1.- Usamos el 10% del cerebro

8 Grandes mitos del cuerpo humano

Este es uno de los mitos más antiguos. Aunque su autoría se le ha atribuido infundadamente a Albert Einstein, los investigadores aclaran que en realidad habría surgido en 1907 para argumentar el potencial de las personas de desarrollar múltiples talentos. ¿Qué porcentaje usamos, entonces? "El 100%", sentencia el doctor Pedro Maldonado, director del Centro de Neurociencias Integradas de la U. de Chile. El experto señala que "las imágenes de resonancia magnética y estudios del metabolismo cerebral demuestran que durante el día no queda ninguna parte del cerebro sin ser activada". Lo importante, agrega, es fomentar la actividad cognitiva y cerebral desde la infancia, porque eso mantiene y aumenta las conexiones neuronales.

2.- Tomar 8 vasos de agua

mitos

Vreeman y Carroll señalan que el consejo de beber ocho vasos de agua al día se remonta a 1945, cuando el Consejo Nacional de Investigación de Estados Unidos recomendó a los adultos consumir 2,5 litros de agua al día. En 1974 el nutricionista Frederick Stare lo avaló sugiriendo consumir "seis a ocho vasos cada 24 horas". Sin embargo, dicen los pediatras, en ambos casos se ha omitido la segunda parte de las recomendaciones. En el primero, se señalaba que la mayor parte de los 2,5 litros está en los alimentos preparados, mientras que Stare aclaraba que en los seis a ocho vasos se incluyen otros líquidos, como té, café, leche y cerveza, además de frutas y verduras. El doctor Claus Behn, fisiólogo del Programa de Fisiología y Biofísica U. de Chile destaca que de todas maneras, hidratarse es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo, pues "diariamente perdemos cerca de un litro de agua, la que debe reponerse para el buen funcionamiento de todo el metabolismo".

3 Ojos que no ven


cuerpo humano

Leer en penumbras o a la luz de las velas no causa pérdida de visión, como suele creerse. "La falta de luz puede crear la sensación de tener dificultades para enfocar. También reduce el pestañeo, lo que causa molestias porque produce sequedad y se entrecierran voluntariamente los ojos, pero éste es un efecto que no persiste", dicen Vreeman y Carroll.

4 Cadáver de pelo largo

British Medical Journal

En la novela "Sin novedad en el frente", que luego se llevó al cine (1930), el autor describe que las uñas y el pelo de un amigo muerto siguieron creciendo después de su entierro "enroscándose como un sacacorchos". El mito ha permanecido y aumentado con el tiempo. "Esta es una poderosa e inquietante imagen, pero no es cierta", dice el experto forense William Maple, en el artículo de BMJ. De hecho, el crecimiento del pelo y las uñas requiere una compleja regulación hormonal que no se mantiene después de la muerte.

La explicación más plausible a este fenómeno es que tras la muerte, los tejidos blandos se deshidratan, lo que puede llevar a la retracción del cuero cabelludo o la piel alrededor de las uñas. "Esto puede crear la apariencia de una longitud aumentada o mayor prominencia debido al contraste entre los tejidos blandos encogidos y las uñas o el pelo", dicen Vreeman y Carroll.

5 El terror de la afeitadora

7 mitos del cuerpo humano

En peluquerías y centros de depilación con cera se ha ido fraguando una de las creencias más extendidas entre las mujeres: al afeitarse las piernas o axilas, los vellos no sólo van a crecer más rápido, sino que emergerán más gruesos y oscuros. La afirmación es categóricamente desmentida por dermatólogos y estudios que datan incluso de 1928. Según el artículo de BMJ, "afeitarse remueve la parte muerta del vello, no la sección viva que está bajo la piel, por lo que es improbable que se afecte el ritmo de crecimiento".

El doctor Robinson Guerrero, miembro de la Sociedad Chilena de Dermatología y experto en alopecia, señala que "cuando rasuras el pelo, le sacas la punta que es más delgada y por eso al salir pareciera ser más grueso y duro, pero es sólo la sensación", señala. BMJ agrega que "como el vello nuevo no ha sido sometido a la luz solar o a la exposición de químicos, hace que al surgir se vea más oscuro que el ya existente".

6 Celular en el hospital

8 Grandes mitos del cuerpo humano

En los '90 sembró el pánico en EE.UU. un estudio que reportaba más de 100 casos de interferencia electromagnética entre celulares y equipos intrahospitalarios como monitores cardíacos o bombas de infusión. Vreeman y Carroll encontraron estudios que reportaban entre 0 y 4% de riesgo de interferencia si un celular se usa a menos de un metro de un equipo. En cambio, un estudio con anestesistas mostró que "el uso de celulares por parte de los médicos redujo el riesgo de errores o lesiones debidas a los retrasos en la comunicación".

7 Pavo somnífero

mitos

Aunque no es una creencia muy difundida, el séptimo mito desbancado es la idea de que comer pavo produce somnolencia debido a un supuesto alto nivel del aminoácido triptófano. Lo que sí es cierto es que cualquier ingesta abundante de comida produce sueño. Esto se debe a que el trabajo de digestión "reduce el flujo de sangre y oxígeno que llega al cerebro", concluyen los autores.

8 Combustión Humana

cuerpo humano


La Combustión Humana Espontánea (CHE, aunque muy frecuentemente se la cita como SHC, por Spontaneous Human Combustion), es uno de los eventos favoritos de los que se hablan en las reuniones de aficionados a lo paranormal. Por lo general, un evento CHE consiste en una víctima que, de forma inesperada, estalla en llamas. El fuego aparece bruscamente y sin que haya una causa evidente del origen del mismo. Suele afirmarse que es muy intenso pero extremadamente localizado y que, en muy poco tiempo (minutos o incluso segundos), destruye casi por completo el cuerpo, que queda reducido a un pequeño montón de cenizas grisáceas. Todo ocurre tan rápido que, en general, la víctima no tiene siquiera posibilidad de pedir o de recibir alguna clase de ayuda de otra persona.

Una de las teorías más aceptadas que pueden explicar la Combustión Humana Espontánea es el “efecto mecha”. En ella, la ciencia afirma que una persona puede resultar completamente quemada utilizando su propia grasa corporal como combustible, luego de que ha sido encendida de forma intencional o por accidente. El cuerpo humano vestido es básicamente una vela en la que la fuente de combustible (grasa) está dentro y mecha (las ropas de la víctima) en el exterior. Al comenzar la combustión, se produce un suministro constante de combustible originado en la grasa que se derrite y empapa las ropas. Las cadenas hidrofóbicas contenidas en la grasa animal contienen una gran cantidad de energía.

La BBC utilizó un cerdo muerto envuelto en una manta como “modelo” para probar la teoría del efecto mecha. Colocaron el animal dentro de una habitación simulada y se vertió una pequeña cantidad de combustible sobre la manta para que actúe como acelerante. Una vez encendida, los investigadores registraron una temperatura de unos 800ºC que se mantuvieron a lo largo de todo el experimento. A medida que las llamas quemaban la piel del cerdo, su grasa subcutánea se derretía y escurría hacia la manta. El mobiliario de alrededor no sufrió prácticamente daños, aunque el calor alcanzó a fundir la carcasa de plástico de un televisor situado sobre un mueble. El fuego, apagado de forma manual para dar final al experimento, duro más de 7 horas, a lo largo de las cuales la mayor parte del cuerpo del cerdo había sido reducido a cenizas.

Nadie jamás vio una persona comenzar a arder espontáneamente.

La BBC demostró que las llamas nunca superaron los 50 centímetros de alto, por lo que el fuego no afecto los muebles cercanos. El fuego, a pesar de su relativamente baja temperatura (menor a la de un horno crematorio), ardió durante un largo período de tiempo al ser alimentado por la propia grasa corporal de la “víctima”. Además, explica por qué los electrodomésticos situados sobre algunos muebles se queman: el fuego calienta continuamente el aire y produce una corriente de convección, lo suficientemente caliente como para derretir plástico.

El mito de la Combustión Humana Espontánea es uno que muestra lo sencillo que resulta crear una fábula paranormal. Basta con suprimir algunos datos y falsear, exagerar e interpretar sesgadamente otros. Como diría Mulder, “la verdad está afuera”, pero a veces es más cómodo inventarse una que molestarse en buscarla. Una verdadera lástima.

"MIS POST"



- -__-lo-que-deber%C3%ADas-conocer.html]Límites humanos [Salud] .. lo que deberías conocer

- Granitos alrededor del Glande .... Glándulas de Tyson.

- Quique, Busco un Cuerpo .."EL HOMBRE CABEZA"

- Sinfonía No 6 - Patetica Peter Tchaikovsky




fuente: British Medical Journal