Las enfermedades de transmisión sexual responden a las características inherentes al ser humano. Somos seres sexuados, sin embargo, con la sexualidad va de la mano la responsabilidad que de ella surge. Una vida sexual plena será aquella que se lleve con principios de información, respeto y prevención.

¿Qué es una Enfermedad de Transmisión Sexual?
Se les ha nombrado de este modo al grupo de enfermedades infecciosas que tienen en común su vía de transmisión, el contagio de persona a persona a través de las relaciones sexuales y el intercambio de fluidos que se permite en ellas.

Nombres alternativos
Enfermedades de Transmisión Sexual, Infecciones de Transmisión Sexual, Enfermedades Venéreas, Sexually Transmited Diseases (del inglés).

¿Cuáles son las principales Enfermedades de Transmisión Sexual?

Clamidia

Tricomoniasis

Gonorrea

Candidiasis

Sífilis

VIH ( Virus de Inmunodeficiencia Humana) y SIDA ( Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida)

Hepatitis Infecciosa

Molusco contagioso

Chancroide

Ladillas

Herpes genital

Virus del Papiloma Humano

¿Cuáles son las principales vías de contagio?
Las enfermedades antes descritas comparten algo en común, el medio de transmisión por contacto sexual. El único método que previene la transmisión de infecciones venéreas es el preservativo o condón. Cuando es usado correctamente, puede prevenir hasta el 99% del riesgo de contagio. Por lo que es de extrema importancia el conocimiento de las enfermedades de transmisión sexual, sus riesgos, y su modo de prevención, llevando una vida sexual plena, pero segura y responsable, con el uso del condón.

Varias de ellas, como se expone en el cuadro anterior, pueden ser transmitidas también por contacto sanguíneo, esto se refiere a varias situaciones: transplantes y transfusiones (en ellos pueden viajar los virus del VIH y Hepatitis B y C principalmente).

Es importante mencionar que los métodos actuales de aceptación de donadores de sangre son sumamente estrictos y detectan con pruebas específicas aquellos con infecciones transmisibles, los cuales no son aceptados para donar. Sin embargo, algunas personas han sido infectadas por haber sido transfundidas o transplantadas en años previos a 1985. Las personas sero-positivas para VIH o Hepatitis B o C no deberán donar sangre ni órganos.

El riesgo de adquirir enfermedades como el VIH o Hepatitis infecciosa por procedimientos quirúrgicos se ha prácticamente retirado, dado el cuidado de esterilización del material quirúrgico en los hospitales, que mata estos virus y evita la transmisión de dichas enfermedades entre pacientes por este medio.

El contacto sanguíneo puede darse también por compartir agujas o navajas en personas con adicciones a drogas intravenosas. De igual modo, las personas que se realicen un tatuaje, deberán hacerlo en lugares certificados por sanidad, y comprobando siempre que se utilicen agujas totalmente nuevas, abiertas delante de ellos.

Varias infecciones virales, como el VIH, Hepatitis B y C, pueden transmitirse al bebé en la mujer embarazada que contraiga la infección o que sea portadora del virus (transmisión vertical). Éstas pacientes deberán ser manejadas como embarazos de alto riesgo y deberán seguir muy de cerca el control prenatal.
Las infecciones por Gonorrea y Sífilis pueden transmitirse también al bebé en la embarazada, y pueden producir síndromes de malformaciones congénitas severos en el niño.
Algunas infecciones como la pediculosis o infección por ladillas puede transmitirse por compartir ropa interior o contacto con objetos como el sanitario.

Detección o Diagnóstico
El primer paso al diagnóstico es la revisión clínica por un médico. Es común que el paciente evite la consulta por pudor, ésta situación sólo empeora la condición, permitiendo que avance la infección, convirtiéndose en riesgosa en muchos casos.

El médico le solicitará las pruebas y aná lisis requeridos en cada caso, siempre manteniendo la total confidencialidad con el paciente.

Tratamientos
Muchas de las enfermedades de transmisión sexual pueden ser controladas de forma muy sencilla con antimicrobianos específicos cuando son detectadas de forma temprana. El paciente con antecedente de relaciones sexuales sin protección adecuada, y que presente síntomas o sospecha de presentar una infección venérea, deberá acudir de inmediato a consulta para un diagnóstico y tratamiento oportunos.

En el caso del VIH, los tratamientos actuales con antirretrovirales otorgan al paciente una gran calidad de vida, prolongando la latencia del virus y retardando cada vez más la aparición del SIDA.

¿Quiénes son los especialistas en el tratamiento de las diferentes ETS?
Su médico general hará la detección inicial y solicitará las pruebas pertinentes, pudiéndole solicitar la valoración por un Infectólogo en ciertos casos. El infectólogo dará el seguimiento y manejo de los pacientes con VIH-SIDA y Hepatitis infecciosas. El ginecólogo y urólogo podrán ser consultados para las infecciones vaginales y uretrales respectivamente.

CONCLUSIÓN:
Las enfermedades de transmisión sexual acompañan al hombre en su paso por la historia. Es nuestra responsabilidad cuidarnos y cuidar a nuestra pareja. El único método que previene la transmisión es el preservativo o condón, cuando es usado adecuadamente. La población más en riesgo son los adolescentes y adultos jóvenes. Es importante tener un acercamiento familiar y social con los adolescentes para resaltarles la importancia del uso del condón y brindarles el apoyo y comprensión necesarias.

Les dejo una liga a donde encontrarán información detallada de las principales ETS

http://www.universomedico.com.mx/enf.-transmision-sexual/table/enfermedades-de-transmision-sexual/menu-id-304.htmlhttp://www.universomedico.com.mx/enf.-transmision-sexual/table/enfermedades-de-transmision-sexual/menu-id-304.html