Reflexion Navideña



REFLEXION NAVIDEÑA


por Flor Checa de Chumbe

Estos son los días en los que uno anda preocupado por lo que va a regalar, comprar, preparar y gastar en estas fiestas navideñas.

Decimos que la navidad es la fiesta de los niños, pero igual niños y grandes esperamos recibir regalos de amigos y familiares. Los niños escriben largas cartas a Papá Noel y los padres nos agarramos la cabeza pensando cómo haremos para poder cumplir los deseos de nuestros pequeños y también de los más grandes, porque en realidad todos esperan recibir algún regalo en la Navidad.

Creo que es una de las fechas que todos esperamos con gran emoción, pero ¿qué es lo que nos emociona, los regalos, la cena, la decoración de las casas y las calles, el reunirnos con los seres que más amamos? O es que realmente nos conmueve pensar en lo maravilloso que significó para la humanidad, el nacimiento de este niño llamado Jesús. 700 años antes, un profeta llamado Isaías anunció este nacimiento y la forma como sería; es decir, que nacería de una virgen, en un pequeño pueblo llamado Belén y además que nacería en un pobre pesebre, un nacimiento bastante humilde para la grandeza de este hombre que no era nada menos que el Hijo de Dios.

Él caminó en esta tierra haciendo el bien, sanando enfermos, perdonando a los pecadores, liberando a los oprimidos por el diablo, dando amor a los perdidos, a pesar de esto, recibió los golpes, los clavos y la muerte de cruz que jamás mereció. Todo por amor a ti y a mí, porque tal vez no lo sepas, pero esos golpes, esos clavos y esa cruz, la merecíamos nosotros; con todo, Jesús, sin que nadie lo obligara decidió tomar nuestro lugar, todo esto para ganarse nuestro corazón.

Nos toca entonces reflexionar, ¿son tan importantes los regalos, la cena y la decoración de la casa? o es más bien tiempo de dar gracias y adorar a ese niño llamado Jesús, que siendo Hijo de Dios, dejó su deidad y se hizo hombre, para cumplir el propósito de Dios Padre: dejarnos las más grandes enseñanzas llenas de amor y perdón, y después entregar su vida por nosotros.

Celebremos pues, el nacimiento de Jesús sin dejar de meditar en lo grandioso de su paso por esta tierra, como leí en un libro, “el regalo de su amor no viene envuelto en papel sino en pasión, no está alrededor de un árbol sino en una cruz, no está con cinta de colores sino salpicado con su preciosa sangre”, son los regalos de la cruz.

Recibe al niño pero también al hombre en tu corazón y dile en voz alta, tan alta que puedan escucharte no sólo en la tierra sino también en los cielos: Jesús, te recibo en mi corazón, como mi Señor y Salvador, gracias porque eres el regalo más hermoso para mi vida.

Que Dios te bendiga


FUENTE

2 comentarios - Reflexion Navideña

@Dario023
LA NAVIDAD APESTA... SABELO