• Menta
Odiada por muchos, amada por otros, la menta es un tónico digestivo y un potente afrodisíaco. Se puede consumir
en té, tisanas o en alguna de las presentaciones industriales. Las mujeres son las que sienten sus efectos con más fuerza.

• Acerathus Sagittatum

En China se la considera la planta afrodisíaca más eficaz. Se dice que los pastores de cabras observaban con sorpresa cómo los machos buscaban a las hembras con mayor insistencia después de comer esta hierba. Investigaciones posteriores demostraron que el Acerathus Sagittatum provoca un aumento del número de espermatozoides.

• Damiana
Esta planta, que en algunos países es muy popular en infusiones, es estimulante, diurética, afrodisíaca y laxante suave. Según estudios, su acción se debe a que actúa sobre los centros espinales que estimulan la micción, la erección y la eyaculación. Debido a su fuerte efecto, no es recomendable asociarla con otras plantas o bebidas estimulantes del sistema nervioso central. De manera que bebidas cola, café, chocolate, ginseng, guaraná y otras deben ser restringidas si se consume damiana.

• Nueces
Las nueces contienen arginina, un aminoácido esencial que se considera precursor del ácido nítrico, vasodilatador periférico y potente factor antiagregante plaquetario, siendo muy útil en la prevención de embolias.
Se ha demostrado que consigue aumentar la potencia sexual gracias a su efecto vasodilatador. Además de encontrarse en las nueces, existen algunos preparados industriales que contienen arginina.

• Ginseng coreano
Muchas culturas lo consideran el mejor afrodisíaco. Entre sus múltiples beneficios, mejora el rendimiento físico e intelectual, la potencia sexual y aumenta la resistencia al frío y al calor. Su consumo se ha popularizado mucho en los últimos años. En China es muy utilizado por personas de avanzada edad y por ejecutivos que quieren combatir el síndrome de fatiga crónica. A pesar de sus beneficios, es recomendable no abusar del ginseng, ya que puede causar hiperestrogenismo en las mujeres.

• Ginseng siberiano
La función que cumple el ginseng siberiano es estimular la función endocrina de las glándulas sexuales, próstata y vesícula seminal. Aumenta la secreción de las hormonas gonadótropas (que actúan sobre los órganos sexuales aunque se segregan en el cerebro) y de la corteza suprarrenal. El ginseng siberiano puede consumirse de diversas formas, y se lo encuentra con relativa facilidad en los comercios especializados.

• Maca
Se trata de un tubérculo de la familia de las cruciferas que se cultiva en algunas partes montañosas del mundo, más allá de los 4000 metros de altura. Tiene un alto porcentaje de proteínas, fibra, calcio, hierro, zinc y vitamina C.
Comparado con el tubérculo más famoso, la papa, la maca tiene seis veces más proteínas. Además, contiene el doble de hierro que la lenteja. Su poder sobre los órganos sexuales se ha observado en las mujeres andinas, que parecen ser más fértiles. Además, los animales que se alimentan con este vegetal poseen ciclos de celo más largos.

• Guaraná
Oriunda de la selva del Amazonas, esta fruta era la preferida de los aborígenes, que se internaban en el bosque para conseguir sus semillas. Se trata de un excitante del sistema nervioso central que se utiliza para disminuir la sensación de hambre y tiene efectos más intensos que los del café, ya que tiene un mayor contenido de cafeína. Además, es útil para combatir la fatiga y para estimular el tono vital. Por supuesto, es un poderoso excitante sexual.

• Yohimbe
Se trata de un árbol de la familia de las rubiáceas. La yohimbina es un alcaloide que se extrae de su corteza por cocción. Tiene una acción simpaticolítica con efectos vasodilatadores. Asimismo, actúa como hipotensor. Los indios bantúes solían utilizar la decocción de la corteza de yohimbe en sus ceremonias orgiásticas, que pueden durar varios días. Por sus efectos colaterales no se comercializa.

• Jalea real
El alimento de la abeja reina es sumamente buscado por sus poderes. La abeja reina es la encargada de producir la totalidad de los huevos del panal, de modo que no es difícil inferir que la jalea real pueda tener un efecto vigorizante de la potencia sexual. Es rica en cistina, lisina, arginina y vitaminas A, B, C, D y E. Además, posee ácido decánico, de propiedades antimicrobianas. También es muy rica en minerales y oligoelementos, tonifican el sistema nervioso central y aumenta el vigor sexual.


Fuente: http://www.borloj.com/detail.asp?codigo=DATO191545