sos de los que mueven la pierna como zapateando todo el tiempo ?

pones la puntita del pie en el piso y lo agitas de arriba abajo ?


lee esto y te entaras por que lo haces y como dejar un poco de hacerlo



Hace pocos días estando en una Farmacia me tope con una revista de Salud en el mostrador que decía en grande “Síndrome de los Pies Inquietos” sufre usted de este mal?. Vaya esto me llamó poderosamente la atención ya que yo normalmente cuando quiero dormir y no concibo el sueño me da por mover las piernas, he llegado a extremos en el cual me veo ya casi tirando patadas y claro estaba conciente de lo que me sucedía, pero lo asociaba con algo así como una ansiedad o hasta pense que pudiera ser una costumbre de la infancia en la cual para dormirme me movian de un lado para otro, lo cierto es que validando el articulo me doy cuenta que existe una enfermedad neurológica crónica conocida como Síndrome de los Pies Inquietos que en Ingles viene a ser (Restless Legs Syndrome). La causa según entiendo es un trastorno del metabolismo de la dopanima en el sistema nervioso central.

La Dopamina es un neuro-transmisor que es necesario para el control de las funciones coordinadas de los movimientos así como para el control de la movilidad.

Existen muchas páginas en Internet que hablan sobre este interesante tema y en donde aconsejan para el alivio general o para el control de los dolores, el movimiento de los pies en forma sentada o tumbada, el levantarse frecuentemente y el andar, los masajes y los baños caliente ó fríos.

En muchas oportunidades me doy cuenta que cuando hago ejercicios este movimiento cesa de forma temporal, asi que esto puede ser otra forma de aliviar o controlar dicha situación.

La verdad es que como esto aun no me ha afectado gravemente ni tampoco me ha hecho asistir a medico alguno no puedo definir a ciencia cierta si este síndrome es mi diagnostico final, lo cierto es que el movimiento de mis piernas no solo se presenta cuando quiero dormir, sino también sentado en mi oficina o en cualquier lado haciéndome creer que estoy siendo victima de la ansiedad cuando realmente lo que puedo es estar sufriendo del Síndrome de los Pies Inquietos.

http://zapatosfuertes.wordpress.com/2006/11/20/sindrome-de-los-pies-inquietos/
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El síntoma principal implica una necesidad irresistible de mover las piernas, especialmente al estar recostado en la cama en la noche. Las consecuencias de esto son la pérdida de energía, somnolencia diurna, insomnio, estado de ánimo depresivo, alteraciones cognitivas, cefaleas e irritabilidad.

“La privación crónica de sueño y el efecto resultante que esto produce en la capacidad de concentración durante el día pueden afectar su capacidad de trabajo, de participar en actividades sociales y de ocio. Asimismo, puede causarle cambios de humor que pueden afectar a sus relaciones personales, especialmente de pareja”. advierte el neurólogo y director del Instituto del sueño (institutodelsueno.cl), Walter Avdaloff.

El especialista señala que este síndrome es frecuentemente mal diagnosticado.
En general los pacientes que tienen esta patología se quejan de sentir serpientes que se mueven por sus piernas hasta llagar a sus extremidades. Algunos lo definen como hormigueo, sensación de calor o frío, pesadez, picazón, tirantez o dolor; lo que lleva a múltiples despertares e impide quedarse dormido

¿Qué lo provoca?

La causa del SPI es aún desconocida, pero actualmente estudios coinciden en causas médicas y orgánicas como el daño renal, la disminución de fierro, y muy especialmente el uso de tranquilizantes y antidepresivos, cuadros ansiosos, trastornos siquiátricos y una manifestación de movimientos de la enfermedad de Parkinson. Aquellas personas que hacen dietas muy estrictas o que han sido sometidas a cirugías por obesidad también son más vulnerables a padecer las llamadas “piernas locas”.

CONSEJOS

1) Eliminar las sustancias que facilitan los síntomas como el café, té y refrescos excitantes, bebidas energéticas y ciertos medicamentos.
2) Tomar suplementos vitamínicos (vitamina B) y minerales necesarios (hierro, magnesio, potasio y calcio).
3) Antes de dormir es conveniente caminar, estirarse, tomar baños fríos o calientes. Cuando aparezca la sensación, lo mejor es pararse y caminar un rato.

http://www.publimetro.cl/content/view/309553/Aumento_de_quejas_por_sindrome_del_pie_inquieto.html
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El síndrome de la pierna inquieta


Si es de los que siente una abrumadora necesidad
de mover las piernas, usualmente debido
a sensaciones de incomodidasd o malestar
en ellas, este artículo es para usted. Paul MacInnes

Cuando Michael Jackson no podía controlar sus pies, culpó al boogie. Una generación más tarde, sin duda, se habría enterado de algo más al respecto. El, como yo, se habría dado cuenta de que sufría del Síndrome de las Piernas Inquietas. Sus pies errantes no indicaban un estado de ánimo, sino un genuino trastorno médico.

El sitio web de la Restless Legs Syndrome Foundation (www.rls.org), una organización con sede en Rochester, Minnesota, presenta los hechos de forma simple. El síndrome es una “abrumadora necesidad de mover las piernas, usualmente debido a sensaciones de incomodidad o malestar en ellas”.
Este malestar es más agudo al final del día y se sabe que interrumpe el sueño. Se cree que hasta seis millones de personas sufren de este trastorno en países como el Reino Unido, lo que nos lleva a preguntarnos por qué nunca habíamos oído hablar de eso antes.

Quizás tenga que ver con la privacidad de lo que ocurre tras la puerta de la habitación, incluso, si lo que ocurre es simplemente el movimiento de un pie inquieto sobre la cama. He tenido este síndrome desde que tengo memoria, pero nunca busqué ayuda médica ni grupo de apoyo ni siquiera lo mencioné en una conversación en una cena.

Esto tal vez se deba, como yo lo veo, a que mi síndrome tiene algo de gratificante. La manera empedernida en que mis piernas se mueven de arriba abajo como si estuviera entrenando muy lentamente en una bicicleta de ejercicio suave y horizontal es la forma perfecta de hacerme dormir. Sin duda, sólo lo hago porque me duelen los músculos, pero encuentro que la fatiga es una sensación tranquilizadora al final de un día —casi como si hubiera hecho algo más exigente que sentarme enfrente a un escritorio.

Gradualmente, al aumentar poco a poco el ritmo (no es con la intención de que suene sensual, por cierto, pero la mayoría de la gente, en algún punto, experimenta los placenteros efectos del automasaje), cada movimiento proporciona una onda corta de confort y de alivio a un tedioso dolor. Poco después, me habré dormido.
Para ser honesto, mi inclinación natural sería asumir que el trastorno es una dolencia imaginaria que tiene su manifestación física, no hay duda, pero que probablemente ha existido mucho antes de ser descubierta —pese a que millones de personas no han dejado de preguntarse por qué no pueden dejar de agitar una pierna en la cama.

Sin embargo, pensándolo bien, al leer que algunos casos pueden requerir tratamiento serio, también recuerdo los raros momentos en que, en medio de la angustia por el trastorno, mis extremidades parecieran repentinamente saltar a un estado de tensión nerviosa, como si tuviera la piel de gallina.

Sin embargo, además de quienes lo sufren, hay otras víctimas reales que no deberían ser olvidadas: aquellos que tienen que dormir con personas que presentan el mal.

Mi esposa fue la primera que identificó mi comportamiento como algo fuera de lo normal y es ella quien, mientras yo hago mímicas del Tour de Francia, está allí deseando que deje de moverme. Ella compara el síndrome con una alarma de auto barata: repetitiva, persistente y el tipo de irritación que uno está seguro que se evitaría si tan sólo el culpable tuviera la voluntad de arreglarlo.

Por un momento, pude ver a lo que se refería, pero pensé que me falta la voluntad de cambiar. Ahora tengo más información: soy víctima y merezco algo de compasión. Eso o unos grilletes acolchados.

http://www.eluniversal.com/estampas/anteriores/241004/salud2.shtml

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


bueno eso fue todo.

Sindrome de los Pies Inquietos

salud


prevenciontaringararo