcio que acaba en la piel produce arrugas. En las articulaciones cristaliza y forma unos depósitos artríticos muy dolorosos. En los ojos adopta la forma de cataratas, y en los riñones forman depósitos duros conocidos como cálculos renales. (108,117, 204, 249, 310) Así pues, no crea que tomar una dosis de calcio adicional es una precaución inocente. ¡No lo es! ¡Produce enfermedades!

¿Qué es entonces lo que crea el problema de la osteoporosis? La culpa la tienen varias influencias.

TABACO. Esto no me sorprende en absoluto, teniendo en cuenta que el tabaco afecta de un modo tan negativo a muchos otros aspectos de la salud. ¿Por qué habría de ser distinto en este caso? Piense que uno de los papeles esenciales que juega el calcio es el mantenimiento de un equilibrio adecuado entre ácido y álcali en el cuerpo. Los minerales, el calcio incluido, son necesarios para neutralizar el exceso de ácido. Fumar es un hábito que produce mucho ácido, y es tan importante para la integridad del organismo neutralizar ese ácido, que el calcio se extrae de los huesos y los dientes para satisfacer esa necesidad. (110, 354).

ALCOHOL. El alcohol dificulta la absorción de calcio al afectar la capacidad del hígado para activar la vitamina D. Esta vitamina es importante en el metabolismo del calcio. Cuanto más alcohol tome, más obstaculizará la capacidad de su cuerpo para la formación y el mantenimiento de unos huesos sanos. (60, 354).

CAFEÍNA. Esta droga, que se encuentra en el café, el té, las bebidas carbónicas, el chocolate y muchas drogas que se venden legalmente, hace que la excreción de calcio (eliminación del cuerpo) sea el doble de la normal. Esto se ha demostrado en varios estudios. (146,172, 243)

BEBIDAS CARBONICAS. Aquí el culpable es el ácido fosfórico, que se añade a muchas bebidas carbónicas para mantener el burbujeo. Esto se consigue mediante una mezcla de fósforo con ácido sulfúrico. ¿Le parece que es conveniente el contacto de esas sustancias con el delicado revestimiento de su estómago? ¡Ácido sulfúrico, nada menos! Un poco más de elemento cáustico que le aporta su amistoso, preocupado y solícito fabricante de bebidas carbónicas.

Es importante comprender que el calcio no actúa por sí solo en el cuerpo, sino que éste lo usa conjuntamente con otros minerales. El fósforo juega un papel vital. La proporción de calcio y fósforo ingeridos por el cuerpo debería ser de dos a uno. Las dietas con alto contenido de fósforo producen un notable ascenso del nivel de fósforo en la sangre. El cuerpo, haciendo un esfuerzo para mantener la proporción adecuada de calcio y fósforo en la sangre, reacciona eliminando calcio de los huesos y liberándolo en el torrente sanguíneo. Si el calcio no amortiguara el exceso de fósforo, el nivel de ácido en la sangre pondría la vida en peligro. (Además de las bebidas carbónicas, ¿sabe qué otros dos grupos de alimentos tienen más fósforo? ¡Sí, señor! ¡La carne y los productos lácteos! De hecho, la carne tiene veinte veces más fósforo que calcio. (146) Ah, los productos animales. ¿Alguien quiere una hamburguesa con queso?)

SAL. Esta sustancia ácida suele ser uno de los principales constituyentes de los productos animales, por no decir nada de las toneladas que añadimos a nuestra comida o que nos añaden los elaboradores de alimentos. En una publicación especializada he encontrado esta afirmación perfecta: «La ecuación es sencilla: cuanto más sodio (sal) ingiere, más calcio excreta». (298).

ANTIÁCIDOS. Algunos antiácidos contienen aluminio, que causa un incremento en la excreción de calcio. Quienes toman esos «aliviadores» a lo largo del día deberían saber que están ocasionando una mayor deficiencia de calcio (hay muchos medicamentos antiácidos que contienen aluminio, por lo que es necesario leer atentamente los prospectos. Desde luego, puede empez»r a combinar apropiadamente los alimentos que ingiere y eliminar asi la necesidad de esos fármacos.).(125) Por otro lado, el ácido hidroclórico ayuda a absorber el calcio en el estómago, y los antiácidos lo neutralizan. (144) Esa es otra buena razón para empezar a combinar los alimentos adecuadamente.

INSUFICIENCIA DE EJERCICIO. Se ha demostrado claramente que el ejercido aumenta la masa ósea, mientras que la falta de ejercicio ocasiona pérdida de sustancia ósea. Es algo de lo que no hay duda y que han demostrado numerosos estudios. (12, 18, 19,120,142,173, 277, 352, 415) El ejercicio incluso reconstruye huesos ya afectados por una pérdida de calcio. Los huesos están vivos y reaccionan al ejercicio como lo hacen los músculos, volviéndose más fuertes. El ejercicio y la actividad ejercen presión sobre el esqueleto, lo que, a su vez, estimula la formación de nuevo hueso. En el capítulo 10 hemos tratado más a fondo el ejercicio.

FALTA DE LUZ SOLAR. La vitamina D juega un papel de extrema importancia en el metabolismo óseo. Puesto que la mejor fuente de vitamina D es el sol, resulta fácil imaginar que tomando un poco el sol cada día contribuirá a evitar la osteoporosis. (134, 146, 198, 210, 249).

LA CAUSA NÚMERO UNO DE LA OSTEOPOROSIS. Llegamos por fin a la última causa de la osteoporosis, la principal, mucho más nociva que cualquiera de las que hemos mencionado hasta ahora. Este es realmente el golpe definitivo, el de gracia, el remate. ¿Todavía no lo ha adivinado? Sí, es ese heraldo de la enfermedad: los productos animales. Si la gente no hubiera sido tan manipulada, asustada, intimidada, obligada y aterrorizada para que introduzca en su cuerpo enormes cantidades de proteínas animales durante la segunda mitad del siglo pasado, la última parte de este capítulo no sería necesaria, porque usted jamás habría oído hablar de la osteoporosis. Los alimentos cárnicos y los productos lácteos son las principales razones de lo que usted ya sabe.

Debido a la propaganda alimentada por intereses comerciales, la población norteamericana consume muchas más proteínas de lo que requieren sus cuerpos, y quien se haya tomado la molestia de examinar las investigaciones sobre el tema sabe que es cierto. En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud sugiere una ingestión mínima de 40 gramos de proteínas al día. La RDA establece 55 gramos por día. ¡Por término medio, los norteamericanos consumen ahora más de 100 gramos al día! (52, 223, 250) Lo asombroso es que se ha demostrado que podemos desenvolvemos perfectamente con menos de 30 gramos al día! (119, 156,175,186, 223, 225, 250, 251, 313) La Organización Mundial de la Salud y la RDA también lo reconocen así, pero casi doblan esa cifra para poner un «margen de seguridad». El margen en cuestión añade de un 30 a un 50 % de proteínas a nuestras necesidades reales para compensar cualquier posible necesidad que puedan tener algunos de más proteínas. Entonces la cifra se dobla, y el resultado es que nos dice a todos en general que consumamos más del doble de las proteínas que necesita nuestro cuerpo. Se ha demostrado que son necesarias muchas menos proteínas para mantener la vida, cosa muy fácil de comprobar.

Por desgracia, la idea de que necesitamos mucha más proteínas se basa en tests realizados con ratas hace tres cuartos de siglo. (276) Esos mismos tests, refutados hace mucho tiempo, siguen siendo la base de las recomendaciones ridículamente altas que siguen actualmente en vigor.

Cuando se toma en consideración el peso, una rata adulta requiere tres veces y media más proteínas que un adulto humano. (68) La concentración de proteína en la leche materna de las ratas es diez veces mayor que la de la leche materna humana, que sólo tiene un 2 % de proteína. (49) ¡Nosotros no somos ratas! A pesar de ello, nos advierten para que ingiramos muchas más proteínas de las que necesitamos a diario y, desde luego, nos hacen creer que los productos animales son la mejor fuente de proteínas, cuando se ha demostrado una y otra vez que una dieta totalmente carente de productos animales puede proporcionar todo lo que necesitamos. (1, 2, 15, 32, 65, 85, 92, 112,122,126, 167,176, 178, 191, 209, 211, 212, 228, 250, 282, 303, 322, 383, 418).

Este es el verdadero asesino. ¿Qué cree que sucede con el exceso de proteínas? En primer lugar, se descomponen en aminoácidos, algunos de los cuales son metabolizados en el hígado y excretados en la orina se pierden grandes cantidades de minerales. (324) ¡Uno de los minerales que se pierden es el calcio! LOS ESTUDIOS MUESTRAN QUE CUANTAS MÁS PROTEINAS CONSUMIMOS, MÁS CALCIO PERDEMOS. (17, 25, 64, 88, 105, 145, 177, 179, 203, 233, 234, 241, 249, 250, 393, 405, 409).

Uno de los más grandes investigadores actuales sobre los efectos de los productos animales en cada aspecto de la salud, incluida la osteoporosis, es John A. McDougall, médico y profesor en la facultad de medicina de la Universidad de Hawai. El doctor McDougall todavía no ha recibido el reconocimiento que merece. Sus dos libros; The McDougall Plan y McDougall's Medicine deberían ser leídos por todo el que desee dedicarse profesionalmente al campo de la salud, así como el público en general. Entre esos dos libros tienen más de 160 referencias que respaldan su obra, que forman parte del material más esclarecedor que puede leerse sobre este tema. ¿Por qué no se le ha reconocido más ampliamente? En primer lugar, no está a sueldo de los organismos que controlan las producciones cárnica y lechera del país.
Según el doctor McDougall: El hecho de que las proteínas ocasionen una pérdida de calcio en el cuerpo humano no está sometido a controversia en los círculos científicos. Los numerosos estudios llevados a cabo durante los últimos cincuenta y cinco años, han mostrado una y otra vez que si queremos crear un equilibrio de calcio positivo que mantenga sólidos nuestros cuerpos, hemos de disminuir la cantidad de proteínas que ingerimos a diario.
http://www.notmilk.com/

salud

http://www.taringa.net/posts/salu

1 comentario - consumis lacteos? entonces entra

Los comentarios se encuentran cerrados